Ansia de belleza

Vengo embriagada de belleza. Llevaba tiempo queriendo ir al cine para disfrutar de «El último bailarín de Mao», pero entre esto y aquello lo he ido postponiendo hasta que hoy, con el cansancio que trae consigo varias noches de insomnio, me he decidido a ver la película, pese a que temiera no estar en condiciones de apreciarla. La belleza puede llevarte a cotas muy elevadas; es increíble el modo en el que corazón puede sentir cómo sus anhelos danzan al unísono al tiempo que tararean la misma melodía ¡Qué hermosa es la danza, qué hermosa es también la escritura! Un niño enclenque al que no hacían sino tildar de patoso acaba convirtiéndose en un bailarín de primera fila. La infancia de Li Cunxin me ha recordado en cierto modo a la mía; ese no creerse nada, esa profunda soledad…, hasta que alguien vio lo que él ni siquiera atisbaba y, al empezar a mirarse de nuevo,  descubrió que tenía un talento al que durante años había dado la espalda. Un buen día, al verse, comenzó a sentir lo que se había negado a sí mismo y se entregó con pasión a una tarea que había llegado a detestar, la que habría de conducirlo a lugares inconcebibles. Así quiero verme yo ahora, aunque esté escribiendo con un portátil que desde hace días huela a chamusquina, con los pies congelados, pese a las medias de esquiar, con una bufanda, con mi siempre fiel dolor de garganta y con una cuenta corriente tan esmirriada que hasta una entrada de cine puede dejarla maltrecha. En vez de devanarme los sesos como otros días, pienso en si finalmente me decidiré a residir en Nueva York, donde desde los 22 años, en los que pisé por vez primera suelo americano, sueño con vivir. De vuelta a casa, he estado valorando los pros y los contras de esa gran ciudad que engatusa pero también devora y  a la que hace tiempo hice mía. De momento, me quedo aquí, esperando a que se caldee esta habitación a fin de quitarme el abrigo y cambiarme de ropa. Entretanto, soñaré con esa vida que tenía olvidada, con esos conciertos a los que no puedo asistir, con esas coreografías que ahora me están vetadas, pero de los que algún día me saciaré porque uno sólo alcanza sus sueños cuando pelea por ellos, cuando cree con firmeza en ellos; de suerte que al final del camino se acaba atesorando aquello que una vez se entrevió entre ensueños, aquello que se creyó merecer. Nadie dijo que las aspiraciones no tuvieran un precio; muy alto, a decir verdad; prueba de ello es que pocos están dispuestos a pagarlo, y yo lo entiendo.

Anuncios

20 comentarios to “Ansia de belleza”

  1. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    ENTIENDO TU AÑORANZA, NO SE SI ALGUNA TE LO HE COMENTADO PERO HACE MUCHOS ALOS QUE PIENSO QUE DEBIA HABERME IDO A VIVIR A SAN FRANCISCO, ME LO CONFIRMO CUANDO VISITE AQUELLA ZONA, ES OTRO MUNDO. POR LO DEMAS QUE PIENSO QUE LA PLICULA DEBE ESTAR MUY BIEN, PERO QUE NO POFRE VERLA SI NO ES A TRAVES DEL ORDENADOR. SOLAMNEETE DECIRTE QUE LAS ULTOMAS PRUEBAS HAN SIDO SATISFACTORIAS, NO ME REFIERO A LA VISTA.
    UN ABRAZO YGRACIAS POR REZAR POR MI.

  2. winnie0 Says:

    Tus sueños a lo mejor tienen que tardar un poquito más….pero ya verás Zambu como llegarán un día. No he visto la peli…pero me has dejado con las ganas. Un beso enorme

    • zambullida Says:

      A MÍ TAMBIÉN ME GUSTA MUCHO SAN FRANCISCO, LAMBERTUS. ES UNA CIUDAD PRECIOSA, CON UN CLIMA ESTUPENDO Y CON UNAS DIMENSIONES PERFECTAS. LO MALO: PILLA UN POCO A DESMANO; ESTÁ DEMASIADO LEJOS DE EUROPA.

      ME ALEGRA QUE TUS PRUEBAS HAYAN SALIDO BIEN, ME ALEGRA MUCHO. GRACIAS A TI.

      Los sueños, Winnie, llegarán cuando tengan que llegar, en el momento adecuado. La impaciencia nos juega malas pasadas. La peli, si te gusta la danza, te encantará.

  3. Alan Rulf Says:

    Ya sabes que “quien algo quiere, algo le cuesta”.

    ¿Dónde está ese futuro augurado de máquinas haciendo todo el trabajo y la humanidad dedicada a disfrutar de la vida? Hay máquinas, pero las personas no somos más que esclavos del trabajo, o del dinero.

    Saludos.

  4. Emily Says:

    No había oído hablar de esa película pero por lo que cuentas debe ser bonita. Yo también estoy con un pañuelo en el cuello, tengo la garganta fatal, este frío acaba con nosotras….
    Ojalá se cumplan todos tus sueños, te lo mereces. Ah!! me encanta la foto, como siempre. Un beso.

    • zambullida Says:

      Sí, Alan, vivimos en un mundo de esclavitud, aunque la mayoría no parece darse cuenta. En vez de progresar, hemos ido hacia atrás, como el cangrejo, pese a la tan cacareada revolución tecnológica.

      Gracias a Dios, Emily, que han subido un poco las temperaturas ¡Da gusto ver el sol! Eso sí: las noches seguirán siendo heladoras.

      La foto a mí también me gusta; me entran hasta ganas de bailar al verla. De todos modos, aunque no lo haya frecuentado mucho, me encanta el ballet. En cuanto a la peli, no te lleves a N., no creo que sea de su agrado. Gracias, como siempre, por tus buenos deseos. Besos.

  5. 1cruzdelsur Says:

    Me alegra de tu salida al cine. Pero puedo percibir que aunque el frío desgarrador congele tu cuerpo, tus sueños, tu pensamiento y decisión van tomando dimensiones extraordinarias, quizás como esos huracanes que atacan a las costas de USA…
    El huracán ya comienza a formarse y se llamará Zambullida…, pues todos tienen un nombre, así será mujer…, como decía: Pablo Coelho Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él.
    Te sigo…
    Un beso

  6. joaquinsarabia Says:

    ¡Oh amigos escuchad! lo importante no es tener un buen bolígrafo ni un buen cuaderno, lo realmente importante y que no abunda son las ideas para poderlas escribir.
    Un cariñoso abrazo amiga 🙂 .

    • zambullida Says:

      A ratos, cruz, la determinación me abandona porque son muchos años luchando, MUCHOS. NY es un sueño, pero no el único. Sólo el tiempo dirá qué es lo que me conviene. De todos modos, sí que soy un poco como un huracán, aunque ahora, por aquello de no dormir, apenas me tenga en pie. Gracias por los ánimos.

      Me temo que las ideas, Joaquín, sobre todo si éstas son buenas y están bien expresadas, son el enemigo a combatir. El talento hace tiempo que dejó de valorarse en este país; sólo priman los contactos, el medrar, el oportunismo… No me extraña que nos vaya tan mal, la verdad; lo milagroso sería que, con esa filosofía que parece imperar, nos fuese bien.

  7. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    De acuerdo a la bella narración que haces de la película, debe ser hermosa, y llena de sueños sin realizar y realizador, voy a buscarlar en DVD, o en mi ordenador, me alegra tu salida al cine, sobre todo la película tan especial que viste.
    Con mucho cariño querida amiga, ya sabes que siempre estoy a tu lado.
    Maricarmen

  8. laverdadnoshacelibres Says:

    Gracias por recordarme que tengo que ver esta película, de momento voy a visitar su sitio web. Un abrazo. Samuel Narcis

  9. Caro Pé Says:

    New York, New York

    “uno sólo alcanza sus sueños cuando pelea por ellos, cuando cree con firmeza en ellos.”

    Beso Zambullida!

  10. zambullida Says:

    Si puedes, Mª del Carmen, vete a ver la película; merece la pena. Fíjate: no encuentro esta narración bella. La escribí muy deprisa, estando muy cansada y sin apenas tiempo para revisarla. De hecho, he estado tentada de borrar este post. Un fuerte abrazo.

    Te digo como a Emily, Narcís: si no te gusta la danza, abstente. Saludos.

    Algún día, Caro, colgaré “New York, New York” en este blog; sólo espero al momento adecuado. Besos desde España.

  11. Concha Huerta Says:

    Seguir los sueños. Me temo que con la edad la vida y la realidad se van imponiendo a esas aspiraciones infantiles. Yo de pequeña queria ser egiptóloga y descubrir otra tumba de Tutankamon… me quede en escritora. Un saludo

  12. annefatosme Says:

    El tema de la película me recuerda a la de una película inglesa de un niño que quería bailar, era su sueño, y lo consiguió. Creo que merece la pena pelear por sus sueños, intentarlo por lo menos, no intentarlo me parece pecado. Acabo de leer el comentario de Concha y me hace gracia porque de pequeña también deseaba ser egiptológa. Al crecer tuve otros sueños, unos se han realizado, otros no. Ahora me encanta escribir y peleo por ello.
    Un saludo,

    • zambullida Says:

      Es curioso, Concha: mis aspiraciones infantiles, aquellas que me siguieron acompañando durante la adolescencia y primera juventud (es lo que tienen las vocaciones), estuvieron a punto de hacerse realidad. Sin embargo, prescindí de ellas porque me exigían vender el alma. Ahora, mis metas van por otros derroteros. Los sueños y la realidad son perfectamente compatibles; ésa, al menos, ha sido mi experiencia.

      La película de la que hablas, Anne, es “Billy Elliot”. A veces resulta complicado luchar por los sueños, pero, como tú dices, hay que intentarlo.

      Saludos a las dos.

  13. tomae-desde otro ordenador Says:

    …yo también pensé en esa peli Zambu , Billy Elliot, bueno es en la que pensé … fantástica ¿es parecida? ya nos contarás. El ballet tiene mucho de sacrificio, fortaleza y disciplina, por eso es tan bello.

    I hope you making your Dreams at NY City! I’ts a great city! God bless you anywhere you go.

    • zambullida Says:

      No, la película se parece poco a la de Billy Elliot. La escritura tiene también mucho de sacrificio, fortaleza y disciplina o, al menos, eso dicen. Para mí, el sacrificio sería no tanto escribir como dejar de hacerlo; no lo lograría ni con toda la fortaleza ni disciplina del mundo. Es un caso difícil el mío.

      I do not know where I wil end up to tell the truth. We will see. God bless you too. And…, enjoy the weekend!

  14. meloenvuelvepararegalo Says:

    He leído buenas críticas y comentarios sobre esta peli, la tendré dentro de mi lista de pendientes. Con eso de los Oscar, ahora hay varias propuestas interesantes, no crees?
    Todo es disciplina, trabajo y tesón; a veces también hay suerte, pero detrás siempre hay grandes dosis de trabajo y dedicación. Luchando por tus sueños, alguno se puede conseguir! Vivir en NYC?? Para nada imposible, lo único que allá también hace mucho frío…
    un beso, con un rayo de sol que se cuela por el balcón 🙂

    • zambullida Says:

      En NYC hace frío en enero y febrero, mucho frío, por cierto, pero al menos allí las calefacciones funcionan al 100% mañana y noche y, a diferencia de lo que ocurre aquí, la energía tiene un precio asequible. Estoy harta de ir a cafés en los que no te puedes casi ni quitar el abrigo. A mí el frío no me disgusta, siempre que en casa pueda estar calentita; eso sí: sólo unos meses; a Canadá no me voy ni por todo el oro del mundo. Aquí también llevamos unos días soleados. Amanece con niebla, pero luego poco a poco el sol logra abrirse camino. A ver si puedo darme hoy un paseo por el campo…

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: