Piruetas

El insomnio es ya una rutina que, salvo en contadas ocasiones, logro esquivar. Vivo en una nebulosa en la que la realidad me evita y la irrealidad me corteja con requiebros y falsas promesas. img_0662Discernir la veracidad, a fin de no caer en las trampas que me tienden los constantes contratiempos y la consabida hiperactivividad mental, resulta cada día más complicado. Nada es lo que parece; hasta lo más sencillo se ha convertido en un complejo entramado en el que no hallo escapatoria. Me preocupan el deterioro físico que estas vigilias han traído consigo, así como la debilidad de mi organismo, con el que se ceban toda clase de infecciones. Añoro el campo, el contemplar las estaciones y la vida con la parsimonia de antaño; los días entonces cundían y las tareas eran fructíferas. Ahora apenas pergeño dos o tres cosillas y aquellos largos paseos, en los que el alma y la mente se esponjaban, son recuerdos de un tiempo que se fue. Sin ellos, ni pienso ni rindo. Ansío un cambio y, al tiempo, me esfuerzo en contener los anhelos de mudarme a otras latitudes para no caer en el engaño, para no ilusionarme con sueños que quizá no me correspondan. Nada, sin embargo, permanece y lo imposible se hace posible en cuestión de minutos; la vida siempre sorprende con sus piruetas. Me aferro a ese no saber que, pese a desorientar, está cargado de un significado más profundo del que mi pobre mente ahora vislumbra. Me aferro a esa certeza que deshace equívocos, que alienta deseos y que engulle los miedos que impiden abordar el día a día.

4 comentarios to “Piruetas”

  1. winnie0 Says:

    Animo zambu. Tu día tendrá distintos matices y tú puedes ABORDARLOS todos…seguro. Intenta descansar los ratos que la mente y el cuerpo te lo permitan. Un besso grande

  2. Miss Poessía Says:

    ¡Hola, Nuria!
    Antes que nada, quería agradecerte el comentario que dejaste en mi blog, realmente me emocionaste.
    En cuanto al post, me ha gustado mucho. Como bien escribes, la vida es un continuo de piruetas emocionales, de subidas y bajadas. Yo también añoro dar largos paseos por el campo para poner en orden la mente, creo que es muy necesario. Pero no te preocupes, pronto se irán los insomnios y recuperarás el equilibrio, todo pasa.
    Espero que disfrutes del otoño.
    ¡Un abrazo!😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: