Un día cualquiera

Ayer fue un día excepcional por todo y por nada. Por la mañana se fue la luz durante unas horas y, para vencer al frío, tuve que refugiarme un rato bajo las sábanas, pese a que varias tareas me reclamaran. Por ello, empecé tarde la jornada. Tras llamar a mi cuñada, me volqué en la edición de mi novela, a la que comencé a revisar el pasado 1 de octubre. Comí, recogí los cacharros, ordené un poco la habitación, limpié una parte del baño ( me faltó el lavabo y el espejo), me vestí, preparé los bártulos de la piscina y metí en el coche una bolsa con papel para reciclar. Ayer no había recados, o tal vez sí, pero decidí suprimirlos y tras la natación y la ducha, me dirigí a casa de S. Llegué más tarde de lo previsto; me la encontré cenando. Mientras ella comía, yo bebía cerveza y me hinchaba a patatas fritas y chucherías.  Al principio, hablamos de esas cosas triviales que nos acontecen y a las que a veces recurrimos cuando no queremos ahondar más. Luego, poco a poco, y entre pipa y pipa estuvimos filosofando ( siempre acabamos haciéndolo) y charlando sobre el ser y el no ser, sobre el existir y, sin darnos cuenta, fuimos descendiendo a las simas del alma, a aquello que nos conforma y que descubre lo que el hombre tiene de inabarcable.

Salí de su casa, pasadas las once de la noche, impresionada por el misterio, por la belleza de lo humano. Llevaba conmigo un buen sabor de boca  y una preciosa toalla setentera, rosa, pero no de un rosa cualquiera, sino de un matiz imperial, decorada con un delicado dibujo floral en tonos ocres y pespunteada de un amarillo anaranjado que asoma también en los flecos del paño. Una obra de arte que ahora poseo gracias a la generosidad de S. y que espero siempre conservar.

De camino a casa, pasé por unos contenedores y me deshice de mis papeles sobrantes. Llegué a casa y tras ingerir una cena tardía, echar un vistazo  al blog  y limpiarme la cara, me metí en la cama. Leí un artículo sobre una disputada isla asiática en el periódico que compré el lunes pasado (eso es lo que tiene tomarse la vida con calma), mientras mi mosca, mi eterna compañera, emitía ligeros zumbidos.  Me di crema en las manos, encendí el radiador y puse el termostato al mínimo y, finalmente, tras unos ejercicios que apenas me llevaron un minuto y de dar gracias a Dios por los acontecimientos del día, apagué la luz y mi mosca y yo nos quedamos a oscuras; no sé ella, pero,  al menos yo, me sumí muy pronto en la inconsciencia.

P.D.: Ya he limpiado el lavabo y el espejo del baño. Todo brilla de una forma especial, sobre todo mi inmensa bañera, a la que, para dejarla en condiciones, me veo obligada a meterme con estropajo y bayeta. El acometer los quehaceres del día a día con calma y disfrutando de cada instante, convierten una jornada cualquiera en un día extraordinario.

Anuncios

19 comentarios to “Un día cualquiera”

  1. winnie0 Says:

    Se duerme muy bien a veces ¿verdad? un día completo y un encuentro agradable…una cena tardía…y…En las profundidades del sueño encuentras tu paz. Un beso

  2. chrieseli Says:

    Estoy absolutamente de acuerdo contigo. Un gusto leerte tan entusiasmada. Un gran abrazo

  3. María Rosa Says:

    Me gusta leerte “efervescente”Un besazo

  4. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    ASI DEBERIAN SER TODOS LOS DIAS, TE VEO CON UNA CALMA COMO LA DEL MAR MEDIRRANEO EN UN DIA SIN LEVANTE NI PONIENTE, ME ALEGRA TU POST., YA TE LO HE DICHO EN FB ANTES DE LEERLO.

  5. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Muy lindo lo que escriiste, y sobre todo te siento positiva,alegre y tomando todo con calma, tu sabes que me encanta leer lo que escribes te considero una gran escritora a demás de ser mi amiga, por eso te contaré que desperté muy feliz con la noticia de que mi amigo y escritor favorito, había ganado EL Premio Nobel de Literatura, se trata de Mario Vargas Llosa, hoy escribí un post sobre él, te invito a leerlo y espero tu comentario.
    Termina tu libro, espero tener también una amiga ganadora de ese premio.

    Con mucho cariño tu fiel amiga.

  6. NYC,1989 Says:

    me alegro mucho verte tan entusiasta, siempre reconforta hacer feliz a alguien aunque solo sea por un rato, para ser un miercoles cualquiera, no está nada mal tu escrito inmediato con tanto contagio de positividad y de alegria. un besazo, sigue asi

  7. tomae Says:

    ¡No Zambu! ¡absolutamente No!, bueno, si a todo menos a eso de la mosca, Por eso no paso, pasa que tengo un odio visceral por esos cochinos insectos, y encima una mosca zumbona! ¡por favor Zambu!…perdona, que me muestre tan visceral… Si sus primos, los bastardos mosquitos son unos … hijos de la mosquita muerta, las moscas zumbonas son insectos de la misma calaña!!! ¡no te fíes! pueden parecer simpáticas, incluso criaturas queridas por el Creador(*), ¡pero no! no quiero que una simple mosca, acompañe con su miserable vida de mosca, el mejor de tus sueños…( con tu permiso, Zambu) Con tu permiso Zambu, vengo ahora con en formato gaseoso, y rocío a ese bicho cual si yo fuera el mejor de los gases embalsamantes y contaminantes, la piso con fuerza con mis botas de esquiar, y envuelta en un papel de esos sobrantes la “escachuflo” directa al contenedor…

    (*) Si el Creador, trajo a esas cochinas moscas al mundo, lo hizo para que con un ser insignificante y peludo como ese…con cualquier bichito que acompañe a tu entrada, nos demos cuenta del Recreo que tuvo contigo al hacer una chica tan sabia, al convertir un día corriente en el lado más bonito de del ser humano…Zambu, sigue como Él te hizo, y que ni una mosquita empañe tu dulce mirada….

    ¡es que las odio!, Un beso amiga…

    • zambullida Says:

      @ tomae: A mí tampoco me entusiasman las moscas, pero tampoco puedo hacer otra cosa. cuando me meto en la cama, estoy tan cansada que ni fuerzas tengo de perseguirlas y eso que ellas, en esta época, andan un poco atontadas y se las caza al vuelo. De todos modos, hace un rato, mientras trabajaba en mi novela, maté a uno que se había atrevido a posarse sobre mi manuscrito. No la escachuflé, porque no quería restos de vísceras ni de sangre sobre el papel.

      No sé si mi mirada será dulce o no, pero te aseguro que tengo un genio de mil demonios.

      Besos meseteños

      • tomae Says:

        …gracias Zambu! una menos! …me quedo más tranquilo, estoy deseando que se pose otra en otro sitio que no sea tu manuscrito…

        ¿solo mil? 😉

  8. isabella Says:

    No es un día cualquiera cuando puedes disfrutar de una conversación filosófica con una amiga o de un momento calido en la cama antes de sumirte en la incosciencia… muchos días de estos!!

  9. Emily Says:

    Me alegro que lo pasaras bien. Ayer yo también tuve un dia muy ajetreado y me quedé dormida viendo la tele, no había nada interesante. Sigue volcada en tu novela, lo tienes que conseguir. Un beso. Bonita foto, como siempre.

  10. Lisset Says:

    Me gusta verte centrada en tu novela. Estoy deseando que consigas publicarla, creo que lo estamos deseando todos los que te leemos. Te deseo como siempre, la mejor de las suertes con ese tema. Tu vida, ya veo que la estás manejando con gran calma últimamente y convirtiendo cotidianidad en maravillas. Besos, escritora de la paz interior.

  11. zambullida Says:

    @ Winnie: Últimamente, duermo como un cesto. Yo necesito dormir mucho, más de ocho horas diarias, porque quemo bastante. Estos días, en este sentido, están siendo una bendición. Buen fin de semana.

    @ chrieseli: Es curioso: todos mencionáis de un modo u otro el entusiasmo. El caso es que yo cuando releeo el “post”, no lo encuentro por ninguna parte. Está claro que la percepción de mi escritura nada tiene que ver con la de mis lectores. Gracias por pasarte.

    @ María Rosa: Me gusta “efervescente”. Alguien me dijo una vez que yo era como una botella de champán, ¡ja,ja,ja! Lo que me gustaría a mí sería verte contenta y, sobre todo, tranquila.

  12. zambullida Says:

    @ LAMBERTO: ESA CALMA DEL MEDITERRÁNEO ME GUSTARÍA A MÍ CATARLA, PERO NO SÓLO METAFÓRICAMENTE, SINO EN VIVO Y EN DIRECTO.

    @ María del Carmen: También yo me alegré de la concesión del Nobel a Vargas Llosa. Mi libro lleva ya tiempo terminado, sólo quería hacer una pequeña revisión. Un abrazo. Me alegra verte contenta.

    @ NYC: La grandeza está en lo pequeño, en lo que a muchos, por desgracia, les pasa desapercibido. No hacen faltan grandes eventos para alegrarse uno el espíritu.

  13. zambullida Says:

    @ isabella: En realidad no fue una conversación filosófica propiamente dicha. Sólo filosofamos un rato, nada más. Ojalá todos los días fueran así. Supongo que se puede lograr, sólo es cuestión de echarle ganas, aunque vengan mal dadas.

    @ Emily: A mí también me gusta la foto. En cuanto la vi, supe que era la que le iba al texto. Ya sabes que de crisálida pasé a mariposa.

    Aquí seguimos, revisando la novela. Practicamente finiquitada. Disfruta del fin de semana y descansa, ¡fuera ajetreos!

    @ Lisset: Me gusta eso de escritora de la paz interior. Me gusta.

    Mi novela, y el resto de mi obra, acabará viendo la luz ¿Cuándo? No lo sé. Gracias por tus buenos deseos.

  14. Caro Pé Says:

    el ser y el no ser, nada más y nada menos.
    Yo hablando de filosofía podría estar horas también.
    Después de todo la filosofía es como la ciencia del SER.
    Abrazo Zambullida!

    Acá ya asoman los calores;)

  15. zambullida Says:

    @ Caro: Acá, en cambio, asoman los fríos y las lluvias van a llenar España este fin de semana de charcos. Saludos.

    @ tomae: 😉

  16. A.B. Says:

    Linda narración, se me antojó dormir tan apaciblemente como lo describes, más acabando de descender de un avión hace apenas unos minutos. Espero que esta noche tú y tu mosca duerman tan plácidamente como en un día cualquiera. Besos.

    • zambullida Says:

      Gracias, yo también lo espero; esta noche me he desvelado y apenas he descansado. Estoy segura de que mi mosca, la única que no me deja en la estacada, me acompañará.

      Donde me resulta imposible dormir es en los aviones. Envidio a todos aquellos que tan pronto toman asiento, cierran los ojos y se sumen en un plácido sueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: