Compañeras de realidades

Elie SaabÚltimamente estoy recibiendo apoyos de amigas de la infancia, a las que apenas veía desde aquellos lejanos años escolares. Es curioso: pese a llevar más de una veintena de años sin charlar, una se reconoce en la otra y comparte de otra manera porque sabe que ella también sabe; a estas edades ya hemos vivido y los juicios ocupan menos espacio. Es muy hermoso sentirse acompañada y alentada en el caminar y comprobar cómo se respira de un modo parecido, aunque a primera vista parezcamos distintas. Carga cada una con su propio fardo y entiende la desazón de la otra, así que si entra la llorera, coges el teléfono, lloras y cuentas como si el tiempo no hubiese transcurrido; el cariño no se fue, se aletargó. Cuando ya nada se espera, resurgen de pronto estos afectos que encajan de una manera asombrosa, sin esfuerzos, sin florituras. Tal vez a estas alturas seamos más libres y no se requieran máscaras ni falsos artilugios. Parece sencillo agradar a todos, pero a la larga el precio a pagar es muy elevado. Cuando se vive en la irrealidad —fuimos creados libres para ser reales o irreales—, llega un momento en el que la vida abruma y entonces se precisa echar mano de la verdad, pero ya resulta difícil hallarla. Ser fiel a uno mismo implica una cierta dosis de angustia, pasear por sendas extrañas que nos hacen temer lo peor, pues lo incierto siempre amedrenta, asumir riesgos, desgarros y un buen puñado de lágrimas. Si evitamos este sendero, no alcanzaremos esa plenitud que anhelamos y por la que el alma suspira a cada rato. Sólo disfrutaríamos con timidez de unas pocas migajas de esos manjares que nos esperan, pero para degustarlos, hay primero que transitar por caminos enfangados y cubrirse de lodo. Sobre la mentira nada se construye y con la falsedad a cuestas, uno se pierde esa luz suave, cálida y paciente que ilumina los corazones más pesarosos y trueca las penas por gozo. El ahogar la voz de la conciencia conlleva funestas consecuencias; la realidad es sagrada y no conviene despreciarla.

«La verdad está por encima de cualquier dolor.» Dostoievski.

Anuncios

30 comentarios to “Compañeras de realidades”

  1. Dolega Says:

    Es hermoso cuando te reencuentras con gente que estuvo en tu vida de niña. Creo que la madurez le da a uno un aplomo que te permite disfrutar de las relaciones sin tanto convencionalismo.
    A mí nunca me gustaron. Creo que las relaciones, para ser sanas, tienen que ser naturales.
    Besazo hermosa

    • zambullida Says:

      Depende del carácter, Dolega. Hay quienes han vivido siempre bajo el yugo del convencionalismo y, claro, les cuesta desprenderse de él. Ser diferente del entorno conlleva un precio que no todos están dispuestos a pagar y ser uno mismo no resulta fácil. Lo veo todos los días. Nada hay más sano que la naturalidad, Dolega. racias, niña.

  2. lambertus cegatus Says:

    UES ES VERDAD, HAY UN MOMENTO EN LA VIDA QUE EMPIEZAS A RELACIONARTE CON GENTE QUE TIVISTE AMISTAD EN TIEMPOS LEHANOS, NO SE QUE DECIRTE DE ESTO, NO SE SI ME AGRADA O NO ME AGRADA, TAL VES SEA POR MI EDAD T AUNQUE TENHO EL CORAZON DE UN HOVEN ME FUELE EN EL ALMA ENCONTRARME CON GENTE DE MI EPOCA QUE YA PIENSAN COMO VEJESTORIOS, LO YUTO ES DIFRENTE PIES ERES JOVEN U EN FINITIVA YAMPOCO HA PASADO TANTOS AÑOS, HAY QUE TOMARSELO COMO VIEN Y PUEDE LLEGAR A SER GRATIFICANTE, UN ABRAZO NUROA

  3. Nieves Says:

    “Ser fiel a uno mismo implica una cierta dosis de angustia”
    Hacia tiempo que no oia (leia) una frase tan cierta, real, dolorosa…
    Aceptar el hoy, la realidad, resulta duro.
    Hoy me has dado mucho en que pensar.
    Besos desde mi infierno!

  4. Susana Says:

    Me alegro de que cuentes con tantos apoyos. Un beso.

  5. juana Says:

    Ser fiel a uno mismo es escuchar siempre esa voz interior que nos marca la dirección de nuestra vida, y darnos la importancia que nos merecemos. A veces el camino marcado está lleno de dificultades, pero es el que hemos de tomar. Muchas voces externas intentan manipularnos, controlarnos, cambiarnos el rumbo, aconsejarnos cómo vivir…Pero tenemos tan poco tiempo que no podemos permitirnos el lujo de malgastarlo en intentar acomodarnos a lo que nos marquen los demás. Estoy contigo: ser fiel a uno mismo implica angustia pero es lo único que puede salvarnos del vacío.
    Un abrazo, Nuria.

    • zambullida Says:

      Cada uno debe seguir su propio camino aun a costa de desviarse de los senderos más concurridos, aun a costa de toparse con dificultades. Esa fidelidad y esa libertad nos libera, como bien dices, del vacío. Es estupendo tenerte aquí, Juana.

  6. joaquinsarabia Says:

    Lo que es verdad no podemos esconderlo con la mentira, es verdad, el buen camino es aceptar y buscar nuestra verdad y la verdad de la vida, por dura que ésta pueda resultar al final compensa.
    Un Abrazo, querida amiga 🙂 .

  7. Explorador Says:

    Me encanta tu idea de la libertad, la verdadera. Y como la enlazas con la verdad. Hay un fuego antiguo que debiéramos contemplar más. Un beso 🙂

    • zambullida Says:

      Ese fuego del que hablas interpela al corazón y a la conciencia y nos hace buscar lo que nos nutre. La verdad y la libertad van de la mano; ¡no podría ser de otro modo!

  8. Ana azul Says:

    A veces encontramos lo que creíamos perdido. Tú misma has podido comprobar que esas amigas que creías perdidas, han vuelto a tu vida. Besos
    Ana

  9. Merchi Says:

    Las redes sociales están haciendo que mucha gente que creías perdida vuelva a tu vida de nuevo. Es muy bonito por eso que dices, porque con la edad hemos aprendido muchas lecciones sobre la vida y la amistad ahora es más sincera y cómoda. Yo he recuperado a muchos amigos así. Me alegra que tú estés bien con los tuyos y te aporten muchas cosas buenas.

    • zambullida Says:

      Por lo general, hay más sinceridad y menos impostura. También yo me he topado en FB con antiguas amistades. Internet, bien utilizado, es una preciosa herramienta.

  10. annefatosme Says:

    Así es la amistad verdadera, no necesita de adornos ni de máscaras. Aunque sea una banalidad decirlo, es un tesoro. Consérvalo como oro en paño.
    Un abrazo

  11. Luisa Angela Says:

    Quizás a estas alturas, estamos cansados de nadar, tras una ilusión que se ha mostrado, contra corriente, cada uno en nuestro rio particular, pero todos en el mismo viaje, el de la vida.Es ahí donde todos nos entendemos, y con una determinada edad, ya no nos importa mostrarte tal cual somos.
    Bienvenidos todos a la edad adulta de la vida.

    • zambullida Says:

      La vida es un viaje, Luisa. Hay trayectos más solitarios y otros más concurridos.

      Me gusta lo de “Bienvenidos todos a la edad adulta de la vida”.

      Un fuerte abrazo.

  12. camino Says:

    que don tan enorme el que Dios te ha dado para poder expresarte con tanta hondura como lo hacés, disfruto mucho tus entradas, desde mi silencio te acerco un gracias bien sentido

  13. Dessjuest Says:

    La infancia y adolescencia crean lazos que parecen rotos pero que ahí están para siempre, hace unos meses se mató una chavala que uno conocía de esos años, hacía mucho tiempo que ni la veía, pero me dolió y mucho.

    De todas maneras para que se de ese grado de comunicación y confianza con la gente del pasado es necesario que esos lazos estuvieran bien construidos, y se construyen bien y más fuertes cuanto mejores son las personas que unen, tú eres buena persona, se nota, supongo que tendrá que ver mucho.

    Yo me alegro mucho de lo que cuentas, normalmente cuando cuentas cosas más tristonas uno lo siente, yo lo siento digo, es difícil de creer, no nos conocemos de nada y eso, pero contigo siempre tuve un sentimiento especial desde que leí cosas hace mucho tiempo que no me gustaron nada, sufrimientos y cabronadas padecidas, no me gusta ver una mujer pasar por esas cosas y siempre logran que empatice con ellas mucho.

    Lo dicho, tú recuerda que cuando te den un premio literario has de mandarme un jamón para festejarlo 😀

    Besos querida.

    • zambullida Says:

      Esos vínculos se crean, es cierto.

      No cuentes con el jamón, hazte a la idea desde ya mismo. En cualquier caso, dudo mucho que me concedan un premio literario.

      Esos sufrimientos, aunque sean en otro escenario distinto, los viven las víctimas del terrorismo, amén de otros muchos padeceres. La sociedad, en vez de apoyarlas, las señala con el dedo acusador.

      • Dessjuest Says:

        Bueno mujer, una paletilla, mientras tenga negra la pezuña no nos vamos a poner tiquismiquis, sobre lo que comentas pues es cierto, es otro escenario, igual sufrimiento, pero estas, las víctimas del terrorismo, tienen más presencia en la sociedad, muchas mujeres sufren a diario durante años y mueren y solo son una más a engordar la cifra de muertes al año.

        Ojo, no quiero comparar sufrimientos ni mucho menos, solo dejar una opinión personal, el sufrimiento anónimo por ser anónimo, para mí es atroz.

        Besos reina.

      • zambullida Says:

        Besos.

  14. lagaviotaconamor Says:

    Que bien canta esta chica del video me encantaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: