La audacia de vivir

La vida transcurre a un ritmo pausado y esta cadencia dota a las horas de bello contenido. Todo, aun lo diminuto, tiene cabida en lo que importa; cada gesto, cada palabra van fraguando lo que somos, lo que seremos. Según el talante de la acción o de la inacción, seremos dichosos o desventurados y nuestra existencia poseerá un cariz u otro. En circunstancias adversas tientan los atajos, las sendas en apariencia llanas que ni deparan alegrías ni tristezas. Escoger lo fácil para evitar lo que de veras ansiamos, lo que rebatimos con sesudos razonamientos para aplacar las pasiones que empujan de nosotros en otras direcciones, se ha convertido en un comportamiento tan habitual que el desafiarlo es castigado con burlas y desprecios. Me inspiran compasión quienes se mofan de sueños ajenos; sus vidas muestran ese sinsentido que defienden, un desbarajuste que achacan siempre a la suerte y a la contigencia. Si bien hay épocas gélidas que nos hielan hasta las entrañas por la frialdad con la que nos despachan, el azar jamás rige los destinos; lo hacemos nosotros cada minuto, cada hora, cada día. Y aquí seguimos algunos empuñando las riendas de la vida porque nos gusta ser felices, y cuando la dicha anda en juego, hay que ser cautos y también audaces porque vivir en plenitud exige audacia.

Anuncios

5 comentarios to “La audacia de vivir”

  1. Susana Says:

    Muchos no quieren tomar las riendas de su vida. Un beso.

  2. flori Says:

    Justo estaba pensando en esto, en como el mundo en su mayoría nos empuja a ir a su manera, acorde a la época, y lo duro o fuerte que se necesita ser para no ser infieles a nosotros mismos. .. te admiro porque tienes ese coraje aunque a veces pueda doler, porque sabes que siempre es mejor el camino “angosto”… esto es hermoso.
    Un fuerte abrazo y gracias por compartir 😉

  3. Miss Poessía Says:

    ¡Hola, Nuria!

    No sabes la inmensa alegría que me produce pasar por este bello rinconcito después de tanto tiempo, he estado dos meses disfrutando a tope del verano y siempre es un placer regresar y darme cuenta de que los rincones llenos de magia como este siguen transmitiéndome tantas emociones. Gracias, de verdad, por eso.

    En cuanto al post, tengo que decirte que me ha gustado mucho tu reflexión. Coincido contigo en que la mayoría de la gente prefiere dejarse llevar por la corriente y elegir el camino fácil, porque ser como ese salmón que nada a contracorriente requiere mucho esfuerzo y valor. Ser la oveja negra implica que el resto del rebaño va a señalarnos y burlarse, pero a veces destacar y diferenciarse es el único camino para ser felices. Qué mas da desviarse del camino marcado, si ese camino es el único que nuestros pies desean andar. Creo que esta parte lo resume muy bien, has dado en el clavo: “Escoger lo fácil para evitar lo que de veras ansiamos, lo que rebatimos con sesudos razonamientos para aplacar las pasiones que empujan de nosotros en otras direcciones, se ha convertido en un comportamiento tan habitual que el desafiarlo es castigado con desprecios y burlas”.

    Aprovecho para avisarte de que he vuelto al blog con mucha fuerza y ganas de seguir escribiendo de nuevo, por si quieres echarle un vistazo. Pero vamos, que ninguna obligación 😉. Yo, con haber pasado por aquí, ya soy feliz.

    ¡Un abrazo enorme, cuídate! ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: