Batuta

¡Qué compleja es la vida! El caso es que, si nos lo propusiésemos, el día a día sería tan sencillo que todos lo entenderían sin el auxilio de tratados o de libros de autoayuda. Somos expertos en embarullar las cosas y, por ende, en embarullárselas al resto, pues cuanto decimos y hacemos repercute en el otro, para bien o para mal. FEMALE-DIRECTORS-large640Cuando erramos, buscamos tantos pretextos para excusarnos que si nos viéramos desde fuera, nos ruborizaríamos. Nos conducimos entonces como infantes que creen que cuanto aleguen los salvará de ese calabozo al que van los niños malos, de ese lugar lleno de rabia y desazón donde una ola de calor perpetua azota los cuerpos exánimes de cuantos se esfuerzan por ser peores de lo que realmente son, especialmente al sufrir el zarpazo del rechazo. Alguna razón habrá para explicar que uno no sea aceptado y, en vez de pensar que el censor acaso se equivoque o vea en nosotros el reflejo de sus propios fallos, apencamos con el desprecio, y hasta nos comportamos tal y como nuestros detractores nos recrean en sus fantasías. Y si este proceder se consolida, caemos en la rebeldía, que no sólo aqueja a adolescentes sino también a fornidos adultos que acarrean consigo a un niño herido, al niño repudiado por no cumplir las expectativas de los que dirigían lo que llamamos vida. La batuta es tan suya como nuestra, sólo hay que atreverse a sostenerla; tan pronto la dominemos, nadie podrá ya arrancárnosla y de escabullirse, usaríamos manos y brazos. No hay, por tanto, excusa.

7 comentarios to “Batuta”

  1. almaterrena Says:

    Bonita e interesante reflexión… me la apunto!

  2. joaquinsarabia Says:

    Debemos vivir a nuestro ritmo para poder ser dueños de nuestros fracasos y exclavos de nuestros éxitos.
    Hay que vivir despacio y sintiendo.
    Un abrazo querida Nuria🙂 .

    • zambullida Says:

      Esclavos de nada, Joaquín. El éxito es sólo ilusorio; el éxito lo decidimos nosotros con independencia del resultado. El intentarlo ya es un éxito; sólo fracasa quien se cruza de brazos.

      Saludos!!

  3. Miss Poessía Says:

    ¡Hola, Nuria!
    Siempre es un placer regresar por aquí y leer tus interesantes reflexiones, es difícil hoy en día encontrar personas que sientan curiosidad por la vida y compartan sus pensamientos con los demás. Muchas gracias por compartirlos, son muy enriquecedores…
    Coincido plenamente contigo en la metáfora de la batuta y resulta irrisorio lo que comentas de que, cuando erramos, ponemos cientos de excusas y culpamos a agentes externos, en lugar de mirar hacia nosotros mismos. A este respecto viene muy bien una frase de un poema de William Ernest Henley que creo que está muy relacionada: «Soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma». Muy bonito, de verdad. Espero regresar pronto…
    ¡Un abrazo!

  4. guelgar Says:

    La verdad es que cuando damos consejos y no le funcionan nos arriesgamos a que nos lo echen a la cara,pero cuando se dan por dar una salida y de corazón, la conciencia se queda tranquila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: