Los réditos de la rectitud

Frente al cinismo que me circunda, uso cuanto me sirva a sobrellevar los pesares, a abrazar lo que detesto y a mirarlo como un bien que acabará dando fruto, aunque ahora se asemeje a una pesadilla. Cambiar el mundo es más sencillo de lo que creemos; si uno persiste en una actitud sustentada en lo bello, bueno y verdadero, las cosas del día a día se aligeran y el semblante risueño, despojado de sarcasmos e ironías, acaba interpelando hasta al más necio de los hombres. Dentro de todos, se esconde un niño temeroso que ansía ser amado; y por esa rendjija puede uno colarse en otras almas para esparcir pellizcos de esperanza. Es preciso, para caminar con conciencia liviana, desterrar embustes y cambalaches. Se descubre antes al mentiroso que al cojo, así que enemistarse con la verdad no conlleva sino quebraderos de cabeza. Los discursos pesimistas no cautivan; seducen, en cambio, las sonrisas y las miradas limpias. La pureza en todas sus apariencias empolva la vida con atmósferas diáfanas y cálidas; la bondad endulza paladares y, en grandes dosis, embriaga como irresistible ambrosía. La rectitud, que siempre proporciona buenos réditos, es sin duda la mejor de las inversiones. Y, al escribir esto, me recuerdo a mí misma que he de practicarla aun cuando los diablillos me susurren maldades.

Anuncios

Una respuesta to “Los réditos de la rectitud”

  1. joaquinsarabia Says:

    Dejas escapar tu belleza atraves de tus letras cargadas de luz…
    Un abrazo Nuria 🙂 .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: