Hablar conmigo misma

Son tantas las tareas que acometo a diario para sacar adelante esta literaria carrera mía que voy a acabar enfermando. Ayer salí de casa con un zapato negro de piel en el pie izquierdo y otro beige de ante en el derecho. Me acerqué al pueblo de esta guisa y con unos pantalones perforados en el muslo con un descomunal siete; los uso para trabajar por su comodidad y nunca los saco a pasear y menos con estos fríos.C. Dior Me metí en la cama y caí en la cuenta de que se me había olvidado ducharme. Pese a tener cristales nuevos, la vista se me cansa en seguida y tras cuarenta y cinco minutos de lectura, me siento como si hubiese recorrido un maratón; la fatiga ocular me la está ocasionando el estrés. Anoche apenas dormí… Son signos lo suficientemente preocupantes como para reflexionar sobre esta frenética actividad mía. Afortunadamente, cuento con gente muy buena que me cuida, que se interesa y se ocupa de mis asuntos como si fueran suyos. Veo alrededor mío relaciones muy superficiales, en las que apenas hay desencuentros. Los encontronazos más dolorosos los he tenido con aquellos a los que amo. Esas diferencias, en vez de distanciarnos, han aquilatado amistades valiosísimas que espero perduren hasta el fin de mis días. Entretanto, he de hacer algo para detener esta masacre de mi cuerpo y de mi espíritu, he de volver a los viejos usos, a la contemplación y hablar más conmigo misma.

Mi corazón me abandonó y tengo necesidad de hablar conmigo mismo, es decir, con mi otro yo.

San Bernardo

P.D.: Gracias a todos los que me apoyáis, gracias a los que me soportáis. Os quiero muchísimo.

34 comentarios to “Hablar conmigo misma”

  1. joaquinsarabia Says:

    “Hablo con el hombre que va conmigo” como decía el poeta, nada más sano que hablar con uno mismo sobre sus cosas, las cosas de los dos.
    Un Abrazo Nuria🙂 .

  2. Dolega Says:

    Hay que saber cuando parar, porque sino tu cuerpo te hará parar en seco.
    Besazo

  3. Maria Says:

    Todos tenemos despistes, no somos perfectos, pero hay que escuchar a nuestro cuerpo y mente para saber cuándo nos dice: ¡basta!

    Un beso.

  4. Susana Says:

    Es estrés es mala compañía. Un beso.

  5. bypils Says:

    Lo mejor es que lo tienes claro.
    Uno para y tiene una conversación seria consigo mismo. Mejor con un café calentito o un té de rosas. Según preferencias.
    Besos!

  6. Stella Says:

    Yo le llamo la señora de adentro. Cuando te avisa que te hagas de un sitio, de un momento, es porque verdaderamente lo necesitas.
    Un fuerte abrazo Nuria.

  7. Dessjuest Says:

    Lo de los zapatos apenas tiene imortancia, piensa que puedes crear hasta tendencia, lo jodido es lo demás, pero tu misma eres consciente.

    Ánimos querida.

  8. Chojesús Says:

    Vamos a ver. ¡Cómo demonios tengo que deciros que hay qué relajarse un poco! Mírame a mí, sufriendo las consecuencias.
    Por favor, tómate las cosas con un poco más de tranquilidad, priorisa, si puedes, y si no, pues mañana será otro día.
    ¡Más sustos no, por favor! Ah, es una orden. ¡Se acabó!
    Un abrazo fuerte!!

  9. Jubilada En Acción! Says:

    Te entiendo perfectamente, alguna vez me he sentido así. Cuídate y un abrazo!

  10. annefatosme Says:

    Así es, los mayores desencuentros los tenemos con la gente a la que amamos, en cuanto a los despistes vestimentarios…me caen bien los que los tienen!
    Un abrazo

  11. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    LO DE LOS ZAPATOS ES PROPIO DE PERSONAS SABOAS, TAMBIEN EL REVOLTIJO DE IDEAS EN LACABEZA Y EL SASOSIEGO QUE LES LLEVA A ESA HIPERACTIVIDAD, EN CUANTO A LOS OJOS CUIDATELOS COMO ORO EN PAÑO, TE LO DIGO POR EXPERIENCIA, ME ENCANTA LEERTE Y DECIRTE QUE GRACIAS A TI ALGUNOS PASAMOS UNOS BUENOS RATOS CON LA LECTURA DE TUS POSTS, GRACIAS ATI NURIA, UN ABRZO

  12. rubengarcia Says:

    Florear en demasía cansa, elaborar rosas de diferentes colores, más y reunir fuerzas para enfrentar el extremo del clima y los nocivos, casi la agonía. Un respiro en silencio, el diálogo interior y una mirada larga a las bellas cosas del recuerdo, es una excelente vitamina… besos

  13. inspiracion1971 Says:

    A veces, es bueno descansar. Tus reflexiones.. teñidas con dolor de ayer, pero con luz de esperanza en el hoy. Ánimo. Besos🙂

  14. tomae Says:

    No te preocupes mi pequeña saltamontes… el otro día pagué en la zona azul pero olvidé poner el tiquet en el parabrisas del coche, también entré a pagar la gasolina pero luego no llené el depósito, y otra vez saqué a pasear al perro y lo perdí. Lo de zapatos, trajes cambiados y corbatas atrapadas en la destructora de papel es pura anécdota…

    Supongo que tendré que aprender a hablar con migo mismo “más bajito …”

    Besos Zambu!

  15. juana Says:

    Las mejores conversaciones siempre se mantienen con uno mismo.😉 Un abrazo, Zambullida.

  16. viajeromentaliajeromental Says:

    ¡Ay, el dichoso estrés! Un día te cuento mis propios “daños colaterales”, pero con una condición: que sea para reirnos juntos.
    Tu vida está llena de esperanzas que se van convirtiendo en realidades. ¡¡Gracias a tí por todo lo que compartes!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: