Insomnio

Mis esfuerzos por robarle horas al desvelo se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en tarea primordial. Da igual que me acueste tarde o temprano. Da igual que nade o camine. Da igual que tome somníferos. El insomnio se ha enseñoreado de mi vida durante las últimas semanas y todo está a su merced. No hay planes ni proyectos, sólo descansar de rato en rato, cuando la vigilia baja la guardia, a veces en el sofá, para evitar los sobresaltos que me provocan las interminables obras del vecino, a veces en la cama, para enderezar la espalda. Las lecturas andan medio postpuestas; aun así, hago lo imposible por leer, aunque vaya a paso de tortuga.  En los últimos años, mis veranos han sido difíciles, muy difíciles. Si éste no empeorara, me daría por satisfecha, aun cuando tema que el agotamiento acabe robándome el juicio. Esta mente mía, tan prolífica, no descansa nunca; se enreda en pensamientos de una u otra índole, murmulla sin cesar y me obliga a habitar entre el runrún y el bisbiseo de una cavilación incesante que desoye los ayes del cuerpo y mi anhelo de silencio. Últimamente, parece haber tomado el mando de suerte que todo gira en torno a sus caprichos y ni sé ya cómo domeñarla. Sé que hay males peores, pero a mí la hiperactividad cognitiva se me antoja, en estos días, como un infierno del que a duras penas consigo zafarme.  Sin embargo, han ocurrido también cosas hermosas, muy hermosas, que me han reconciliado un poco con esa palabra, para mí maldita, que todos profieren con insolente ligereza: Amistad. Fueron siempre malos amigos los que me acompañaron y, durante lustros, fui acumulando desplantes y un sinfín de sinsabores. Finalmente, hace unos años, decidí dar un vuelco a mis días y prescindir, aunque ello me condenara a la más absoluta de las soledades, de aquellas compañías. Ha sido un proceso largo, que, en  estos últimos meses, me ha dado grandes e inesperadas satisfacciones; de las arideces de antaño poco queda: ahora transito por verdes y frescos parajes y a veces, como ayer, el horizonte, tras ese páramo que considero un poco mío, resplandece como el oro; nunca vi un ocaso tan dorado.

P.D.: Esta canción está dedicada a todos esos nuevos compañeros de viaje que se han ido cruzando en mi camino; ellos saben quiénes son. Aprovecho para mencionar que hace unos días recibí de manos de Winnie un premio, «The versatile blogger”, que compartí con Melo, Tomae y Fran.

Anuncios

42 comentarios to “Insomnio”

  1. Alan Rulf Says:

    No es fácil tener buenos amigos, de esos que ayudan sin esperar nada a cambio, y que están a las duras y a las maduras. Especialmente a las duras. Pero hay pocos, y por eso no es fácil encontrarlos, y a veces puede parecer que no existen.

    Ánimo en tu lucha diaria. Vencerás. Y espero que duermas.

    Un abrazo.

    • zambullida Says:

      Sí, los amigos son un raro tesoro. Sé que existen porque he visto a otros que sí los tienen. Es cierto: uno a veces no puede evitar dudar de su existencia.

      Hoy, contra todo pronóstico, he dormido como una reina.

      Gracias, Alan.

  2. Teo Says:

    Ese insomnio reside un poco más allá del lugar donde actúan los somníferos, quizá por eso no te hacen efecto. Cruel y difícilmente accesible, lo se. Pero no imposible.

    Más lamento tu experiencia con esas amistades que dejaron de serlo. Creo, Zambu, que los “amigos” no pueden ser malos, solo buenos. Amistad y maldad son términos antitéticos. Una amistad se enfría, se pierde o muere y, el que era amigo, deja de serlo. Si queremos ser optimistas podemos decir que esa amistad nunca nació o que no pasó de ser incipiente. Pero el amigo, la amiga siempre está. No apabulla, no se hace omnipresente. Está. Y cuando se le necesita, aflora, sin estridencias.

    Celebro los últimos rocíos mañaneros que han dejado gotas de amistad en tu corola.

    • zambullida Says:

      Sé de dónde me viene el insomnio (intermitente, gracias a Dios) y en ese lugar tan profundo a veces también se puede actuar, aunque el armamento sea de muy distinto calibre. Lo malo es mi hiperactividad cognitiva que lo complica todavía más y que me desvela aun estando contenta.

      Estoy convencida de que no he tenido verdaderos amigos, Teo, sólo sucedáneos. De todos modos, esto es algo muy común, pero la mayoría prefiere ignorarlo y sólo cuando le vienen mal dadas, se da cuenta de ello.

  3. winnie0 Says:

    Me quedo con esa frase de Alan….”ánimo en tu lucha diaria” Ay Zambu qué complicado es vivir a veces verdad??? Un gran beso

  4. Manuel Says:

    Enorme post, un abrazo.

    • zambullida Says:

      Ciertamente, la vida a veces se nos complica; otras, en cambio, resulta muy sencilla. Besos, Winnie.

      Gracias, Manuel, muchas gracias. Sé bienvenido a este espacio mío.

  5. Karkadam Says:

    Los buenos amigos existen, aun que son muy escasos. Ocurre es que cuando alguien a quien tenias por amigo te decepciona el dolor es más intenso. De todas formas conviene no elvidar que tu eres tu mejor amiga.

    Besos

    • zambullida Says:

      Si uno está a gusto consigo mismo, las decepciones son más llevaderas; de lo contrario, ponemos demasiadas expectativas en los demás. Por otra parte, como bien dices, yo, y sólo yo, soy mi mejor amiga. Gracias, Karkadam.

  6. Juana Gil Says:

    Hola, Zambullida.
    Después de leer tu post me he quedado con ganas de leer más, como siempre. Comunicas los sentimientos de una manera tan especial y a la vez tan cercana que es difícil no identificarse en una oración o en un párrafo. La canción que has elegido para él me parece preciosa y su mensaje muy acertado, lleno de esperanza.
    En medio de tanta aridez puede existir la belleza.
    Un abrazo.

    • zambullida Says:

      Si lo llego a saber, Juana, no hubiera suprimido el párrafo del que, al final, decidí prescindir, ¡ja,ja,ja!

      La canción me tiene maravillada; me paso el día escuchándola. Te recomiendo la película: fantástica.

      La belleza siempre se abre paso, aun en medio de la nada y de la más terrible de las asperezas.

  7. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    NO SE SI TE COMENTE UN DIA QUE MI ABUELA NEUS, FALLECIO EL MISMO AÑO QUE FRANCI, ME DECIA ( EN VALENCIANO) HIJO MIO AMIGOS VERDADERS NO EXISTEN , EL MEHOR AMIGO ES YN DUDI EN EL BOLSILLO, A LO LAGO DE MI VIDA ME LO HA IDO DEMOSTRANDO QUE MI ABUELA ERA SABIA, ES TANDIFICIL ENCONTRAR A UB BUEN AMIG” COMO BUSCAR UNA AGUJA EN UN PAJAR, ESTOY CURADO DE ESPAMTO Y ESO TENEMOS QUE CONSEHUIRLO TODOS PARA VIVIR CON MAS LIBERTAD, IN ABRAZO ZAMBULLIDA
    PD. TU ESCRITO ME HA RECORDADO VIEJOS TIEMPOS, MUY VIEJOS Y TAL VEZ AHORA ME HAYA HECHO UN RENEGON. ¿SERA LA EDAD?

    • zambullida Says:

      DÉJATE DE RENIEGOS, LAMBERTO, Y DISFRUTA DE LA VIDA.

      ESTOY DE ACUERDO CONTIGO: ES DIFÍCIL ENCONTRAR UN VERDADERO AMIGO, MUY DIFÍCIL, PERO NO IMPOSIBLE, O AL MENOS ASÍ LO QUIERO YO CREER.

  8. mercedesmolinero Says:

    Magnífica canción, buenísima película que habla sobre el amor y la amistad. Esas nuevas amistades que tú vas encontrando en el camino que te has trazado.
    Me alegraría que vencieras el insomnio, es algo que compartimos y se de lo que hablas.
    Ojala encuentres la calma y el reposo para tu espíritu inquieto.
    Un fuerte abrazo.

    • zambullida Says:

      La película es estupenda y muy recomendable.

      Hoy he logrado dormir. Esta noche, se verá. Vivo el día a día, más no puedo hacer. La calma vendrá, pero parece no ser su momento. En fin… Gracias, como siempre, Mercedes.

      Un abrazo.

  9. Cereza Says:

    Yo no sé Zambu, solo sé que somos todos hermanos. Luego, como alguien ya dijo, es necesario convertirnos en nuestros mejores amigos y hermanos. Luego somos todos hijos de Dios. Yo qué sé!! Mejorar es mi trabajo, para amarme mas y mejor,dejar que me amen mas y amar mas y mejor, lo demás, como dice el Evanglio, vendrá por añadidura, así espero con fe. Gaby

  10. annefatosme Says:

    Los amigos se cuentan con los dedos de una mano, cuenta el dicho, y así es. En cuanto al insomnio es terrible, conozco sus azotes y te entiendo y compadezco.
    Un abrazo,

    • zambullida Says:

      Mi insomnio es ahora intermitente. Va por temporadas. En el pasado fue peor: llegué a padecerlo durante años, noche tras noche, siendo yo muy jovencita.

      Un abrazo, normanda.

  11. tomae-desde otro ordenador Says:

    Zambu, mi pequeña saltamontes, gracias por compartir ese premio (¡me han llegado algunos amigos)… seguí la estela del premio y mencioné a alguien…le visito bastante, y tu entrada me ha recordado esta canción que te traigo:

    http://www.goear.com/files/external.swf?file=88f5825

    …si no sale, bien, puedes visitar el enlace porque el texto es precioso. Descansa Zambu!

    http://verbosenjuego-lolo.blogspot.com/2010/09/nana-para-blogueros.html

  12. flori Says:

    Que bonito es re-descubrir la amistad, no todo es oscuro, y eso es bueno.
    Sabes, una vez tenia problemas para dormir, el medico lo que me pregunto fue: ¿Qué problema tan grave tienes que no te deja dormir? Es grave el insomnio pues te debilita.
    Con la hiperactividad es buenisimo cuando se logra canalizar.

    Felicidades por el premio, te mereces todo lo mejor…, Un beso y un abrazo.

    • zambullida Says:

      No sé, flori, pero debo de ser muy torpe. Cuando me vienen mal dadas, la hiperactividad se dispara. Me han dicho que viviré con ello hasta el fin de mis días. En cualquier caso, lo que estoy pasando ahora es muy excepcional, son circunstancias muy difíciles e inusuales. No siempre será así.

      Gracias, flori. Besos.

  13. inspiracion1971 Says:

    “¿Qué amigo es ese al que buscas para llenar tus horas muertas?
    Busca a tu amigo con horas para vivir.
    Porque la misión de un buen amigo es llenar tus necesidades,
    no tu vacío.”
    Pablo Neruda.

    🙂

    • zambullida Says:

      No sé si coincido con Neruda. Es evidente que nadie va a llenar mis vacíos, pero tampoco creo que el otro, aun siendo amigo, tenga la misión de satisfacer mis necesidades. Hará, supongo, lo que buenamente pueda.

      • inspiracion1971 Says:

        La interpretación que hago de estos versos de Neruda, es que el vacio es la nada.. por tanto, es más que si estas triste, necesitas un abrazo, un amigo te abraza. El vacio es la inexistencia. La pasividad.
        Un beso.
        🙂

  14. Susana Says:

    Yo tampoco he tenido suerte con las amistades, pero nunca es tarde para empezar. Un beso.

  15. sunsi Says:

    Levo un par de días mirando el título de tu post… Esta mañana me he “zambullido” en su contenido… Me echa para atrás, Zambu. Te leo y es el retrato exacto de la mujer insomne. Del sofá a la cama… de la cama a… Y al final te levantas porque la cabeza te manda, da tantas vueltas que necesita acción. Y luego todo el día arrastrada de cansancio. Solo quien lo padece lo puede entender. Así que, amiga, no sabes cómo me pongo en tu piel y empatizo contigo.

    Mi familia ya se ha acostumbrado. Se despide de mí el último que se acuesta y me saluda el primero que se levanta… Pero a medida que pasan los días, las semanas, los meses… No te doy la tabarra. Ya tiene suficiente con tu insomnio como para que tengas que tragarte el mío.

    Una cosa sí quería decirte; lo tengo más que comprobado. La falta de sueño y el cansancio afectan y mucho al tono vital. Ya sé que es de cajón, pero una cosa es decirlo y otra vivirlo. Demasiadas veces no se ve el paisaje más que en tonos de grises. Todos alborotan , ríen, disfrutan… y el insomne no puede. Te dicen si quieres ir a… si te apuntas… y más quisieras, pero así, arrastrando los pies, se te hace una montaña cualquier actividad diaria.

    Qué tocho de comentario, Zambullida. Mi intención es que te sientas un poco acompañada… que sepas que detrás de la pantalla hay alguien que sabe de qué va el asunto y te comprende más de lo que imaginas.

    Te mando un beso que querría ser una nana… Cuídate mucho, guapa.

    • zambullida Says:

      Gracias, Sunsi. Sé muy bien de qué hablas. Ahora mi insomnio no es constante, sólo aparece con ya no puedo con mi alma, pero pasados unos días vuelvo a descansar a pierna suelta y más de ocho horas seguidas. En el pasado, siendo yo muy jovencita, estuve años sin apenas dormir. Fue desquiciante y casi acaba conmigo: perdí mucho, mucho peso y parecía anoréxica; para no acabar enloqueciendo, escribía cartas sin parar, misivas que nunca enviaba. Eso, afortunadamente, ya pasó. Si no duermo y me reniego, me salen contracturas y estoy de un humor de perros. Si, pese a todo, me resigno y lo acepto, sigo sin dormir, pero tengo paz.

      De todos modos, sí cambia el estado de ánimo. A mí hay gente que me conoció en mis años de insomnio y ahora cuando me ven, me tratan, dicen que parezco otra persona.

      ¡Ánimo, Sunsi, mucho ánimo!

  16. Catherine Says:

    Apreciada Zambullida,

    Es curioso ver que con los años las amistades (las verdaderas, esas que no abundan y que no se las lleva el viento con un minimo soplo de aire) pueden dar las alegrias mas grandes pero tambien causar dolores irreparables…Suerte que el dicho normalmente se cumple y el tiempo lo cura (casi) todo…

    Un abrazo bien grande!!!!

    • zambullida Says:

      Antes yo me llevaba unos berrinches tremendos con esas supuestas amistades verdaderas, hasta que descubrí que no lo eran y al liberarme de ellas, me sentí más libre y más ligera.

      Un abrazo, parisina.

  17. Candelaria Says:

    Los años me han ido enseñando lo que significa el dicho de que la amistad es un raro tesoro que poco tiene que ver con la compañía (qué fácilmente se confunden ambas cosas!). Se necesita confianza, ‘química’, y dosis altísimas de respeto; respeto ante la personalidad de cada uno, del momento vital, de las sensibilidades particulares… Es muy complejo. Personas que van y vienen, o aquellas que sentimos tan cercanas y sin embargo se alejan con el paso de los años. También quienes traicionan, a quienes sin querer traicionamos, de quienes nos separamos sin poder concretar el motivo… y aquellas que permanecen a pesar de todos los azotes de la vida. Insondable misterio, reposo para el alma. Reconozco que es infantil, pero creo que las amistades no hay que cuidarlas… hay que mimarlas.
    Besos de otra insomne.

    • zambullida Says:

      Sin química, no sólo no funciona una pareja, sino que tampoco se puede dar una amistad y casi nada, fuera del cortés “hola” y “adiós”. La amistad es, en cualquier caso, demasiado compleja para mí; las emociones las vivo de una manera más sencilla, de ahí que por ello se me haga tan cuesta arriba. Estoy de acuerdo: las amistades, si existen, hay que mimarlas.

      Siento lo de tu mala noche. Ayer no me dormí hasta pasadas las cuatro de la mañana. Espero que pronto pueda volver a mi vida, a mi rutina; ¡la añoro tanto!

  18. Lisset Vázquez Meizoso Says:

    Estimada Zambu, hace tanto que no tengo tiempo de nada que no sea publicar alguna chorrada en mi blog que ya ni recuerdo la última vez que pude ir paseándome como antaño por mis blogs favoritos, entre ellos el tuyo.

    He pasado por el insomnio y lo he dejado atrás con algo que me ha costado mucho entender y era, dejar atrás, resolver, equilibrar. No había pastilla, no había ejercicio, no había nada que me ayudara a dormir porque todo estaba en mi cabeza. Ha sido un año de dormirme a las 3 de la mañana y despertar a las 6, de cultivar ojeras, mal humor y hacerme más heridas de las que necesitaba y hay que dejar marchar a todos esos que nos hacen daño, hay que dejar marchar muchos recuerdos y perdonarnos por nuestra mala vista al elegir algunas compañías. Creo que lo que más cuesta es lo de perdonarnos pues somos muy exigentes a veces con nosotros mismos y con los otros.

    Te deseo descanso de cuerpo y mente y mucha felicidad.

    Un fuerte abrazo.

    • zambullida Says:

      Se ve que, tanto para ti como para mí, ha sido un año duro. Sin embargo, todo sirve, absolutamente todo. Hay compañías que es mejor no frecuentar y -coincido contigo- cuando nos cuesta perdonar es porque todavía no hemos sido capaces de reconciliarnos con nosotros mismos. Las autoexigencias nos hacen pupa y de eso sé un rato. Gracias a Dios, voy dejando mis malos hábitos atrás..

      Descansa tú también, querida, descansa. Cuando el cuerpo ha reposado, todo se ve de otra manera.

      Un fortísimo abrazo, Lisset y…, ¡mucho ánimo!

  19. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Querida Zambullida, recién puedo entrar en tu blog, me llegan todos y los leo, pero se me van sin poder comentar, espero hoy ponerme al día.
    No he podido escuchar la bella melodía que todos dicen que es hermosa, sale un aviso que dice: “No es posible en tu país, por derechos de INDECOPY”, buen paciencia, espero poder escuchar el de tus otros post.
    Es muy cierto, no todos merecen llamarlos amigos, es mejor tener pocos, pero verdaderos, la vida nos va demostrando quienes lo son de verdad.
    Me ha gustado como siempre tu entrada, sobre el sueño, no puedo opinar, yo desde niña dormía muy tarde y luego me costaba mucho levantarme para ir al colegio, me quedaba leyendo hasta muy tarde, cosa que molestaba muchísimo a mi madre, hoy duermo mucho menos, y no tengo ni deseos de levantarme, pero es por mi soledad, ya pasará.
    Con mucho cariño, tu amiga virtual, pero que te considera una verdadera amiga.
    Maricarmen

    • zambullida Says:

      Gracias por pasarte, amiga; te había echado en falta, la verdad. En realidad, Mª del Carmen, es muy difícil tener muchos amigos. Con uno o dos bastan. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: