Archive for 28 marzo 2017

Compostura

28 marzo 2017

Los días son largos y claros, pero cunden poco; la luz es muy traicionera y distorsiona tiempos y tareas. Escribo a diario, pues no escribir sería como no vivir. El proyecto que hace más de un año acaricié va creciendo a lo alto y a lo ancho; no sé si lo hace deprisa o despacio: sólo importa la expansión de esa locura que tantos codician y pocos arriesgan. Para eso estamos los lunáticos, los que sueñan con mundos hermosos que parecen lejanos pero que, de tanto soñarlos, van sigilosamente acercándose. Si los ojos se prestan a ello, intercalo también lecturas. Me emborraché con la prosa de Thomas Wolfe, que cincela el alma humana con un amplio muestrario de vocablos, me acarició la brisa de de Willa Cather y me conmovió, como siempre, Jiménez Lozano. “Se llamaba Carolina” me ha arrancado risas y lágrimas; esa melodía tan suya convierte hasta la barbarie en una hermosura por esas palabras que se enroscan aquí y allá y que tornan cualquier vivencia, por menuda que parezca, en un tratado de filosofía, pues cada gesto cuenta. Así vivimos algunos, en un mundo en el que sólo pelean los personajes de ficción, en el que no hay palabras malsonantes, en el que  la realidad se convierte en ensueño y el ensueño en realidad. Es bonito sentir así, abarcarlo todo sin perder resuello, anotando cada compostura. Es bonito estar chiflado.

Anuncios

Marzo

5 marzo 2017

Marzo hizo su entrada tan de repente que pensé que seguíamos recorriendo los meses invernales, hasta que me topé con un almendro floreado. img_1196La primavera pronto llegará: se aprecia ya en vientos, en lluvias y en esos arrestos que le llevan a uno a soñar más, a convertir el día a día en una hermosa realidad en la que caben sólo las fantasías que extienden lo que la vista contempla hacia límites inconcebibles. Lo imposible se acaba imponiendo a fuerza de rondarlo, de acariciarlo y también de trabajarlo. Anoche una idea que llevaba más de un año cortejándome cobró tal verosimilitud que me asusté, pues el reto que conlleva el proyecto, ya iniciado, me sumergerá en una vorágine de quehaceres sin fin. De todos modos, el tiempo ya no es lo que era; las horas de trabajo son tan intensas que se apropian de todos mis alientos y apenas un soplido me resta. Este laborar mío siempre me entusiasma. No se trata tanto de alcanzar una meta, que también, como de ese pergeñar magia a base de derrochar pinceladas de imaginación. Tal vez no llegue a ningún puerto, pero concibo esta empresa mía como la octava maravilla del mundo y eso es lo que cuenta. Podría quedar en agua de borrajas – no sería la primera vez-, pero la pasión que le echo cada día es vivificante y llena mi vida de un sentido muy bello que sabe a Eternidad y que me aproxima más y más a la realidad. Darle la espalda sería una necedad, en cualquier caso.