Archive for 18 junio 2017

Endemoniados

18 junio 2017

Lidio con el endemoniado calor y con temores que me hacen aúllar de dolor, de tanto cómo me encogen el corazón. No voy a permitir que se enseñoreen de mí; haré lo imposible para que se vayan por donde vinieron. Me he rodeado en unos meses de unos malvados que no reparan en daños con tal de alcanzar sus descabelladas metas. Dañar al otro no proporciona satisfacciones y acaba, como es lógico, pasando factura. Prefiero que me tomen por tonta a embrollarme en galimatías o a embadurnarme de lodo. Lo que me asusta es que veo estos comportamientos en gente muy joven, en apenas niños, capaces de todo con tal de enterrar al otro bajo el peso de sus frustraciones y de su escasa autoestima. El desconocimiento de uno mismo no provoca sino desaguisados que afectan a tirios y troyanos. Me salvan mi fe y la maravillosa prosa de Thomas Wolfe, que degusto como si se tratase de ambrosía. Confiemos en que la Belleza barnice todas las fealdades que me afligen hasta imponerse sobre quienes se obcecan en el mal. No puede ser de otro modo. El Bien y sus esplendores vencerán a las tinieblas. Lo harán, lo harán, lo harán.

Conciencia

6 junio 2017

Venía dispuesta a hablar del mal, pues siempre me sorprenden sus actitudes, sea o no víctima de ellas. Sin embargo, prefiero elogiar lo bello que también nos compone y la hermosura de esta vida nuestra. Con tanto desvelo, no reparamos en la belleza de la creación, en la disposición de todos y cada uno de sus elementos, hechos sólo para nuestro deleite, para permitirnos vivir en un paraíso al que hace ya tiempo renunciamos por esa fijación nuestra por hacer prevalecer nuestros deseos, cuando hay muchas apetencias que ni siquiera nos llenan y que nos hacen más mal que bien. Hay que protegerse de las agresiones externas, pero también dar el brazo a torcer aun cuando la razón acompañe, si ello regala paz y bienestar. Últimamente ya no me enfrento a las injusticias. Confío tanto en el Bien que sé que todo se resolverá de forma favorable a mis intereses y que la verdad, como siempre lo hace, aun en los escenarios más horrendos, acabará deslumbrando a quienes se empeñan en escudarse tras las tinieblas del mal. Y esa confianza jamás defrauda. Jamás. Disfrutar de una conciencia sosegada es impagable; se sufre, claro, pero de otra manera.