Naranjas y manzanas

24 abril 2016

2008N08712_5YL3JQuiero que pasen algunas cosas que no pasan y quiero que lo hagan con tal fuerza que me arrollen y me pongan la vida del revés; necesito un cambio. Es cierto que en los últimos meses he tomado decisiones muy arriesgadas que están dando ya sus frutos; a veces son manzanas que caen de un peral, otras veces son las soleadas naranjas de un robusto nogal. La vida es misteriosa y no estoy en actitud de descifrar enigmas, aunque sé que más adelante se aclararán; comprenderé entonces que la más adecuada de las combinaciones requería naranjas y manzanas, pues las peras y nueces jamás habrían contribuido a forjar aquello que día a día voy creando en medio de muchas dificultades. Que nada entienda es comprensible. Siento como si viviera en lo imposible, en una tierra nunca antes habitada y en la que, por tanto, todo ha de fabricarse desde la nada. Anoche, cuando el insomnio volvió al acecho y abrí en mi Kindle “El Discernimiento” de Henri Nouwen, regresó a mí la peregrina idea de irme a Nuevo México, al desierto, a meditar y discernir. Es una quimera que de vez en cuando me asalta, pese a mis esfuerzos por mantenerla a raya. La vida sigue su curso y lo hace de forma sabia, pese a mis dudas y temeridades.

Aguas que brincan

17 abril 2016

my_week_with_marilyn_monroe_471995705_961x1200Un día más cargado de nubes y de deseos de cambio. Hago lo imposible por propiciar otros decorados pero siempre choco contra el mismo muro; y ese encontronazo me deja malparada. Son, en apariencia, rasguños y arañazos pero provocan tal frustración que no siento sino deseos de arremeter contra las paredes; apenas descanso por ello. Lo bueno es que la vida viene también provista de regalos y ese proyecto que me sentía incapaz de emprender, es ya real. Doy gracias al Cielo por esos ayudantes que creyeron en mí y en esa quimera que yo defendía con uñas y dientes; sin ellos, sin su entusiasmo, sin sus ideas, habría sido imposible seguir adelante. En estos meses, hemos adquirido otras responsabilidades y hasta cambiado los papeles para colocar a cada uno en el lugar que anhelaba sin saberlo; día a día vamos fraguando nuestros sueños. Queda tanto por hacer que si pensara en ello, tiraría la toalla. Cuento con el afán del día a día que es el único que edifica buenos cimientos, con el bendito aquí y ahora, con el momento. Si me detuviera a valorar las carencias del proyecto, me fallaría el aliento; pienso, por el contrario, en lo que hemos sumado en este tiempo gracias a una pasión común y a un torrente de esperanza que nos arrastra, y esas aguas brincan de tan modo que arrasan con cualquier dificultad y, además, rejuvenecen. He vuelto a ser niña y es maravilloso.

Profundo sosiego

10 abril 2016

No tengo mejor amigo que yo misma y mejor aliado que esa soledad que todos denigran y que, dejándola estar, brinda toda suerte de posibilidades que desgrano en silencio, sin radios ni televisiones, sin esas distracciones que nos impiden amueblar la vida con tino y sentido. CHCrQnQWoAAzJEOLos más proclives a sumergirse en orgías auditivas son también los más propensos al caos, a hacer las cosas a medias, a no sentir la satisfacción que proporciona el trabajo bien hecho, aunque se limite éste a barrer un suelo o sacudir una alfombra. Ando sedienta de calma, de ese aparente inmovilismo que trae consigo una cascada de ideas que van preñadas de bien y que me llevan al lugar que me corresponde, al que anhelo desde siempre. Ese saberse en tu sitio te despoja de miedos y de tontas presunciones, pues ya se sabe lo que uno es y nada se ha de demostrar. Nada se ansía, excepto hacerlo todo, hasta lo más insignificante, con mimo y cariño; ni el amor del otro se precisa cuando uno se reconcilia consigo mismo. De todos modos, el supuesto amor que a menudo se intercambia suele ser una mera mercadería hueca de afecto verdadero, pues con esos gestos se buscan reciprocidades que traen un sinfín de esclavitudes, de modo que uno acaba dependiendo de la consideración que unos y otros le profesen. No añoro ese amor diluido e interesado, pues mi libertad es sagrada y a ella me aferro; sólo de su mano alcanzo mis metas y vivo en un profundo sosiego.

Complicaciones

1 abril 2016

Las situaciones se complican y se descomplican pero, al no dormir, la oscuridad se cierne sobre las miradas, lo luminoso se opaca y la luz se oculta en rinconcillos amedrentada por mi propia furia. cineladiesPorque si osaran los candiles salir de su escondrijo, mi mal café soplaría con fuerza hasta extinguirlos aun sabiendo que así nada conseguiría excepto añadir más daños a los efectos que llevo ya dos meses largos soportando. La lista de estropicios causados por la zozobra es larga y variopinta; soy un saquito de huesos rabiosos a cuenta de tropezar siempre con obstáculos insalvables ¿Qué he de hacer? Combatir, aunque sea sin dormir y con un agotamiento físico y mental que lleva ya tiempo pasándome factura. Por otro lado, siempre aparecen sorpresas en los lugares más insospechados y esos regalos inesperados podrían permitirme vivir tal y como preciso para sacar mis numerosos proyectos adelante. Con paz y descanso, soy una máquina de producir; escribo en inglés y en español a un tiempo y me adentro también en otros campos alejados, en apariencia, de la literatura pero jamás del Arte. No concibo la existencia sin la creación artística, sin pergeñar sueños y convertirlos en imágenes que se paseen ante cuantos deseen contemplarlas. Hay sueños que exigen sangre y lágrimas; aun así merecen la pena y ya se sabe que toda lucha tiene recompensa. No soy, por añadidura, la única en creerlo; una ristra de apoyos me secunda. Dios los bendiga por ello.

Sin habla

25 marzo 2016

1_60924Salgo de Los Oficios imbuida de sosiego; me alejo del centro, de los turistas que ya toman posiciones para la gran procesión de esta noche, mientras camiones con grúas y cámaras se han apropiado de un pedacito de la Plaza de Zorrilla. Paseo sin que ningún pensamiento perturbe mi espíritu. Todo parece estar en su sitio. Sin embargo, en vísperas de la Vigilia Pascual, siempre preciso y ansío un cambio, una resurrección que se hunda en esas carnes muertas, que ya están cansadas de bregar con dificultades, para regalarles un escenario distinto. Caigo en la cuenta que no hay esperanza más fuerte que la que se arraiga en el Arte, de suerte que toda actividad artística lleva consigo el germen de una nueva vida, de un porvenir más bello y esplendoroso por el que habrá que luchar cada día y en el que algunos, como siempre, nos dejaremos la piel y lo haremos con gusto pues sabemos que este trabajo tiene el poder de cambiar el mundo y la percepción que de él poseemos. Ando entre letras y titiriteros fraguando un nuevo proyecto que ya está transformando mi vida. Es apasionante, pero sin esa resurrección, sin el socorro divino, jamás podría yo llevar a buen puerto esta aventura. Alzo los ojos al Cielo. Confío y espero. En esta espera, en la que se paladean hieles y mieles, se sabe que el bien triunfará y que los milagros me dejarán una vez más sin habla.

El sueño de los justos

19 marzo 2016

Nada está bajo control, absolutamente nada y, sin embargo, cuesta aceptarlo cuando aquello que nos sustenta se nos escapa una y otra vez.In the Beginning by Paul Klee Cuando la sensación es real y no imaginaria y se sucede a lo largo de meses, es fácil caer en el desconsuelo. Y eso me ha sucedido a mí hoy, desde que amanecí agotada, con un montón de tareas pendientes y con el deseo, además, de abordarlas; me apasiona lo que hago, aunque haya tareas engorrososas que uno postpondría hasta el fin de los tiempos. Son aquéllas, por ello, las que antes emprendo; la pereza no casa conmigo y ni siquiera la comprendo. Eso de vivir en una eterna holganza, de procrastinar lo que se puede hoy resolver no casa conmigo. Soy hiperactiva, así que tiene su lógica; me gusta, por añadidura, cumplir con mis obligaciones. Es cierto que me permito asuetos y que los disfruto tanto o más que la mayoría, pero de ahí a que la existencia se convierta en ociosidad por imposibilidad, por no contar con los medios necesarios para desarrollar el trabajo, por vivir en un ambiente en el que se suceden los ruidos, hay un trecho lo suficientemente alargado como para socavarle a uno los cimientos; los constantes zumbidos alelan y te convierten, de no ponerle remedio, en un vegetal. Hago lo imposible por adaptarme a mis circunstancias, pero hay días, como hoy, en los que todo se viene abajo, en los que se derraman lágrimas de impotencia, en los que se desea dormir para siempre el sueño de los justos.

Nadie

4 marzo 2016

Llevo una vida tan descabellada que olvidé que el invierno estaba dando sus últimos coletazos y me sorprendieron ayer dos ciruelos poblados de rosadas florecillas. 440px-Janet_FlannerCuando el frío comienza a recogerse, la verdina y la nueva vida prenden en cada esquina para recordarnos que el tiempo pasa, que nada y todo permanecen; los traspies forman parte de esta estancia nuestra. A ratos los tropiezos acaparan el horizonte, pero jamás logran absorberlo pues las mudanzas de la primavera y del acontecer diario acuden invariables en nuestro auxilio. El futuro podría desvanecerse de un plumazo, así que más vale estrujar el instante, sonreír y, sobre todo, dar gracias a diario. Todas las noches hago el mismo ejercicio: repaso mentalmente el día y aunque haya sido desastroso, siempre encuentro algo hermoso; una llamada, una sonrisa, un gesto de cariño… Y ese contar dádivas alegra el espíritu y el semblante y así a oscuras y a punto de dormirme o de sumirme en el insomnio, según el día, me recreo en los bonitos detalles que me sorprendieron. La belleza se empeña en cortejarme y no hay forma de esquivarla; gracias a ella, no vivo en un profundo desespero. En cualquier caso, ya nadie puede robarme la vida, así que estoy cansada pero tranquila.

Sin paraísos perdidos

22 febrero 2016

Conforme leía «A este lado del paraíso», recordaba mi años jóvenes, mis tontunas y, sobre todo, ese afán de atrapar cuanto se me ofrecía sin reparar en las consecuencias que aquella codicia acarrearía. GRETA-GARBO2Creía que el tren pasaba sólo una vez y que de no subirme al sugerente vagón, la oportunidad se esfumaría para siempre. Y aquella creencia equivocada me llevó a trayectos trufados de sinsabores que acabaron robándome algunos de mis más preciados anhelos. Las locuras juveniles y sus supuestas diversiones desfilan ante el lector con esa elegante y cautivadora prosa de Fitzgerald; aunque sólo hubiera escrito tonterías, seguiría leyendo a este autor por su impactante fuerza narrativa; entiendo, sin embargo, que algunos encuentren la novela farragosa.

Armory Blaine, el protagonista, está dotado de inteligencia y de una aguda perspicacia, pero dilapida sus talentos en modas y fanfarronadas y se va impregnando de una amargura cada vez más profunda que lo conduce a un pavoroso vacío existencial del que al menos él, que tanto lee y filosofa, es consciente. Así que uno intuye que tal vez ese joven vanidoso acabe encauzando sus días de una forma más productiva, para él y para los que le rodean; porque no se trata tanto de obtener como de aportar; ¿qué puede uno ofrecer para que el mundo sea más plácido y hermoso? Lo alambicado nos aleja de la dicha, que siempre parte de placeres sencillos, así que barrer con mimo y esmero sería en este caso una respuesta acertada. Con esta esta premisa asentada, evitaríamos frustraciones, ésas que, una vez enquistadas, asolan nuestros bonitos deseos. Madurez, divino tesoro.

Desesperación

11 febrero 2016

CasD_fnXEAEn9e0Vengo aquí de nuevo a descansar de las fatigas de la vida, de esos sinsabores que se amontonan y a los que no hay modo de hacer entrar en razón. Antes cogía mi varita mágica y deshacía conjuros en unos minutos; era tal mi destreza que hasta a mí misma me sorprendía la cantidad de recursos y herramientas que se nos regala para confrontar la vida y encararla casi siempre con una sonrisa. Al final del día, contaba asombrada las dádivas recibidas: Desfilaban ante mí las pequeñeces del vivir vestidas con sus mejores galas y así tan llenas de luz y de dicha, mi humilde existencia se embellecía; era una pequeña obra maestra, pese a su sencillez. En unas semanas, mis trucos me han dejado en la estacada. Estaban preparados para cualquier imprevisto, pero esta nueva situación mía los sobrecogió de tal modo que andan atemorizados y buscando refugio aquí y allá. Es un poco lo que sucede con los amigos cuando vienen mal dadas, que huyen despavoridos y se inventan toda suerte de excusas con tal de no atender a llamadas. A ratos surgen ideas raras que barajo ya a la desesperada; luego, cuando recupero el juicio, cavilo y la razón vuelve a asistirme y a alejarme de los disparates que mi mente ideó en un ataque de desesperación. Así vivimos ahora. Así.

También

31 enero 2016

Un ratito de descanso en una semana que recordaré como una de las más difíciles de mi vida por la complejidad y el enmarañamiento de los avatares. Charles-W.-Hawthorne-Miss-Wilson-SeatedAhora lo dejo todo en un rincón mientras el día se va entre jirones amelocotanados; una nube ominosa y cargada de oscuridad los ha aplastado para sumirnos en esa muerte que siempre acompaña el final del día y que hunde las almas en un profundo silencio reverencial, pues todo fin infunde respeto y temor. De fines y comienzos se puebla el mundo entero y en ellos vivimos, a veces en paz y a veces en zozobra. Sin embargo, en este preciso instante nada perturba la mente y el silencio absorbe sonidos enloquecedores, ésos que persiguen a las mentes permanentemente preocupadas por el porvenir, por lo que habrá de venir, por lo que se ignora. El futuro es siempre incierto y ya se sabe que nadie controla nada y que intentar hacerlo es extenuarse en tareas inútiles que a nada sensato conducen. Agotarse a fin de evitar lo inevitable es una gran necedad a la que, sin embargo, todos tendemos en mayor o menor medida. Los planes se desbaratan y nosotros, cargados con nuestra particular bolsa de destrozos, navegamos a la deriva. El descanso nos abandona en brazos de un terrible cansancio que impide hasta caminar. La vida también es así a ratos. También.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.088 seguidores