Manantiales

Vivimos y morimos como desconocidos por ese miedo a ser uno mismo y por ese no querer traspasar el velo de las apariencias y contemplar al otro en su verdadera dimensión. El individualismo se ha extendido de tal modo que duele ver cómo unos y otros viven al margen de alegrías y penas ajenas, como si sólo sirviera lo suyo y el prójimo no aportara sustento. Joaquín+Sorolla+Detalle+de+El+jardín+de+casa+Sorolla,+1918La necedad y el egoísmo encogen el corazón y lo acaban fosilizando; si se añaden unas gotas de envidia, el cóctel resulta letal. Lo percibo de tal manera a mi alrededor que el alma duele, duele mucho. Vivimos en un encierro perpetuo al que no dejamos a nadie asomar, como si temiéramos que las vergüenzas salieran a pasear sin permiso y no regresaran jamás ¿Cómo se puede sobrevivir al día a día ignorando al otro? ¿Cómo existir sin amar? El panorama es tan atroz que cuesta no pregonarlo a los cuatros vientos; tal vez habría que aceptar y callar, no sé. Resulta difícil no preocuparse por el hombre en su totalidad siendo éste criatura y a un tiempo imagen del Creador, siendo su meta la felicidad y la contemplación de la verdad y de la belleza. La oscuridad ha calado hondo, muy hondo. No son negruras densas e impenetrables, sin embargo. Llegan a ellas los brillos plateados de las estrellas y la luz serena de la luna. La vida aun en sus profundidades sigue siendo pura como esas brisas que traen nuevos aromas en los que prenden por igual la frescura y la embriaguez y todo sigue también impregnado de inteligencia, orden y cielo aunque las voluntades parezcan más dirigidas al cautiverio; prisioneras de sí mismas y consumidas por anhelos que trastornan los sentidos y trasladan a un escenario irreal en el que nadie en su sano juicio querría morar. Podríamos ser libres y deambular como esas brisas, con elegancia y ligereza, si permitiéramos que las fuerzas que dormitan en los recovecos del abismo recuperaran los bríos. Entonces siempre sería primavera y no escucharíamos sino gorjeos o borboteos de claros manantiales junto a los que nos recostaríamos para embebernos de alba y ternura. Si el hombre no escapara de sí mismo, todo lo tendría. 

Anuncios

22 comentarios to “Manantiales”

  1. bypils Says:

    Me quedo con esa pureza, que está en el fondo, pero está.
    Ultimamente, me encuentro con gente que me demuestra que aún hay quien se ocupa del otro. Y lo ve, de verdad.
    Hay esperanza.
    Feliz Sant Jordi, Zambu.

  2. joaquinsarabia Says:

    El egoismo es un gran enemigo, el no pensar en los demás es causa de malestar, ¿acaso podemos vivir sin los otros?, seria importante sentir éso para poder vivir y compartir.
    Bello escrito, me ha gustado mucho, enhorabuena Zambullida.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

  3. Juana Says:

    Un texto muy hermoso, Zambullida.
    No nos conviene vivir de espaldas a los otros, no debemos. Las personas que sí lo hacen tienen por delante un arduo y doloroso camino por recorrer, lleno de sufrimiento y amargura. Son personas dignas de compasión.Sólo el amor puede redimirlas.
    Un abrazo.

  4. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    UNA GRAN UTOPIA LO QUE RELATAS, DESGRACIADAMENTE ES COMO TULO RELATAS EN NEGATIVO, OJALA LA OTRA GORMA DE VIDA FUERA LA QUE IMPERARA, UN ABARZO NURIA

  5. starkhuargo Says:

    Gran texto!

  6. enlasnubes Says:

    Como siempre un placer pasar por tu casa 🙂

  7. Dolega Says:

    Precioso texto, como casi todos los tuyos.
    El egoismo y la envidia se expanden como mancha de aceite y lo más triste es que solo daña a quien los alberga en su corazón.
    Besazo

  8. Asun Balonga Says:

    La envidia…tal vez el peor pecado capital…el que más daño hace.
    Un texto espléndido, lo he valorado mucho.
    Gracias y ¡enhorabuena!
    Un beso de buenas noches
    Asun

  9. mara Says:

    Siempre primavera aunque llueva yhaga frío!! Me gusta.

  10. Solsticio Says:

    Me quedo con recuperar los bríos ,con esa música tan alegre que has elegido, elmaravilloso cuadro de Sorolla … GRacias!

  11. inspiracion1971 Says:

    El amor.. la solidaridad, .. existe. Pero vivimos en el mundo de las prisas, de la superficialidad.. y es dificil de apreciar.
    Un beso muy grande.

    p.d. la musica genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: