Posts Tagged ‘Semana Santa’

Zurcidos

15 abril 2014

Añadí ayer dos rosas a la decoración floral de la casa. Si pudiera, la llenaría de azahar, de esa fragancia fresca y ligera que me sabe a juventud; BjUf-HbIgAANRKGme conformo con la delicadeza de las lilas que este año sólo han brotado en la copa del elevado y descuidado arbusto del jardín. No es lo mismo empezar la Semana Santa con flores que sin ellas, con belleza y aromas que con su ausencia. Aun así, he estado demasiado inmersa en mis cosas, en mis pesares, en esa Pasión que llevo ya meses viviendo y de la que muchos días reniego; entonces el sufrimiento me cubre por entero y no queda ni un resquicio de mí en el que aspirar fragancias pues toda yo me convierto en estiércol. Y uno ya sabe que para alcanzar los bienes ha de padecer, padecer hasta aniquilar al hombre que era, a aquellos andrajos oscuros y zurcidos con burdas puntadas por otros más claros, más limpios y pulcros. Y siempre es así: para resucitar, se ha de morir y desprenderse de todo, hasta de las tonterías a las que el corazón se aferra por miedo a la desnudez. Y sigue brotando la sangre, aunque ya no lo haga a borbotones; es como esas pinceladas que irrumpen en los atardeceres, como las gotas de rocío que tapizan el mundo de madrugada. Ya no duele la muerte, la pérdida de cuanto atesoré durante años, aunque a ratos estremezca. Desoigo el dolor para no sumirme en la llantina y caer quizá en la desesperanza; nada es nada, pero nunca la ausencia es nada. Queda la esperanza en la Resurrección, en que lo que no se comprende cobre sentido y me lleve por un camino venturoso en el que las estrecheces ya no tengan cabida. No hay motivos racionales para creer en ello, me temo; sólo hay confianza, sólo hay fe.