Amores de primavera

El sábado fue fantástico: dormí doce horas seguidas y me quedé todo el santo día en casa, que es, sin duda, lo que más me relaja; todo lo que me suponga alejarme de mis libros, del portátil, de los harapos que gasto por estos lares me incomoda. No hice nada productivo, aparte de leer, regar, colocar un poco la habitación, poner una lavadora y podar los rosales. La casa sigue manga por hombro, pero la vida me presenta demasiados alicientes como para desperdiciarlos en la limpieza, máxime cuando mi hiperactividad cognitiva me ha impedido sumergirme en la lectura durante años. Así que ahora, y mientras dure la racha, ésta y no otra es mi prioridad y cualquier actividad que me aleje de ella se me antoja un sacrilegio. Hoy sí me he acercado a la ciudad y he hecho también un poco de limpieza; tras la misa y la cerveza con C. , he notado, ya en la autovía, cómo esa tristeza que lleva días conmigo se ha ausentado un ratito y mi mente, sin quererlo, se ha ido a esa pequeña esperanza que ha surgido en mí y que nada tiene que ver con mis anhelos literarios o con mis acuciantes problemas económicos, ésos que a ratos me roban el sueño, sino con los amoríos; entregarse a alguien a quien quizá pueda amar, aunque hoy por hoy las circunstancias lo impidan. A veces lo veo claro; otras me río de mí y de mis fantasías. Si soy sincera, cada vez me río menos, pero en vez de atolondrarme y de dejar que los pensamientos desborden mi mente, tal y como otras veces me ha ocurrido, ahora parezco tenerlos bajo control y vivir esta extraña situación con paz, con mucha paz. Cada detalle va poco a poco corroborando mis sospechas: son, en apariencia, naderías, pero esas pequeñeces que, con frecuencia despreciamos, son las que conforman nuestro acontecer diario y, además, del mismo modo que el tiempo, que se nos escapa, a la par que avanza inexorable, desemboca como un río en el mar de la eternidad, lo pequeño se anega en lo infinito, allí donde la claridad nunca es oscurecida.

Y ahora que la primavera, que tantos corazones enciende, termina, no puedo evitar reproducir unos versos de Shakespeare que aluden a esa pasión que, en este tiempo, abrasa a los amantes.

In the spring- time, the only pretty ring-time

When birds do sing, hey ding a ding, ding;

Sweets lovers love the spring.

¿Habré perdido el juicio? Sólo Dios lo sabe.

Anuncios

29 comentarios to “Amores de primavera”

  1. 1cruzdelsur Says:

    Muchas veces es bueno perder el juicio…, dejar que todo fluya…, ríe, corre, vuela, no pares…
    Abrazos
    C.

  2. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    NO HAS PERDIDO EL JUICIO, VALE!!!, TODO LO QUE EXPRESAS ME PARECE MUY BIEN Y ME LLENA DE ALEGRIA, PUES ES LO ALGUNOS NEDESITAMOS, UN ABRAZO FUERTE

    • zambullida Says:

      Nunca paro, cruz, ni aun cuando estoy quieta. Veremos a ver qué ocurre. Gracias por pasarte. Dos besos, a la española.

      SI CONOCIERAS, LAMBERTO, LA VERDADERA NATURALEZA DE LOS HECHOS A LOS QUE ME REFIERO EN ESTE POST, TU OPINIÓN SERÍA TAL VEZ DISTINTA. UN FUERTE ABRAZO.

  3. winnie0 Says:

    BIEN por estos momentos de relax…¡que para sufrir siempre hay ocasiones Zambu! Un beso enorme

  4. Alan Rulf Says:

    ¡Doce horas! (Qué envidia…)

    ¡Ahhh, la primavera…! Me alegro mucho de que te sientas a gusto.

    Saludos.

    • zambullida Says:

      Los contratiempos forman parte de la vida y el sufrimiento también,Winnie, pero éste no tiene por qué acaparar todo el espacio. A diferencia de lo algunos dicen, no creo que la vida sea un valle de lágrimas. Besos.

      Realmente, Alan, necesito recuperar fuerzas; ha sido un año muy duro y el invierno terrorífico. Mientras pueda, disfrutaré de lo que la vida me brinda. Lo que no sé es cuánto durará; mejor no pensarlo.

  5. mercedesmolinero Says:

    Me produce una enorme alegría que estés alegre, contenta y posiblemente enamor…¡
    Bello texto.
    Un abrazo

  6. rampy Says:

    Hola, Zambulllida, vengo del blog de winnie.
    El chiste es que la chica dice “será que alguna vez vuelva yo a amarte, y el otro entendió que vuelva yo A Marte, el planeta, de ahí la confusión.
    Besos.
    Rampy

    • zambullida Says:

      Gracias, Mercedes, muchas gracias. Lo del enamoramiento ya se irá viendo.

      Te agradezco la aclaración, rampy. No obstante, Winnie ya me envió un correo para explicármelo. Gracias de todos modos.

  7. flori Says:

    Creo que estoy viendo llegar un rayo de luz… el mayor motivador, el amor…
    Un abrazo, Zambullida y todo lo mejor…

  8. meloenvuelvepararegalo Says:

    Me divierte este punto tuyo un pelín alocado.
    Ay! cómo me siento de identificada en no querer invertir más que lo mínimo y necesario en quehaceres como la limpieza y similares… con la de cosas bonitas que hay por ahí, y encima ahora con más luz!
    un saludo, zambu,

    • zambullida Says:

      Soy impulsiva, apasionada, vehemente y un pelín alocada; a veces, soy también imprudente.En ocasiones, melo, no invierto en la limpieza ni lo mínimo. Últimamente, tanta enfermedad me ha impedido limpiar, entre otras cosas, y tengo todo hecho un desastre. Poco a poco, aunque, dadas las dimensiones de esta casa, dudo mucho que pueda lograrlo. Besos.

  9. Juana Gil Says:

    ¡Qué alegría verte un poquito más animada!
    Un abrazo

  10. FRAN Says:

    Hola, Zambullida:

    Escribes: “No hice nada productivo, aparte de leer, regar, colocar un poco la habitación, poner una lavadora y podar los rosales”… ¿Y te parece poco? En ratos así, en días así, con pequeñas felicidades cotidianas como esas, ¿no te sientes casi casi en el paraíso? Sí, por supuesto, aunque plenee sobre ti (sobre nosotros) la sombra de la tristeza, la melancolía o la depre…

    ¡Has perdido el juicio, por supuesto que sí! Pero qué maravillosa forma de perderlo, qué entrañables y sensibles ‘locuras’ las tuyas. Muchos no saben disfrutar de esos pequeños placeres cotidianos, y tú, sí.

    Saludos y MIL GRACIAS, ya sabes por qué…

    • zambullida Says:

      Si conocieras las dimensiones de la casa y vieras el estado en que está tras meses de enfermedad y negligencia, lo entenderías. En cualquier caso, leer siempre es productivo, ¿no?

      Tengo comprobado que lo pequeño es siempre lo más grande.

      No tienes que darme las gracias. Saludos, chestertoniano.

  11. annefatosme Says:

    Termina la primavera y tú enciendes el verano con este escrito alegre lleno de ligereza.
    Un abrazo,
    PS. leer no me parece para nada improductivo!

    • zambullida Says:

      Hoy, casualmente, comienza el verano. Tienes razón, Anne: leer es cualquier cosa excepto improductivo. De hecho, últimamente lo he convertido casi en un trabajo. Besos, normanda.

  12. inspiracion1971 Says:

    Se me alegra el corazón a leer este post tuyo. Sonríe, ilusionate, sueña con el amor, deja que el sol te acaricie, llenate de todo lo que te rodea.
    Para que algo se haga realidad, primero, hay que soñarlo.
    Te me cuidas en mi ausencia.
    Millones de besos.
    🙂

    • zambullida Says:

      Sí, por primera vez en años, estoy dejando que el sol me acaricie, ¡literalmente! Por las mañanas, cuando las temperaturas son más amables, me siento un rato al sol, protegida por una inmensa pamela y pertrechada de un buen libro. Disfruta de tus vacaciones, inspiración.

  13. tomae Says:

    Lo de perder tu juicio, amiga Zambu, es una cosa que si quieres que te diga, me encantaría leer… supongo que si fuera así me imagino cual de los cuatro elementos saldría en escena…

    • zambullida Says:

      Soy alocada, imprudente y temeraria, ¿por quién me has tomado? Pierdo el juicio con más frecuencia de lo que crees y aquí, en este espacio, he desgranado muchos de mis disparates; tal vez por entonces no me leías…

      Vengo, por cierto, de la piscina.

  14. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    !! VIVA LA PRIMAVERA !!, !! VIVA EL AMOR !!, VIVAN LAS PEQUEÑAS COSAS DE LA VIDA !!, Y VIVA POR LA HERMOSA MELODIA QUE HOY NOS REGALAS !!.
    Me ha gustado muchísimo lo que escribiste, que no te importe mucho lo de tu casa, lo importante es lo que experimentas en el alma, y hoy, te veo reluciente de alegría, con el alma que florece por amor, con sonrisa picara y pensando que la vida vale la pena, con todo lo que venga con ella. Vive con alegría y ama con pasión, mira las flores y escucha el trinar de los pajarillos.
    Me alegraste el día al leerte, que tu semana siga siendo con amor de primavera.
    Te quiero Zambullida, y me alegra tu alegría.
    Maricarmen

    • zambullida Says:

      Bueno, la primavera ya se ha ido; hoy comenzó el verano. Los calores, dicen, son siempre más propensos a los enamoramientos, ¿no? Si te gustó la melodía, te recomiendo la película; bueno, mejor el libro. Gracias, amiga, muchas gracias.

  15. Charles Says:

    Cuánto me alegro de leer palabras tan positivas, parece como si renacieras con el calor de la luz del sol.
    Besos!

  16. Pericles Says:

    Más vale tarde que nunca, he desaparecido de tus designios una semana y veo con tremenda sorpresa que tus palabras rezuman optimismo.
    Muchos besos.
    P.D. Te contesté al relato del guardapalabras. No sé si llegaste a verlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: