Dulce Navidad

Día de horas lentas y quietas, de horas ya invernales. El sosiego de los campos de Castilla siempre acude en mi auxilio y tras el paseo, el descanso se ha ido aposentando en el alma a lo largo de la tarde. He sacado alientos de aquí y de allá y la esperanza —al despreciarla, se había ocultado— ha comenzado a hacer de las suyas colándose a través de las lecturas de la misa, de los manidos diálogos de esas películas navideñas que acaparan la pequeña pantalla y de un libro en el que he podido, pese a tanta carga como llevaba, sumergirme. Watering Daffodils - William Henry MargetsonUna luz nueva pugna por abrirse paso entre las tinieblas a las que en las últimas semanas me ha condenado un desarreglo hormonal que cada día me sorprende con nuevas diabluras y contra el que ni sé qué idear. Ese Espíritu que recorrerá esta Nochebuena la tierra abrazará a los hombres de bien, aun cuando las conductas no sean intachables, a quienes, pese a no siempre entender, se agarran al Misterio aunque la fe sea endeble, porque con un mero acto de confianza las penas se truecan en júbilo y se sabe que esas promesas que una vez se nos dieron fueron algo más que palabros para llenar huecos. La débil carne que flaquea a cada rato se robustece con esos vahos con los que la Navidad empaña los cristales en donde se guarda el alma y ésta, que todo lo había abandonado y vivía ya sin saberse a sí misma aun siendo todavía, reverdece como la primavera, con esa verdina fresca y rutilante que engalana la vida tras el invierno, y vuelve a ser consciente de quién es y de lo que de ella se espera. Entonces se desea envolverse en un manto de pulcritud para que nada la manche de nuevo, para que en estos días luzca como nunca, recién almidonada, aunque no haya luces, ni árboles cargados de regalos; a veces estos destellos en vez de ayudar, lo estropean más pues sus brillos son falsos y enmascaran a la luz verdadera que en ocasiones se refugia en el calor del estiércol, donde no hay bolas navideñas ni delicados manteles ni champaña. Celebro estas fechas sin familia, sin amigos, sin turrones, sin paquetes, sin sabrosos guisos…, pero no estoy sola porque la Navidad, que es lo único que en estos días de verdad importa, no ha pasado de largo, sino que está invadiendo mi humilde morada ¿Existe acaso mejor regalo?

P.D.: El post fue escrito anoche ¡FELICES Y SANTAS PASCUAS!

Anuncios

24 comentarios to “Dulce Navidad”

  1. winnie0 Says:

    Que la Navidad y esta noche te dén calor mi querida Zambu Un beso enorme

  2. tomae Says:

    Feliz Navidad Zambu!!! 😉 siempre …Nurieta.

  3. joaquinsarabia Says:

    El espíritu de la Navidad nunca te abandonará porque mora en tí.
    Feliz Navidad Zambullida y felicita también a Núria 😉 .

  4. Candelaria Says:

    Querida Nuria: Felices Pascuas y un abrazo fuerte!

  5. diariodeunatreintaneradesubicada Says:

    Feliz navidad zambu!! que tengas paz y alegria en esta noche

  6. LAMBERTUS CEGATUSl Says:

    ESE ESPITITU ES EL QUE TE MANITIEN EN LO MAS ALTO, GRACIAS A TU CORAZO Y TU BELLEZA INTERIOR, ESPERO QUE LO PASES LO MEJOR POSIBLE EN ESA SOLEDAD QUE COMENTAS Y QUE SEAS FELIZ, DE CORAZON UN ABRAZO

  7. Nieves Says:

    Tal vez seas de esas pocas personas que aun entienden la navidad (dentro del grupo de los creyentes claro esta) que me da mi que ni ellos saben que celebran…
    Si tu te sientes bien, bien empleada esta este año!
    Un besazo infernal.

    • zambullida Says:

      La Navidad es esto; lo demás es un invento para pasar el tiempo y olvidar las penas. No obstante, el espíritu de estos días invade a mucha gente, aun no siendo creyentes. No obstante, es una pena que muchos niños ni sepan lo que celebran, el porqué de esos regalos y de esas vacaciones escolares.

      ¡Felices y celestes días!

  8. inspiracion1971 Says:

    A veces te puedes sentir solo en la multitud… creo que hay que ir viviendo un poco hacia dentro, y que tampoco hay que forzar las cosas. Lo mejor, lo que expresan tus palabras.. serenidad. La navidad tendría que ir acompañada de palabras como sencillez, amor, meditación, reconfortar… pero esas palabras, tu no las necesitas, porque las transmites perfectamente. Feliz Navidad!!!!

  9. sunsi Says:

    Feliz Navidad, querida Zambu…Dulce como la sonrisa del Niño. Estos días es más fácil porque es pequeño. Que sea así todo el año. Un beso.

  10. mara Says:

    Feliz Navidad, Zambu! Precioso modo de vivir estas fiestas y precioso post, me has conmovido!!

  11. dolega Says:

    Feliz Navidad Zambullida. Tienes razón, el espíritu de la navidad, simplemente necesita ilusión, para resplandecer sobre todas las cosas. El resto, sobra.
    Besazo preciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: