Necedad

Amo la vida como nunca antes la había amado y, sin embargo, me cuesta seguir viviendo. Tengo el corazón herido, pero esta vez la llaga ha ido un poco más allá y el cuerpo, siempre atento a los latidos, ha empezado a rebelarse de tal modo que me ha metido en un embrollo del que no puedo salir, pues mi organismo ya no atiende a razones, sino que ha optado por la autodestrucción, sin siquiera consultarme. Una, cuando anda así, cabizbaja, no busca la compañía de sus semejantes porque sabe, por experiencia, que los hombres raras veces entienden el sufrimiento ajeno; miran por encima, sin bajar a los adentros, quizá para evitarse un esfuerzo al que no están habituados, y así, claro, no hay manera de indagar en el otro. Y siempre ocurre igual, salvo en el caso de las benditas excepciones; sin embargo, no puedo evitar entristecerme ante esos juicios que desprecian cuanto eres, cuanto has sido y cuanto, si la vida lo permite, serás. Afloran aquí y allá y arramblan con todo, sin pararse a reflexionar sobre sus injustos veredictos, que siempre le condenan a uno, aun cuando las palabras estén teñidas de falsa tolerancia y de buenos modos. El caso es que nos sentimos víctimas y raramente verdugos… También yo caigo en el juicio y aunque el dolor me nuble el entendimiento, acabo arrepintiéndome, pues esos dictámenes que emito, sin ningún derecho, me rasgan por dentro y es tal el malestar que, al final, no me queda más remedio que rectificar. Entonces me zambullo en el otro, pienso en él como si la vida me fuera en ello, y acabo comprendiendo hasta el punto de que su padecer me embiste por unos segundos, como si fuera propio, y las lágrimas acaban brotando. Lloro por aquel a quien no me esforcé en entender y también por mi necedad.

Anuncios

43 comentarios to “Necedad”

  1. winnie0 Says:

    No llores mi niña…..que tú puedes. Eres una luchadora y no creo que nunca le hagas mal a nadie. Un beso y buen sábado aunque grisaceo

  2. inspiracion1971 Says:

    Intenta no despreocuparte, dejar que fluya la vida y la alegría a tu alrededor. A veces nos empeñamos en ver las cosas de una manera, y es…. bueno, no sé si te servirá: ponerse las gafas para verlo todo bien. Por muy mal que vayan las cosas.. siempre podemos verle un lado bueno. Sé que es fácil decirlo desde fuera… pero.. intenta animarte.
    Un beso muy fuerte.

  3. sunsi Says:

    Querida Zambu. Entiende del dolor humano quien se ha dolido alguna vez o se duele a ratos pero con intensidad… o se duele de forma cíclica… Comprende quien ha sido traspasado con el taladro del sufrimiento. Y entonces , con ese mismo taladro, puedes profundizar en el dolor ajeno.
    Cuando alguien te increpa con un “no te duelas, mujer…” es igualito que el que pasa ese virus de tripa y le dicen “no vomites, chica…”
    A pesar de todo, siempre te puedes agenciar un chaleco antibalas y practicar con la cintura para evitar que te den. Bueno…siempre no. Cuando no media la voluntad, es imposible.
    Te acompaño mientras… escritora. Y te mando un beso “impregnadito de brea”, como dice Serrat en Mediterráneo.

    • tomae Says:

      ¡Hola Sunsi! (con permiso Zambu)

    • zambullida Says:

      Todos sufrimos, sunsi, pero aún así no todos son capaces de hacer el esfuerzo, porque temen quizá recordar el propio padecer. Me ha hecho mucha gracia lo de “no vomites”; es un ejemplo muy gráfico. Es bueno expresar las emociones, aun cuando sean negativas; lo malo es no exteriorizarlas. Gracias por la brea, por el acompañamiento y por ese Mediterráneo que yo tengo tan lejos. Un beso para ti también.

  4. joaquinsarabia Says:

    A veces nos preguntamos ¿para que sirve el dolor?, quizás para entender algo mejor a los demás. Pero es nuestra obligación tratar de evitar el sufrimiento alla donde nos lo encontremos.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

    • zambullida Says:

      Nos sirve para entender más a los demás y para conocernos mejor. No coincido contigo: no pienso que sea sano evitar el sufrimiento a toda costa, pues eso supone, sin duda, fingir y ocultar nuestras verdaderas emociones; tarde o temprano, hay que enfrentarse a los fantasmas. Tampoco pienso que sea sano buscarlo, eso sería masoquismo 😉

  5. Emily Says:

    Ánimo!! puede que el otoño sea el causante de tu tristeza pero pasará, disfruta de las vistas que tienes desde la terraza de tu casa que son una maravilla y cuídate mucho. Un beso muy fuerte.

    • zambullida Says:

      Me temo, Emily, que el otoño tiene poco que ver con lo que me está pasando. Hoy mismo he estado disfrutando de las vistas desde la terraza; eso sí: muy abrigada. Cuídate tú también; apenas faltan unas horas para el gran día 😉

  6. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    ES MUY DIFICIL ENTENDER EL ALMA DE LOS HUMANOS, DE VERAS, HE APRENDIDO A ENTENER MAS A MI PELAYO QUE A OTRAS GENTES, LA ENVIDIO, EL ODIO LUICE EN EL CORAZON DE MUCHA GENTE, ME HE HECHO ERMITAÑO, DENTRO DE MI CEGUERA, ESPERO QUE LO ENTIENDAS,. CON CARIÑO

  7. viajeromental Says:

    Uno de los retos más difíciles de este oficio de ser humanos es encontrar la vía que nos lleve a la meta del perdón. Perdón a los otros y –todavía más difícil- perdón a uno mismo. Un camino por descubrir y por explorar. Yo ando en esa misma empresa. No sé dibujarte un mapa, no lo tengo. Pero no estás sola. No te rindas. Un abrazo.

  8. Juana Gil Says:

    Un abrazo inmenso, Zambullida.

  9. Tikhon Lounguine Says:

    “…los hombres raras veces entienden el sufrimiento ajeno…”

    Si, suele ser bastante raro. Yo ya desistí hace años…

    La gente huye del sufrimiento. Del propio distrayendose con todo tipo de drogas legales e ilegales. También huyen del sufrimiento ajeno porque no saben que hacer con el sufrimiento, ni con el propio ni con el ajeno.

    En mi vida cíclicamente animada y desanimada (mas predominante lo segundo que lo primero…) he comprobado repetidas veces como las personas se acercan cuando estás animado y en cuanto estás deprimido huyen y desaparecen… durante meses… o años…¡Tienen un buen problema esas personas…!

    Tu que sufres entenderás el sufrimiento ajeno y serás una buena “escuchadora”; empática, comprensiva, acogedora… entenderás o intuirás el sufrimiento del otro y para ese “otro” será un alivio hablar o simplemente estar contigo. Tan solo por sentirse comprendido. Aunque no le digas nada ni le des ningún consejo. Solo por la compañía…

    Lo malo es cuando eres tú la que estás mal y entonces ¿quién te comprende?…

    Bueno, créeme, YO TE COMPRENDO… Y no es una frase hecha y dicha por compromiso ni para animarte…

    Una vez mas, en esta tarde de sábado más bien depresiva, miraré el mismo sol que tú cuando atardezca. Y veré la misma luna que tú cuando aparezca… siempre y cuando las nubes lo permitan claro… y es que estos últimos días nublados pueden deprimir a cualquier alma sensible y no drogada, y hasta pueden romper la poesía del atardecer y de las noches con luna que unen tantas miradas complices en un solo objeto…

    ¡me cago en los oscuros nubarrones!…

    • zambullida Says:

      Tus comentarios me suben el ánimo; eres un tipo muy simpático, la verdad.

      Es fantástico sentirse acompañado, aunque el otro no diga nada. Por cierto, odio los consejos, aunque todos tenemos la manía de recurrir a ellos. Normalmente, el que sufre sólo necesita ser escuchado; los consejos sobran.

      A mí los nubarrones me parecen bellos, ya ves.

      Gracias por tu comprensión.

  10. Susana Says:

    No sufras también por tu propio resentimiento. Con eso sólo te haces daño a ti misma, y los demás siguen sin enterarse. un beso.

  11. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Lo he leído dos veces, para poder asimilar el dolor que tu alma y cuerpo trasmite en lo que escribes. Se lo gran escritora que eres, y que tu pluma corre con lo que brota de tu alma con filosofía de gran profundida analítica, el sufrimiento es como comprenderse uno mismo. No te analises tanto, los errores son parte de la vida.
    El otoño es parte de ese estado anímico, yo lo siento así.
    Eres una gran escritora, de eso no hay duda, me encanta como escribes, pero al escribir sientes lo que dices y eso te hace daño.
    Tu casa es bella, escucha una música linda y mira el bello paisaje desde tu balcón.
    !! Feliz fin de semana en buena compañía !!!
    Con muchísimo cariño, desde mi lejano Perú.
    Maricarmen

    • zambullida Says:

      En realidad, no me lamento de mis errores; raras veces lo hago, son muy útiles y, además, soy de las que piensa que todo sirve. A mí escribir estas líneas no sólo no me ha hecho daño, sino que me ha liberado y me ha hecho sentir mejor. Tenemos, supongo, diferentes puntos de vista. No importa.

      Como le decía a Emily, he pasado buena parte de la mañana en la terraza, contemplando el horizonte. Ha habido unas horas preciosas; frescas y ventosas y, al tiempo, soleadas.

      Feliz domingo; a ti todavía te quedan más horas, limeña.

      Un abrazo.

  12. mercedesmolinero Says:

    No creo que la mayoría se pueda comparar con tu sensibilidad, por esta circunstancia, es difícil que te sientas comprendida.
    Tendría que ser una persona con la que te sintieras plenamente identificada, y eso no es fácil.
    Por otra parte, no abras tu corazón a cualquiera, podrían hacerte mucho daño.
    Un beso lleno de cariño y emoción por tus bellas palabras.

    • zambullida Says:

      Estoy un poco harta de tanta sensibilidad, si te soy sincera, pero es así, ¡qué le vamos a hacer! Antes me abría a cualquiera; ahora lo hago con más cautela.

      Gracias, Mercedes. Un beso.

  13. Maizal Says:

    Yo también he experimentado mas o menos lo mismo… creo que en el único sitio que me siento humanamente escuchada es en la terapia. Luego con las amigas, cada una puede hasta cierto punto, después del cual ya no puede. Cada amiga me da cosas que no me da la otra. Bueno, es doloroso el darse cuenta, para mi lo fue, pero luego sentí paz y la sigo sientiendo. Ahora entiendo que no debo molestar a mis amigas con mis problemas, porque ellas, como yo, son limitadas. Luego está el que es menos malo dar, que recibir; que no podemos, no porque sea malo, sino porque es así, estar mucho pidiendo nos escuchen. Por lo anteriormente dicho.Y mira que a mí me escucharon mucho, mucho… y gracias que llegó así sin avisar, un día en el que por un lado no necesité mas hablar y por otro comprendí que hasta podía hacerles daño, por lo que tú dices Zambu, porque cuando te cuentan dolores, sufrimientos, se te mueven dentro los tuyos y puede pasar que tu amiga no quiera o no esté preparada, qué sé yo!! Hay que respetarlo y me parece aprender a hablar con nuestras conciencias, como mejores amigos…Dolor y placer hay en la vida…
    Yo hice dos experiencias de Terapia de grupo, recuerdo en la última, una mujer dijo una cosa que me pareció una gran verdad; que nos teníamos que sentir privilegiados porque habíamos dado el paso de ir a terapia. Muchos están pobres, aun mucho peor que tú o que yo y no dan ese paso, en cambio yo, por ejemplo, quise saber la verdad de mí. Es verdad que o daba este paso o lo daba, pero otras personas encuentran otra alternativa, por ejemplo, se me ocurre, aguantar toda la vida relaciones destructivas con tal de sentir seguridad. No digo que tenga que ser igual para ti, te cuento mas o menos como es para mí. Luego, si tenemos fe, sabemos que Dios nos escucha en la oración. ¡Ánimo muchacha! Hoy me compré un florerito, que enrealidad es un vaso grande, pero en la base tiene reflejos azules. Vieras qué bonito y me acordaba de ti y tus jarrones, jaja!!

    • zambullida Says:

      Es cierto: somos limitados y no podemos responder a las expectativas ajenas, pero aun así necesitaba expresar esta emoción.

      Me alegra lo de tu florero. Suena muy bien, por cierto, lo de los reflejos azules; seguro que es una preciosidad. Ahora a llenarlo de ramas, flores… Alegran mucho, la verdad. A mí preparar arreglos florales me relaja muchísimo.

      • Maizal Says:

        Querida Zambu, yo pensaba en el día a día, cuando me siento mal, gracias a Dios, me la puedo pasar sin la necesidad de desahogarme con una amiga. Por un lado porque es como bien dices tú. Mira, ahora se me ocurre:En el “Teléfono de la esperanza”, preparan a los Voluntarios para saber escucharalas personas que demandan a través del tel.que es su especialidad digamos o personalmente. Esto será porque me parece, no estamos preparados para escuchar al otro sus males e inclusive, cuando una persona me escucha puedo estar originándole una crisis, porque se mueven cosas en ella. ¿Sabes que me parece que hasta entrar en crisis se decide con libertad? En fin, por un lado hay que cuidar del otro y por otro lado, al final, creo que la cosa va por ser capaces de escucharnos a nosotros mismos. Y además, cuánta gente uenta realmente con “esa amistad” incondicional… en fin, se abren muchos interrogantes, un beso y ánimo compañera!!

  14. Candelaria Says:

    Estamos aquí acompañandote, cuando toca de ascenso y cuando toca de descenso. Estamos aquí. Acompañandote.

  15. FRAN Says:

    Hola, Zambullida:

    Tienes razón en lo que dices. Los hombres, en general, solemos profundizar menos, como si nos diera miedo analizar ciertas situaciones y ver qué le pasa al que está a nuestro lado.

    Espero que todo vaya para mejor. Anímate, amiga.

    Saludos

    • zambullida Says:

      No me refería al género masculino, sino al género humano. De todos modos, a los varones las emociones os provocan, en ocasiones, urticaria, así que tendéis a huir.

      Gracias, Fran. Seguro que va a mejor, seguro.

  16. LUISA ANGELA Says:

    Una vez leí en un libro:,Malena es un nombre de tango,como definian esta situacion, más o menos decía así:
    Cada vez que alguien necesita de ti,siempre estás ahí dándole tu apoyo, sosteniéndole y ayudando a levantarse.Se han acostmbrado a verte como persona fuerte,por eso cuando eres tu la que caes,no hay nadie a tu alrededor,y ahí estás sola con tu dolor…
    Nos pasa a muchos.
    Ánimo guapa

    • zambullida Says:

      No llegué a leer la novela, pero la conozco. En mi caso, no es tanto que me vean fuerte o débil, sino que pasan de mí los que deberían, por ser allegados, preocuparse un poco. Lo bueno: son muchos los desconocidos, que han acabado convirtiéndose en amigos, que me apoyan. Esta tarde me viene, sin ir más lejos, un chico a casa a mirarme unas cosillas del ordenador y a hacerme una chapucilla. Le sobra todo menos el tiempo, pero aquí estará y yo le tendré preparada su coca-cola y un trocito de empanada.

      Gracias, Luisa.

  17. flori Says:

    Me hiciste recordar las veces que emito palabras de reclamo para mi muy justas, y luego al darme la vuelta me siento una tirana, aunque apenas haya levantado la voz… he concluido que no me vale decir palabras duras, terminan hiriéndome mucho más, y entonces quisiera recoger toda esa agua que derrame… no queda más que apostar a la paciencia que a la larga va más conmigo…
    Lo que me ha servido es comprender que todos no sentimos igual ni estamos parados en el mismo lugar… eso me ha ayudado muchísimo a ser más flexible con los demás y conmigo misma.
    Un abrazo grandote.

    • zambullida Says:

      Ese ejercicio que haces, flori, es buenísimo y esa flexibilidad de la que hablas es fantástica. En realidad, uno enjuicia en la medida que se juzga a sí mismo.

      Un abrazo, venezolana.

  18. Explorador Says:

    A veces nos equivocamos, y muchas veces sus consecuencias nos atormentan…¿qué puedo decirte? Que te esfuerces por ser valiente, esa gran virtud moral hoy en desuso, y que estoy seguro de que eres fuerte, y encontrarás muchos buenos motivos. Y por supuesto, no dejes que juicios ajenos te hagan sentir peor.

    Un abrazo.

  19. Alan Rulf Says:

    No te creo necia en absoluto, y la rebelión de tu organismo pasará, si no lo ha hecho ya.

    Tú puedes salir adelante, y lo harás. Nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco nos dejaron elegir.

    Saludos.

  20. annefatosme Says:

    Zambu, una frase de tu texto me ha saltado a la cara, borrando todas las demás: nos sentimos víctimas y pocas veces verdugos. Es una verdad como un puño que merece honda reflexión, me voy a prestar a ella esta tarde… y, ya ves, de tu sufrimiento, ha surgido una pequeña llama que ahora brilla en mi pensamiento. Ánimo, zambu.
    Un fuerte abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: