Hermosuras

He dormido apenas cuatro horas y la noche se me ha hecho eterna. Me he despertado con una nube de malos pensamientos rondándome la cabeza, que me ha ido persiguiendo a lo largo de toda la mañana; no ha habido manera de quitármela de encima. Tras intentar, sin éxito, dormir la siesta, los diablillos han estado haciendo de las suyas y he temido que acabaran apoderándose de mí hasta que una llamada los ha expulsado a todos de un manotazo, de modo que la fealdad que parecía adherida a mi vida se ha tornado en belleza. Ante mí, han ido desfilando a lo largo de la tarde toda suerte de hermosuras. Me entero de que J., que lucha por librarse de las tinieblas en las que le ha hundido la droga, está cuidando de su padre enfermo: lleva dos días con fiebre y lo ha dejado todo para atender a quien su esposa abandonó hace poco más de un año a causa del alcoholismo;  me conmueve de tal manera que no puedo evitar llorar. Un amigo me cuenta que en un pueblecito de Ávila hay diez peregrinos de Nairobi, son jóvenes y también muy pobres; parece que un alma generosa ha corrido con los gastos del viaje; de lo contrario, les habría sido resultado imposible arribar a España. El alcalde del lugar está encantado con ellos y con otros tantos chicos y chicas de diferentes países; dan buen ambiente, contagian su alegría y, según el edil, son tan respetuosos que no dejan tras de sí ni un solo papel. Me topo con P.: la encuentro muy guapa, rejuvenecida, y le brillan mucho los ojos, como a una niña, aunque esté ya próxima a cumplir los setenta. Ha acogido en su casa a dos peregrinas inglesas y lleva días de acá para allá, ejerciendo de cicerone. Es curioso: es una mujer llena de manías que suele quejarse mucho por casi todo y, sin embargo, hoy la he visto transformada; irradiaba entusiasmo y, sin quererlo, un poco de ese gozo suyo se me ha metido en los bolsillos. Me acuerdo de otros tantos que en el pasado hicieron malabares con tal de lograr el dinero que les llevara a esa Tierra, para ellos, Prometida; sonrío. Es raro: a diferencia de otros, no revindican derechos, sólo asumen responsabilidades y, para matar las horas, cogen las guitarras y cantan a ese Dios que les llena de amor; no queman contenedores, no dejan regueros de suciedad a su paso, están siempre alegres, aman la vida y poco les preocupan las ideologías, ésas que ahora parecen invadirnos y sin las cuales, algunos no parecen ser ni saber nada. Cuando uno carece de valores, recurre a la ideología, a la constante protesta, a la exigencia de toda suerte de concesiones, algunas legítimas, otras no tanto; se sientan y elaboran teorías sobre esto y aquello y raras veces se aplican esos principios que para otros reclaman. Si el mundo cambia, no será gracias a ellos, sino a aquéllos. Como decía el príncipe Mishkin, el protagonista de «El idiota», aquel personaje de Dostoievski que pocos han parecido entender, «La belleza salvará al mundo.»

* Fotografía cedida por Karen Blixen.

Anuncios

42 comentarios to “Hermosuras”

  1. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    TAMBIEN ESTOY ENTUSIASMADO CONM LA VISITA DEL SANTO PADRE Y TAMBIEN OIGO LOS COMENTARIOS SOBRE ESTOS JOVENES QUE SON EL FUTURO QUE TODOS ANHELAMOS. HACEN CAMBIAR A LAS PERSONAS, UN ABRAZO ZAMBULLIDA

  2. winnie0 Says:

    A mi me pasa algo muchas veces Zambu…en medio de mis fantasmas de pronto aparecen los de los demás y sus vidad tan tan complicadas y entonces mis diablillos y sueños que casi son pesadillas se calman para darme a entender que los hay peor que yo.
    Te mando un beso enorme y ojala puedas dar un poquito de descanso a tu alma

  3. inspiracion1971 Says:

    Me ha encantado la música.
    Si queremos cambiar el mundo, tenemos que empezar por nuestro entorno.
    … te leo.. alegre.. y eso me satisface.
    Besos.
    🙂

  4. Susana Says:

    Desde luego, esos jóvenes nos han traído una bocanada de aire fresco a nuestras vidas. Un beso.

  5. Maizal Says:

    Zambu, qué lindo… no has sentido desconfianza de la alegría de unos o del cambio que la posibilidad de hospedar a hermanos en la fe, realiza por ejemplo en esa mujer, etc… Creo en un lema, siempre, “una cosa no quita a la otra”, este lema a mi desde que lo adopté hace años me ayudó muchísimo, muchísimo. Estoy triste y alegre, estoy cansada y animada, me comen los demonios y me hacen sonreir los ángeles… y al hermano igual, y el mundo entero. Y Dios tiene Misericordia para los que se revuelven contra Él y quizás más para los que están muy desesperanzados, y sea como sea, una cosa no quita la otra. Luz y sombra, amor y odio… Así, dejándome llevar, sólo el Cielo, el Reino de Dios, quita todo lo sucio y deja solo la caridad, el amor!!!! VIVA LA JMJ!! jeje

  6. mercedesmolinero Says:

    Me gusta saberte alegre sea por lo que sea.
    Un abrazo

  7. sunsi Says:

    Querida Zambullida.
    He seguido en directo la llegada del Papa. Todavía resuena haciendo eco en el alma sus palabras al llegar a Barajas. Ha dicho mucho con pocas palabras. Un privilegio para estos jóvenes que se están volcando con el Santo Padre. Son nuestra Esperanza.

    “a diferencia de otros, no revindican derechos, sólo asumen responsabilidades y, para matar las horas, cogen las guitarras y cantan a ese Dios que les llena de amor.”

    Ese es su testimonio. Ojalá no pase desapercibido.
    Precioso post. Un beso, Zambu.

    • zambullida Says:

      No he podido verlo en directo, pero lo he visto en el telediario. Muy emocionante. Este viaje, con todo lo que conlleva, no pasará desapercibido, de eso puedes estar segura. Gracias por hacer escala en mi casa. Un beso, sunsi.

  8. enlasnubes Says:

    La religión mal entendida, para mi ésa es el problema…

    Un beso

    • zambullida Says:

      Si aquellos que la practicamos, la entendemos, es más que suficiente, ¿no te parece? Nadie nos obliga a acatar las normas de la Iglesia; lo hacemos libremente.De todos modos, el Catolicismo no tiene que ser para todos. De hecho, durante una época, coincidiendo con las dos guerras mundiales, se disparó el número de creyentes, pero ahora ha vuelto a su ser, a lo que siempre fue y… ¡tan contentos!

      Gracias por atravesar el Atlántico, enlasnubes, para visitar esta casa mía. Un beso para ti también.

  9. tomae Says:

    La historia que nos cuentas de los keniatas, como la de tantos peregrinos que han pasado unos días por los rincones de nuestra geografía es fascinante Zambu, estoy convencido que el entusiasmo de todos esos “jmj’s” se contagiará en muchos hogares. BXVI a quien so nos lee le invito a unas cañas cuando acabe con sus obligaciones, seguro que con sus palabras multiplicará el buen ánimo que se palpa en el ambiente. Me ha parecido muy acertado el post y transmite a todos los que te leemos algo más que “hermosura”. La canción Genial!!!

    PD. Benedicto XVI sí lee esto acuérdese que está invitado, nosotros nos acordamos de usted!. Zamubu si se viene a por unas cañas te invito a ti y a toda la peña!!! besos!!!

    • zambullida Says:

      Pues hubo alguno en el pasado que en un comentario le dejó a B-16 una voluminosa carta que sólo pude leer a trozos, ¡era inabarcable! Ya en su día le comenté que no era consciente de que el Papa leyera mi blog, pero nunca se sabes lo mismo tenemos seguidores en la Santa Sede.

      Yo a cañas siempre me apunto, ya lo sabes, pero habrá que mojarlas con algo, ¿no? Gambitas, calamares…, esas cosas. Esperemos que B-16 también se anime. En Tarraco, ¿no? Es para que no haya malentendidos.

  10. tomae Says:

    ..uys con los nervios de que me leyera él, te he llamado “Zamubu”, bueno, queda un poco como a chica de Nairobi…:)

    • zambullida Says:

      Con el nombre que me has puesto, “Zambu”, creo que podría perfectamente pasar por peregrina de Nairobi. Es increíble: has logrado que todos, absolutamente todos, me llamen Zambu. En fin, supongo que hay cosas peores y ya le voy cogiendo cariño al nombre. 🙂 🙂 🙂

  11. Alan Rulf Says:

    Me alegro especialmente de la primera hermosura, esa que te ha hecho llorar. Me alegro de que hayas llorado por eso.

    También me alegro del resto de tus alegrías, cómo no. 😀

    Saludos.

  12. flori Says:

    Precioso post Zambullida, tu alma es noble…

    Me encanto eso que dices de como la gente se llena de ideologías, tienes razón al decir por qué lo hacen…

    Gracias por compartir esas hermosuras…, un gran abrazo.

    • zambullida Says:

      Huyo de las ideologías como de la peste. Abrazo, en cambio, cuantos principios morales humanicen al hombre ( esta sociedad nuestra, le ha deshumanizado) y le devuelvan su verdadera esencia. Gracias a ti, flori. Abrazo.

  13. Concha Huerta Says:

    Que hermosas palabras Zambu de ese encuentro con esa conocida de ojos de niña y las que evocas de Dostoiesvki. La belleza salvará al mundo. Que así sea.

  14. Juana Gil Says:

    Estoy convencida de que buscar el bienestar o la felicidad de los demás es uno de los caminos más directos para lograr el propio bienestar o la propia felicidad. Esas personas que comentas han encontrado un motivo para ayudar a los demás y así, de esta manera, se ayudan a sí mismas.
    Cuánta necesidad de sana alegría y de generosidad tiene hoy el mundo.
    Bellísima música.
    Un abrazo.

  15. Emily Says:

    Cuántos días sin pasarme por aquí!! hemos estado fuera y ultimamente con este calor tan sofocante que tenemos no he tenido fuerzas para encender el ordenador, pero no creas que me he olvidado de tí, así que voy a leer todo lo que has escrito…..Me alegro que se arreglara el día y espero que estés bien a pesar de estas temperaturas. A ver si refresca un poquito y nos vemos. Un beso muy fuerte.

    • zambullida Says:

      Las temperaturas ya están bajando, Emily. Mañana notaremos más el cambio. Ha sido horrible, un infierno, ¿verdad? Además, como nosotros no estamos acostumbradas a estas temperaturas… Me alegra tenerte de vuelta. Un beso.

  16. Holle Frank Says:

    unas observaciones valiosas al margen del gran encuentro de la juventud mundial.

  17. meloenvuelvepararegalo Says:

    Entusiasmo!
    De las mejores cosas que se pueden contagiar!!
    Ay! qué bueno volver a tener conexión y entretenerme leyéndote…
    bss,

  18. Marisa Rubio Says:

    Qué sorpresa escuchar a Delibes, compositor que en su momento tuvo su ópera LAKME descatalogada y esta lectora lo rescató en un bazar musical de Londres, para proponerlo en un anuncio que realizó IBERIA de esos de antaño….con un mundo abrazado al firmamento y siendo cercano a todos los viajantes soñadores. Sigue pensando y creando de lo cotidiano estos “sentires” que vives porque así REVIVIMOS nosotros, tus seguidores que ya no podríamos estar sin la “dósis” de belleza literaria tuya.
    Zambullida….cómo vas a llamarte cuándo te afloren los Editores??
    Muacs
    Marisina

    • zambullida Says:

      Cuando afloren los editores, Marisa, recurriré a mi nombre verdadero que, según todos, suena bien. En lo cotidiano está la felicidad, niña; no hace falta irse muy lejos para encontrarla. Ya sabes: lo pequeño y el aquí y el ahora. Besos.

  19. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    El título de Hermosuras, va perfecto con la melodía y con el tema que escribes, nuestra querida España necesitaba, de la espiritualdad de sus jovenes y la renovavión de la FE, que se fue perdiéndo con el tiempo, ya no es la España de mis padres, ni la que yo vi cuando estuve más de un año, hace muhos años.
    En lo referente al nombre, te confieso que núnca me gustó que de dijeran Zambu, me suena a nombre de tribu africana, jajaja., verás que cuando pongo tu nombre literario, lo pongo completo.
    Cariños,
    Maricarmen

    • zambullida Says:

      A mí también Zambu me suena a tribu africana, pero es un apelativo cariñoso que acuñó “error 405”; ya me he hecho a él.

      Si regresaras a España, Mª del Carmen, no la reconocerías.

      Contigo da gusto: siempre te fijas en la música.

  20. M Says:

    Bueno, no tanto, después de todo, al parecer…. en mi humilde opinión, hay verdades como templos en este post. Particularmente comulgo con lo que interpreto que quieres decir: que el nivel de responsabilidad de alguien es inversamente proporcional al tiempo y energía invertidos en el reclamo de derechos. Esto no sólo es verdad, es importante. Y mucho. Si la belleza no logra salvarnos, lo hará la responsabilidad… de unos pocos.

    • zambullida Says:

      Si asumiéramos tantas responsabilidades como derechos reclamamos, nos iría mucho, mucho mejor. Sigue creyendo, no obstante, como el príncipe Mishkin, en el poder salvífico de la belleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: