Luces y farsas

Las cuestiones que suscita el existir son osadas y descaradas pues sólo prestamos atención a lo que provoca, a lo que enfurece, a lo que trastoca los endiablados planes que suelen ir cargados de pólvora y explotar como los petardos en el momento más inesperado, en el que acariciábamos la siesta o la modorra, para encresparnos y sacarnos de ese sopor en el que de un tiempo a esta parte nos hemos instalado, en el que hasta recurrimos a la tecnología para dar el pésame a un amigo o para recordar su onomásticaresaca emocional. Nos hemos convertido en robots programados que felicitan las Pascuas a diestro y siniestro y envían mensajes cargados de buenos deseos que sólo se quedan en intenciones, y es sabido que no cuentan sino los hechos. Esas palabras bonitas sin la compañía de un sincero deseo de bien suenan como el hilo musical de las salas de espera, prescindible y anodino sobre todo para los amantes del silencio. Las Navidades con sus luces y sus brillantes espumillones resaltan más las miserias que nos adornan, como el carbón que los Reyes Magos traen a los niños malos y que en los estantes de las confiterías se codean con delicias más coloridas. Si no hubiese oscuridad, no apreciaríamos la luz; si no hubiese fealdad, la belleza no seduciría. Es más que un semblante hermoso, es una mirada limpia, un anhelo de amar y de servir, un ansia de bien, de bien en abundancia que cubra la tierra entera; no sirven la cirugía ni el bótox ni esos saludos huecos en los que no hay alma, en los que la vida se ha ido perdiendo por las alcantarillas de esta farsa en la que todos participamos. Al menos, aunque el tiempo navideño no haya aún concluido, uno ya se ha liberado de esa vacuidad, de ese aluvión de parabienes por todo y por nada; un alivio para el espíritu que precisa para nutrirse de alimentos más sustanciosos, de guisos bien condimentados. Sin embargo, buscamos respuestas en parajes pintorescos donde uno no se aprovisiona más que de un poco de oxígeno que se agota en dos o tres parrafadas; quizá también temamos interrogarnos sobre los abismos del alma por miedo a ver un reflejo real, y no amañado, de lo que somos. Uno, si no tuviera esperanza, acabaría tirándose de los pelos ante tanta necedad, ante esa gran mentira que todo lo mancha. Menos mal que hay belleza y esperanza en abundancia, menos mal.

Anuncios

28 comentarios to “Luces y farsas”

  1. Nergal Says:

    Parabienes durante todo el año, y en navidad mejor huir de los vacuos y felices deseos. Gastarlos durante la sincera realidad anual es extraña y muy carente hablilidad.
    Bien dices, que ahora toca un descaaso al alma de tan saturada falsa bondad.
    Un saludo

    • zambullida Says:

      La sinceridad y la realidad no parecen estar muy de moda, Nergal.

      En cualquier caso, siempre hay gente que vive estos días de un modo especial, más entrañable, y de una forma sencilla y sincera y aparte de felicitar las Pascuas, colaboran por ejemplo en comedores sociales o echan una mano al que tienen al lado o dedican a un mendigo una bonita sonrisa.

  2. winnie0 Says:

    Tu sabes que en mi casa “Lo que se ve es lo que hay” mi cariño SIEMPRE sincero y mis palabras muy pensadas, ahora llenas de buenos deseos y durante todo el año Un besote Zambu

    • zambullida Says:

      Nadie ha puesto en duda tu sinceridad, Winnie. De todos modos, no hay nadie totalmente sincero y bondadoso. Todos, nos guste o no, tenemos nuestras oscuridades.

  3. juana Says:

    Pues estoy totalmente de acuerdo contigo, Zambullida. Necesito el silencio y la sencillez en mi vida, así que toda la parafernalia de esos días me aturde, me agota. El reparto de buenos deseos ha de ser siempre sincero y, por supuesto, en cualquier época del año.
    Un abrazo.

  4. albertodieguez Says:

    Tienes toda la razón, todo el tiempo Navideño se me antoja vacuo de verdad y lleno de luces que deslumbran la falsedad.
    Quizás nos agota tanta bondad y “parabien” por la sobredosis de estas fechas y porque en el resto del año nos olvidamos de estos sentimientos de dejar el asiento y ceder el paso, para por el contrario si puedo piso y ataco.
    Un saludo

    • zambullida Says:

      A mí me hace unos días alguien, con quien apenas tengo relación, me afeaba la conducta por no desearle feliz Navidad cuando el resto del año evita saludarme. No lo hice, porque no lo vi; yo sí suelo felicitar las Pascuas, porque para mí sí tienen un sentido especial. Él, como es lógico, llevaba unas copas de más.

      En cualquier caso, todos pecamos un poco de exceso navideño. Es una pena que una celebración tan bonita pase desapercibida entre luces, juergas y borracheras.

  5. dolega Says:

    ¿Y porqué pensar que el que es necio y vacuo en Navidad el resto del año va a ser sincero y al reves?
    Creo que la navidad es una época que tiene que tener sentido para quien la siente. El resto debería prescindir de ella. Hay demasidas fiestas y celebraciones para que todo el mundo se sienta feliz, incluso para aquellos que no quieran celebrar nada. 🙂
    Besazo

    • Maizal Says:

      De acuerdo Dolega, redondo. Nuria, comparto el comentario de Dolega, un abrazo!

    • zambullida Says:

      Como dices, hay demasiadas fiestas y se toma la Navidad como un puente más, sólo que más largo. Para los que no tienen familia, es una época complicada y de ahí que muchos las odien o salgan, si el bolsillo se lo permite, despavoridos hacia otras latitudes. No es de extrañar.

      La mayoría, como has apuntado dolega, no sabe ni qué celebra, sólo que hay que estar alegre a toda costa, de ahí las copas de más, y comprar regalos, pero sin entender el verdadero sentido de estos días ya pasados..

  6. Susana Says:

    Me molestan sobretodo las campañas de solidaridad en estas fechas, como si los pobres no lo fueran todo el año… Un beso.

    • zambullida Says:

      A mí no me molestan. Si uno siente una verdadera y genuina alegría, es más probable que se pare a pensar en el sufrimiento del otro. Eso sí: los pobres son pobres todo el año.

  7. LAMBERTUS CEGATUSL Says:

    ESTE ESCRITO ES UNA RERALIDAD EN DODO SU CONTENIDO, LOS HUMANOS PECAMOS A VECES TANTO POR ESXCERSO COMO POR DEFECTO DE ESTAS SITUACIONES, ES MU DIFICIL LLEGAR A SABER CUANDO EL MUNDO ES SINCERO O POR EL CONTTRARIO SOM PAMPLINAS, UN ABRAZO NURIA

    • zambullida Says:

      Hay, por supuesto, sinceridad. Hay de todo, Lamberto. No obstante, da pena que unas fechas tan bonitas no se aprovechen para hacer feliz al otro, aunque se trate de un desconocido.

  8. Concha Huerta Says:

    Belleza y esperanza en abundancia. El mejor deseo para este año que comienza. Un saludo

  9. annefatosme Says:

    Luces y sombras, luces y farsas, así es la vida. Pero cuando llegan épocas de sombras cuanto nos reconfortan las luces amigas. Gracias, Nuria.
    Un abrazo

  10. Ana azul Says:

    Belleza, deseos verdaderos de paz, amor y buena voluntad siempre han existido, gracias a Dios. Besos
    Ana

  11. flori Says:

    Hola Zambullida, bueno leyendote así como hoy, esto que dices es lo mismo que me sucede, o parecido, en cuanto empiezo a mirar las noticias por la mañana y la tremendas barbaridades que dicen y ocurren aqui en mi bello país, el cual de paso, no cambiaria por otro…, es triste y hasta se descompone el estomado el mirar las noticias en estos tiempos. Sin embargo, pienso que hay más bondad que mal muchas veces, porque si no amiga, ya no existiria la humanidad.
    De paso, quería dejarte mi mensaje de feliz año! que sabes es de corazón.
    Un abrazo.

    • zambullida Says:

      Coincido contigo, flori. Las luces son más poderosas que las sombras. Si no fuera así, viviríamos en tinieblas. Lo que ocurre, amiga, es que el mal hace más ruido. Feliz año para ti también.

  12. Emily Says:

    Estoy de acuerdo contigo, que estas fechas se han convertido en juerga, comer, beber y gastar. Yo estoy encantada que haya pasado, cada vez me gusta menos la Navidad y no es solamente por la falta de mis padres, es por el consumismo en que esto se ha convertido. No sé si es porque ahora ya soy mayorcita y todo se ve distinto pero si recuerdo de pequeña la Navidades como días muy felices. En fin, volvemos a la normalidad. Cuídate mucho. Un beso muy fuerte.

  13. tomae Says:

    Hoy hablaban de los “Pingüinos” y me he acordado de ti …:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: