¿Quién teme al lobo feroz?

imageMe acordaba esta mañana de aquel estribillo de la cancioncilla de los «Tres Cerditos»— “¿Quién teme al lobo feroz, quién teme al lobo feroz?”—, y pensaba que todos tememos a un lobo en particular, a aquel que suelta improperios y dentelladas y arrambla con todo; destruye en unos minutos lo construido a lo largo de años y llega, por ello, a desquiciar. He comprobado, sin embargo, que el miedo de esa pavorosa criatura es mayor que el mío y que su poder se sustenta en mis reacciones y en mi percepción de la realidad. Si me arredro ante él, se fortalece; si le hago frente usando sus propias artimañas, su ira se desata y apecho con temibles consecuencias. Conclusión: evitar enfrentamientos, dar la razón a quien no la posee y adoptar, en definitiva, una postura de cordial indiferencia. Cuando no sucumbes a las provocaciones y adoptas una actitud estoica, la mente se fortalece: cuenta con sólidos argumentos, pero se reservan para causas más sensatas. Esta postura concede poderío porque implica control sobre uno mismo, sobre esas  emociones que se empeñan en dominar el panorama para arrojarnos en brazos de la rabia y de la sinrazón. Por añadidura, el «estoicismo» trae consigo paz y mucha alegría. Las risas brotan sin cesar, al sortear las trampas, y el júbilo expulsa de sopetón el amasijo de tonterías que puebla a veces la cabeza. Me uno al coro de los tres cerditos: ¿quién teme al lobo feroz, quién teme al lobo feroz?

P.D.: ¡Viva San Fermín!

Anuncios

10 comentarios to “¿Quién teme al lobo feroz?”

  1. flori Says:

    Me ha encantado Nuria tu planteamiento, la actitud estoica puede parecer aburrida y por lo menos a mi me parece difícil de lograr, pero vaya que es la mejor actitud ante tanta tontería que se cruza por la mente y el camino. Me gusta …
    Un abrazo querida Nuria.

    • zambullida Says:

      Es ciertamente difícil y a días resulta imposible, pero es la más sabia de las actitudes, la que menos desgasta y la que más alegrías depara. Un abrazo de vuelta.

  2. Susana Says:

    Enfadarse sólo perjudica a uno mismo. Un beso.

  3. Miss Poessía Says:

    ¡Hola, Nuria!
    Primero que nada quiero decirte que es un placer haber descubierto este rinconcito, es difícil encontrar lugares en la red que hagan reflexionar y que tengan buenos textos así que espero pasar por aquí a menudo…
    En cuanto a la entrada, coincido plenamente con lo que has escrito: creo que esa actitud ante la vida, ese estoicismo, es lo más adecuado cuando surge un problema. Siempre he pensado que la indiferencia es la mejor arma ante lo que nos sucede. Yo también me uno al coro de los tres cerditos jeje.

    Un saludo 😉

    • zambullida Says:

      No se trata tanto de indiferencia, porque todo repercute sin querer, como en tomar la decisión de que aquello que nos disgusta no nos haga perecer y adoptar una actitud errónea que no haría sino menoscabarnos. Gracias, querida, por tus hermosas palabras; la reflexión, me temo, no está en alza.

      Pásate siempre que desees, Miss Poessía. Bonito nombre el tuyo, por cierto.

  4. almaterrena Says:

    ¡Totalmente de acuerdo! El desapego nos permite liberarnos, poco a poco, de las emociones que tanto nos perturban a veces. Un saludo.

  5. Lola Caos Says:

    Me gusto mucho tu articulo leerte es grato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: