Anunciación

Enciendo la vela que M. me regaló y tecleo frente al portátil con la esperanza de hallar sosiego, de desprenderme de la angustia que lleva tres horas apaleándome. Los cabellos se caen desde hace semanas y no encuentro el modo de asentarlos; tobillos y muñecas se retuercen mientras duermo, o lo intento, y cada mañana recurro a los vendajes. Gentileschi, OrazioHoy amanecí a una hora sensata, pero al rato volví a acostarme: la tensión me provoca migrañas; hasta ahora ni sabía lo que un dolor de cabeza era. Lloro de impotencia y caigo a veces en la desesperación. La esterilidad de este existir mío desfila ante mí con gracejo e impostura y mi miseria material y espiritual me solivianta. Tras la rebelión, regresan las contracturas, los dolores y un cansancio infinito. Ya no vivo, sólo sobrevivo y trato de dar con las fuerzas para sobrellevar este padecer mío. Antes el esfuerzo era recompensado y en cuestión de minutos trastocaba cuanto la mente me enturbiaba por bellos pensamientos. Ahora cualquier menudencia me supone un sobreesfuerzo del que soy incapaz; enderezar un vida a todas las horas resulta inverosímil. Tan pronto me despierto, temo levantarme pues sé que en cuanto salgo de la cama la hiperactividad comienza a hacer de las suyas y la cabeza no para de hablar; es desquiciante. Las Cuaresmas son siempre difíciles, pero este año ha superado a todos los anteriores. Quiero creer que tras este calvario, tras este caminar con una cruz inmensa que me golpea a cada rato, vendrá una nueva vida en la que no haya sólo padeceres sino también alegrías y en la que consiga meter a mi mente, a mi terrible mente en vereda sin tanto trajín, sin tantos empeños pues soy humana y no sobrehumana, aunque espere que lo sobrehumano me salve, pues sólo sólo un milagro me sanará. Descubro que hoy es el día de la Anunciación; la Palabra de la vida se hizo carne para asentarse entre las almas que gimen y mostrarles belleza y eternidad. No parece, después de todo, un día para el llanto sino para el gozo aunque hasta medianoche no me haya percatado de esa poderosa promesa que se expresa en voces hermosas que uno no escucha por estar invadido por una marea de insanos pensamientos.

«La tribulación produce paciencia; la paciencia produce virtud sólida, y la virtud sólida, esperanza.» Thomas Merton.

Anuncios

35 comentarios to “Anunciación”

  1. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    EL ULTIMO PARRAFO DE TU POST LO DICE TODO, NO SE QUIEN ES TIOMAS NORTON PERO LO DICE TODO, ANIMO Y ESTOS DIAS SON PARA DECNASAR, SI NOS DEJAN, UN ABRAZO NURIA Y MUY BUENA SEMANA DE DESCANSO DE CUERPO U ALMA

  2. Nieves Says:

    Uf, siempre me dejas como un mal sabor de boca… no por lo que escribes sino por mi incapacidad para decirte, nada puede consolar tu dolor…
    Un abrazo fuerte!

  3. Alejandro68 Says:

    Fuerza no te ha de faltar, de quienes te sentimos y te pensamos bien. Un fuerte abrazo amiga …

  4. Bypils Says:

    Yo siempre intento auto convencerme que las cosas irán mejor y…creo en lo milagros. Y eso es lo que quiero para ti: que todo vaya mejor.
    Fortísimo abrazo.

  5. joaquinsarabia Says:

    ¿Qué podemos hacer pobres mortales para combatir el dolor?¿cómo podria ayudarte yo, pobre mortal, en tus sufrimientos?, me siento virtualmente a tu lado, te leo y me solidarizo contigo, soy tan limitado que no puedo hacer más.
    Un Fuerte Abrazo querida amiga 🙂 .

  6. Crepuscular Says:

    Al menos el día terminó bien… Me ha encantado el cuadro de la Anunciación, quién lo pintó? Besazo.

  7. juana Says:

    Querida Zambullida, deseo de todo corazón que te sientas un poco mejor que cuando escribiste el post. Es muy duro y difícil lidiar con el dolor pues hay pocos remedios.¡ A ver si esta Semana Santa te dan un respiro las molestias y puedes disfrutar de ella! Un abrazo.

  8. Camino Says:

    Querida alma, abrazo tu sufrimiento. Siento que no es cierto que tu existir sea estéril, cada una de tus entregas tiene en todos los que te leemos una misteriosa fecundidad imposible de calcular. Saberse abrazada y acompañada por los que te valoramos tal vez achique un poquito el peso de tus dolores… Lo deseo así…

  9. mara Says:

    Tambien creo en los milagros

  10. mara Says:

    Se me escapo el comentario… que parece que todos andamos necesitados de milagros. muy bonita la cita.

  11. Dessjuest Says:

    Si te sirve de consuelo en lo referente a la caída del pelo no me ganas, en lo demás pues como dice Nieves, me jode leerte así, más que nada porque no podemos hacer nada para evitarlo.

    • zambullida Says:

      Tu comentario, Dess, me sirve, me ayuda a sentirme acompañada. Estás haciendo algo, pues. Besos, guapetón.

    • zambullida Says:

      Ahora que lo pienso, Dess, un viajecito por Grecia y el Egeo durante el mes de mayo me aliviaría mucho. No digas que no te doy ideas. 😉

      • Dessjuest Says:

        Uy, en mayo en el Egeo hay mucha borrasca, y la situación política no es la mejor para una mujer de tu clase 😀

        Soria está mucho mejor, no te quepa duda, encima casi no hace ni frío.

  12. Maria Says:

    Hola, Zambullida:

    La verdad es que llegar a tu blog para darte las gracias por tu comentario al mío, y ponerme a leer tu texto, que no me esperaba con tanta desnudez interior, con tanta profundidad, con tanta entrega, con tanta sinceridad, narrando cómo te encuentras por la situación que estás atravesando, pues me ha conmovido profundamente, y casi no tengo palabras para decirte, sólo me salen que siento muchísimo por todo lo que estás pasando, Zambullida, pero que a través de tus palabras me haces valorar mucho más la importancia que tiene la vida, ya que, a veces, me quejo por nada.

    No te imaginas lo que me alegra el que me hayas dado la mano a través de tus letras para venir a leerte, y quiero seguir leyéndote alguna entrada más, para lo cual, me quedo entre tus textos, y decirte, que, con tu permiso, te dejo enlazada en mi blog, porque quiero seguirte.

    Gracias, muchas gracias, por haberme traído hasta aquí.

    Un beso.

    • zambullida Says:

      Parece que la profundidad es la especialidad de la casa, María 😉

      Si mis palabras, pese al dolor, sirven a otros es que el sufrimiento no es en balde y eso reconforta. Por lo general, tendemos a ser quejicas.

      Sé bienvenida a esta casa mía tan sencilla, María.

      No fue casualidad que ayer deparara en tu blog. Nada ocurre porque sí.

      Disfruta de las procesiones y del descanso. Me voy a comer y a la Misa Crismal. Besos.

  13. annefatosme Says:

    El dolor se combate con la esperanza, para mi la esperanza es azul claro como el manto de Maria, como un cielo de primavera. Ánimo, pronto se acaba la cuaresma.
    Un abrazo

  14. Dolega Says:

    Preciosa, ¿Has considerado la posibildad de la acupuntura? ¿La has probado?
    Besazo inmenso

  15. Merchi Says:

    ¿Que puedo decirte? Siento mucho que te encuentres así y espero de todo corazón que pronto estés bien. Un beso enorme, guapa.

  16. Explorador Says:

    Mucho ánimo, y te deseo todo lo mejor…cuando menos lo esperes, encontrarás algo lleno de luz 🙂

  17. tomae desde otra ubicación Says:

    Feliz Pascua de Resurrección Nurieta !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: