Cantos de alabanza

Estos abriles míos han estado sembrados de sobresaltos; parece que las tuercas se aprietan más y más y uno no sabe ya qué hacer, excepto padecer. Sin embargo, restan tres días para que el mes se acabe y tengo tantas esperanzas puestas en este bendito abril que hasta me parece que en tres días se puede obrar el milagro que preciso: Pasos he dado y en cuestión de horas, lo imposible parece verosímil. Si fuera cierto, si por una vez los obstáculos se encogieran de miedo y de vergüenza y me dejaran corretear a mis anchas por esas llanuras castellanas que amo y aborrezco a un tiempo… Si fuera cierto, regresarían la paz y hasta la dignidad que me ha sido arrebatada. Si fuera cierto, cantaría a los cuatro vientos las venturas de la Pascua, de la Resurrección. Si fuera cierto, mi cuerpo abandonaría su sepulcro, se libraría de incómodas mortajas y danzaría como si le hubiesen insuflado vida de nuevo. Anhelo vivir, respirar sin miedo y ser quien soy sin ser abofeteada por ello. Pido tan poco que, a cualquiera, mis aspiraciones le resultarán ridículas. Sólo ambiciono lo que todos poseen, lo que la mayoría disfruta sin pararse a pensar si merece o no. Es de sabios ser agradecidos; la gratitud se codea con la paz y con la dicha. Ojalá pueda yo hoy mismo entonar cantos de alabanzas. Ojalá. Ahora me voy a agradecer que estoy viva, aunque a ratos preferiría no estarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: