Archive for 23 diciembre 2019

Belén

23 diciembre 2019

Tras días ventosos, el ánimo se arrellana en la placidez de los buenos propósitos descansando ya de fatuas fatigas. Recobrados sosiego y sentido, los pensamientos se reordenan conforme a razones y preferencias. Tropiezo cuando me alejo de los verdaderos anhelos y me dejo engullir por la barahúnda que azota este mundo nuestro que a ratos, por esas zozobras, se antoja siniestro aun siendo muy bello. Ni he de justificarme ni permitir que otros me obliguen a hacerlo si las buenas intenciones guían mis acciones, si no persigo comprar voluntades para sacar provecho de segundos ni terceros. Entonces las intenciones primigenias, si partieron de un anhelo de bien, persistirán aunque tempestades asolen mis días y noches. Al fin y al cabo, camino hacia Belén, hacia un Niño que aun siendo Dios quiso encarnar la fragilidad de los hombres para hacernos dignos de un destino más ancho y esplendoroso; un destino del que, sin embargo, huimos por contenerse en la penumbra de un frío pesebre. Las sinrazones no son sino espejismos que, a falta de certezas, se persiguen con fervoroso tesón. Enseñorearme de una realidad que no es realidad, pues se resquebraja a cada rato, me aleja de Belén y de las entretelas del corazón. Continúo, pues, por el camino pedregoso y en medio de oscuridades que presagian una realidad imperecedera sin rupturas ni desvanecimientos; la Eternidad es firme y perenne. Feliz Eternidad. Feliz Navidad.