En el desván

Hoy me he dado un capricho; he apagado el despertador y he permanecido entre las sábanas inventándome sueños que curiosamente me han sumergido de nuevo en el mundo onírico, donde he morado hasta casi el mediodía. Allí las rosas, aun marchitas, desprendían fragancias y esos bordes que va marcando el tiempo en sus pétalos las dotaban de elegancia y madurez. No había en aquel lugar vapores insanos, sólo flores y un desván en el que descubría arcones llenos de tesoros, de esos cachivaches que otros desprecian y que yo, como la niña que todavía soy, miraba con asombro. Cuando sin querer recuerdo la congoja que me aflige noto una tristeza muy profunda y un dolor que a ratos me impide caminar; el corazón está malherido. He decido preparar el primer puré de la temporada; antes, con tanto trabajo, apenas tuve tiempo. He añadido a la calabaza y a los puerros una hermosa y fresca hoja de acelga, porque el naranja no acababa de convencerme y así, al meter una pincelada de verde, los colores se mezclan y la crema luce como un prado en primavera. Sé que la pena acabará yéndose, pero llevará tiempo. Seguiré, entretanto, con mis tareas, pero ya de un modo más pausado. El cuerpo, además, se me ha rebelado y han vuelto los vendajes. El dormitorio está ventilándose y en un ratín me adentraré en esa estancia, en la que anoche se cobijaron los sueños, con la vieja escoba de caucho, el recogedor, la bayeta humedecida y el cubo de la fregona. Esos quehaceres cotidianos se me antojan una bendición.

P.D.: Mi lectora más longeva tiene 99 años y ahí sigue, lee que te lee. Su nieta, pese a vivir en Valladolid, prefirió encargar el libro por Internet para lograr esa, para ella, preciada dedicatoria. Muy bello.

El cuadro que adorna este post, «Desván y rosas», es de Ana María Pérez.

Anuncios

32 comentarios to “En el desván”

  1. Juan Says:

    Un cuartito con todas las flores de la memoria. Todos lo tenemos, para refugiar la noche, para acariciar en nuestro silencio los tesoros encontrados, esos más preciados. Los tuyos huelen a rosa madura, los míos a chocolate cálido.

    A mí me gusta el naranja en el puré.

    Un abrazo

    • zambullida Says:

      Ese olor a rosas entró en mi vida hace no muchos años. No me interesan los olores del pasado. Ahora que empieza a helar, se agradece un chocolatito con churros, ¿verdad? Aquí cada loco con su tema.

      No me disgusta el naranja, pero quise inventarme una nueva tonalidad.

  2. Nergal Says:

    La pena volará y sólo quedaran los buenos sueños, las esbeltas rosa y tu esplendorosa disposicíon a saborear y disfrutar los pequeños detalles de la vida, como ese puré.
    Un abrazo

  3. winnie0 Says:

    Y ni te cuento si te despiertas….desayunas y luego te echas de nuevo Un gran beso

  4. joaquinsarabia Says:

    Bellísimo el cuadro que nos reflejas en éste expléndido escrito.
    Un Abrazo Zambullida 😉 .

  5. juana Says:

    Me has cautivado con la descripción de esas elegantes rosas marchitas. Me han recordado las rosas antiguas, las de nuestras abuelas,con aquellos aromas tan intensos y bellas hasta el último pétalo.
    ¡Anímate, Zambullida! No permitas que la tristeza anide en tu corazón.
    Un abrazo.

    • zambullida Says:

      Las mías siguen siendo como las de antaño pues las cojo de rosales viejos y medio enfermos que siguen, pese a todo, regalando belleza. Lucho contra la tristeza, pero también hay que sentirla. Ignorar la congoja sirve de poco; lo que no hago es recrearme en ella. Gracias, amiga.

  6. LAMBERTUS CEGATUSl Says:

    enfin por un dia que te dediques a descansar no pasa nada, ya llevas encima un gran encargo que has de cumplr, un abrazo

  7. Solsticio Says:

    Hemoso desván el tuyo y hermosos sueños. El puré tiene buena pinta. 🙂

  8. diariodeunatreintaneradesubicada Says:

    Precioso el pasaje de las flores… y el cuadro

  9. annefatosme Says:

    Ayer, cogí las tres últimas rosas de mi balcón, huelen maravillosamente, como tu texto. Suavidad y nostalgia. Cocinas el puré de verduras como si fueses pintora! Me ha encantado.
    Un abrazo.

  10. Susana Says:

    Mi vida está llena de objetos que traen dulces recuerdos. Un beso.

  11. mara Says:

    Estupendo capricho, ojala se pudiera hacer más a menudo. Precioso elcuadro.

  12. dolega Says:

    Precioso escrito.
    Me encanta ese capricho mañanero.
    Tienes razón, ya llega la época de purés. 😀
    Besazo

  13. Ana azul Says:

    Sigues viviendo en ese halo de melancolía. ¿Que tal van las ventas? Espero que bien. Sé feliz
    Ana

  14. Concha Huerta Says:

    Puré de calabaza, que rico. Muy buena idea la de mezclarlo con acelga. Seguro que estaba buenísima. Un saludo

    • zambullida Says:

      Sólo una hoja de acelga, porque si no enmascararía el sabor de la calabaza. Fue, más que nada, por cambiarlo de color. Ese día me apetecía algo verde. Nada más. No salió mal, Concha.

  15. Crepuscular Says:

    Tus descripciones siempre me llegan. Gracias por compartirlas, Zambu.

  16. Maizal Says:

    ¡Ai mi Dios! 🙂 ¡Qué bien Zambu! Yo no soy de estarme en la cama una vez despierta, aunque por lo menos algún domingo me gustaría… jaja! Eso si, la siesta si!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: