Frustraciones

Ayer me encontraba mal, muy mal; pasé una mala noche y el cansancio se apoderó de mí. El día anterior los vecinos hicieron de las suyas y… Ahora, con el buen tiempo, los tendré aquí a diario, perturbando ese silencio que tanto preciso; no me acostumbro a los alaridos, a las groserías, al mal gusto. Si a eso se añaden los desplantes de quien, en teoría, se comprometió a configurarme una web que nunca terminará, el panorama se torna más sombrío. Con esta carga, me fui a una fiesta de cumpleaños; los insanos vapores se disiparon. Me atiborré de emociones positivas que luego, ya en la cama, no supe digerir y tuve que recurrir a una dosis extra de tranquilizantes. Allí había familias con niños y mucho cariño, de suerte que el amor impregnaba cada recoveco de la casa, vestida para la ocasión de fragantes flores; hasta las hortensias ya macilentas resultaban bellas. Jugué con dos niñas que me llamaban Caperucita por una broma del anfitrión y, cada vez que iba al baño, custodiaban la puerta para que nadie osara interrumpir mi intimidad, aunque ellas la abrieran para curiosear. Dibujamos flores y soles sobre una pizarra ¡Cuántos deleites me he perdido! Esos placeres que regala el día a día parecen estarme vetados y ahora, al recordarlos, las lágrimas brotan. A todos parece entusiasmar la publicación de mi libro excepto a mí; esas niñas que correteaban por el jardín son más importantes que cualquier logro material. Por unos instantes, me he sentido indefensa ante un mundo endiabladamente difícil y cuyas jugarretas no siempre puedo sortear. La soledad, mi eterna compañera, no ayuda mucho; cuando uno comparte las penas, todo se relativiza; en el abandono, en cambio, todo se dramatiza. Sin embargo, salir de este aislamiento mío exigiría un esfuerzo aún mayor que el que me requirió la publicación y no me veo capaz de arrostrarlo. Supondría vencer miedos que se me antojan insuperables, largas noches de insomnio fantaseando sobre esto y aquello sin darle un respiro a mi extenuada cabecita, mucho estrés y quizá caída de pelo (si es que para entonces queda algo). Es terrible venir al mundo con tan pocas herramientas y contar, por añadidura, con tan pocos aliados.  Sé que las heridas que me ha infligido la vida me han impedido formar una familia, aunque esas mismas llagas son las que me permiten escribir cómo dicen que lo hago. Tengo todavía muchas horas por delante para reconciliarme conmigo misma, para empezar esta nueva semana con buen pie.

P.D.: Estoy ya exportando libros. He vendido, de momento, en Alemania y estoy a punto de cruzar el Atlántico. Gracias a todos por confiar en mí.

Anuncios

41 comentarios to “Frustraciones”

  1. joaquinsarabia Says:

    Ésos libros que viajan por Europa y van a cruzar el Atlántico han sido creados por tí, por ésa forma irrepetible de ser, por ésa experiencia única que te pertenece.
    Lástima que siempre nos falte algo, que siempre exista el sufrimiento, tú has sido creada para escribir y éso esconde mucha belleza que trasmites a muchas personas.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

  2. winnie0 Says:

    Me gustaría verte ªCaperucitaª jugando con esas niñas. La vida Zambu nos lleva a veces por derroteros que no sospechamos….ANIMO amiga Un beso

  3. juana Says:

    Se necesitarían muchas vidas para poder ver cumplidos todos nuestros anhelos…pero lo cierto es que solo tenemos una y en ella se nos ha encomendado un papel concreto que hemos de representar con la mayor credibilidad posible, junto a unos determinados compañeros de reparto y en unos específicos decorados. La vida no es más que una obra de teatro, obra que cada uno de nosotros escenificamos con mayor o menor acierto. Pero en muchas ocasiones los personajes secundarios, con papeles menos agraciados, tiene tanta fuerza y convicción que con sus brillantes actuaciones convierten en magnifica una representación que solo sería mediocre sin ellos.
    Un abrazo, Zambullida

    • zambullida Says:

      Así lo veo yo, Juana. Tenemos una misión y el deber, en mi opinión, de darla cumplimiento por más que nos duela y nos cause sinsabores. Gracias, amiga y lectora.

  4. M Says:

    Si vuelvo a ver la palabra tranquilizantes en este blog, será el último comentario que recibas de mí, y no volveré a leerte jamás (sé que no será una gran pérdida, pero no tengo otra forma de protestar). Hablo en serio: el suicidio, sea a corto o a largo plazo sería una opción digna y podría tener cierta utilidad para terminar con las frustraciones y otras simpáticas emociones que a veces cosechamos en la vida si con la muerte se acabaran, pero no. Nos las llevamos a donde vamos, querida y las traemos de vuelta cuando regresamos. Sé que por tu religión no crees eso, pero es verdad. HAY opciones y un médico naturista tendrá muchas que ofrecerte, empezando por el calcio y magnesio del que te hablé la otra vez y con el que estuviste de acuerdo. Necesitas ocuparte de estar bien físicamente y superar los altibajos. Luego, todo lo demás comenzará a seguir tus pasos y a mejorar. TODO: La energía y las ganas de vivir, la web, las ventas, los afectos, los amores… Pero desde las profundidades en que te metes, y a las aún más profundas a donde te empujan las drogas (te des cuenta o no) no sucederá. Sé que nada de lo que he escrito suena agradable ni educado y que mis modales dejan mucho que desear. Pero si no me importara, no te lo diría.

    • zambullida Says:

      Agradezco tu preocupación, M. Tengo pendiente de comprar tanto el calcio y el magnesio como un montón de cosas más; falta de tiempo y también de dinero.

  5. mercedesmolinero Says:

    Has logrado un éxito y aunque de momento, no consigas esa energía que necesitas, lo conseguirás cuando veas tus libros cruzando el Atlántico; será otro éxito que añadir a los que ya vas consiguiendo.
    Ánimo y un fuerteabrazo

    • zambullida Says:

      Publicar un libro no es tan importante como puede verse desde fuera. Hay cosas mucho más valiosas, lo cual no quita que uno siga escribiendo y, si Dios quiere, publicando.

  6. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    Y PORQUE NO? TIENES QUE CONYINUAR, GAS HECHO UN ACTO HEROICO Y NO LO DEBES ECHAR POR LA VENTANA, ESPERO VER PROTO TI SEGUNDA PUBLICACION, LA SEGUNDA OBRA MAESTRA, ADELANTE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  7. Tikhon Says:

    Hola Nuria:

    Normalmente es una frase de tus post la que me inspira un comentario pero hoy hay tantas frases resonantes que necesitaría diez comentarios… y no voy a ser tan pesado.

    Resueno con que un niño creciendo, formandose, alegre, feliz e inocente es el mejor logro de la vida. Mejor que cualquier proyecto, mejor que cualquier logro. Pero esa felicidad viva nos está vetada a algunas personas, las heridas nos han impedido una vida digamos “normal”…

    De los vecinos que te voy a decir… Durante año y medio soporté una tribu de gitanos rumanos en la cabecera de mi cama. Antes había soportado una tribu heavy con su música correspondiente dia y noche. Antes más una familia colombiana con regetón (o como se escriba, no me quiero molestar en buscarlo…) dia y noche… Ahora disfruto de una cierta calma. Tan solo en la hora de la siesta hay un lejano dumba, dumba, dumba, en una habitación más lejana. Después de lo anterior ya me parece hasta de agradecer.

    Tener vecinos groseros, insensibles al silencio y a la belleza, mal educados (en el sentido amplio de la palabra), es un dolor… una dura prueba… pero es que abundan como las malas hierbas…

    Con pocas herramientas también es un dolor salir adelante en la vida y, sí, la soledad es un amplificador: amplifica lo bueno… pero también lo malo… Ya lo escribió Thomas Mann en “La Montaña Mágica”, en un párrafo que leí hace unos treinta años y que recuerdo siempre porque fué la primera vez en mi vida en que encontraba formulado en palabras algo que yo intuía, expresándolo mejor que lo que yo podría hacerlo… (No tengo el libro a mano… quizás se ha perdido en alguno de mis traslados… si lo encuentro ya copiaré el párrafo)

    Ante todo esto solo puedo decir una cosa bastante insulsa: veremos…

    Ni siquiera puedo decir algo así como: “confiemos en que las cosas mejoren” porque la verdad es que no confío en eso… lo siento… hoy estoy bastante deprimido… quizás mejoren o quizás empeoren… veremos. Entre tanto: esperar…

    Veremos lo que Dios dispone en nuestra vida. Veremos lo que otras personas, haciendo uso de su libertad, nos aportan; quizás amor, quizás ruido, quizás ayuda, quizás desprecio… veremos y entre tanto: esperar…

    Entre tanto recuperar el ritmo de una vida sencilla, simple y discreta, centrada en lo esencial. Centrada en la belleza y en lo sagrado (ambas cosas se entremezclan)…

    Recien salgo de urgencias donde he estado toda la noche solo, con el corazón bailando a su aire… Porque mi corazón se empeña en ir a un ritmo anarquico, a un no-ritmo provocado por la ansiedad y el estres de un mundo que no está ritmado a la belleza, a la bondad y a la justicia. Y al final la paga quien pretende bailar al ritmo sagrado, bueno y bello que es contraritmo en este mundo que estamos viviendo… Me espera una temporada de tranquilizantes y de intentar mantener la calma ante un entorno absolutamente hostil. Un entorno de gente timadora, sin escrúpulos, agresiva… de la cual me gustaría librarme pero no hay manera… al final es mi corazón el que parece querer librarse de toda esa fealdad dando saltos para salirse del mundo que para él es este fragil cuerpo.

    Te deseo lo mejor con tu primer libro y con los que vendrán después.

    Gracias una vez más por poner en palabras lo que algunos sentimos y no logramos expresar tan bien como tu lo haces.

    Gracias por poner palabras a los sentimientos de los que te leemos. Tus palabras las hacemos nuestras y ya no son solo tuyas. Entonces nos comunicamos, que es una forma de unión. Ya no estás sola. Ya no estamos solos.

    Al final habrás escrito una “Cordillera Mágica” que será la formulación en palabras de los sentimientos de miles y miles de personas…

    Esa es una buena misión en esta vida… no es una mala manera de pasar por este mundo…

    • zambullida Says:

      No creo, Tikhon, que la felicidad esté vetada a nadie. Todos podemos ser felices; la felicidad es una elección. Es cierto que algunos cargamos con un abultado peso, pero también contamos con otros dones. Me desdigo: contamos con las herramientas suficientes para hacer frente a la vida, pero a veces para encontrarlas necesitamos que nos las enseñen.

      Siento lo de tus vecinos y lo de tu corazón. Espero que estés más tranquilo y descansado.

      Escribir, como dices, es, pese a todo, una buena manera de emplear el tiempo y si encima, uno consigue llevar alientos, mejor que mejor, aunque me da la impresión que esta vez he provocado el efecto contrario.

  8. Ana azul Says:

    Zambu querida, debes intentar deshacerte de esa melaconlía que te envuelve. Ya sé que fácil decirlo pero tienes que intentarlo. No tienes compañero, pero vives en una casa, has escrito un libro que te están reconociendo y aunque te falten cosas, tienes otras. Tú misma cuentas que pasaste una tarde divertida y amena con esas dos niñas que te llevaron de nuevo a la niñez.
    No te dejes abrazar por la tristeza, intentálo ¿sí?
    Besos
    Ana

    • zambullida Says:

      La melancolía no es mala. Lo que me ha envuelto estos dias ha sido la angustia y un terrible dolor que va poco a poco disipándose.

      Esas niñas, más que llevarme a la niñez, me recordaron lo que nunca saboreraré. La naturaleza es sabia y da a cada uno lo que necesita.

      Gracias, amiga.

  9. mensnudum Says:

    He leído tu post de buena mañana, mientras iba de camino al trabajo. Pues bien, ahí va mi propuesta. Tú, tienes necesidad de saciar la faceta maternal y yo de desconectar de ella.
    nos empaqueto y nos plantamos en tu preciosa casa antes de que cuentes diez y no, no nos marcharemos antes de que hayas vuelto a contar, así no funciona.
    Y no es que quiera frustrarte más es que a veces cuando uno vive muy de cerca las cosas es cuando mejor las comprende y yo estoy dispuesta compartir eso mismo porque lo tengo, por triplicado, con un niño que todos los días quiere jugar a la consola en lugar de divertirse con los mil juguetes que tiene y me agota los argumentos de negociación. Una de las mellizas tiene hiperactividad y no distingue muy bien realidad de fantasía ppor lo que podrás decir diez veces que ponga la mesa y en la onceaba, cuado ya gritas mientras pones la pesa tú, hasqueada de pedirlo por favor, te replicará y dirá que estaba muy ocupada poniendo un vestido a su Polly-Pocket o como se diga. La otra melliza estará todo ese rato encima de tí, aunque el termómetro marque 40 grados, ella quiere estar en tu falta, o colgada de tu cuello o abrazada a tu culo diciéndote a su vez que tus piernas rasca un poco a ver si te depilas ya…

    En fin Zambu, que yo, de verdad de la buena celebro la publicación de tu libro, es bien bien como un hijo con la diferencia que no te pedirá todos los juguetes que anuncian en la tv, ni tendrás que negociar qué ropa ponerse ni perseguirles como una loca para que se laven los dientes o pongan la puñetera ropa “dentro” del cubo de la ropa sucia…

    ¿Quieres más?

    Un fuerte abrazo y disfruta de tu soledad, tiene lectura positiva y si aún así insistes, por favor, por favor, por favor, adóptame a mi!!!

    😉

    • zambullida Says:

      Me he reído mucho con tu comentario, mens.

      Mi casa es un desastre: ni es bonita ni es casi habitable; te decepcionaría. De todos modos, puedes mandarme unos días a las mellizas. Eso sí: volverán a su hogar con ideas raras y horarios muy bohemios 😉

  10. ♣ єρσ¢ค ∂σяค∂ค ♣ Says:

    Siempre hay cosas que nos martirizan en esta vida Zambu, y nadie estamos conformes porque pensamos que siempre nos falta algo…Pero piensa que tú tienes un don precioso, y es poder plasmar todo lo que sientes en tí, a tu alrededor…tienes la facilidad de hacer llegar a las personas sentimientos muy profundos que mas de un@ ya quisieramos plasmar en letras y que muchos de nosotros nos sentimos identificados al leerte en alguna ocasión. ¿No es eso algo increible? 😀 es un logro muy grande Zambu, que estés exportando todo esto que te digo a diferentes paises! Creo que todavía no eres consciente de lo que vales y de lo afortunada que eres…
    Besos y más besos con mucha luz! muakk!

    • zambullida Says:

      Hoy una amiga me hablaba precisamente de eso. Es cierto: soy afortunada y lo que me falta también llegará. Los niños no vendrán porque ya no tengo edad, pero habrá calor y hogar. Gracias, mamá. 🙂

  11. Luisa Angela Says:

    Todos tenemos nuestros martirios personales.Yo sin ser hiperactiva, tambien necesito calma y sosiego, al lado tengo unos bulgaros con unos bongos que se dedican a practicar a la hora de la siesta, aunque suenan como un grupo de niños con unas latas y un palo.Luego se preparan sus fiestas privadas a dias alternos, con alcohol, música, bailes y la consiguiente bronca hasta altas horas de la mañana,eso si con altavoces para la calle, y ni guardia civil, ni nada.
    Ante todo esto, amén de mi vida personal, en varias ocasiones, he programado dos o tres dias de reposo para mi solita, y va la vida y sin poder llevarlos a termino,me ha regalado dos o tres meses de estres continuado.
    Con todo esto, viviremos lo que nos toque, y le pondremos ,humor ,ironía o lo que podamos para seguir con lo nuestro.
    Ya ves, estamos todos en el mismo barco, y no precisamente en la primera cubierta.Tendremos que trabajar desde donde estamos, porque no nos queda otra.
    Besos, y a delante,
    .A tí te alivia escribir y a nosotros leerte.

    • zambullida Says:

      ¡Joroba con los búlgaros! En Simancas, unos rumanos montaron un campamento y los acabaron echando. Se quedaron en pisos alquilados los que querían integrarse y trabajar. En este pueblo lo que cuentas no se toleraría.

      El humor, como dices, es esencial. Gracias, Luisa.

  12. Solsticio Says:

    Llevaba tiempo sin pasarme. Siento que estés pasando por un momento difícil, a veces las dificultades convierten algo que debería ser bueno en una pesadilla. Eres fuerte y luchadora. Un besazo.

  13. mara Says:

    Eres valiente y lo que escribes ayuda a todos, por eso te leemos. Sinceramente no creo que seas drogadicta, como han dicho por ahí, ni que las drogas te estén hundiendo. Hay momentos difíciles en los que hay que recurrir a la química. Ya llegarán momentos más favorables en los que puedas vivir sin ella. Un fuerte abrazo, Zambu/Nuria

  14. mara Says:

    Mucho éxito con tus libros. A ver si antes de que termine la semana te puede hacer la transferencia.

  15. flori Says:

    En estos días me han entrado también unos sentimientos de nostalgia por un bebe o beba… el mio ya es grande, ya pronto entrara en la edad donde no quieren que le tomes de la mano… y pues bien… a veces Zambullida, he pensado que los niños crecen, y una parte de ellos se va, su tremenda inocencia y dulzura, así como esa dependencia que tienen de uno. Ya hay un momento en que pasan a ser personas como tu, adultos con los que puedes conversar, pero no es lo mismo que cuando están niños. El amor por ellos sigue igual, pero ocurre esa cierta separación en la cual ya no eres todo su mundo.
    Últimamente se habla del síndrome del nido vacío, y bueno, sucede algo así.
    En fin, te digo que no por tener hijos no se deja de sentir nostalgia por tener otro… en cuanto a mi, es mi sentir.
    Un abrazo.

    • zambullida Says:

      Te entiendo, flori. Me gustaría haber podido experimentar esa dulzura y esa inocencia, pero no pudo ser; ya es demasiado tarde. Así es la vida.

      • flori Says:

        No creas eso Zambullida! si puedes experimentarlo, siempre se puede al tener el cuidado de un niño, y no necesita ser tuyo biologicamente. Si algún día esta de ti cuidar de uno, pasará… Dios dispone todo lo que necesitamos.
        Un fuerte abrazo.

      • zambullida Says:

        🙂 🙂 🙂

  16. Luisa Angela Says:

    A propósito, yo tampoco creo que seas drogadicta, simplemente tu organismo tiene dificultades que no procesa como la mayoría de la gente.Y cuando hay que medicarse , hay que hacerlo, al igual que un diabetico con la insulina, o una persona con hipertensión necesita medicación para evitar males mayores.
    Y mucho cuidado, porque no todo lo que hay en los herbollarios es tan inofensivo.Siempre que se precise de una medicación, consultarlo tambien con el médico.

    • zambullida Says:

      Hay cosas en los herbolarios que hacen más mal que bien. De todos modos, si que tengo pensado preguntarle al médico, cuando pueda ir, sobre la idoneidad de suplementos de calcio y magnesio. Gracias, luisa. Por cierto, estrené tu cazuela. La tenía como oro en paño, como de ajuar, pero ayer tuve que recurrir a ella. Es tan bonita… Hoy he visto en El Corte unas tazas de té, con rejilla incluida, del mismo color.

  17. inspiracion1971 Says:

    A veces, cuando se cumplen nuestros sueños, tenemos que esperar a que se asienten, es tanta la emoción…. Un beso muy grande. 🙂

  18. diariodeunatreintaneradesubicada Says:

    Imagínate dentro de cinco años cuando recuerdes los meses siguientes a la publicación de tu libro, ¿cómo los quieres recordar?

    • zambullida Says:

      Ni idea. El tiempo lo cambia todo y la perspectiva de aquello que nos hizo sufrir se endulza.

      • diariodeunatreintaneradesubicada Says:

        A mí me sirve ese ejercicio para ponerme en perspectiva y decidir como quiero que sea ese recuerdo dentro del tiempo que me he planteado, y en función de eso tratar de actuar…. unas veces lo logro, otras no, pero me resulta muy útil para por lo menos estar consciente del valor de cada momento, puesto que su recuerdo será lo único que me quedará 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: