Organizar

Escribir es organizar, hallar prioridades y descartar también las sobras que en ocasiones se atesoran como piedras preciosas. Lo único precioso es el silencio y también el orden que se encuentra en medio de la quietud, donde el alma se esponja y la mente se recompone. Ese silencio que tantos repudian y enmascaran con ruidos de toda índole es uno de mis bienes más preciados; el descansar en la “nada”, en ese no escucharse más que a uno mismo, es más fructífero que mil charlas. Y sí: los desahogos también convienen, pero el mucho explayarse conduce a la obsesión por cuanto nos acontece; el parloteo con unos y otros acaba magnificando las cosas y otorgándolas significados inexistentes. Y a mí en la inexistencia no me gusta residir; prefiero siempre existir y, para hacerlo, preciso de larguísimos ratos de silencio, de imbuirme de esa paz que nos circunda a diario pero que con tanto quehacer y estímulo tecnológico acabamos expulsando de malos modos. Regreso, pues, a la paz, al no barruntar las cosas innecesarias para centrarme en lo estrictamente necesario que es calma, es resuello, es soledad y es también belleza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


A %d blogueros les gusta esto: