Dulce mayo

Anteayer estuve paseando después de acometer tareas domésticas largamente postpuestas. Apenas me restaban fuerzas, pero necesitaba aire fresco y, de paso, abastecerme de flores. Olía a lluvia, aunque no fuera hasta la noche cuando el cielo descargase. Hacía frío y silencio, sólo se oían los susurros de los árboles, a los que el viento mecía suavemente, como si jugara con ellos. Llegué a casa, poco antes de que anocheciese, bajo tenues rosados mezclados con azules y algún grisáceo. El páramo, mi querido páramo, estaba, en cambio, entenebrecido por pesados e inquietantes nubarrones y sus contornos, siempre precisos, aparecían desdibujados, tal vez intimidados por la amenaza de tormenta. A la luz de las farolas, el verdor, que exulta en estos días, no languidecía, sino que resultaba más hermoso y aun las malas hierbas florecían; me fijé en un arce al que la primavera ha tapizado de arriba abajo, de suerte que hasta el tronco se cubre de exuberancia.

Fue un día tranquilo, en el que la agitación de días atrás quiso darme un respiro. Recordé que todo cuanto me inquieta y me amedrenta no es más que un engaño, una burda mentira, que se envalentona cuando el cansancio y los contratiempos zarandean. Las dificultades no se fueron; conseguí, no obstante, zafarme de ellas para disfrutar del momento. El domingo fue más turbulento por pequeñas naderías: un problemilla informático que me estuvo torturando durante toda la tarde y luego una conversación telefónica (sé que no debo contestar llamadas a partir de las 10 de la noche) me hizo dar vueltas y más vueltas a una idea que finalmente acabé desechando a altas horas de la madrugada. Hoy el cansancio y los infames ruidos del vecino me hacen ver todo un poco más turbio; me resisto, empero, a caer en lo mismo. Leo un texto que me recuerda que poseo en los adentros cuanto necesito, aunque haya cosas por llegar; había olvidado otra vez que la paz habita en mi interior, «esa especie de raíz de nuestra alma», en palabras de María Zambrano. Las lágrimas me recorren el rostro y siento alivio. No puedo evitar desear con fervor el salir de esta casa, el abandonarla para siempre: anhelo un lugar que pueda considerar mío, aun cuando no me pertenezca; un lugar en donde nadie que yo no quiera pueda importunarme, donde, ¡al fin!, se extinga este vasallaje mío que lleva durando casi una vida.

Mayo, dulce mayo, siempre viene en mi caso con un pan debajo del brazo; ojalá que no se haga esperar.

Anuncios

31 comentarios to “Dulce mayo”

  1. meloenvuelvepararegalo Says:

    Yo también lo espero dulce, florido, alegre y sugerente, la antesala del verano…
    Je, je, no es bueno coger llamadas después de las 10, eso me suena 🙂
    un besazo (o petonets)

    • zambullida Says:

      A mí el verano no me seduce demasiado y la primavera, sobre todo en mayo y junio, me pone malísima por las alergias (soy superalérgica a las gramíneas y mira dónde vivo, rodeada de ellas). Pese a los picores, lacrimeos y estornudos, mayo es un mes bellísimo, ¿verdad? Seguro que a las dos nos cubre de dulzuras ¡¡¡Petonets!!! (me suena a cualquier cosa excepto a besos, pero me gusta la sonoridad).

  2. flori Says:

    Se siente la paz en tus palabras, y dulzura a pesar de la interperie…
    Quizá como una contradicción, aflora en tus letras lo que sientes muy dentro…
    Hay una imagen que vino a mi mente cuando te lei, esa del oro que se pone al fuego para constatar su pureza… al ser “oro” sale bien librado…
    Por lo que se desprende de tus palabras puedo notar ese “oro” que eres…
    Así que ánimo, solo el “oro” se prueba en fuego.
    Un abrazo!

    • zambullida Says:

      Más que de oro, flori, soy de hojalatilla barata. Gracias, de todos modos.

      Me alegro que el texto transmita paz. Es curioso: son muchos los lectores que piensan lo mismo. Sólo escribo lo que siento, lo que me apetece…

      Un abrazo.

  3. mercedesmolinero Says:

    Ese pan debajo o encima de la mano de alguien seguro llegará. Por otro lado leo tus palabras y me parece que no suenan tan tristes, como otras veces, veo en ellas esperanza y optimismo.
    Un fuerte y animoso abrazo

    • zambullida Says:

      Es cierto: en mi ánimo, cuando escribí el post, había esperanza, pese a los nubarrones. El pan llegará, ¡claro que sí!

      Gracias por los ánimos, Mercedes. Besos.

  4. inspiracion1971 Says:

    Se acerca el dulce mayo, y acariciará tu rostro la brisa suave de la mañana. Tus ojos disfrutarán con los mil colores con los que se visten las flores. Tu nariz, olerá la hierba y el delicado perfume de las rosas. A tus oídos llegará el cantar de los pajarillos. Tu alma, se llenará de la luz del sol que todo lo llena.

    Si, va a ser un dulce mayo. El primer paso, hacía tu sueño.

    🙂

    • zambullida Says:

      Ya estoy disfrutando. Cada vez que vuelvo a casa, me sorprenden los campos sembrados de amapolas, los árboles floridos en cada cada calle, en cada esquina, el verdor de la campiña… En cuanto a las rosas, ya las tengo instaladas en casa emanando delicadas y penetrantes fragancias.

      También tú te llenarás de luz y de nueva vida. Saludos, inspiración.

  5. winnie0 Says:

    Ojala pronto pudieran dejar esa casa Zambu, que te retuerce y te atrapa el alma y tu interior…Un beso grande

    • zambullida Says:

      Tal vez tenga que quedarme; tal vez pueda irme. Ya sabes que no todo depende de nosotros; sin embargo, ocurra lo que ocurra será para mi bien. Te agradezco tus buenos deseos, Winnie. Besotes.

  6. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    !Dulce melodía, escucharla viendo los hermosos paisajes de flores, es como un mágico sueño de primavera!, me gustó muchísimo, gracias por poner tan lindo video.
    Lo que escribes me trasladó a imaginarme pasendo junto a ti por eso bellos y humedos campos, las flores, las pajaritos y el atardecer con sus colores tan lindos.
    Quiero quedarme con esta parte de tu relato, tu entrada a la mansión de la tristeza, no quiero pensar en ella.
    Mayo es un mes muy lindo, como escribí en mi entrada del domingo 1°, la Beatificación de Sn Pablo II, el Mes de María nuestra Madre Cestial, y el mes de las madres biológias. Yo perdí a la mía un 16 de mayo, era tan buena y muy católica, que estoy segura que me sigue cuídando desde el Cielo, es primavera para ustedes, eres una persona muy valiosa y con ilusiones que tratas de esconder, pero que las tienes, se feliz, con mente positiva, y alegrate de las cosas pequeña de la vida. !No tengas miedo, como nos decía Juan Pablo II, !, mira las bellas flores, y piensa que !VALE LA PENA VIVIR!.
    Con mucho cariño,
    Maricarmen

    • zambullida Says:

      No hay nada malo en la tristeza, amiga; es una emoción como otra cualquiera y cuando viene, hay también que recibirla porque quizá necesite también expresarse. El problema es cuando nos perpetuamos en ella; si así fuera, algo mal estaríamos haciendo.

      Me alegra que alguien diga algo del vídeo; a mí me encanta.

      Claro que vale la pena vivir, no tengo dudas al respecto.

      Cuídate, Mª del Carmen. Un fuerte abrazo.

  7. Juana Gil Says:

    Espero que pronto se vean colmados todos tus deseos e ilusiones, así como colmado está ese arce que tan bellamente describes. Un abrazo.

  8. Alan Rulf Says:

    Estoy escuchando una canción, y te voy a dejar unas estrofas:

    La vida es bella, ya verás
    como a pesar de los pesares
    tendrás amigos, tendrás amor,
    tendrás amigos…

    […]

    Nunca te entregues ni te apartes,
    junto al camino nunca digas
    no puedo más y aquí me quedo
    aquí me quedo…

    […]

    No sé decirte nada más
    pero tú debes comprender
    que yo aún estoy en el camino
    en el camino…

    Juan Goytisolo escribió la letra, y hay innumerables versiones cantadas. Es “Palabras para Julia”.

    • zambullida Says:

      Gracias, Juana, muchas gracias. Ando sobrada de ilusiones, la verdad; ahora toca, para variar, que alguna tome forma. Ya de tanto esperar, he ido hasta desarrollando la paciencia, que falta me hacía. Gracias por pasarte.

      Curiosamente, Alan, Juana me envió hace unos días el poema de Goytisolo. Lo reproduzco a continuación:

      PALABRAS PARA JULIA

      Tú no puedes volver atrás
      porque la vida ya te empuja
      como un aullido interminable.

      Hija mía es mejor vivir
      con la alegría de los hombres
      que llorar ante el muro ciego.

      Te sentirás acorralada
      te sentirás perdida o sola
      tal vez querrás no haber nacido.

      Yo sé muy bien que te dirán
      que la vida no tiene objeto
      que es un asunto desgraciado.

      Entonces siempre acuérdate
      de lo que un día yo escribí
      pensando en ti como ahora pienso.

      La vida es bella, ya verás
      como a pesar de los pesares
      tendrás amigos, tendrás amor.

      Un hombre solo, una mujer
      así tomados, de uno en uno
      son como polvo, no son nada.

      Pero yo cuando te hablo a ti
      cuando te escribo estas palabras
      pienso también en otra gente.

      Tu destino está en los demás
      tu futuro es tu propia vida
      tu dignidad es la de todos.

      Otros esperan que resistas
      que les ayude tu alegría
      tu canción entre sus canciones.

      Entonces siempre acuérdate
      de lo que un día yo escribí
      pensando en ti
      como ahora pienso.

      Nunca te entregues ni te apartes
      junto al camino, nunca digas
      no puedo más y aquí me quedo.

      La vida es bella, tú verás
      como a pesar de los pesares
      tendrás amor, tendrás amigos.

      Por lo demás no hay elección
      y este mundo tal como es
      será todo tu patrimonio.

      Perdóname no sé decirte
      nada más pero tú comprende
      que yo aún estoy en el camino.

      Y siempre siempre acuérdate
      de lo que un día yo escribí
      pensando en ti como ahora pienso.

      José Agustín Goytisolo

      Gracias, oso.

  9. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Vengo a saludarte y decirte que entre por facebook, es my fácil.
    Cariños.
    Maricarmen

  10. Caro Pé Says:

    Es cierto la paz está dentro nuestro y la vivimos persiguiendo en el exteriror, no nos damos cuenta, que nada ni nadie nos dará esa PAZ.

    Y me gustó mucho esto que te cito Zambullida: “todo cuanto me inquieta y me amedrenta no es más que un engaño”
    Beso

  11. Caro Pé Says:

    exteriror no, exterior!

    • zambullida Says:

      Todo ( el amor, la paz) está dentro de nosotros, pero nos afanamos en buscarlos aquí y allá para acabar fatigados y hastiados. La paz mora en nuestro interior y es uno de nuestros componentes esenciales; la zozobra, no. La inquietud viene de fuera, pero no forma parte de nosotros, aun cuando se obceque en asentarse. La inquietud, repito, es un engaño y nada tiene que ver con nuestra realidad.

      Besos desde España.

      P.D.: Tranquila, a todos se nos van los dedos en el teclado; me quedó claro.

  12. joaquinsarabia Says:

    ¿Dónde estará ése lugar de paz, dónde nada ni nadie nos dañe?, puede resultar complicado conseguirlo, pero una vez sentido y poseido es nuestro mayor tesoro (debe ser).
    Un Cariñoso Abrazo 🙂 .

    • zambullida Says:

      La paz habita en nuestro interior. Si no somos capaces de encontrarla, no la hallaremos en ningún otro sitio. Siempre alguien nos dañará, pero uno si vive en paz, es más reacio a tomarse los males que nos infligen en serio; es probable, a no ser que sean tremendos, que nos resbalen. En cualquier caso, ese paraíso que anhelamos no es de este mundo; habrá que esperar a la otra vida para acariciarlo y allí, te aseguro, no habrá daños de ningún tipo. No obstante, si nos lo proponemos, podemos paladear esa vida ya aquí, pero habrá que librarse de muchos lastres, y de algunos, no somos ni conscientes.

      Un abrazo, Joaquín.

  13. annefatosme Says:

    Tu descripción de la naturaleza me parece soberbia! Un cuadro impresionista!
    Un abrazo,

  14. 1cruzdelsur Says:

    Quintilis fue originalmente el nombre del quinto mes (que después fue cambiado de lugar para ocupar el séptimo) en el calendario romano, estaba ubicado después de junio y antes de sextilis.

    La piedra de mayo es la esmeralda, y su flor, el lirio.
    Tus letras de mayo son muy bellas…
    Un beso

  15. Pericles Says:

    Tus palabras mezclan melancolía, anhelos, belleza interior, y una gran fuerza que lo puede todo.
    Suerte con mayo.
    Besos

    • zambullida Says:

      Esa fuerza de la que hablas a veces se desmorona. Lo bueno: no suelo tardar en reconstruirla; para tenerla, uno necesita certezas.

      Espero que mayo sea, para ti también, un mes muy, muy especial.

      Besos, Pericles.

  16. Gaherrsa Says:

    Cuando empiezo a leerte me entristece pensar en la situación tan difícil en la que estás. No obstante, conforme avanzo en la lectura me alegra saber que sigues manteniendo la fe.
    Eres un ejemplo de superación que muchos deberíamos seguir.
    Ojalá no tardes mucho en deshacerte de todos tus problemas y, especialmente, de la casa.
    Besos!

    • zambullida Says:

      Sin fe y esperanza, no se puede vivir. La casa es una fuente constante de quebraderos de cabeza, pero no la única, me temo. Si te soy sincera, ni sé por dónde empezar. Grachas, Gaherrsa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: