Nuevos amigos

¡Cuántas veces no me habré quejado de mi soledad, de ese abandono inhumano al que la vida, en los últimos años, me ha confinado! Sin embargo, de un tiempo a esta parte, parece que voy cosechando nuevas amistades, de ésas que están, de las que no se escabullen a la primera de cambio. Conocen también la soledad y, aun cuando cada uno arrastre su propia historia, son muchos los puntos que nos unen, pese a la distancia. Siento que tengo con quien contar y eso, para mí, que he vivido tiempo olvidada del mundo, por no tener quizá nada material que ofrecer, es impagable. Me siento, de pronto, querida, mimada por personas que apenas conozco, pero de las que intuyo casi todo. Planeamos viajes, aunque carezcamos de fondos e intercambiamos sueños, temores, aflicciones y también un buen puñado de risas, de ésas que luego uno rememora cuando, por ejemplo, está en el supermercado, esperando su turno en la panadería, y entonces una sonrisa brota porque sí, porque hay alguien que se preocupa de tu destino y el suyo ya no te es indiferente; cuando uno se adentra en los entresijos de otras almas queda allí enganchado, para siempre. No ha sido un día fácil y, de hecho, a cuenta del estrés ando toda encogidita y llena de dolores y hasta el pelo se me ha empezado de nuevo a caer. Creo, por otra parte, haber recuperado a un familiar, al que daba ya por perdido, y al que amo con locura, aunque todavía los miedos me impidan acercarme a él; es lo que tienen las heridas: no se cicatrizan de un día para otro. Pese a todo, hemos mantenido intensas conversaciones, llenas de dolor y, al tiempo, de una increíble belleza; le ha abierto mi corazón y él, que es poco hablador, se ha limitado a escuchar mis lamentos, los sufrimientos que he ido acumulando en estos dolientes y, al tiempo, fructíferos años, ésos que me han desviado un poco del camino, pero que también me han permitido ahondar en los abismos y conocer lo que, de no ser por el desprecio, nunca habría siquiera atisbado. Una nueva vida, llena de amor y de sorpresas, se abre ante mí y yo, como si se tratara de un raro elixir, la paladeo con verdadero deleite.

Anuncios

36 comentarios to “Nuevos amigos”

  1. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    NO SABES LO QUE ME ALEGRO DE LO QUE HOY HAS ESCRITO EN TU POST, TE VEO MAS LIGERA Y LO DEL FAMILIAR ME HA ENCANTADO QUE SUCEDIERA, UN ABRAZO ZAMBULLIDA

  2. Profa. Elizabeth Vargas Says:

    La soledad la veo como un espacio para descubrirnos y que afloren nuestros talentos. La llegada de la amistad es el regalo más hermoso que nos da la vida. En cuanto a las heridas, tienes razón, no sanan de un día para otro, pero hay una medicina que ayuda a acelerar el proceso, se llama perdón. Me gustó tu publicación y veo que tenemos temas en común por lo que te invito a visitarme.

    • zambullida Says:

      La soledad es necesaria, pero cuando se prolonga demasiado, llega a desestabilizar. La amistad es, como dices, un regalo, al igual que el perdón. Gracias por pasarte y comentar.

  3. enfilando Says:

    La amistad es una de las mejores realidades en la existencia de la persona. Es el “tesoro escondido” que hay que procurar mantener a toda costa. Celebro que vayan surgiendo en tu vida. Apóyate en ellas, no lo dudes. También la recuperación de la relación familiar. Me has alegrado la mañana con tu post. Un abrazo.

    • zambullida Says:

      Lo ideal es que los amigos se apoyen unos en los otros, porque todos necesitamos de los demás. Lo del familiar llevará tiempo, pero al menos ya se ha puesto la primera piedra. A mí tu comentario también me ha alegrado, enfilando. Gracias.

  4. winnie0 Says:

    AY Zambu, me gusta leerte con ilusión, con amistades nuevas que llenan ese corazoncito tuyo que a veces se siente tan solito. Un beso enorme

  5. Alan Rulf Says:

    ¿Cómo podría no alegrarme de tu entrada? Celebro tus amistades, y deseo que la recuperación del familiar que nos dices se concrete y tengas un motivo menos de pesar.

    Me gustaría creer que hemos tocado fondo, y que vamos a abandonarlo muy pronto.

    Saludos.

  6. Susana Says:

    Cada día trae un nuevo amanecer. Me alegro de que a ti te haya cambiado la vida para mejor. Un beso.

  7. Candelaria Says:

    Las heridas tardan en cicatrizar, sí, pero es precioso leer esa fuerza que te arrebata.
    Engancharse en los entresijos de otras almas… qué bonito modo de expresarlo. Sigues sorprendiendo en cada post.
    Un beso.

    • zambullida Says:

      Gracias, Susana. Espero, de veras, que esto sea el comienzo de una nueva vida.

      Gracias por tu fidelidad, Candelaria, y por estar siempre ahí. En cuanto a la fuerza, ya sabes que tengo tendencia a los “arrebatos” 😉 Besos.

  8. mercedesmolinero Says:

    Una vida llena de amor y de sorpresas (como tú dices) es lo que todos deseamos para ti y si tu familiar enfermo está mejorando, es de presumir que un horizonte nuevo se abrirá ante tus ojos.
    Un abrazo

  9. 1cruzdelsur Says:

    No sabes la alegría que me dan tus letras…, que bueno¡ Solo¡ No te olvides de nosotros¡
    Un beso gigante para ti…
    C.

    • zambullida Says:

      Gracias por tus buenos deseos, Mercedes, muchas gracias. Un abrazo para ti también.

      ¡Cómo habría de olvidarme de vosotros, cruz! Gracias, amigo. Besos.

  10. flori Says:

    Nuevos amigos, una nueva vida; todo pasa, solo es cuestión de saber esperar y confiar en que mañana puede ser mejor…
    Me alegra mucho lo de tu acercamiento a ese familiar tan querido para ti…
    Ante ti siempre se abren horizontes, si puedes ver…

    Un abrazo.

  11. Doradita Says:

    Recuperar a un familiar es lo más bonito que a uno le puede pasar, por muy doloroso que sea…a veces, la soledad o la tristeza también abre nuestra mente y nuestro corazón, y es posible que ese hueco se haga mucho más amplio…
    Comparto esa alegría contigo…porque sé lo que se siente 🙂
    Me alegra ver entradas tan positiva como la que hoy nos regalas
    Aquí te dejo un beso dorado muakkkkkk!

  12. annefatosme Says:

    Amistades nuevas, sorpresas, alicientes renovados, son las mejores medicinas para el alma y el cuerpo. No sabes como me alegro que las vayas encontrando.
    Un abrazo,

  13. Marisa Rubio Says:

    Puedes deleitarnos siempre que lo desees….nosotros, tus lectores, en cada post it, nos zambullimos en un sin fin de placeres de ese alma que sólo ve cuando cierra los ojos y sólo entiende de humanidad, sensibilidad y amor….todo recogido entre tus líneas y tu buen hacer atrezzar el relato con la calidad de imágenes y la música Maravillosa Criatura eres tú!

    • zambullida Says:

      La verdad es que pierdo más tiempo en buscar las imágenes y la música que en escribir el texto. Me alegro que valores mi esfuerzo, Marisa. No te pases con los cumplidos, no sea que se me suban a la cabeza. Esa sensibilidad, esa humanidad,ese amor no son más que el reflejo de tu propia alma.

  14. tomae Says:

    …me alegra lo que dices del familiar que dabas por perdido, y espero que esté del todo recuperado pequeña saltamontes.

    A mí el brote de la risa me da en las situaciones más dispares, y muchos de esos brotes, tienen que ver con el blog… de repente alguien me ve…así. como “brotando” y en realidad es que estoy maquinando un post, o un comentario de esos… Cuídate Zambu

    • zambullida Says:

      En realidad, el familiar recuperado es otro, pero da lo mismo.

      A mí, a veces, me entra la risa cuando voy por la calle y, claro, la gente me mira y me toma por loca. Un día tuve que meterme en un portal, porque las risas casi se convirtieron en carcajadas; más que nada para no acabar con camisa de fuerza. 🙂 Cuídate tú también.

  15. Juana Gil Says:

    Cuánto bien hace en nuestras vidas encontrar un amigo de verdad, de esos que nos hacen sentir cómodos, no nos juzgan, nos escuchan y siempre están ahí. Me alegro de que hayas encontrado a esa persona que aporta esperanza a tu vida. Un abrazo, Zambullida.

  16. Concha Huerta Says:

    La amistad es desde luego la mejor cura para las almas solitarias. Cuanto me alegra que por fin esten encontrando amigos con quien compartir tus días. te los mereces. Un saludo

  17. Emily Says:

    Que bonito post, y la canción es preciosa y tan dulce que al escucharla, se me ha puesto la carne de gallina. Un beso.

  18. meloenvuelvepararegalo Says:

    mmm… post positivo, me gusta. Me gusta más leerte así, esperanzada, ilusionada, rememorando risas y carcajadas…
    Poco a poco, pero esto promete.
    El familiar reencontrado, esas nuevas amistades con las que se planean viajes, reuniones o simplemente comidas sobre mantel, y ese otro familiar que espero esté recuperándose…
    Un besazo, y no acabes con todas las provisiones de pipas 🙂

    • zambullida Says:

      También yo creo que promete, melo. Gracias por tu empatía, por alegrarte por mis pequeños logros.

      ¡Ay, las pipas! Ahí tengo en la despensa una buena bolsa. Me paso todos los días por la frutería en busca de giganteas ( ya sabes, girasoles) y me voy de allí como un alma en pena, porque últimamente, no les llegan. Estoy deseando de ir el lunes de nuevo; tengo la esperanza de que,finalmente, pueda hacerme con una ENORME. 🙂

  19. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Querida Zambullida, amiga inolvidable, la vida me pone piedras en el camino, justo cuando deseaba ponerme al día con tus narraciones que me encanta leer, se me malogró el ordenador como lo llaman ustedes, y yo mi enseparable Laptop, tuve que llamar un técnico especialista en estos aparatitos, sin los cuales ya no logro vivir, y demoró días en venir, bueno al fin ya está funcionando.
    Me ha gustado mucho el que he leído y con ese bello fondo musical tan lindo. Es muy bueno tener nuevos amigos, en especial los que saben escuchar sin preguntar, me alegra el inicio de perdón con tu familiar, la familia es importante, aunque dicen que ella viene con uno y que lo que elegimos son los amigos.
    Se que estás más contenta y positiva, la vida es así, unos días buenos y otros malos, soledad y compañía, pero gracias a Dios estamos vivos. Esto me recuerda la terrible desgracia del avión chileno y la muerte de ese maravilloso periodísta, tan jóven y querido por todos, que murió llevando ayuuda., así es la vida.
    No dejes de mandarme tus entradas, todas las voy a leer, sin dejar una.
    Te quiero amiga.
    Maricarmen

    • zambullida Says:

      Gracias, como siempre, por tu fidelidad, Mª del Carmen.

      Es cierto: la familia, nos guste o no, “nos cae encima”; las amistades, afortunadamente, las elegimos nosotros.

      Como bien dices, unos días la vida parece sonreírnos y otras, darnos la espalda. Siempre hay dificultades en el camino; todas sirven, todas, aunque a veces cueste entenderlo.

      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: