Miserables por decisión propia

Hay momentos en los que uno, ante tanto pesimismo, se derrumba y ve el horizonte ennegrecido, aunque las oportunidades se desgañiten con arengas y alaridos. Les-Mis-HathawayEsta crisis, a la que presto poca atención pese a sus rugidos y a esa manía suya de entrometerse en todo, me hace ver sombras donde antaño se colaban las grisuras de la vida. Esta tarde una fina capa de lluvia me ha asperjado el alma y conforme miraba al cielo para contemplar esa danza de gotas que aseaba y almidonaba el mundo, he percibido la perfección de este existir nuestro que no entendemos por no adaptarse a lo previsto, cuando los imprevistos calan más hondo, como esta fina llovizna que empapa de arriba a abajo, y nos conducen a reflexiones que de otro modo esquivaríamos. Nos incitan a buscar en esa realidad que desfila a diario con más audacia que esas huecas proclamas que suenan en todas las sintonías los entresijos de ese vivir que en vez de disfrutar capeamos como si se tratase de un mal a evitar, como si la belleza no contara; andamos tan distraídos por las dificultades que las menudencias que acaparan las jornadas y en las que se concentra la esencia del hombre, el sustento y la verdad de uno mismo son despreciadas por rutinarias, por no llevarnos a playas paradisíacas cuando habitamos desde siempre en el Paraíso. Intuimos, empero, la presencia de un bien donde el corazón reposa y alboroza aunque nos afanemos en batallas que a nada conducen y en discusiones que sirven para que algunos presuman de una falsa sabiduría que lejos de nutrir, desconcierta. Todo lo llevamos dentro: preguntas y respuestas. Hay que volver la mirada hacia la propia existencia, hacia esas experiencias que amontonamos sin apenas estrujarlas, pues ya sabemos que algo falta, aun cuando lo poseamos todo ¿Qué se nos escapa para encontrar siempre una razón para ser infelices en vez de felices? ¿Por qué habitamos en una fosa húmeda y hedionda cuando podríamos convertir el Cielo en nuestra morada?

Anuncios

44 comentarios to “Miserables por decisión propia”

  1. Nergal Says:

    Caray!!! Que quieres que te diga. Respondiendo ala primera pregunta porque somos incapaces de disfrutar de lo bueno y cunado estamos disfrutando de ello buscamos tontas excusas para que no sea tan bueno. Y al segunda, porque quizás no creamos que pueda existir ese cielo.
    Te dejo una canción algo cañera pero animada en la que una parte de la letra dice:

    Un día vas a vivir en la felicidad
    Con el corazón lleno de alegría
    Que va a decir la palabra “mañana” sin miedo
    El sentimiento de unión estará a tu lado
    dirás que amas la vida y sabrás por qué

    Besos

  2. 1cruzdelsur Says:

    Tú eres lo que estás buscando
    Rumi

  3. 1cruzdelsur Says:

    Buscamos y muchas veces olvidamos lo que tenemos¡ Muy buenas letras las tuyas llaman a la reflexión en el camino de la vida…
    Un beso
    C.

  4. Nieves Says:

    Tenemos esa tendencia a la autodestrucción porque somos en esencia destructivos… Esto es como aquello de “no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”
    La peña no disfruta de lo que tenemos al alcance precisamente por eso, por tenerlo tan cerca que somos incapaces de verlo… porque solo miramos a lo lejos, queremos alcanzar mas y mejor…. Triste, pero es asi.Un beso desde mi infierno!

    • zambullida Says:

      Sí, el hombre construye pero también destruye; parece estar en su naturaleza. Se puede luchar, no obstante, contra esta tendencia y reeducar la mente en ese sentido.

  5. mara Says:

    Desde luego que los malos no vienen solo de fuera. Me gusta eso de habitar en el Paraíso. Gracias.

  6. mara Says:

    Quería decir los males, no los malos.

  7. winnie0 Says:

    Debieramos luchar por ser felices con lo que tenemos ¿no Zambu? y quizás así veríamos a quienes sí que llevan una vida más miserable….Un gran beso

    • zambullida Says:

      La gente vive como puede, como buenamente puede y a veces se condena a sí misma a la miseria. No obstante, no creo que haya miserables, sólo miserias.

  8. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    nosotros mismos en general somos los que nos provocamos el desasosiego que normalmente arrastramos, no se de que manera evitarlo. un abrazo nuria y me ha gustado la reflexion

  9. Susana Says:

    Al menos la crisis nos ayuda a ver lo que es realmente necesario. Un beso.

  10. Loli Moreno Sainz Says:

    Una bonita reflexión sobre cada uno en su fuero interno

  11. Concha Huerta Says:

    Que dificil es a veces ver luz al final de uno de estos días tan grises. Un saludo

  12. Juan Says:

    Quizá porque siempre pensamos que ese billete sin usar está para la ocasión especial, y lo guardamos, lo escondemos, y miramos al suelo.

    Más valdría utilizarlo en una diadema de plumas exageradas… pero habría que crear la ocasión para usar la afortunada diadema.

    Se nos escapa la ocasión, la ocasión tras la ocasión, se nos escapa, la dejamos escapar sin saber cómo será. Y miramos abajo, a nuestra cálida fosa llena de los humores de los días idos.

    Quizá sea la solución usar el billete en una diadema de plumas exageradas.

    Un beso

    • zambullida Says:

      Quizá la solución sea la diadema de plumas. Quizá el lucirla sin que a uno lo inviten a una fiesta sea la solución para sacarla del armario y crear así la ocasión.

  13. Dessjuest Says:

    No creo que nadie tenga respuesta para esa pregunta, es como el misterio del por qué las mujeres no son capaces de advertir mi, sin duda, evidente belleza, nos empeñamos en ser infelices y en transmitirlo.

    Poca gente verás tú a la mañana, tomando café, contar el tremendo polvo que echó anoche, cosa divertida y agradable, que hace feliz, pero sin embargo en cuanto te operan de cualquier menudencia, qué se yo, que te transplantan un riñón o te sacan una bala del cerebro a contarlo a todos los vecinos.

    ¿Qué dan en los telediarios?, malas noticias, las buenas no venden, y si dan buenas, de gente que triunfa, encima no nos gusta verlo porque nos da envidia, nos gusta ver gente sufrir porque en nuestro fuero interno nos sentimos aliviados por ver que alguien está peor que nosotros.

    Pero al mismo tiempo nos hace eso, meternos de lleno en una dinámica pesimista, buscamos y encontramos cosas de las que quejarnos y olvidamos todo lo que nos puede hacer un poco más felices.

    Besos reina 🙂

  14. Solsticio Says:

    He visto la película, pero tu post me ha sorprendido. Estrujas las cosas de tal modo que nos obligas a pensar. Gracias.

  15. flori Says:

    No se Zambullida todas las respuestas, pero desde hace algun tiempo creo que no sentimos de acuerdo a la onda en que decidimos estar, nos sintonizamos por decirlo así, y alli nos quedamos…, de hecho creo que es cierto que nuestro cerebro se alinea a la onda que nos sintonizamos, como una radio… por aquí (en venezuela) todos andamos todo el tiempo diciendo chistes, riendonos de cualquier boberia, así somos… de parranda en parranda aunque las noticias sean terribles. Quiza por eso algunas veces nos han llamado locos, quiza seamos bastante locos. En fin…
    Un abrazo amiga.

  16. Susana Says:

    Hola. Tengo algo para ti en mi blog. Un beso.

  17. Merchi Says:

    Es triste ver como los medios de comunicación se aprovechan del pesimismo generalizado para venderse, pero es algo con lo que debemos aprender a convivir. Las buenas noticias no venden. Me han encantado tus palabras. Ojala podamos sacar partido de todo esto y valorar lo bueno de la vida, pero me temo que en cuanto todo esto pase, que sin duda pasará, volveremos a ser los mismos de siempre, quejándonos por no poder alcanzar la luna mientras se nos escapa el suelo que pisamos. Besitos.

    • zambullida Says:

      No sé si se venden más por eso, Merchi. De hecho, la venta de periódicos ha caído de forma vertiginosa y la gente se aburre ya de tanto trapicheo, de esa política que cada vez resulta más tediosa.

      Hay muchos, Merchi, que todavía no se han enterado. Creo que no a todos se les olvidará lo vivido. Gracias por pasarte.

  18. Karen Says:

    He disfrutado mucho esta entrada. No en el sentido emocional, por supuesto, sino en el analítico. Al final haces dos preguntas desgarradoras, no encuentro otra palabra. Quizá hace dos o tres años atrás, habría caído tontamente en la trampa de responderlas. Pero trato de no tropezar dos veces con la misma piedra, trato…

    Una vez cometí ese error y fue con una de las personas que más me importaban en este medio. Al final de páginas y páginas de discusión, me dijo que pensaba que no había respuesta para esa clase de preguntas, pero lo importante era seguir haciéndolas. (???)

    Pero esto no era cierto. Era una forma para él de seguir estando en lo correcto simplemente.

    Y es que NO es posible aprender en cabeza ajena. Esa fue mi lección aprendida. La lección la había estudiado muchas veces en el papel, durante muchos años. Pero sólo en esa ocasión fue que la aprendí realmente: sólo tú puedes responder a esa clase de preguntas.

    ¡Por supuesto que tienen una respuesta, la respuesta! En el fondo lo sabes, de otra manera no le habrías puesto ese título al post. El título no es la respuesta, es un comienzo. El comienzo. Así comenzó todo, como comienza todo, con una decisión. Pero entre ese momento y el ahora han transcurrido eternidades que desembocan finalmente en esa fosa húmeda y hedionda que describes.

    Es tu tarea hilar, deshilar y volver a hilar y luego hilvanar, coser y bordar la historia.

    Por lo que he leído en esta entrada, no tengo la menor duda de que lo harás más temprano que tarde.

    • zambullida Says:

      Soy una suerte de hilandera, Karen, y eso que las tareas manuales se me dan fatal por impericia e impaciencia. 😉 Aquí puedes, si quieres, cometer errores, pues hacer lo que quieras; tus palabras siempre serán tenidas en consideración. Y esas preguntas tienen, por supuesto, respuesta.

      Me ha asombrado el éxito de esta entrada. Te cuento un secretillo: en una radio madrileña se ha leído este texto. Mandé una cuña con mi voz, pero me equivocaba tanto por los nervios… Quedó, al final, sin “equivocaciones” pero con errores de entonación y con el sonido un poco distorsionado porque la hice yo, aquí mismo. Estoy, no obstante, contenta. Tengo, además, más cositas pendientes.

      Gracias, Karen; siempre es un placer tenerte aquí.

      • Karen Says:

        ¡Fantástico! Por más que te empeñes en negarlo y en hacernos creer lo torpe que eres, siempre he pensado que tu futuro está ineludiblemente ligado a la tecnología. 🙂 La radio es parte de ella, naturalmente. Muchas felicidades y no te preocupes, lo que pasó es absolutamente común y normal. Lo peor que a alguien le puede ocurrir es escuchar un texto en la voz de su autor, especialmente en el caso de los poetas (¿has oído a Pablo Neruda alguna vez?). Jajaja! Claro, conociéndote, ¡no me sorprendería que te conviertas en locutora también! Me encantará escucharte, querida.

      • zambullida Says:

        Te diré que tengo, según me han dicho, voz de locutora de radio. Eso sí: me falta entrenamiento para controlar la respiración.

  19. diariodeunatreintaneradesubicada Says:

    Preciosas líneas Zambu… la felicidad es el camino, no la meta
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: