Archive for 28 abril 2017

Cantos de alabanza

28 abril 2017

Estos abriles míos han estado sembrados de sobresaltos; parece que las tuercas se aprietan más y más y uno no sabe ya qué hacer, excepto padecer. Sin embargo, restan tres días para que el mes se acabe y tengo tantas esperanzas puestas en este bendito abril que hasta me parece que en tres días se puede obrar el milagro que preciso: Pasos he dado y en cuestión de horas, lo imposible parece verosímil. Si fuera cierto, si por una vez los obstáculos se encogieran de miedo y de vergüenza y me dejaran corretear a mis anchas por esas llanuras castellanas que amo y aborrezco a un tiempo… Si fuera cierto, regresarían la paz y hasta la dignidad que me ha sido arrebatada. Si fuera cierto, cantaría a los cuatro vientos las venturas de la Pascua, de la Resurrección. Si fuera cierto, mi cuerpo abandonaría su sepulcro, se libraría de incómodas mortajas y danzaría como si le hubiesen insuflado vida de nuevo. Anhelo vivir, respirar sin miedo y ser quien soy sin ser abofeteada por ello. Pido tan poco que, a cualquiera, mis aspiraciones le resultarán ridículas. Sólo ambiciono lo que todos poseen, lo que la mayoría disfruta sin pararse a pensar si merece o no. Es de sabios ser agradecidos; la gratitud se codea con la paz y con la dicha. Ojalá pueda yo hoy mismo entonar cantos de alabanzas. Ojalá. Ahora me voy a agradecer que estoy viva, aunque a ratos preferiría no estarlo.

Abriles

9 abril 2017

Abril es sinónimo de brisa, de lluvia, de lilas, de prisas, de verdes horizontes entre los que, entre disgustillos, se intercala siempre la esperanza. Tiene este mes una sonoridad tan hermosa que no me importaría detener un poco el calendario para disfrutar de más abriles, de esas cosquillas que hacen en el alma, y en los sentidos, las horas rotundas, las que desprecian vaguedades y aprecian las precisiones que requiere el vivir. Una mañana de abril podría ser el comienzo de una novela, de un poema o de un nuevo existir, pues los abriles son jóvenes e impetuosos y gustan de la audacia y de la hermosura. Este comienzo de abril, empero, se ha soliviantado para sofocarnos con temperaturas demoníacas que a mí me llevan de sillón en sillón, pues mi cuerpo desfallece ante estas alocadas arremetidas; hasta mi mente se ofusca y batalla por no adormecerse. Tal vez consiga pasear o tal vez me vea obligada a sobrellevar la calorina en esta habitación en la que no sobra la rebequita. Aquí me refugio del fuego que incendia el resto de la casa y sueño sin querer con el campo, con sus aromas, con su frescor, con esa vida que perdí y que hoy añoro.