Archive for 13 octubre 2019

¿Para qué?

13 octubre 2019

Reinventarse cada día, cada octubre, cada otoño para arrostrar los conflictos que se añaden a los ya existentes, a esos que aún claman por sus derechos y que de rato en rato retuercen el corazón para hacerme llorar largamente. Luego, con los ojos limpios, regresa la ternura; y esa mirada blandita vale tanto para mí como para los que me hacen padecer. Tristemente, la compasión ha dejado de formar parte de nuestros decorados; es un vocablo extraño que apenas se menciona porque, con nuestras falacias y obcecaciones, lo hemos despojado de significado. Lo usamos solo para referirnos a situaciones lejanas: los negritos desnutridos del África subsahariana, los inmigrantes que arriesgan su vida por alcanzar un mundo supuestamente mejor o las víctimas de  guerras remotas, a quienes, por cierto, dedicamos encendidos discursos que raras veces se acompañan de hechos sustanciales. Eso sí: jamás nos indignan nuestras propias injusticias. Y pienso que si amáramos en vez de odiar, el mundo sería un lugar hermosísimo imbuido de paz y de concordia, un lugar donde la discordancia no hallaría acomodo. Si persisto en aquellos propósitos en los que el destino del otro es arrinconado, puedo acabar consiguiendo mis objetivos; pero si el lograr mis propósitos no reporta ni paz ni dicha ni trae frutos buenos, ¿para qué diantres deseo imponer voluntades? ¿Para qué? Para sumirme en la desdicha, para seguir buscando culpables que expliquen esa insatisfacción que me ronronea, la que susurra lo que conocemos aun cuando no queramos ni conocerlo ni admitirlo. Cuando el “para qué” no se acompaña de ristras de cosas bonitas, es preciso cambiar de rumbo para así alcanzar el sosiego que se nos escapa: Sin compasión los triunfos se convierten en fracasos que saben muy amargos.