Meditando

Soy, pese a mis altibajos, una mujer vitalista que tiende a ver el vaso medio lleno y que trata de aprender de todas las experiencias, por audaces que éstas sean. En los últimos tiempos, empero, mi tono ha ido bajando y bajando hasta hacerse casi imperceptible. Es cierto que los acontecimientos de los pasados meses han sido muy difíciles y que, estando ya muy debilitada, las Navidades, mi golpe de gracia, acabaron desmoronándome. Sin embargo, ayer pensaba en el último verano, en aquellos días de dolor, de enfermedad y de angustia en los que ni siquiera dipuse de acceso a Internet. Pese a ello, y una vez tuve el organismo más o menos estabilizado, disfruté de una cierta paz, a pesar de vivir donde no quería y de tener una compañía que, lejos de ayudarme, me oprimía. Prueba de ello es que leí un libro tras otro, sin treguas ni descansos; me atreví incluso con un drama victoriano en inglés cuya lectura llevaba años postponiendo por sentirme incapaz de acometerla. Desde entonces, no he vuelto a leer; me ha sido imposible concentrarme a causa de la hiperactividad cognitiva, que ha vuelto a hacer de las suyas. La razón de mi situación actual no es tanto la precariedad económica, aun siendo muy seria y preocupante, como la ausencia de aquellas largas meditaciones a las que me entregué durante buena parte de julio, agosto y septiembre, y en las que tal era el sosiego que llegaba a adormecerme, aun cuando muchas veces entrara en aquella capillita, adonde solía recogerme, hecha un manojo de nervios. El vivir lejos de la ciudad dificulta las cosas, pero de igual modo que reservo tiempo para la natación y para la vida social, también puedo hacerlo para la abstracción. Además, tal y como comprobé en la tarde de ayer, mi pericia apenas se ha visto afectada; en aquella sencilla estancia, sentada junto a una estufa que evitó que los pies se me enfriaran, recordé lo que había olvidado, que la bondad y la belleza estaban de acuerdo, de ahí que, ¡pobre de mí!, sólo viera fealdad y los obstáculos me parecieran insalvables. Sigo sin saber cómo resolver los problemas, pero aspiro, pese a que mi vida no sea más que incertidumbre, a expulsar la inquietud y el temor de mi interior y, sobre todo, a convertir de nuevo a la alegría, a esa dicha profunda que emana del corazón y que ilumina hasta el semblante más circunspecto, en compañera y aliada; al fin y al cabo, no hace tanto que se fue.

Anuncios

20 comentarios to “Meditando”

  1. Alan Rulf Says:

    Sigue buscando esa alegría: como tú misma insinúas, no puede andar muy lejos. Y, la busques o no, volverá cuando sea su momento.

    Saludos.

  2. joaquinsarabia Says:

    Cuando la realidad se convierte en fea y oscura buscamos refugios con ansiedad y tratamos de olvidar sumergidos en los libros y en nuestros dioses.
    Un Abrazo amiga 🙂 .

    • zambullida Says:

      Hay momentos para la alegría y también para la tristeza; así es la vida, Alan. Regresará, regresará y yo voy a hacer lo imposible para que lo haga. Gracias. 🙂

      Bueno, Joaquín, me da la impresión de que en mi caso se da el proceso contrario. La fealdad no me suele llevar a la lectura porque me inquieta y sin sosiego me resulta imposible leer. Por tanto, es la paz me acerca a los libros. En cuanto a los dioses, yo sólo conozco a uno y su nombre se escribe con mayúsculas; los de las minúsculas no satisfacen ni llenan el vacío interior, sólo lo ahondan un poquito más, aunque al principio parezcan no hacerlo. Un abrazo. 🙂

  3. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Esta entrada es muy bella, la melodía y las imagenes mientras la escuchaba, me transportaron a esa época que me gusta tanto y que me hubiera gustado vivirla.
    Las cosas feas y malas están fuera de nosotros, lo bello está en nuestra alma, nuestros pensamientos, el mrar un jatdín, ver la sonrisa de un niño, un hermoso amanecer, o ver la caída del sol frente al mar.
    Claro que los dolores físicos, son inevitables cuando los tenemos que sufrir, lo se yo que estoy pasando por ellos, pero trato de que mis pensamientos dominen mi cuerpo, y leo, escucho música, y trato de no pensar en mi.
    Núnca dejes de escribir, me encanta leete y siempre estaré a tu lado.
    Maricarmen

  4. winnie0 Says:

    Querida Zambu….a veces no puedo figurarme la magnitud de tu desdicha…pero en lo que sé, mejor dicho leo, creo que eres luchadora y acabarás por encontrar la alegría que se te quedó en el camino…junto con tus fuerzas. Un beso

    • zambullida Says:

      A mí tampoco me hubiera importado vivir un rato en una época en la que pudiera salir a la calle con sombrero y sombrilla, Mª del Carmen. Como me gusta hacer mis deseos realidad, me paseo con sombreros e inmensas pamelas; otras me decoro el cabello con plumas y flores. Lo que todavía no he logrado es un parasol, un bonito y elegante parasol como el que luce esta elegante dama; aquí queda anotado en mi lista de deseos.

      Dentro de nosotros hay ciertamente bondad, pero también maldad. Sin embargo, podemos intentar que nuestros pensamientos y nuestros actos inclinen la balanza en favor de la belleza; seremos, además, los primeros beneficiados. A pesar de esa maldad, seguimos siendo bellos. Siempre.

      Gracias por tus buenos deseos, Winnie. Sé que la alegría volverá y con ella el sosiego, el equilibrio, la mesura, la templanza…, ¡¡y las fuerzas!!

      A veces, no queda otra que ser luchadora. 🙂

  5. meloenvuelvepararegalo Says:

    Atisbo esa incipiente primavera que se avecina, la planta de la anterior entrada, la reserva de tiempo para la natación y la vida social…
    Me ha hecho gracia esa hiperactividad que te “acecha” y realmente en el blog se nota (hago referencia a la frecuencia de tus actualizaciones)! Así que, tal y como también te comenta Winnie0, creo firmemente que recobrarás fuerzas suficientes.
    Por cierto, he leído que tejías, así que aquella bufanda que necesitabas para el cuello podría ser un entretenimiento… ahí no se tiene que aumentar o reducir puntos 🙂
    Un fuerte abrazo, hace frío, pero abrazada por la manta de mi sofá no se nota,

  6. 1cruzdelsur Says:

    Mientras viajaba por la carretera me llego tu post, me alegro de verdad…, en ese momento no podía escribir, ahora, sí…, positivo va siendo tú pensamiento…, zambullida ya tienes nuevamente agua en tu río para poder nadar, brazada tras brazada cruzaras ese río…, me voy dando cuenta de ello, bellas letras como siempre…
    Un beso

    • zambullida Says:

      En realidad, la natación y la vida social ya estaban, melo, aunque últimamente a causa de mis reiteradas faringitis apenas nadara. No he vuelto a tejer desde hace lustros. Ni se me daba bien ni me conviene para las cervicales ( tengo una hernia cervical), pero la bufanda, de punto bobo como a mí me gustan, se la he encargado a una barcelonesa a la que, por cierto, remití tu último post. Le regalaron un kit de punto y está, por lo visto, en período de prácticas.

      P.D.: La hiperactividad cognitiva, me temo, es un trastorno psíquico que complica mucho la vida.

      Gracias, cruz. Todavía hay poca agua, pero irá llenándose poquito a poco. Entonces podé nadar a mis anchas. Besos desde lejos.

  7. Antonio Says:

    Mujer vitalista, es el alimento de tu alma, gracias a eso resistes, llevo en mi alma un pintor de manera que cuando leo tus relatos siempre por lo general imagino un retrato, un paisaje. un abrazo

    • zambullida Says:

      Es lo que tiene la escritura, Antonio, que cada uno la interpreta a su manera. Un mismo texto suscita diferentes sensaciones en función de quien lo lea. Me alegra que estos posts alienten tu imaginación. Siempre es un placer tenerte por aquí. Un abrazo.

  8. annefatosme Says:

    La meditación es un método muy eficaz para recargar baterías, zambullida sigue usándola para seguir una mujer vital.º
    Un abrazo,

  9. Concha Huerta Says:

    La vitalidad es en realidad la esencia de la vida. pero la vida a veces nos engaña con obstaculos que tienden a consumirla. Espero que con ese buen espíritu consigas superarlos. Un saludo

    • zambullida Says:

      Más que seguir usándola, volveré a ella; sin esos ratos de abstracción, me ha ido francamente mal. Gracias, Anne.

      Los obstáculos parecen a veces deseosos de devorarnos. Casi acaban conmigo, la verdad. Caminaré con la misma carga a cuestas, pero procuraré que ya no me encorve más; no obstante, llevará su tiempo. Saludos, Concha.

  10. Holle Frank Says:

    Que el calor de esta estufa pronto este reemplazado por el calor de la primavera. La capilla se queda.

    • zambullida Says:

      ¡Falta tanto para la primavera! Este frío sin una buena calefacción es matador. Parece que este fin de semana suben un poquitín las temperaturas; nunca había estado tan pendiente de la información meteorológica como ahora. La capillita, afortunadamente, ahí sigue, llueva o nieve. Cálidos saludos.

  11. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    BIEN, BIEN ESTO ES OTRA CISA, A PESAR DE QUE EL FRIO Y LA CAPILLA, AMBAS TE REUNAN Y ADEMAS HAYA HAYA UN PEQUEÑO BRASERO OESTUFA PARA CALENTAR LOS PIES, PRONTO ESTARA LA EPOCA DEL AÑO QUE ME PARECE QUE TE GUSTA MAS Y FLORECERAS MAS TODAVIA. UN ABRAZO

    • zambullida Says:

      REALMENTE, NO TENGO NADA EN CONTRA DEL INVIERNO. ES SIMPLEMENTE QUE VIVO EN UNA CASA MUY FRÍA QUE NO PUEDO CALENTAR. ME GUSTAN LAS ESTACIONES Y SI UNO APRECIA LA PRIMAVERA ES PORQUE ANTES HA VIVIDO EL INVIERNO. NO OBSTANTE, ESTE AÑO ME APETECE PRIMAVERA MÁS QUE NUNCA, NO SÓLO POR EL TIEMPO, TAMBIÉN POR LAS FLORES, SOBRE TODO LAS ROSAS, A LAS QUE ME HE VUELTO ADICTA. UN ABRAZO, LAMBERTUS.

  12. elisa Says:

    La alegria siempre termina por volver, es como el sol, está esperando a que el mundo gire y pase nuevamente frente a ella. Así que cuanto más tiempo pasa mas cerca está.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: