Septiembre

Estoy tan cansada que ni tan dormir puedo y van ya dos noches en vela; es lo que tienen los traslados. La vuelta al campo no ha sido tan idílica como imaginaba: el jardín, a causa de la sequía y de la falta de riego, se ha echado a perder; nunca he visto a la hiedra, a la majestuosa hiedra, tan triste y apagada.  Los campos sobrecogen por esa ausencia de agua y hasta ese otoño que empieza a pintar la campiña de amarillo está como desvaído, sin esa belleza que en este tiempo estremece. Tal vez sea el cansancio, tal vez sea eso. El silencio es una bendición; desde que comenzó el mes y fueron volviendo los vecinos, los ruidos se hicieron intolerables y ya no hallaba el modo de sortearlos; el bullicio de la ciudad empezaba a pasarme factura. Aquí, excepto por el ladrido de algún perro, sólo se oye el revoloteo de los pájaros que se enredan en los arbustos, el zumbido de las moscas y el crujir de las hojas que el viento alborota y desliza de un lado a otro. Después de colocar un poco, me he sentado a contemplar una extraña sinfonía de nubes que aturdía y chirriaba, demasiada mezcolanza.  Puede que se creyeran condenadas a la extinción y antes de irse, hubiesen salido todas a dar un último paseo; o quizá estuviesen desconcertadas por esa lluvia que ya no lava el cielo.  Un suave vientecillo impuso la cordura y se llevó los excesos; sólo quedaron las que precisaba el ocaso para ese juego de luces que regala cada día y también para que la calma imperase al final de esta tarde de septiembre. La quietud ha acabado invadiéndolo todo, aunque mi mente se resista a plegarse a ella. Cuando repose, veré de nuevo los campos empolvados por la luz ambarina del otoño. No me permitiré que se me escapen los dorados pese a que la tierra siga sedienta; me empaparé de esas fragancias que despiertan los sentidos e irrumpirá, como cada septiembre, la esencia de las cosas.

P.D.: Según concluyo estas líneas, ya de madrugada, la lluvia azota puertas y ventanas.

Anuncios

Etiquetas: , ,

50 comentarios to “Septiembre”

  1. winnie0 Says:

    Ojala puedas descansar y darle un respiro a los pensamientos y a tu alma…Un besito Zambu

  2. Susana Says:

    Tal vez demasiada tranquilidad no sea lo que te conviene. Un beso.

  3. annefatosme Says:

    Me gusta tu manera de identificarte con la naturaleza, de sentirte en sintonía con ella. El chaparrón cicatriza heridas.
    Un abrazo

  4. Luisa Angela Says:

    Cualquier cambio nos produce zozobra y nerviosismo, pero todo se va acomodando nuevamente y vamos recuperando nuestra estructura interna.Nada reina dos días

    • zambullida Says:

      A mí la estructura interna ya no se me tambalea como antes. Soy, además, muy camaleónica y enseguida me adapto a todo. Lo que ocurre es que el cansancio físico es brutal y me impide dormir. Como tengo que seguir trajinando, pues no paro. No obstante, hoy me lo he tomado con más calma.

  5. joaquinsarabia Says:

    Los cambios, los ruidos, el agotamiento, nos impiden ver con claridad, pero nadie como tú, para saber que a la tormenta le sigue la calma y en ésa calma poder expresar lo vivido y sentido.
    Un Abrazo, Nuria 🙂 .

    • zambullida Says:

      En mi caso, el agotamiento es mi peor enemigo. Los ruidos, afortunadamente, ya se fueron. Estaré bien, muy bien. Sólo necesito tomarme las cosas con calma y no hacer más de lo que humanamente puedo. Gracias, Joaquín.

  6. nosht Says:

    Aleluya 🙂 Por fin, por fin va a llover.
    Yo creo que lo deseo y necesito tanto como la tierra misma.
    Me encanto el relato.
    Besos

  7. Explorador Says:

    Espero que hayes esa quietud que anhelas. A veces, el propio ritmo de un lugar hace que sea algo más difícil cambiar de un lugar a otra. Paciencia, amiga 😉

  8. Juan Says:

    Esos campos amarillos en la tarde agotada son agua clara a los sentidos… y después llegan los cielos con su traje tinto y naranja… espectáculos de la naturaleza, regalo a los sentidos.

    Un abrazo

  9. Nieves Says:

    No se porque me suena tan triste, tan nostálgico… Es como si leyera desesperanza en cada linea… Espero equivocarme! Bonito a fin de cuentas 😀
    Un beso poseído!

  10. Pedro Says:

    Con paciencia todo se acomoda… sin prisas… a tu ritmo… así estará bien, si es lo que tú quieres.

  11. juana Says:

    Anímate, empieza tu estación preferida, con esos colores que tanto aprecias y tan bien describes. Seguro que te traerá la paz, la tranquilidad y el descanso que reclamas. Un abrazo, Zambullida.

    • zambullida Says:

      También yo estoy convencida de que el otoño me hará vibrar y me traerá sosiego. Ha sido, pese a todo, un buen verano lleno de quietud y de buenos momentos, aunque los comienzos fueran un poco tenebrosos. Vamos hacia la luz, como siempre. Gracias, Juana.

  12. ♣ єρσ¢ค ∂σяค∂ค ♣ Says:

    O sea, que ..al final, amaneció el cielo llorando…menos mal, porque hace muchísima falta el agua ya no solo para los campos, sino para nosotros mismos, para enjuagarnos y sentir ese fresquito que a veces necesitamos…
    Precioso relato Zambu…besitos!

  13. Jose Ramón Says:

    Regresa el otoño para darnos la bienvenida a un nuevo curso en la necesidad de dar rienda suelta a un montón de esperanzas y de sueños…es así, como deberían anunciarnos la meteorología cada mañana por los medios de comunicación
    Un abrazo, Zambu

  14. tomae Says:

    …a mi de Septiembre lo que menos me gusta es cuando cambian la hora …eso me margina totalmente respecto a mi “australidad” o será que me deja “estrellao” …Besos Zambu, que sueñes con los angelitos.

    • zambullida Says:

      A mí el cambio de hora me descoloca al principio, pero lo prefiero, así me voy antes a la cama. En cualquier caso en Valladolid, anochece más tarde que en Tarraco. Aquí, a principio de verano, es todavía de día a las 10 y media; así que, yo al menos, agradezco estos días más cortos. Dormí bien y soñé que una antigua amiga me intentaba vender a toda costa unos zapatos que no me iban bien. Ya ves. 🙂

  15. LAMBERTUS CEGATUSlambertus cehatus Says:

    LOS CAMBIOS COMPORTAN LOS RESULTADOS DE QUE NUESTRA VIDA CAMBIA EN ESAS PEQUEÑAS COSAS COMO SON LOS RUIDOS, LOS CALORES ETC.ETC. Y CUANDO VUELVES A LA SOLEDAD DE LA CAMPIÑA NO TE DEJA DORMIR PUES AUNQUE UNO NO QUIERA SE LE HA QUEDADO GRABADOS DETERMINADOS SONIDOS QUE HAT QUE ERRDICAR, AHI ESTA TU MI QUERIDA AMIGA. DE TODAS ME ENCANTA COMO EXPLCAS ALGO QUE RAN NORMAL QUE OCURRAS, UN ABRAZO NURIA

    • zambullida Says:

      EN REALIDAD, LO QUE NO ME DEJA DORMIR ES EL CANSANCIO. TRAJINO TANTO QUE LUEGO, AUN ESTANDO AGOTADA, ME RESULTA MUY DIFÍCIL QUEDARME DORMIDA. ESTOY TOMANDO MEDIDAS AL RESPECTO. GRACIAS, LAMBERTO.

  16. flori Says:

    A mi también me fascina el silencio, la paz, la calma… me gusta mucho como culminas este escrito, como las nubes se acomodan para que se pueda producir ese juego de luces. Así como las nubes, seguro que todo luego se acomoda.
    Un abrazo ; )

    • zambullida Says:

      El silencio es fundamental en mi vida. El caso es que me gusta mucho la gente, una buena conversación, las tertulias, pero lo cortés no quita lo valiente. Gracias, flori. Un placer tenerte por aquí. Un abrazo desde España.

  17. enlasnubes Says:

    Estoy de crisis bloguera (la 1ªever) pero volveré… creo 🙂

    Un abrazo!

    • zambullida Says:

      Yo he tenido ya varias (la 1ª me duró casi tres meses; las otras han sido más breves), así que te entiendo. Todos pasamos por ello, querida. Descansa, reflexiona, haz otras cosas y luego regresarás con más fuerza. Un fuerte abrazo, neoyorquina.

  18. mercedesmolinero Says:

    Tú y la naturaleza, en consonancia perpetua y en continua discordia.
    No te imaginaba viviendo, mucho tiempo, en la ciudad, pero tú ya sabes que la naturaleza es hostil y, a veces, nos ataca por todos los flancos.
    Tu calidad literaria, no tiene parangón.
    Un fuerte abrazo, amiga.

    • zambullida Says:

      En la ciudad no me hallo, aunque me encante ir a pasear,a tomarme un algo con un amigo… Necesito el campo y necesito un inmenso jardín; algún día lo tendré. Gracias, Mercedes, muchísimas gracias.

  19. diariodeunatreintaneradesubicada Says:

    Por esa lluvia que ya no lava el cielo… preciosa frase. Espero que ya estes descansada. El insomnio es muy mal consejero

  20. inspiracion1971 Says:

    Que no, que no se te escapen los dorados, que te siga llenando la esencia de las estaciones, de cada momento, y que la rutina, la tranquilidad, se hagan dueños de tí. Besos. 🙂

  21. Nergal Says:

    Dichosa eres al poder sentir la lluvia. Deseando estoy que me coja la lluvia en mitad de una mi largas carreras. Correr bajo la lluvia hace que uno se siente más libre aún.

    Un beso

  22. Ana azul Says:

    Creo, por tus escritos y después de leerte ya en varias ocasiones, que la anturaleza y tú formáis una perfecta simbiosis. Besos
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: