La belleza de la vulgaridad

Cuando Dios creó el mundo, todo era bueno. Cada cual se reconocía en sí mismo: No anhelaba la luna ser sol y tampoco sentía éste deseos de iluminar la noche, simplemente se aceptaba la misión encomendada del mismo modo que el sencillo jaramargo que engalana de amarillo cunetas y laderas no pretende ser rosa y por ello la vista se alegra en primavera. Jaramargo by ZambullidaCon esa sensatez aspiro yo mirar las cosas y amar hasta lo que detesto pues sólo abrazándolo dejará de herirme. He vivido una de las peores Cuaresmas de mi vida, aquejada por toda clase de males, físicos y psíquicos, que me han dejado maltrecha. Ayer, mientras concluía «Escritos Esenciales» de Thomas Merton,  solté una buena risotada; me reía de mí misma y de esas argucias a las que soy tan aficionada. Algunos rasgos de su personalidad, de ésos que me han traído tantas veces por la calle de la amargura, coincidían con los míos y al leerlo, experimenté una gran liberación; si alguien que compartía mis neurosis había sido admirado por gurús de Oriente y Occidente, no debían de ser mis peculiaridades tan terribles ni execrables. Al fin y al cabo, todo lo humano es hermoso y renegar de esas flaquezas significaría caer en la mentira y en un océano de angustias que suele llevar a la desesperación, tal y como les ocurre a cuantos conscientes de sus miserias han dejado de creer en la misericordia divina. Hay que bucear, pero hay que hacerlo de una manera trascendente para que la «humildad cósmica» se asiente en nosotros y retornemos con ella a ese paraíso que nunca debimos abandonar, pues allí fue construida nuestra morada. Ese padecer que me ha aquejado durante meses ha servido para quitarme una capa más. Quedan aún unas cuantas y deseando estoy desprenderme de ellas para volver a la desnudez inicial, a esa inocencia que nunca ve mal en el otro sólo tristeza, frustración y esa pérdida de rumbo que hace que la persona deje de serlo para convertirse en un soldadito más de ese engranaje en el que todos desfilan al mismo son sin atreverse a alzar la voz, a escuchar, a pensar o a asumir siquiera responsabilidad. Lo más divertido de este asunto es que pese a que lo sobrehumano barnice el alma, uno lejos de sentirse extraordinario, se ve igual de ordinario o incluso más ordinario, halla reposo en la vulgaridad y vuelve a henchirse de porvenir.

Anuncios

24 comentarios to “La belleza de la vulgaridad”

  1. joaquinsarabia Says:

    Quizás un principio de la felicidad pueda ser el conformarnos con lo que somos y tenemos, y el principio de la infelicidad es aspirar a cosas imposibles en la forma de ser y en el tener.
    Un Abrazo Nuria 🙂 .

  2. Nergal Says:

    Pasos cortos para el largo camino y sueños pequeños para la gran ilusión.
    Y por las capas que nos ponemos, somos como cebollas creciendo que día tras día, hoja tras hoja se crea una nueva capa protectora del exterior. Ella con un fin, nosotros por cada sentir que quiebra nuestro propio reconocimiento.
    Abrazos

  3. flori Says:

    No todo lo que se llega a admirar en este mundo es bueno, zambullida. No deberías preocuparte por esto. Todo padecemos flaquezas lo que no quiere decir que sea bello tampoco, sino más bien el ser conscientes de ellas y verlas en los demás sería un camino que nos conduciría a la humildad, en la que comprendemos en que solo en Dios hay perfección…

    Un abrazo 😉

    • zambullida Says:

      En el caso concreto de T. Merton que es a quien me refiero, hay admiración y respeto por mí parte y por la de otros muchos.

      Si el hombre se funde con Dios alcanza también la perfección, flori, pero no es lo habitual, aunque sea más frecuente de lo que pensamos.

      Feliz Pascua de Resurrección.

  4. Susana Says:

    Me gusta lo de la desnudez inicial. La belleza está en lo sencillo. Un beso.

  5. bypils Says:

    Yo, como Susana, pienso en la sencillez. Básica.Pura.
    Esa es la perspectiva correcta.
    Veo que estás a puntito de un estado “Feel so good”. Ya tocaba. Ya llega.
    Un abrazo, Zambu

    • zambullida Says:

      La sencillez es, como dices, la perspectiva correcta.

      Lo del “feel so good” es de momento una quimera, aunque sigo creyendo en lo imposible.

      Feliz Pascua, Bypils.

  6. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    LA VIDA HAY QUE TOMARLA COMO VIENE, ME ALEGO QUE TE VAYAS MEJORANDO TANTO DE TUS DOLORES FISICOS COMO ESPIRITUALES, ME GUSTA COMO EXPRESAS ESTAS CUESTIONES, DE VERAS. IN ABRAZO NURIA

  7. carmensimplemente Says:

    Querida Zambullida, no sabes como te entiendo, a veces me veo reflejada en tus escritos y hoy mucho.
    Mira soy gaviota te sigo desde que te conocí gracias a nuestro querido Osito, pero ahora me quite el plumaje me pesaba mucho sabes? el lastre, desde ahora vendré como lo que soy una simple mujer Carmen…otra cosa me puedes volver a mandar la dirección para lo de tu libro, disculpa pero he tenido serios problemas con el correo y las fiestas y tal, bueno lo espero y sigue haciéndonos sentir cosas tan hermosa
    besote

    • zambullida Says:

      Me alegra, Carmen, que te hayas quitado el plumaje. Tu avatar es precioso, además. Curiosamente: esta mañana estuve hablando con nuestro osito… Te vuelvo a escribir a esta nueva dirección, si te parece. Un abrazo.

      Ya te vuelvo a escribir a esta nueva dirección. Esta tarde o mañana. Gracias por el interés.

  8. bellezacorazon Says:

    EL MUNDO AHORA ES NADA. ME GUSTA Y ME SUSCRIBO PARA SEGUIR AQUI SALUDOS

  9. inspiracion1971 Says:

    Aceptar la vida, no desde la resignación, sino desde la aceptar, y luchar por lo que queremos desde hay, sin falsedad, desnudos.. como esa luna que no quiere ser sol. Besos. .:)

    • zambullida Says:

      Aceptar no implica tirar la toalla, Inspi. Hay cosas que simplemente son, como la luna y el sol, y no hay forma de lograr que la luna caliente y el sol se codee con las estrellas. En cualquier caso, siempre hay que mantener la esperanza y confiar. Mientras, lo mejor es aceptar. Un abrazo.

  10. annefatosme Says:

    Creo que la vulgaridad no existe, la crea el ser humano con su falta de inocencia. Así que, alabemos la inocencia querida zambu y creamos en ella.
    Un abrazo

  11. guelgar Says:

    Yo creo que desde todos los medios nos venden el éxito,como si fuera la felicidad,cuando en realidad al menos para mi la felicidad es saber encontrarse a uno mismo,y saber disfrutar de cada momento en la vida,y si tienes sueños que ellos no te obsesionen si no que te guíen ,pues cuando te obsesionas ,y no eres capaz de disfrutar el día a día por tu sueño y al final te das cuenta de que no has sabido disfrutar de la vida,por un sueño que al final no lo has logrado.
    Por eso ser sencillo y sincero,ayuda a disfrutar mejor de la vida,ser observador,te hace apreciar más las pequeñas cosas,y aprender a sentir sensaciones de los sentidos,hace que sepas disfrutar mejor de lo que te rodea.
    Por eso el mayor éxito es sentir y disfrutar de la vida,no por lo que tienes sino por lo que sientes.y la gente valora lo que tiene pero no lo que puede sentir,pues cuando tienes pero no sientes es como,si fuera un zombi que estas en cuerpo pero no en mente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: