Pandemónium

Parece que el verano toca a su fin y yo, en vez de alargarlo, sólo pretendo adelantar su defunción para que deje de golpearme con esa saña que sólo gasta la desesperación. No ha habido playa, tampoco piscina, sólo hospitales, infecciones y angustia, mucha angustia. No he podido elegir, como otros hacen, compañero  de piso y este año, en vez de pasar el estío sola, lo he compartido con alguien que sufre, que sufre a causa del abandono y de sus propias adicciones. Hemos estado desintoxicándonos, aunque a mí no me correspondiera hacerlo porque, de momento, no estoy enganchada a ninguna sustancia o actividad nociva para la salud, sin embargo, me ha tocado vivirlo a la fuerza, sin quererlo, sin siquiera decidirlo. He conocido el chantaje emocional, el abandono de los amigos( ¿quién va a sustituir los amorosos brazos de un libro y la piscina por las cuitas de una amiga?) y el de los allegados: Al no cumplir con sus expectativas, lo que les hubiera permitido liberarse de su parte en esta historia, me han ninguneado y ello pese a saber que yo era la más débil, la que más posibilidades tenía de romperse. Y me he roto, y me he roto, y me he roto ¿Cómo es posible que algunos puedan seguir adelante con sus vidas, sin inmutarse, cuando alguien muy cercano a ellos se está haciendo añicos? Me sorprende a cada rato la belleza de la vida, la bondad que encuentro en los lugares más insospechados, los pequeños gestos que me reconcilian con la existencia cuando ésta se torna imposible. Me sorprende también, aun estando acostumbrada a él, el egoísmo; me refiero al acendrado, aquel que insensibiliza hacia el dolor ajeno de suerte que todos pueden verlo excepto el que lo padece. Si a esto se añaden unas gotitas de odio, ignorancia y envidia, tenemos el «cocktail» perfecto. Un brebaje, sin duda, amargo que cada día algunos ingieren para evitarse complicaciones y, de paso, infligir dolor a los que le rodean, aunque éstos no hayan hecho sino amarlos y protegerlos. Gracias a Dios, estoy libre de esas pócimas, lo que no quita que tenga que apechar con sus consecuencias. Sin embargo, como siempre digo, la verdad, aquella que algunos se afanan en ocultar para no ser descubiertos, no sea que al asomarse su secreto dejen de ser queridos, acaba invariable inundándolo todo y aun iluminando los rincones más oscuros. Además, sé por experiencia que la justicia acabará paseándose por estos lares, sólo es una cuestión de tiempo, y despojando de su máscara a quienes fingen ser quien no son y proyectan sus miserias sobre los demás. Tengo, no obstante, que aprender a vivir con los juicios ajenos. No quiero que la opinión que los otros tengan sobre mí, por muy equivocada que sea y por muy allegados que éstos sean, ejerza ya poder sobre mi persona. Emitieron su dictamen hace tiempo, sin dejar que los matices con los que el amor hermosea las cosas se posaran sobre mí, sin dejar que la luz me iluminara, pues ésta hubiera podido delatarlos. De ahí que vivan en las tinieblas,  en la mentira; de ahí que, pese a que la vida los trate con benevolencia, luzcan tristeza en la mirada y, sobre todo, un vacío pavoroso en el que uno teme asomarse so riesgo de precipitarse al abismo ¡Bendita verdad!, ¡dulce y dorada claridad!

El verano que viene será muy diferente a éste; tengo firmes propósitos al respecto.  A ellos me referiré otro día. Prefiero, de momento, centrarme en el aquí y el ahora, puesto que sólo en este lugar se vive bien. Voy a tratar que las descalificaciones, las amenazas, los desprecios y los juicios dejen de minarme ¿Cómo hacerlo? Aceptándolos, pese al dolor que me provocan, y dejando de pelearme con ellos porque mi organismo hace meses que dijo basta. Ni me aceptan ni me aceptarán; debo asumirlo, me guste o no. Pretendo, asimismo, que mis acciones no estén determinadas por los miedos que a veces se me meten en el cuerpo y por los deseos de los otros, sino por los míos propios y por lo que mi conciencia, siempre alerta, me dicta. Puede que no haga muchos amigos, puede que hasta alguno se quede en el camino, puede que me odien más de lo que ya lo hacen y me temo que sus ataques serán más y más furibundos. Estoy preparada para el combate. Tengo el ánimo y la salud quebrantados; cuento, sin embargo, con un gran aliado, poderoso y obstinado: LA VERDAD que viene a ser lo mismo que la belleza. Sigamos siendo bellos, o al menos intentándolo, pese a que nos vapuleen sin descanso. La luz siempre siempre se impone a las tinieblas. Siempre.

Pese a la extensión de este «post», no me resisto a terminar con unos bellos versos de J. Keats:

Lo hermoso es alegría para siempre:
su encanto se acrecienta y nunca vuelve
a la nada, nos guarda un silencioso
refugio inexpugnable y un reposo
lleno de alientos, sueños, apetitos.
Por eso cada día nos ceñimos
guirnaldas que nos unan a la tierra,
pese a nuestro desánimo y la ausencia
de almas nobles, al día oscurecido,
a todos los impávidos caminos
que recorremos; cierto, pese a esto,
alguna forma hermosa quita el velo
de nuestro temple oscuro…



Anuncios

34 comentarios to “Pandemónium”

  1. winnie0 Says:

    Zambullida…¿sientes mi mano? ¿notas mi oido oyendo tus lamentos? ¿ves mis ojos devorando las lineas que escribes para tratar de darte una respuesta que ponga algo de calma en tu alma?
    HOy, no sé por qué, pero hoy he sentido en demasía tu dolor en tu post. Pero creo que vas a poder. Sé que vas a poder. No elegiste un verano así…quizás el otoño, con la caida de los ojos…..suavice tu tristeza….
    Hoy te lo digo alto: ANIMO….¡esto también pasará! Un beso enorme y sabes dónde estoy

  2. lqpons Says:

    SEAS SIEMPRE BIENVENIDA, SIGUE COMO TU ERES Y DESPRECIA TODO AQUELLO QUE TE PUEDA HACER DAÑO, VUELVETE INSENSIBLE ANTE ESO Y DEDICATE, YO SOU EGOISTA, A DELEITARNOS CON TUS ESCRITOS. GRACIAS ADIOS HAS VUELTO. LOADO SEA EL SR. QUE TE HA VUELTO A TRAER.

  3. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Querida Zambullida, amiga del alma, te extrañé muchísimo, sabes que tienes todo mi cariño, me alegra muchísimo tenerte de vuelta y cerca a mi, aún a través de la distancia. Tu tristeza es la mía y si sonríes sonrrío contigo.
    Lo que cuentas es muy triste, pero eso va ha fortalecer tu espíritu, eres fuerte, tu todo lo puedes, Dicen que “al final del tunel se encuentra la luz”, y “si de noche lloras por el sol, no podrás ver las estrellas”.
    La soledad es terrible cuando uno está enferma, los amigos de verdad son los que están a tu lado en esos momentos, “echate a la cama y verás quien te ama”, es una gran verdad,

    Sigue como eres, tierna, dulce, amoroso, todo volverá a la normalidad, pero trata de ser feliz, tienes muchímo que dar, todos te queremos mucho.

    Con el gran cariño que te tengo te deseo lo mejor, !QUÉ DIOS TE BENDIGA!

    María del Carmen

  4. chrieseli Says:

    Muy bienvenida de vuelta. Te leo ahora con detenimiento. Un gusto verte

  5. Teresa Says:

    Zambuilla, a la alegría de tu regreso se une ahora la tristeza que siento al leer lo mal que lo has pasado y lo estás pasando. A la envidia, no se acostumbra uno nunca. Al odio, a la mentira, a la hipocresia, tampoco. Podemos enviar una bendición en silencio a quienes nos hacen daño, para que la Verdad, al fin les ilumine, pero somos de carne y hueso y nos duele su rencor, su resentimiento. ¿Qué podría decirte? que existe en ti -en mí, en todos- una chispa divina que deslumbra en la noche -tu noche- y que ella será la que ilumine tu dolor y lo convierta en madurez y sabiduría. Te lo deseo de corazón… y estoy segura que así será. Un abrazo con mucho cariño.

  6. FRAN Says:

    ¡Que alegría más grande me has dado, Zambullida!

    Saber que retomabas el blog ha sido una excelente noticia para mí, aunque el primer post de tu rentrée me deja un sabor un poco agridulce. Veo que has pasado un verano doloroso, pero ya sabes que el dolor también tiene su lado bueno: al menso sabemos que seguimos vivos.

    Espero que todos los problemas a los que aludes se solucionen, que sigas escribiendo (aquí o para ti) y que todo te vaya muy bien. Me han encantado tus palabras, qué bien escribes. Y los versos de Keats, maravillosos: A thing of beauty is a joy forever…

    Besos y ¡REBIENVENIDA!

  7. sunsi Says:

    Mi querida Zambullida. Dolor sobre dolor… Telas rudas sobre heridas . No sé si sirve demasiado…pero me gustaría que imaginaras que traspaso la pantalla y que comparto tu dolor… lo que te decía en el blog. Las palabras susurradas que consuelan, comprenden, alivian.

    Me alegro de que vuelvas. Es una buena terapia. Y , seguro, te vas a sentir mucho más acompañada.

    Un beso muy fuerte, escritora.

  8. Kairos Says:

    Saludos Zambullida:

    Creo que conoces las recetas para tus males mucho mejor que nosotros.
    Siento que regreses así. Espero que tus entradas futuras vayan reflejando el restañar de todas tus heridas. Sigo rezando por ello. Un abrazo.

  9. GvA Says:

    Me alegra el reencuentro, pero, al igual que Kairos, siento lo que el post describe. Saludos.

  10. Claudia Ibañez Says:

    Creo que cuando los dolores son tan grandes y los pormenores delicados, lo más importante es expresar solidaridad en el sufrimiento. Como dice Winnie, esto también pasará, y de estos trances solo se puede salir fortalecida. Un abrazo enorme y a dejar que el tiempo pase que solo acarreará lo que debe pasar.

  11. NYC,1989 Says:

    bienvenida¡¡¡ me alegro muchisimo de volver a compartir tus maravillosos escritos. siento tu amargo verano, vendran tiempos mejores,no lo dudes. de verdad, con lo facil que es dar a esta mujer un rato de felicidad¡¡¡¡¡¡ si tuvierais todos la suerte de conocerla en persona….. ufff, solo os puedo decir que compartir una caña de cerveza y un pequeño pincho con ella, la tarde se vuelve amena y la conversacion es de lo más satisfactorio.con esa simpleza a zambullida se la hace un rato feliz. un besazo para ella

  12. María Rosa Says:

    Querida Zambullida,¡¡¡¡Me alegra enormemente tu regreso!!!!!
    Por lo que cuentas, veo que este verano no ha sido bueno para más de uno.
    No malgastes tus energias en pensamientos poco positivos y ya que tienes la suerte de poder expresar,con gran riqueza y creatividad lo que te acontece ,no dejes de limpiar tu espíritu y depaso el mío, leyendote.
    Y recuerda que detras de las tormentas, siempre sale el sol.

    Un beso enorme.

  13. ana Says:

    Regresas a la palabra; y junto a la alegría de tu regreso navega un dolor que no sé bien dónde podría dejarse acunar para encontrar consuelo. Siento tu dolor infinito. Y quisiera poder regalarte una infinita sonrisa… poder equilibrar la balanza de tu tiempo.

    Un abrazo.

  14. joaquinsarabia Says:

    ¿Cómo medimos el dolor?¿cómo sabemos el efecto en cada persona?, sencillamente no lo causemos la vida misma se encarga de lo contrario.
    Una Gran alegria leerte de nuevo.

  15. Lisset Says:

    Es frustrante la distancia en ocasiones como estas, porque lo único que me apetece en estos momentos, más que escribirte, es abrazarte. Me gustaría cantarte al oído todas las virtudes que te siento y que quiero recordarte para que las revivas y entiendas que esto también pasará. Quisiera, sentarme contigo a tomar un algo calentito en una cafetería tranquila y cogerte de la mano para hacerte sentir lo querida que eres incluso por mucha gente que no te conoce en persona. Duele cuando los tuyos, los cercanos, los amigos, la familia no están a la altura de las circunstancias…. tristemente no puedo salvarte de ese dolor, lo sufrirás y tu mente decidirá qué hará con ello, en qué lo transformará…Se te ha echado mucho de menos. Creo que te sentará bien dejar aquí con tus letras, esas emociones que a veces nos ahogan. Ya sé que no es uso que tú le das a tu blog, pero yo sí uso el mío como terapia, ya que a diferencia de ti, no soy escritora. Y me sienta bien, definitivamente, me gusta aprender de los demás, que me den otro punto de vista. Necesito de los abrazos aún lejanos de esos lectores que con el tiempo se vuelven amigos y terminamos por compartir todos un poquito de nuestras vidas. Besos con olor a lavanda, que es lo que siembro estos días para un nuevo jardín.

  16. Emily Says:

    No me sorprende lo que escribes porque hemos hablado este verano y me lo ibas contando. Ánimo !! si aún no lo has hecho, espero que puedas volver a tu nidito pronto y mejores. Un beso muy fuerte, nos vemos…

  17. zambullida Says:

    @ Winnie: Siempre has estado allí, aunque nos conociéramos “tarde”. Hay calma en mi, querida, hay calma, pero necesitaba expulsar el dolor. Por estas fechas, empiezo ya a añorar el otoño. Éste que nos espera va a ser muy, muy especial y va a estar lleno de sorpresas, de hermosas y fascinantes sorpresas; así lo he decidido.

    @LAMBERTO: COMO SIEMPRE, ME HAS HECHO REÍR CON ESA GRACIA TUYA TAN VALENCIANA. MÁS QUE DESPRECIAR AQUELLO QUE ME HACE DAÑO, TRATARÉ DE IGNORARLO Y DE VIVIR EN PAZ.

    @ María del Carmen: Como me decía una amiga, todo pasa y esto también lo hará y, tal y como dices, no hará sino fortalecerme. Gracias por tus palabras.

    @ chrieseli: ¡Gracias! A mí también me gusta verte por estos lares.

  18. zambullida Says:

    @ Teresa: Hermosas y sabias palabras las tuyas. La bendición, aunque a uno no le salgan más que sapos y culebras, es la mejor medicina para el alma. Esa chispa divina que habita en todos lleva ya días hablándome: todo esto ha tenido sentido y me ha servido para encarar la realidad de una forma mucho más madura. Gracias.

    @ FRAN:Gracias, amigo. El dolor forma parte de la vida y tiene su lado positivo; eso, al menos para mí, es innegable. Me alegra que tú también puedas verlo así. Keats es fantástico, ¿verdad?

    @ sunsi: Gracias por tu empatía. Sé que compartes mi dolor; a estas alturas, ya te conozco un poco. Espero que mi regreso (si me lo llegan a decir hace un mes, no me lo creo) me sirva para seguir exorzidando a mis demonios, a esos que se empeñan en negarme la felicidad que me corresponde.

    @ Kairos: Dices bien: conozco el remedio a estos males que me aquejan. Los “posts”, ya sabes, reflejan las emociones. Unos días vendrán más dulces y otros más amargos. Gracias por tus oraciones; me vendrán bien.

  19. Novalis Says:

    A mi no me gusta el verano,por eso celebro con gozo el día en que este agoniza ¡por fin! prefiero el duro combate del viento helado en mi cara.
    Recuerda Zambullida que el juicio de este mundo es “que la luz vino al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz…,pero el que obra la verdad,va a la luz,para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios” Jn 3:19-21
    por eso nuestra condena a vivir en un mundo de sombras.
    Al final de este “largo y cálido verano” he comenzado la lectura de “EL PARAISO PERDIDO”de Milton.Ahora todo lo veo mucho más claro.
    En verdad te digo que no estas sola.
    Cuídate,un abrazo

    • zambullida Says:

      @ Novalis: Entiendo tus palabras y conozco la cita que mencionas. Sin embargo, no creo que vivamos en un mundo de sombras, aunque a veces éstas se agiganten y nos impidan ver la claridad. La luz, incluso en este mundo nuestro, siempre vence a las tinieblas. Tienes buen gusto para las lecturas. Me alegra, por otro lado, tenerte de vuelta.

  20. zambullida Says:

    @ GvA: Me alegra verte por aquí de nuevo. Te digo lo mismo que a Kairos: ahora esto es lo que toca, pero, como todo, pasará y nuevas emociones se irán abriendo paso y disolviendo las anteriores.

    @ Claudia: Gracias por tu abrazo, amiga. Recibe tú también uno desde este espacio mío, un abrazo azul, lleno de cielo.

    @ NYC: Ya te lo dije una vez; va a parecer que te pago para que comentes en mi blog ¡Ja,ja,ja! Es cierto: no hacen falta grandes cosas para disfrutar. Lo pequeño, lo sencillo es lo que acaba siendo grande. Lo grande suele acabar decepcionando.

    @ María Rosa: El sol saldrá para las dos y, al menos yo, tendré preparado uno de mis sombreros. Siento mucho lo de tu verano, M.R. Comencemos la limpieza ya mismo, ¿te parece? Llevo ya días mentalizándome, ahora sólo falta ponerse en movimiento y asear todo aquello en lo que la suciedad se ha incrustado para que vuelva a brillar.

  21. zambullida Says:

    @ ana: Gracias, amiga, gracias. Aquí nos leemos, pero también nos acompañamos aunque sea de una forma virtual. Sonrío al leer tus palabras.

    @ Joaquín: El dolor no se puede medir. Lo que a uno le resbala, a otro le destruye y viceversa. A mí también me alegra tenerte de vuelta 😉

    @ Lisset: Me encanta la lavanda, su colorido, su olor. Tengo en la mesilla dos esencias de lavanda y a veces esparzo unas gotas sobre la almohada. Te equivocas: yo también utilizo el blog como terapia, de ahí que este espacio, pese a que llegué a pensar que había alcanzado su fin, haya resurgido. Me darás ese abrazo y tomaremos ese café; no tengo dudas al respecto. También yo os he echado de menos. Gracias mil.

    @ Emily: No sé si volveré a mi nidito, pero mejoraré. Gracias por tus ánimos. Nos vemos pronto.

  22. Ernesto Says:

    Me duele tu dolor amiga, tus palabras expresan sobradamente cuanto has tenido por lo que antes que nada te mando un abrazo de corazón.

    He leído atentamente todo lo que escribes, y en el fondo quiero hacer una lectura positiva, que sería bueno que tu también hicieras. Creo que, en contra de lo que dices, “si, has querido, y si, has decidido”, y con una humanidad tremenda, has decidido ayudar a alguien abandonado por otros, que necesitaba ayuda; has sacrificado vacaciones, estabilidad personal, presuntas amistades o conocidos, y todo ello por ayudar, por estar ahí. DEso es lo único importante y lo que honra.

    Olvida a quien no ha estado a la altura, sin rencor, sin rabia, no lo merecen siquiera, peor para ellos, te han perdido.

    Ahora toca vivir, seguir y disfrutar de lo que venga. Cómo verás somos muchos los que únicamente tenemos que decirte que “aquí estamos”, o sea que ya lo sabes, si nos necesitas, grita y allí estaremos.

    Un abrazo.

  23. jaimemarlow Says:

    Bienvenida de nuevo.

  24. tomae Says:

    Ni me puedo sumar a las felicitaciones, ni recibo con alegría tu vuelta, porque me falta la experiencia de los que han compartido contigo tu singladura. Y si mis palabras fueran amables y acompañaran a tanto elogio que he leído serían más bien vagas, pues ciertamente no saldrían de mí sino de la inercia que se presiente de la gente que por aquí parece que te quiere…pues por el conocimiento que tengo con algun@s de ell@os ( y conocedor que la red es terriblemente caprichosa), sigo con mis- tus trece…que se reparta belleza y verdad sin disimulos y si es para bien tu vuelta…pues que lo sea y que dure. De nuevo gracias por tu visita, y por haber sonreído.

    Un saludo Zambullida.

  25. zambullida Says:

    @ Ernesto: No me había a considerarlo desde ese punto de vista. Interesante, muy interesante. Si lo necesito, gritaré, descuida. Gracias por estar ahí.

    @ Marlow: Bien hallada ¡Gracias!

    @ tomae: Agradezco tu sinceridad, bloguero y, como tú dices, que este regreso dure lo que dure y, sobre todo, que sea para mi bien. Te envío una sonrisa.

  26. Holle Frank Says:

    Que buena emocion causa de volver a encontrarse aqui en tu blog Zambullida en medio de tantas buenas intenciones y palabras.

  27. laverdadnoshacelibres Says:

    Hola,
    Hacía días que no te leía. Tus textos tras la vuelta son aún más exquisitosensibles. Tengo que quedarme con tu Salve a la Verdad y comparto contigo que defender la Verdad nos infunde una belleza inefable.
    Hasta luego alma primohermana,

  28. enfilando Says:

    ¡¡¡¡¡¡ Ha pasado casi un año desde este post y, al leerlo, me ha llorado el alma.

    Un beso.

  29. María Rosa Says:

    parece que fué ayer…..¡¡Todo pasa….Se evoluciona!!La amistad,el cariño, permanece.Un beso preciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: