En horizontal

Comencé el mes de julio alicaída, de suerte que me pasé medio día en posición horizontal; las fuerzas apenas me sostenían. Después de comer, a una hora muy tardía, decidí ir al pueblo, pasarme por la carnicería e ir a misa. El hablar con mi cuñada durante un ratito me dio ánimos para salir de casa, aunque el cuerpo me pesara toneladas. La iglesia estaba, como siempre, fresquita. No creo que supere los 18 grados ni en los días calurosos y, claro, todos van con chaquetita. Me llevé en el bolso un «foulard» de algodón y una especie de americana que saqué del baúl de los recuerdos y que me asemejaba a un preso de «Sing Sing», a donde Audrey Hepburn iba a llevar, a un mafioso, el parte meteorológico. Llegué a la hora del Rosario. Apenas podía concentrarme en nada: era tanto lo que quería pedir que no daba abasto. Comenzó la misa. Aparte de mí, había un matrimonio, un hombre joven, y una docena de beatas. Me costó al principio concentrarme , pero al final logré abandonarme y descansar. Junto con el párroco, concelebraba un sacerdote joven que suele pasar parte del verano en el pueblo, con su familia, y al que conocí el año pasado. En aquel momento, me proporcionó lo que yo más necesitaba así que ayer le esperé sentada en un banco y allí, en la penumbra, estuvimos charlando hasta tarde. Pese a su juventud, es un hombre imbuido de sabiduría y sus miras son cualquier cosa excepto estrechas. Volví a casa más contenta, pero a mí la alegría, al igual que las penas, a veces me desborda y volvieron algunas pasiones que la tristeza había adormecido. Aquí estoy frente al ordenador, a altas horas de la madrugada, llena de pasión y de cansancio, aunque la noche toledana me la causó un murciélago que se coló anoche en casa. Esta historia la dejo para mañana.

P.D.:  Ayer mi sobrina dio sus primeras brazadas sin manguitos.

Anuncios

24 comentarios to “En horizontal”

  1. winnie0 Says:

    Querida Zambullida:
    maravillosas lineas de búsqueda de serenidd y paz interior. Yo también me escondo a veces en esa penumbra de la iglesia…simplemente y aunque sea sólo para “estar”.
    Tu jarrón de cerámica que se hizo trizas…debe ir encontrando su nueva forma….Y busca la PAZ ( que sé que lo haces) y te sentirás aliviada. Un beso y ya sabes dónde estoy

  2. Holle Frank Says:

    buena historia , bella imagen

  3. zambullida Says:

    @ Winnie: Aunque sólo se “esté”, como dices, sirve, sirve mucho. Un amigo me dijo un día que uno allí se ponía morenito, pese a que se adquiera otro tipo de bronceado. Uno cuando va a la playa, esté triste, contento o de mala gana, siempre acaba bronceándose. Aquí igual; lo importante es estar, aunque la mente divague o miremos a las musarañas. Ya sé que ahora andas de celebraciones, y me alegro por ello, pero si algún día precisas de mí, ya sabes también donde encontrarme. Un abrazo.

    @ Holle: Gracias, amiga. Siempre me he sentido identificada con el personaje de Holly.

    Por cierto, el cielo hoy está encapotado y al verlo me he acordado de ti, de tu tierra. Estoy contenta; ha hecho un calor horrible. Seguro que tú estás más fresquita. Otra cosa: he descubierto que las rosas, según se van marchitando, desprenden más aroma ¡Vivan las flores marchitas!

  4. Kairos Says:

    Cuéntanos la historia del murciélago. Yo también tuve un encuentro con uno que se nos coló en casa. El pobre no paraba de dar vueltas por el techo sin encontrar la ventana abierta. Tras intentar todo tipo de estrategias al final decidimos… abrir un paraguas y hacerle creer que tenía paredes delante excepto por donde estaba la ventana. Al final al encontró.

    • zambullida Says:

      Sabía que al final encontraría la salida, pero me entró el pánico y me bloqueé. Andaba de habitación en habitación con la bandeja del desayuno (desayuno de madrugada) y un cubo de fregar para defenderme de él. Luego, abrí una puerta y acabó saliendo, pero le costó; entretanto, estuve encerrada en el baño. Poco después amaneció ¡Qué noche! Todo lo que vuela me ataca los nervios, excepto los aviones.

  5. Claudia Ibañez Says:

    Vamos andando Zambullida!! Las noches desveladas llaman a las palabras más con una computadora enfrente! Me sumo al pedido de la historia del murciélago!

  6. flor de mayo Says:

    Para los chinos el murciélago es señal de buenos augurios y felicidad.

  7. zambullida Says:

    @ Claudia: Es cierto: las noches en vela atraen a las palabras, pero es que últimamente paso demasiadas; estoy ya cansada.

    @ flor de mayo: A comienzos del verano pasado, también me entró uno en casa y el verano no pudo ser más catastrófico, o al menos a mí me lo pareció. A lo mejor, esta vez los chinos aciertan y ese murciélago marca un hito en mi existencia ¡Ojalá! No pierdo la esperanza.

  8. Claudia Ibañez Says:

    Tal vez te hagan falta vacaciones?…aunque no puedan ser de las propiamente dichas, uno a veces necesita vacaciones de la rutina, dentro de lo que se pueda. Por ej., cambiar totalmente lo que uno hace en su tiempo libre…esos paseos y visitas que uno se debe a los sitios que están a la mano.

    • zambullida Says:

      La verdad es que necesito vacaciones como el comer. Hace años que no salgo de aquí, Claudia. Todo obedece a la razón, pero a veces lo racional se nos hace tedioso. Trataré de hacer algo distinto de ir, aunque sea, a algún pueblo cercano. El calor, de todos modos, no suele ser mi aliado y no me llevo bien con él. Cuando refresque (aquí siempre lo hace), tal vez me coja el coche y explore un poco el territorio. Gracias por la sugerencia.

  9. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    ES LA IGLESIA LA QUE A VECES NOS PUEDA RECONFONTAR JUNTO A JESUS Y MARIA, DEBEMOS ESTAR EN CONTACTO CON ELOOS PERMANENTEMENTE. UN ABRAZO

  10. isabella Says:

    Qué maravillasa forma de ver la vida, te he leído muy poco y me reconozco demasiado en tus palabras… La melancolía suele llenar muchas horas de mis días y me da la impresión de que a ti te sucede algo parecido, es increible encontrar a alguien que comparta esos sentimientos.
    Si te sientes asì y el joven sacerdote no està en el pueblo puedo intentar escucharte por lo menos desde aqui…

    Saludos y una ovaciòn para tu sobrina!

  11. zambullida Says:

    @ Lambertus: Sí, es cierto, reconforta.

    @ isabella: Bueno, mi forma de ver la vida no es tan maravillosa como crees. La verdad es que me paso la mayor parte del tiempo por los suelos, me temo. Soy débil, demasiado débil. Gracias por pasarte por mi casa, muchas gracias. Bonito nombre el tuyo.

  12. NYC,1989 Says:

    hola¡ ya he vuelto¡ despues de unos dias por las tierras gallegas, la normalidad comienza. ya me he puesto al dia, he leido todo lo atrasado y veo que hay novedades en tu vida. si necesitas algo de mi, me llamas. un besazo.

  13. sunsi Says:

    Querida Zambullida… me he zambullido en tus post que no había leído. Me ha resultado dura la lectura e, inmediatamnte, he pensado que infinitamente más duro es para la que lo escribe. Pero hay un DATO; EL DATO que te distingue, que te hace ver con una dimensión diferente, mucho más hoda y profunda: Dios. Dios que sabe en presente, pasado y futuro porque para Él no existe el tiempo. Dios que tiene contados todos y cada uno de los cabellos que cubren esa cabecita y que, seguro, te mira con ternura.

    Acuérdate de que te recuerdo siempre. Ojalá sigas en agosto en tu casa…ojalá puedas dormir como un bebé… ojalá no te duela el cuerpo…Ojalá.

    Un beso, escritora.

    Resisteeeeeeeeeeee

  14. zambullida Says:

    @ NYC: Gracias, ya hablaremos. Besos.

    @ Sunsi: Había ya escrito este comentario, pero por alguna razón se ha borrado. Seguro que Dios me mira con ternura, seguro; lo que ocurre es que yo ya no soy capaz de apreciarlo. Sólo siento pena y dolor. Gracias por tus buenos deseos y por pasarte por mí casa; sé que no das abasto, así que valoro mucho tu comentario. Un ferte abrazo mediterráneo.

  15. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Querida amiga,

    El salir de la rutina diaria hace mucho bien, sirve para axigenar el alma, el ver paisajes y lugares nuevos alegran el espiritu, y dan fuerzas para seguir adelate, te hace falta cambiar de aires.
    Te deseo lo mejor, pero no dejes de escribir, eso para ti es la sal de tu vida.

    Con mucho cariño, que Dios te bendiga.

    Tu amiga de siempre, desde Perú

    María del Carmen

    • zambullida Says:

      Tienes toda la razón, amiga, pero para cambiar de aires hace falta un dinero del que yo a hoy por hoy no dispongo. Un saludo afectuoso y recuerdos al nietecín.

  16. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Para salir por el campo, recorrer jardines, ir al pueblo cercano, no hace falta mucho dinero, es solo cambiar de aires.

    Gracias por recordar a mi nietecillo, se llama Rodrigo Ricardo y es una monada, estoy feliz.

    Veo que tienes una sobrinita que ya está aprendiendo a nadar, debe ser un gusto verla, cariños desde Perú para ella.

    María del Carmen

  17. Lisset Vázquez Meizoso Says:

    No te sientas ni te vas tan débil, de hecho, eres todo lo contrario, eres de una fortaleza sorprendente, teniendo en cuenta, las pruebas por las que pasas en esta vida. Leo tus entradas a veces tan dolorosas a la vez que tiernas y me pregunto cómo sigues adelante, yo creo que no podría con tanto y ahí estás tú, firme en el propósito de ser feliz a pesar de todo. Eres maravillosa, no lo olvides. Besos.

  18. chrieseli Says:

    Leía esta entrada y recordé las antiguas “novenas” a las que ibamos con mi abuela. Ella encontraba una paz desconocida para nosotros entremedio de las letanías de las monjitas del colegio y las señoras piadosas que llegaban en pleno verano, con chaquetitas tweed y mantillas negras. A mí me aletargaba el rosario, era como un enjambre de abejas, todas al mismo tiempo, me desconcentraba el sonido de las cuentas y me entraba por la nariz el olor de las lilas, calas, peonías y rosas.
    Un abrazo y gracias por el viaje. Una pregunta, ¿cómo hiciste para sacar a batman de tu dormitorio? Se nulifican con la luz, creo y cuesta que encuentren la ventana de la salida 😉

    • zambullida Says:

      A mí también me aletarga el Rosario, pero ese día necesitaba concentración y no murmullos de fondo. El murciélago se fue solo, poco antes de amanecer, así que pasé la noche en vela; le costó encontrar la puerta de salida.

  19. ana Says:

    Zambullida… escucha el sonido del agua ante cada brazada de tu sobrina. Cosas así son inmensas, por muy pequeñas que se nos presenten. Y tú estás ahí, viéndolo.

    Somos aquí y ahora. Estamos aquí. Estoy.

    Un abrazo inmenso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: