Archive for the ‘Amor’ Category

Miríadas de estrellas

21 agosto 2016

imageY seguimos con este sosegado agosto en el que se suceden sin descanso las frustraciones; mis miedos se hacen realidad y se cumplen hasta los peores pronósticos. En medio de este torbellino que a veces me zarandea, se acaban imponiendo siempre la paz y la cordura. Acepto cuanto me acontece, pues sé que una razón que ahora se me escapa justifica los estropicios y que lo mejor está por llegar. En un plis plas, todo cambia, para bien y para mal. El saborear cada día, el apresar cada instante y convertirlo en algo hermoso es mi principal cometido. Trabajo también a ratos aunque me falten mis antiguas herramientas y sigo pergeñando sueños; ninguna contrariedad puede arrebatarme la calma estando asida a la realidad, que es más mágica que esos cuentos de hadas poblados de castillos glaseados de escarchas y de beatíficas criaturas. Así también es la vida, pues en el acontecer diario se enredan miríadas de estrellas, que refulgen hasta cegar, en una estela de quietud y belleza. El día a día deslumbra para quienes confían y acogen los tropiezos como huellas que guían hacia los logros. Siempre fue así y siempre lo será.

Entre almidones

14 agosto 2016

«Estamos en el mundo para servir a los hombres… Y la mejor forma de servir a los hombres es hacer aquello para lo cual se possen las aptitudes adecuadas.»

Edith Stein.

imageAl leer a esta gran mujer, me imbuyo de paz. En medio de tanto barullo, hay propósito y éste, aun navegando por un mar de despropósitos, se mantiene y aun se fortalece pues, en mi caso, la adversidad sustenta mis metas para darles una dimensión más real y también más espiritual; ambas esferas no están reñidas, en cualquier caso. Y ese caminar con la certeza de saberse bien encaminado, aun entre oscuridades, regala rayos de esperanza; en medio de la grisura una luz relampaguea para alumbrar cuanto anhelo y recordarme, así, que mis aspiraciones no son quimeras. Es cuando el entendimiento se hinche de amor y esperanza, pues sabe que al final entenderá el puzzle y que todas las piezas que lo componen hallarán hermoso acomodo. Aquí me hallo en esta eternidad que en estos días ha recalado en agosto, en un mes lleno de bondades, pues los días son más cortos y las noches más frescas. En esta templanza el alma se amodorra, se relaja y, sin darse cuenta, se almidona ¡Bendito agosto!

El barranco de las vergüenzas

28 julio 2016

Isadora Duncan_11Nada especial, o al menos que yo recuerde, sucedió un día como hoy. Julio es un mes al que siempre temo y al que me alegra dejar atrás; es cuando los calores más fustigan y hasta me llegan a enfermar: durante estos 31 días sufro calamidades que sobrellevo con paciencia y humor. Las previsiones meteorológicas marcan mi día a día y antes de que las temperaturas suban, me apresuro a perpetrar toda suerte de actividades para que la calorina no me coja desprevenida. En medio de estos vapores insanos, sigo atenta a cada momento, pues en un abrir y cerrar de ojos, se vislumbra una salida por ese observarlo todo con atención. En un instante cambia la puesta en escena: los focos se encienden para disipar las sombras que enturbiaron el ánimo. Cada segundo es valioso, pues lo sentido en un pequeño instante puede cambiar una vida, encaminarla en otra dirección para despreciar dudas y desazones y abrazar cuanto desde siempre se deseó. Estos deslumbramientos míos me dan muchas satisfacciones y me llenan de alegría el corazón; deseo entonces bailar, saltar y pregonar mi dicha a los cuatro vientos. Me contengo por precaución, porque mis planes suelen tardar en materializarse y la censura ajena puede despeñarme, en un descuido, por un barranco de vergüenzas y frustración. Hay, sin embargo, almas que me alientan cada día y que aun me recuerdan mis metas; benditas sean, benditas.

De la confusión al asombro

5 junio 2016

Y llega junio y lo hace con unos calores que considero desmedidos; cuando el verano asoma, siempre me agobia. No sé cómo comportarme frente a esas bocanadas ardientes que invaden campos y calles; hay que construir una nueva rutina para evitar que las tareas diarias se conviertan en una pesadilla, como la que anoche me estuvo rondando entre sueños y malos despertares.famous-portrait-photographers-bert-stern Encuentro el frío más limpio, sano y sensato. En esa sensatez los quehaceres se columpian sin hacer malabares, sin perderse en caminos poblados por malhechores que no quieren sino despojarte de lo que posees y, de paso, apalearte. Las estaciones intermedias son comedidas, aunque esta primavera nos está colmando de excesos; su pasión desborda a cada rato con un sinfín de tormentas. En medio del desbarajuste, un anhelo que arrastraba yo desde tiempo atrás se ha hecho realidad; una afamada retratista me regaló su antigua cámara de fotos, que sigue funcionando y que cuenta con tantos avances técnicos que me asusta el lidiar con ella. Ando a la espera; un fin de semana de éstos vendrá mi regalo de Madrid. Aún no salgo de mi asombro; el día antes había salido al campo con mi vieja Olympus a retratar el mundo y sentí un profundo deseo profundizar más. Le pedí a Dios que me enviara esa cámara que ansiaba; llegó al día siguiente, sin ponerle yo empeño. En medio de la confusión en la que vivo, doy gracias al Cielo por atender mis preces y ponerme en el camino a esta generosa mujer a quien espero algún día conocer.

Profundo sosiego

10 abril 2016

No tengo mejor amigo que yo misma y mejor aliado que esa soledad que todos denigran y que, dejándola estar, brinda toda suerte de posibilidades que desgrano en silencio, sin radios ni televisiones, sin esas distracciones que nos impiden amueblar la vida con tino y sentido. CHCrQnQWoAAzJEOLos más proclives a sumergirse en orgías auditivas son también los más propensos al caos, a hacer las cosas a medias, a no sentir la satisfacción que proporciona el trabajo bien hecho, aunque se limite éste a barrer un suelo o sacudir una alfombra. Ando sedienta de calma, de ese aparente inmovilismo que trae consigo una cascada de ideas que van preñadas de bien y que me llevan al lugar que me corresponde, al que anhelo desde siempre. Ese saberse en tu sitio te despoja de miedos y de tontas presunciones, pues ya se sabe lo que uno es y nada se ha de demostrar. Nada se ansía, excepto hacerlo todo, hasta lo más insignificante, con mimo y cariño; ni el amor del otro se precisa cuando uno se reconcilia consigo mismo. De todos modos, el supuesto amor que a menudo se intercambia suele ser una mera mercadería hueca de afecto verdadero, pues con esos gestos se buscan reciprocidades que traen un sinfín de esclavitudes, de modo que uno acaba dependiendo de la consideración que unos y otros le profesen. No añoro ese amor diluido e interesado, pues mi libertad es sagrada y a ella me aferro; sólo de su mano alcanzo mis metas y vivo en un profundo sosiego.

Complicaciones

1 abril 2016

Las situaciones se complican y se descomplican pero, al no dormir, la oscuridad se cierne sobre las miradas, lo luminoso se opaca y la luz se oculta en rinconcillos amedrentada por mi propia furia. cineladiesPorque si osaran los candiles salir de su escondrijo, mi mal café soplaría con fuerza hasta extinguirlos aun sabiendo que así nada conseguiría excepto añadir más daños a los efectos que llevo ya dos meses largos soportando. La lista de estropicios causados por la zozobra es larga y variopinta; soy un saquito de huesos rabiosos a cuenta de tropezar siempre con obstáculos insalvables ¿Qué he de hacer? Combatir, aunque sea sin dormir y con un agotamiento físico y mental que lleva ya tiempo pasándome factura. Por otro lado, siempre aparecen sorpresas en los lugares más insospechados y esos regalos inesperados podrían permitirme vivir tal y como preciso para sacar mis numerosos proyectos adelante. Con paz y descanso, soy una máquina de producir; escribo en inglés y en español a un tiempo y me adentro también en otros campos alejados, en apariencia, de la literatura pero jamás del Arte. No concibo la existencia sin la creación artística, sin pergeñar sueños y convertirlos en imágenes que se paseen ante cuantos deseen contemplarlas. Hay sueños que exigen sangre y lágrimas; aun así merecen la pena y ya se sabe que toda lucha tiene recompensa. No soy, por añadidura, la única en creerlo; una ristra de apoyos me secunda. Dios los bendiga por ello.

Sin habla

25 marzo 2016

1_60924Salgo de Los Oficios imbuida de sosiego; me alejo del centro, de los turistas que ya toman posiciones para la gran procesión de esta noche, mientras camiones con grúas y cámaras se han apropiado de un pedacito de la Plaza de Zorrilla. Paseo sin que ningún pensamiento perturbe mi espíritu. Todo parece estar en su sitio. Sin embargo, en vísperas de la Vigilia Pascual, siempre preciso y ansío un cambio, una resurrección que se hunda en esas carnes muertas, que ya están cansadas de bregar con dificultades, para regalarles un escenario distinto. Caigo en la cuenta que no hay esperanza más fuerte que la que se arraiga en el Arte, de suerte que toda actividad artística lleva consigo el germen de una nueva vida, de un porvenir más bello y esplendoroso por el que habrá que luchar cada día y en el que algunos, como siempre, nos dejaremos la piel y lo haremos con gusto pues sabemos que este trabajo tiene el poder de cambiar el mundo y la percepción que de él poseemos. Ando entre letras y titiriteros fraguando un nuevo proyecto que ya está transformando mi vida. Es apasionante, pero sin esa resurrección, sin el socorro divino, jamás podría yo llevar a buen puerto esta aventura. Alzo los ojos al Cielo. Confío y espero. En esta espera, en la que se paladean hieles y mieles, se sabe que el bien triunfará y que los milagros me dejarán una vez más sin habla.

Desesperación

11 febrero 2016

CasD_fnXEAEn9e0Vengo aquí de nuevo a descansar de las fatigas de la vida, de esos sinsabores que se amontonan y a los que no hay modo de hacer entrar en razón. Antes cogía mi varita mágica y deshacía conjuros en unos minutos; era tal mi destreza que hasta a mí misma me sorprendía la cantidad de recursos y herramientas que se nos regala para confrontar la vida y encararla casi siempre con una sonrisa. Al final del día, contaba asombrada las dádivas recibidas: Desfilaban ante mí las pequeñeces del vivir vestidas con sus mejores galas y así tan llenas de luz y de dicha, mi humilde existencia se embellecía; era una pequeña obra maestra, pese a su sencillez. En unas semanas, mis trucos me han dejado en la estacada. Estaban preparados para cualquier imprevisto, pero esta nueva situación mía los sobrecogió de tal modo que andan atemorizados y buscando refugio aquí y allá. Es un poco lo que sucede con los amigos cuando vienen mal dadas, que huyen despavoridos y se inventan toda suerte de excusas con tal de no atender a llamadas. A ratos surgen ideas raras que barajo ya a la desesperada; luego, cuando recupero el juicio, cavilo y la razón vuelve a asistirme y a alejarme de los disparates que mi mente ideó en un ataque de desesperación. Así vivimos ahora. Así.

Infante

6 enero 2016

Lluvias imperiosas han adornado esta jornada que, aunque se reciban o no obsequios, deja siempre una estela de magia y un poso de esperanza en el corazón, especialmente en el de aquellos más abandonados por el egoísmo, por los afanes de acumular cachivaches que sólo entontecen; diminutas gratificaciones que tan pronto pasan dejan un pavoroso vacío. Allá cada cual con su historia, con sus decisiones y «vacíos»; classical-paintings-modern-city-2-reality-alexey-kondakov-ukraine-1no son de mi incumbencia, pese a que todos afecten, pues cuanto hacemos o dejamos de hacer trae consecuencias que influyen en el devenir del otro, de un prójimo cercano o de uno desconocido que puede morar a lo mejor en otras latitudes. Me aferro a esa estrella que marcó el sendero de unos Magos que dejaron sus bienes y certidumbres para encaminarse hacia un destino lejano cargados de presentes y también de dudas, pues no sabían qué hallarían al final de aquella peregrinación. Cruzaron los Magos de Oriente tierras extrañas para postrarse ante un humilde niño al que calentaban una mula y un buey y al el que un coro de hermosos ángeles dedicaba sus mejores acordes, mientras que los atónitos testigos de aquel bello acontecimiento entonaban cánticos y se rendían ante aquel blandito infante que colmaba de alegría, de una dicha que aligeraba los pesares y robustecía los ánimos con una esperanza jamás antes vislumbrada. Feliz Epifanía.

P.D.: Verdaderamente, escribir en mi lengua materna es una pesadilla. Me sale en inglés y he de traducirlo al español. Un dislate.

¿Polvitos mágicos para el 2016?

29 diciembre 2015

96ffbd1b7e562f416ffc5b80130d613aMiramos en estos días al nuevo año con ilusión, como si el cambio de número, por sí solo, fuera a obrar un milagro y esparcir polvitos mágicos para crearnos un mundo idílico sin rencillas, sin dolores ni penas; un lugar en el que todo obedezca a nuestros deseos y premisas. Pareciera, con estas fantasías, que la vida nos viniera impuesta desde altas instancias y nosotros, como meras marionetas, no pudiéramos sino sobrellevarla. Cada día, con nuestros pensamientos, palabras y acciones, cambiamos el escenario en el que se representa la vida. No hacen falta grandes gestas; los logros se van labrando día a día con tesón, con paciencia, con cariño. Son los pequeños pasos los que marcan la diferencia y sin ellos, aun siendo diminutos, sería imposible alcanzar aquellos bienes que ansiamos y que sólo acariciaremos cuando veamos en los fracasos señales luminosas que indiquen el sendero a elegir, aquel que siempre desdeñamos por miedo. Nuestro devenir no puede depender de las expectativas propias o ajenas o de que los proyectos se vayan al traste; quizá no prosperen para conducirnos a un cambio de rumbo o a un nuevo enfoque del mismo asunto. No hay fórmulas mágicas a este respecto, pero ayuda echarle entusiasmo y pasión a la vida, aun cuando la mayor parte del tiempo caminemos a tientas sin saber si el camino escogido pudo ser una equivocación. No hay errores que no puedan subsanarse o que, dejándoles explicarse, no conduzcan a una tierra más próspera, donde la mirada y los pulmones se ensanchen.

Deseo que el 2016 no os regale tanto un año idílico, como que fuerzas para creer en vosotros mismos y luchar por vuestras metas.