Hogar, dulce hogar

Parece que una vez por semana, tengo que sumergir una de mis cazuelas en lejía y frotar y frotar hasta quitar los restos de comida carbonizada. Anteayer fueron unas alcachofas. Iban bien, pero en el tramo final me despisté. El olor a chamusquina me anunció el desastre. Logré, no obstante, rescatar buena parte de ellas. Las despojé de las hojas calcinadas y me las comí; tampoco tenía otra opción. La casa todavía  huele a quemado y sigo topándome con hollín en los lugares más insospechados. La buena noticia — no todo iban a ser desgracias—, es que hoy no he amanecido con dolor de garganta. Sigo teniéndola inflamada, pero ya no me duele. Las noches aquí son tan frías que uno enferma durmiendo. El miércoles  precisamente estaba clamando al cielo por un lugar más cálido donde pasar el invierno cuando recibí el correo de M., un amigo de la India que se vuelve a su país  el próximo 11 de diciembre para regresar a España el día después de Reyes. Me cede durante ese tiempo su cálida habitación, con baño incluido, en la que vive desde que se trasladó a Salamanca. Parece que la casa tiene calefacción central y permanece encendida durante toda la noche. El piso cuenta, además, con WiFi y la casera se pasa un par de veces por semana a fregotear la cocina. Estoy barajando muy seriamente la posibilidad de trasladarme de ciudad, aunque sólo sea por un mes, con tal de estar calentita. Estoy harta de iboprufenos, de sopinstant y de no poder cambiarme de ropa al llegar a casa; al menos tiene  que transcurrir media hora hasta que la habitación se caldee. Entretanto, me encierro en el estudio, enciendo el radiador de aceite y espero, con el abrigo y la bufanda puestos, frente al ordenador, a que esta morada mía se deshiele. Esto no es vida.

La idea de pasar una temporada en Salamanca me parece, por añadidura, muy atractiva. La decisión no es firme, pero cada día que paso en este frigorífico me voy acercando más y más a ella. Además, los cambios siempre me vienen bien y, sobre todo, me disparan la creatividad, de suerte que la inspiración vuela de acá para allá  expandiendo ideas y palabras; a veces es tanta su emoción, de tanto como quiere contarme, que se aturulla, y entonces me toca apaciguarla, con mimos y dulzuras hasta que recupera esa apacible y serena quietud de la que brotan frutos exquisitos: nardo y azafrán, aromas de canela, árboles de incienso, mirra y áloe.

P.D.: Podría terminar un cuento que escribí para adolescentes (mi primera incursión en este género) y que al ritmo que va podría convertirse en un libro. Sería ya mi quinto libro sin publicar. Pronto figuraré en el «Guinness.»

Anuncios

16 comentarios to “Hogar, dulce hogar”

  1. joaquinsarabia Says:

    El frio es un mal enemigo no en vano para indicar que algo no marcha bien indicamos que está frio. ¡Protégete del frio del exterior y del interior! 🙂 .

  2. jaimemarlow Says:

    Precioso el lamento de la ninfa. ¿Hace un café este fin de semana, para precavernos del frío?

  3. Toño Says:

    Preciosa ciudad Salamanca. Me encanta la vista de la Plaza desde el Corrillo. Allí pasé alguna que otra mañana de domingo, entre debates politicos y vinillos de la tierra. Imagino que conoceras Salamanca, los silencios de la Catedral, los paseos por el Tormes, las noches iluminadas de la Plaza Mayor, el “karma” de la Alamedilla en los días de diario.
    No se en que ciudad vives ahora, pero Salamanca siempre es una buena elección.
    Saludos ¡¡ah, y sigo dudando de que seas una kalamidad!!

  4. winnie0 Says:

    Escribiendo así, amiga mía, esos libros deberían ver la luz…y tú sigue escribiendo…que yo seguiré colándome en el hogar de tu calor. Un beso

  5. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Querida amiga,
    No lo pienses más, Salamanca es muy bonita, la conocí cuando estuve en España, el cambio te hará mucho bien y aumentará tu gran inspiración para escribir y sobre todo me encantaría leer el de adolescentes, tu sabes por mi perfil que estudié en la Universidad de Navarra, Orientación Familiar, y me interesa mucho el tema de la adolescencia.
    Es inesplicable que aún no has publicado ninguno de tus libros que deben ser excelentes. ¿Los has llevado a diferentes Editoriales o los tienes guardaditos en tu biblioteca ?.

    Espero saber cuando estes en la bella Barcelona, te deseo un feliz fin de semana iluminada con un hermoso rayo de sol que ilumine tu estudio.

    Con mucho cariño te quiero mucho y siempre estaré a tu lado.

  6. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    LLegó, pero mi comentario el cuarto que escribí, tampoco entró, no se si no aceptan porque es largo, Te mandaré un correo, me encantó tu entrada y me encanta que te decidas por ir a Salamanca.
    Cariños

  7. Ernesto Says:

    Algo tendremos que hacer, hay que conseguir que publiques tu primer libro, se piden ideas, editores, o recomendaciones.

    Salamanca es una ciudad maravillosa, fría pero si tienes la posiblidad de tu amigo, no la dejes pasar. Será una temporda enriquecedora, seguro. Y además ¡Calentita!.

    Un abrazo.

  8. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    PERO CHIQUILLA QUE ESTAS ESPERANDO, EL FRIO ES AGOTADOR Y TU NECESITAS DESCANSO PARA PODER ALUMBRAR TUS LIBROS AL EXTERIOR. ANIMO QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE. (NO ES MIO, ES DE LA GUERRA DE LAS GALAXIAS) PERO APOYA A LAS PERSONAS.

  9. Lisset Says:

    Yo no me lo pensaría, nada te ata, eres libre.. Huye donde esté caliente tu cuerpo y tu corazón. Visitar otra ciudad, navegar en el río de otras miradas, descubrir nuevas esquinas, nuevos bares, pasear desconocida y desapercibida y poder usar ojos viejos para aprender algo nuevo… muchas posibilidades… No, no me lo pensaría :)) ¡Prepara la maleta, escritora! Un abrazo.

  10. NYC,1989 Says:

    que bien..Salamanca¡¡ te puede venir de perillas una temporada alli. cambiar de aires y de ambiente de vez en cuando no es malo. te mando un beso y mucha suerte.

  11. A.B. Says:

    Hola zambullida
    No te lo pienses tanto, mudar de ciudad es toda una aventura y te llenará de interesantes experiencias que pueden terminar plasmadas en tu nuevo libro, además con el plus de mejorar el clima. Decidas lo que decidas, suerte con tu nueva aventura literaria. Un abrazo.

  12. zambullida Says:

    @ Joaquín: En ello estoy, amigo, en ello estoy. Parece como si me persiguiera. Ayer estuve una hora, o quizá más, en una tienda Movistar y salí de allí heladita y, lo peor, con dolor de garganta; se les había estropeado la calefacción ¡Ay de mí!

    @ Marlow: El lamento de la ninfa de Monteverdi es una maravilla; llevo días escuchándolo. Tarde o temprano tenía que colgarlo.

    Por cierto, el chocolate riquísimo y la compañía muy agradable.

    @ Toño: También yo creo que Salamanca es una muy buena elección. He estado sólo un par de veces y no he tenido tiempo de patearla a fondo. Tal vez ahora sea la ocasión de hacerlo. Saludos.

  13. zambullida Says:

    @ Winnie: Mis escritos verán la luz por mucho que algunos se empeñen en lo contrario.Gracias, amiga.

    @ Mª del Carmen: Últimamente, no sé qué pasa que todos los comentarios se me van a la sección de spam, donde tengo que ir a rescatarlos.

    La publicación siempre ha sido complicada, pero más en estos tiempos que corren en los que sólo se valora la “literatura” de usar y tirar, los “best-sellers”. Es cuestión de contactos, no de talento.

    Si decido irme a Salamanca, te lo haré saber. Gracias por los ánimos.

    Besos

    @ Ernesto: Lo de las recomendaciones está complicado; nadie se pringa, aun cuando hayan leído mi obra y consideren que merece la pena. Unos porque no obtienen nada a cambio (no tengo ni dinero ni poder) y otros por razones más canallescas que ni mencionar quiero porque sólo de pensar en ellas se me ponen los pelos de punta. Allá ellos. De todas maneras, publicaré.

  14. zambullida Says:

    @ LAMBERTUS: El frío agota, es verdad, y hasta impide descansar. Yo prefiero, si no te importa, que sea Dios el que me acompañe. Un abrazo.

    @ Lisset: Me gusta cómo lo has descrito, Lis. Así lo he intuido yo, pero ahora al leer tu comentario lo veo más y más claro. Lástima que te pille tan lejos.

    @ NYC: Parece que hay unanimidad con respecto a Salamanca. También yo considero que el cambio de aires podría sentarme bien, además de la calefacción. Estoy tratando ahora de solucionar la logística.

    @ AB: Es como si todos os hubieráis puesto de acuerdo, ¡ja,ja,ja! En realidad, el clima no mejora ( es, más o menos, igual de fría que mi ciudad), lo que cambia es la calefacción. La casa está calentita y la mía es heladora. Un abrazo cálido y frío a un tiempo.

  15. Emily Says:

    He estado varias veces en Salamanca y es una ciudad que me encanta porque aunque me he movido por los mismos sitios, el casco antiguo, siempre descubres algo nuevo. Es un lugar precioso, y ya que tienes la oportunidad de ir unos días, aprovéchalo, además si te dejan la casa y encima con calefacción central, ni lo dudes. Espero que termines el cuento y que lo publiques, todo llegará. Un beso. Disfruta mucho esta semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: