Archive for the ‘Publicación’ Category

Conciencia

6 junio 2017

Venía dispuesta a hablar del mal, pues siempre me sorprenden sus actitudes, sea o no víctima de ellas. Sin embargo, prefiero elogiar lo bello que también nos compone y la hermosura de esta vida nuestra. Con tanto desvelo, no reparamos en la belleza de la creación, en la disposición de todos y cada uno de sus elementos, hechos sólo para nuestro deleite, para permitirnos vivir en un paraíso al que hace ya tiempo renunciamos por esa fijación nuestra por hacer prevalecer nuestros deseos, cuando hay muchas apetencias que ni siquiera nos llenan y que nos hacen más mal que bien. Hay que protegerse de las agresiones externas, pero también dar el brazo a torcer aun cuando la razón acompañe, si ello regala paz y bienestar. Últimamente ya no me enfrento a las injusticias. Confío tanto en el Bien que sé que todo se resolverá de forma favorable a mis intereses y que la verdad, como siempre lo hace, aun en los escenarios más horrendos, acabará deslumbrando a quienes se empeñan en escudarse tras las tinieblas del mal. Y esa confianza jamás defrauda. Jamás. Disfrutar de una conciencia sosegada es impagable; se sufre, claro, pero de otra manera.

Anuncios

“February”, mi próximo libro

17 julio 2015

Hace un año comencé a acariciar la idea de escribir un libro en otro idioma. Llevaba un tiempo leyendo exclusivamente en inglés; las palabras fluían con más soltura y apenas precisaba ya del auxilio del diccionario. Ni era ni soy bilingue; de hecho, actualizar mi blog en inglés me exigía tal esfuerzo que deseché el proyecto por descabellado. Sin embargo, el runrún de esta aspiración mía me perseguía allá donde iba; consideraba la posibilidad para rechazarla poco después y me sumergía así en la locura. En noviembre, después de una breve estancia en USA, hice un primer intento que ni salió mal ni bien. Tiré la toalla y me sumí en una depresión que me afligió hasta que retomé el mPortadacentroanuscrito; le di un nuevo comienzo, encontré por fin el tono y aquel amasijo de palabras se convirtió en «February». Seguía sin decidirme, pero ya no me atraía leer en español; el castellano, aun siendo hermoso, había dejado de seducirme en tanto que la literatura norteamericana me hipnotizaba. Traté de traducir aquel amago de libro al español; las palabras carecían de fuerza y la historia, en mi lengua materna, resultaba insulsa. Finalmente, tras el e-mail de una buena lectora bilingue, me lancé a ello. Durante el mes de junio avancé tanto que me aferré al texto, pese a lo trabajoso del empeño; mi portátil, con sus continuos achaques, contribuía poco a mis afanes. Se me ocurrió entonces financiar «February» a través de una plataforma norteamericana de Crowdfunding especializaba en libros. Allí lancé mi campaña hace unos días.

Para sacar adelante este libro, necesito apoyos; os ruego compartáis el enlace con cuantos les apetezca participar en esta empresa o lean con asiduidad en inglés.

P.D.: La portada es hermosísima, ¿verdad? Es obra de una conocida blogger, ByPils , quien entendió mi idea a la primera y superó con creces mis expectativas. El hagstag de «February» es #Februarysunlight y podéis seguir todas las novedades a través de Twitter y Facebook.

Vida de perros

7 julio 2015

Este calor que nos asola está ya acaparando demasiado protagonismo, pues en torno a él giran la hora de acostarse y de levantarse, la duración de las jornadas laborales y un largo etcétera de actividades que ahora han de hacerse de otra manera para protegerse de estos sopores demoníacos.4361681738_7f379d5697_b Apenas salgo de casa, aunque las temperaturas en este miniestudio alcancen a veces los 30 grados. La ventilación nocturna me ha traído dolor de garganta y malestar general, así que esta noche me zambulliré de lleno en este infierno sin el consuelo que antes se colaba por entre las ranuras de la persiana. Una amiga se ha dado un buen porrazo en la frente y luce un ojo a la funerala que, según ella, la asemeja a un fiero boxeador, aunque su contrincante no haya sido más que un malévolo ventilador que, en un descuido, la atizó con saña. Con ese ojo y medio me ha diseñado la portada del que espero será mi próximo proyecto; tardará mucho en ver la luz, pero hay que preparar la propuesta. Llevo días trabajando sin descanso y desbaratándome, de paso, la espalda. Este laborar mío es una bendición que me regala un pequeño espacio en el que no caben tristezas ni problemas. No es vivir en un mundo de mentira, pues la realidad está muy presente en mi día a día, pero a base de amar la vida, y con ella también sus aristas, lo feo se convierte en hermoso; y si las dulzuras invaden los sentidos, apenas caben amarguras. Cuando me preguntan qué se precisa para escribir, respondo yo que hacen faltan firmeza, constancia y también una vida de perros que nadie en su sano juicio soportaría; las existencias beatíficas casan mal con la creación artística, así que agradezco a Dios todas las inconveniencias que me envía a fin de aquilatar mis palabras, de dotarlas de mayor fuerza y belleza. Bienvenidas sean las desdichas.

In Cold Blood

30 marzo 2014

Ha sido un fin de semana placentero: aunque comenzara con muy mal pie, conseguí enderezarlo. Apenas he pensado en la presentación del jueves; fue agradable y, por primera vez, disfruté de ella. Hubo nervios, pero ni me privaron de paz ni me quitaron el aliento. descargaMe sorprendió la entrega de los allí reunidos y la mención, al día siguiente, en El Norte de Castilla con fotografía incluida. Después de semanas de sequía, he retomado la lectura. Me he sumergido en «Summer Crossing», aquella novela de Truman Capote que vio la luz tras su muerte. Después he comenzado «In Cold Blood». Apenas he leído una treintena de páginas y me ha sobrecogido su prosa incisiva y certera, las magníficas descripciones que le hacen a uno aspirar los aromas de Kansas, contemplar la infinitud de sus campos y sumergirse en un mundo apacible en el que un terrible suceso va a hundirse en el suave discurrir de las horas de Holcomb, en la quietud de lo cotidiano, en esa sencillez que con tanta maestría plasman los escritores norteamericanos. Mientras en «Summer Crossing» los personajes vivían sin saber lo que hacían y tomaban decisiones precipitadas en las que la razón se ausentaba, aquí todo parece más metódico y razonable y hasta se aprecia la compasión del autor hacia esas vidas que dibuja con asombrosa precisión, hacia los momentos que las compusieron; cada instante llevó al otro con tino y sentido. Esa mirada compasiva que envuelve cada una de sus palabras se ausenta en aquel manuscrito de juventud, en el que la ironía, la vaciedad y hasta la impiedad se pasean a su antojo; los personajes desprovistos de propósitos carecen de ternura, como si el al autor, al despreciarlos, se despreciara también a sí mismo. En su obra maestra, sin embargo, se advierten pinceladas más delicadas; es probable que Capote, pese al horror, hubiese descubierto una belleza antes desconocida que lo acercó a sí mismo y a los otros.

Creación literaria

23 marzo 2014

nuria marugan grisEste fin de semana he visto dos películas sobre la creación artística y las consecuencias que acarrea a escritores y cineastas. No hay necesidad de incurrir en inmoralidades ni de infringir la ley, pues, aunque a veces resulte tentador, los efectos a largo plazo son demoledores. En cualquier caso, el proceso creativo y su posterior desenlace desgastan y arrebatan un poquito de alma. Cuando todo concluye, uno sabe que ha pagado un precio alto y durante unos días se estremece ante nuevos proyectos; recuerda todavía el escozor de las desolladuras y aun cuando las heridas estén ya cicatrizando y la piel luzca un color más saludable, teme el roce y los arañazos. No hay otro modo, en cualquier caso, y de haberlo, lo desconozco. Uno comprende entonces esas existencias atormentadas y la autodestrucción en la que muchos acaban cayendo. Y aunque disfrute escribiendo y no me halle entre aquellos que sufren sudores ante el folio en blanco, el dolor y el desgarro se acaban colando. Creo que, llegado el caso, daría la vida por mi obra. Sin dudarlo.

Cuadernos azules, de Nuria Marugán

19 marzo 2014

Carmen es una buena lectora a la que tuve el placer de conocer en Madrid, en la presentación de mi primer libro en la universidad San Pablo CEU.

Un mundo para Curra

Cuadernos azules de Nuria Marugán He tardado unos días en ponerme a escribir la reseña de este libro de Nuria Marugán. No es el suyo un libro para leer con prisas, ni para solventarlo en una tarde, a pesar de ser un libro corto, de poco más de cien páginas.  Una prosa cuidada, sencilla, emocionante, fabricada con pequeños detalles, con briznas de vida. De la hoja de un árbol, de un breve pasar de un pájaro, de una gota de lluvia, de un instante de sol que a todos nos pasaría inadvertido, saca todo un mundo de sentidos y sentimientos.

Cuadernos azules es el segundo libro que publica, aunque no estoy segura de que sea el segundo que escribe. Esta autora de Valladolid tiene otro libro publicado, Carta a Hedda, que reseñé aquí en su momento (CLICK) y que me encantó. Los cuadernos azules son un diario que va desde finales del 2009…

Ver la entrada original 288 palabras más

Frunces

6 marzo 2014

Desde que abandoné el hogar que me ha cobijado durante más de diez años, he experimentado un batiburrillo de emociones. La suciedad en este lugar es tan terrible que no hay modo de atajarla y sus inquilinos, ante mi asombro, conviven con la mugre con una facilidad asombrosa.Muebles vintage recuperados pintados Son generosos, pero desaseados; supongo que a mí también me adornan defectos aborrecibles, aunque no siempre los vea. Hay días buenos y otros muy malos. Hoy es uno de ellos: las arcadas me han acorralado varias veces, en la cocina y en el baño. Mantengo mis escasos enseres en bolsas de hipermercado y, para no perder la cordura, acicalo aquí y allá sin ningún resultado. Ayer mi anfitriona, la única que se ha apiadado de mí, me soltó una invectiva. Toda yo temblé y luego me encogí tanto que sigo todavía torcida; los dolores me impiden dormir, de ahí que esté tecleando estas líneas. La Cuaresma ha comenzado hace apenas unas horas; hablaba el sacerdote de penitencia y a mí me entraba la risa ¿qué más puede sucederme?, ¿qué más? Por otro lado, hay quienes se empeñan en propagar mis libros y he aceptado una propuesta que me ofrecieron hace días. Pese al miedo que me infunde, consentiré; los temores no tienen ya poder sobre mí: los sorteo aunque me falten las fuerzas. Es sólo por tozudez, pero esa terquedad me ayuda a olvidarme de la miseria, a soñar con otra vida, a tumbarme a contemplar cielos impolutos, cielos azules en los que hoy ha lucido una nubecilla ligera y veleidosa; me ha recordado al frunce de un vestido.

P.D.: Nueva crítica en Amazon de «Cuadernos azules». Es un privilegio contar con semejante lectores.

Forgiveness

19 enero 2014

Richard Edward MillerEscribo estas líneas en casa de mi prima; mi estudio resulta demasiado frío y aterrador. Está siendo una semana muy difícil y parece que aquellos males que me asaetearon tan pronto publiqué mi primer libro, «Carta a Hedda y algunos cuentos», se obcecan en perseguirme y en entrometerse en todos y cada uno de los cajones en los que guardo mi vida. Parecen empeñados en dificultarme la escritura, que es lo que más ansío y preciso, en retomar aquellos textos que abandoné cuando me lancé a la publicación de mi segundo libro, de esos «Cuadernos Azules» recién estrenados. Uno no puede revisar galeradas, preparar conferencias, actualizar dos blogs, en inglés y en español, y a un tiempo escribir una novela. Con gran dolor, traicioné a ese manuscrito que comencé hace dos años y que luego arrinconé por otros proyectos. En julio lo rescaté del olvido, aunque no fue hasta septiembre cuando me hipnotizó al punto de vivir sólo para él. Las circunstancias en las que ahora vivo me permiten la mera supervivencia; escribir en estas condiciones sería como lograr la cuadratura del círculo. Aun siendo experta en imposibles, esta tarea que tanto bien me haría se ha convertido en una quimera y el no escribir le despoja a mi existir de sentido y sin significado, no hay felicidad posible. El corazón está, además, magullado por los desplantes y en estos últimos días una palabra hermosa, que a mí me suena mejor en inglés, me ha perseguido allá donde he ido. El perdón se hace más necesario que nunca para evitar enfangarme en lodos hediondos de cuya suciedad me costaría desprenderse y cuyos aromas apagarían hasta las más costosas esencias. Ya vendrá lo demás, lo primero es perdonar. Forgiveness, forgiveness, forgiveness.

Forgiveness is the fragrance that the violet sheds on the heel that had crushed him.

Mark Twain.

Prólogo de “Cuadernos Azules”

14 enero 2014

Pedro Martínez Cano me escribió un precioso prólogo para mi nuevo libro, “Cuadernos Azules”. Lo reblogueo. Espero que os guste.

Magos de Occidente

7 enero 2014

the-rose-bush-1926[1] RenoirSiempre que quedo a primera hora, como hoy, me cuesta conciliar el sueño; anoche no me adormecí hasta las tres de la madrugada. Aun así, he reflexionado sobre estos días navideños, poco más he podido hacer, la verdad. Algunos desprecios me dejaron malherida, pero un tropel de amigos vino en mi auxilio y me inundó de mimos y de regalos. Disfruto de ese calendario que daba por perdido y a cuyas mágicas ilustraciones me he acostumbrado, pues lleva cuatro años acompañándome, de una tablilla con un óleo muy alegre y colorista, en el que unos niños con sombreros picudos retozan sobre bellotas, con un ejemplar de «Hola» que devoré con fruición, con una vela rosa que huele a una mezcla de rosas y lilas, con palomitas, chocolates y un sinfín de delicias más, con una entrada de cine para el jueves y en buena compañía… Esta mañana, M. me ha regalado un décimo de lotería premiado con cien euros, quiere que me compre ese Kindle que ella sabe que anhelo; aprovecharé a la oferta de febrero para adquirirlo y emplearé el resto para hacer frente a esos recibos que me llueven como flechas y a los que no siempre sé cómo encarar, aunque al final el milagro acabé obrándose; es la constante multiplicación de los panes y de los peces. El día de Reyes fue especialmente emotivo: me encontraba intranquila y un poco desvaída y por un casual, descubrí en mi perfil de Amazon una nueva crítica de «Cuadernos Azules» que me emocionó; hablaba de honestidad, de belleza y de arduo trabajo. Detrás de este libro hay años de trabajo, de miedos, de frustraciones, de altibajos, de inseguridades…, pero también de dicha, de magia, de una luz que ha hermoseado mi vida y que me ha calentado con sueños y esperanzas. Los Reyes Magos, que no imagino en Oriente sino en Occidente por esa manía mía de cruzar el Atlántico, por ese querer escribir en inglés sin saber hacerlo, han sido muy generosos. Sólo echo algo en falta y nadie me lo puede regalar, sólo la Providencia. Intuyo que llegará pronto, muy pronto, pues ya lo preciso y, a diferencia de antaño, ha dejado de aterrrorizarme, aunque no le haya perdido el respeto. Y si también me viniera de Occidente…

P.D.: Me apena que la nieve desaparezca del blog… El calendario, para quien esté interesado, lo confecciona una paisana mía. Echad un vistazo a su web, es bellísima.