Ristras

Al mediodía me derrumbé, nada ya podía. M. me llamó para interesarse por mí y la serenidad se asentó en esta disparatada mente mía. Hasta ese momento sólo había sentido deseos de dormir, de no vivir. Emil Nolde Flores blancasPreparé un gazpacho, recogí un poco y hablé con C., meses hacía que no sabía de ella. Su idea de pasar unos días de verano en Valladolid me pareció fantástica; le prometí que de seguir en esta casa, tendría rosas frescas en la mesilla. Nos conocimos años atrás en un supermercado de NYC, mientras ella se sobreponía a un desencanto y yo pergeñaba en un apartamento de Manhattan el que luego sería mi primer libro. Recuerdo aún ese almuerzo en Bryant Park, comida japonesa y té helado. Mentiría si dijera que nuestra relación ha sido idílica. Ha habido tensiones y desacuerdos; las dos expresábamos nuestras emociones sin tapujos, aunque ella me adelantara un buen trecho, de ahí que un día le enviara un correo tremebundo en el que afloró la ristra de reproches acumulados. Supo leer mi dolor en esas insensatas líneas y me mostró su rostro más amable. Tengo buenos amigos y me ha costado verlo. M. quiere comprarme unos cristales nuevos; según ella, es ridículo que una escritora abandone sus escritos por falta de visión y de dinero. Esperaré a un nuevo veredicto médico y a la vez ejercitaré los ojos, aunque resulte agotador. Estoy deseando estrenar el vestido añil que ella misma me regaló tras una comida con un amigo madrileño que corrió hacia el AVE sin café ni postre, con un «tupper» de arroz con langosta y un ejemplar dedicado de «Carta a Hedda y algunos cuentos». Es un atuendo sencillo, campestre y provenzal, casa bien con mis sombreros veraniegos y conmigo. Me ha dolido el brazo derecho a causa de los pinchazos del martes; me he mirado los diminutos hematomas con desconsuelo y he hecho cómo los niños, me he besado mí misma, a las marcas que dejaron las agujas, la impotencia, el desamparo, la soledad.., a esa mujer que ríe y llora a un tiempo y a la que todavía se le resisten el amor y la frustración.

Anuncios

Etiquetas:

32 comentarios to “Ristras”

  1. alfonso Says:

    Xoer, enternecedor..pequeña…

  2. Nieves Says:

    Es que me quedo sin palabras cada vez que te leo… Destilan tanto dolor…
    Un abrazo Zambu.

  3. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    TODO PASA Y LUEGO QUEDA EN EL OLVIDO, LO PEOR ES EL MOMENTO DEL SUFRIMIENTO , SE QUE ERES FUERTE Y ME BASTA, SI NECESITAS ALGO YA SABES A MANDAR, UN FUERTE ABRAZO

  4. bypils Says:

    Siempre bello …
    un fuerte abrazo,Zambu

  5. albertodieguez Says:

    Siempre los autobesos resultan senadores.

    Para mayor refuerzo te mando los míos.
    Muchos besos.

  6. tomae Says:

    …Nosotros preparamos el gazpacho comprándolo en el Supermercado, adquirimos aquellos que van envasados en cartón …Te digo la marca? …mejor no (pero tiene que ver con los valles) …Como la preparación es sencilla -solo hay que darle a la rosca que hace funciones de tapón- a veces, nos esmeramos más en prepararlo (sobretodo si hay invitados) y para el caso preparamos unos “picatostes” con trozos de huevo duro, tomate troceado, cebolla y pimiento (rojo) …añadimos un poco de buen aceite al gazpacho, y para que este bien fresquito unos cubitos de hielo; no esta de más unas gotas de vinagre.

    ¿te vienes a cenar Zambu? 😉

    • zambullida Says:

      La mejor marca de gazpacho, la más natural es Helios, aunque ya no sé si lo siguen haciendo. El tomate frito de esta marca es el que más se asemeja al casero.

      Contesto tarde, tomae. Me perdí la cena, supongo.

  7. joaquinsarabia Says:

    Tú lucha puesta por escrito en éste lugar se va a convertir en sitio de referencia para buscar lo bello entre la desazón y los obstáculos.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

  8. susana Says:

    Me alegro de que tengas buenos amigos. Un beso.

  9. juana Says:

    Melancolía en tus palabras y en la música…Hermoso.

  10. Camino Says:

    Me conmoves siempre …

  11. Maria Says:

    Me gusta leerte, nos haces sentir más cercana a ti, pareciera como si tu blog fuera un diario, me gusta… me gusta leerte.

    Un beso.

  12. Concha Huerta Says:

    Pobre Zambu, cuidate mucho!!! un abrazo

  13. rubengarcia Says:

    Buen texto donde la prosa se lee con facilidd y uno encuentra en una brevedad un caudal de emocones, si me dijer con cual me quedo, es haye en el fondo una gran soledad… un abrazo amiga y bella tarde noche tengas en la amada patria Rub

  14. diariodeunatreintaneradesubicada Says:

    Cuando iba a sesiones de coaching (terapia hablando en cristiano) mi coach me enseño que es bueno besarse, autoabrazarse o simplemente pasarse uno mismo la mano por la cara en señal de cariño. Cuando me ponía a hacerlo me sorprendía: realmente me gustaba y me sorprendía lo poco cariñosa que era conmigo misma. Fue un aprendizaje agradable…

  15. annefatosme Says:

    Melancolía y lucha, melancolía y lucha. Así es a menudo la vida. Y también alegría con tu carta a Hedda.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: