Noche de San Juan

Amanecí ayer en tal estado que ni me sentía capaz de levantarme de la cama. Un nuevo obstáculo se había interpuesto en mi camino, pero para éste ya no  encontraba fuerzas. No podía rehuirlo porque hacerlo suponía cercenarme una parte de mi vida.No podía afrontarlo tampoco: me daba vértigo sólo de pensarlo  y, lo peor, no sabía ya de dónde sacar los bríos necesarios para vencer al que es probable que sea el último, o quizás el penúltimo, de esa larga lista de asuntos pendientes que he ido postponiendo a lo largo de los años. Estaba agotada, acalorada, había mal comido y sentía cómo mis demonios tiraban de mí, como si quisieran ahogarme y desprenderme de  esa esperanza a la que llevo tiempo adherida. Se me ocurrió entonces llamar a un amigo que vive en un pueblo cercano a la ciudad, en una casa preciosa, en la que uno, si quisiera, podría vivir mil aventuras.  Fue entrar en ella y el espíritu comenzó a aligerarse.  Nos sentamos fuera, bajo un pruno, en una preciosa mesa de piedra con dos latas heladas de cerveza holandesa. Al rato, la música me obligó a abandonar mi asiento y a bailar para tal vez expulsar esos malos espíritus que habían logrado acorralarme; los perros, excitados, bailaban alrededor mío y mi anfitrión no salía de su asombro. Como remate, solté un grito, o más bien un alarido, que me salió de las entrañas, del dolor, del miedo, de la frustración, y que acabó  liberándome del todo. Estuve tentada de tirarme a la piscina… Pasamos al interior y mientas I. hablaba por teléfono, me recosté en un sofá, me tapé con una colorida manta y cerré los ojos. La música me ayudó a relajarme: una guitarra emítía hermosos gemidos al tiempo que oía sus palabras, sus idas y venidas, como entre sueños. Hubiera deseado prolongar ese momento eternamente: el sosiego y la belleza me envolvían como aquella manta. Oí sus pasos más cercanos y su voz: ya no hablaba por teléfono; se dirigía a mí. Abrí los ojos y me incorporé un poco: la pizza estaba lista, pero no tenía hambre porque poco antes me había saciado con un bocadillo de tortilla. Seguí tumbada y me ladeé para poder hablar con él; comía y yo le miraba, acurrucada, desde ese sofá del que nunca me hubiera levantado. Salimos en busca de hogueras; no llegamos a encontrarlas. Al final sin apenas resuello, mi  acompañante caminaba a un ritmo vertiginoso, recalamos en un bar. De camino al coche, I. señaló a la luna. La miré con una sonrisa, él no se había percatado de  que ella también nos sonreía. Me volví a casa con un trozo de pizza, que devoré tan pronto entré por puerta, y con una docena de huevos de corral. Sé que anoche la luna me embrujó.

P.D.:   Gracias a la intercesión y generosidad de Ernesto, he recibido el «Premio Dardo y Blog de Oro». Adjunto una copia del diploma acreditativo. Huelga decir que este reconocimiento es para todos ¡Enhorabuena, pues!

Anuncios

20 comentarios to “Noche de San Juan”

  1. Marco Castillo Says:

    Muchas felicidades por tu premio. Ciertamente te lo mereces.

  2. Holle Frank Says:

    Tambien yo te mando mis felizidades por el premio. Pues ciertamente de da mas fuerza y energia de seguir con el!

  3. Claudia Ibañez Says:

    Además de todo, gracias al premio, varios “encontramos” tu espacio…bonito relato…y qué bueno que ya se hayan exorcisado los dolores y fantasmas!

  4. winnie0 Says:

    Yo también encuentro tu rincon y me gusta…y enhorabuena por el premio y….nos leemos. Un beso

  5. Emily Says:

    Enhorabuena por el premio!! No han podido elegir mejor. Lo pasé genial ayer, me encantó hablar contigo. De lo demás ya me contarás…..Un besazo.

  6. NYC,1989 Says:

    Me alegro muchisimo, por algo se empieza. este será solo el comienzo de los muchos premios que recibirás. sigue luchando y cuando necesitas gritar, pues grita. un besazo

  7. zambullida Says:

    @ Marco: Éste debe de ser un reconocimiento a mis altibajos 😉 ¡Gracias!

    @ Holle: Los que dais fuerzas sois vosotros. Este premio es de todos, porque entre vosotros y yo elaboramos este blog.

    @ Claudia: Los fantasmas y los dolores suelen acabar volviendo, pero es posible que por una buena temporada los mantenga a raya. Al menos, eso espero.

    @ winnie0: Gracias, muchas gracias y sé bienvenida. Me gusta tu nick.

    @ Emily: Gracias, amiga. Yo también lo pasé bien. Estamos en contacto.

    @ NYC: Gritaré, gritaré. Ya sabes que ya no me quedo nada dentro, todo para fuera, y si hay que bailar se baila y si hay que gritar se grita. Gracias.

  8. flor de mayo Says:

    A gritar y a bailar… que estas noches tan mágicas nos sirvan para honrar a todas aquellas hermanas que fueron quemadas en las hogueras.
    Enhorabuena por el premio. He aquí el éxito.

  9. Ernesto Says:

    A pesar de que no encontraras hogueras, tuviste una buenísima noche de San Juan, ya sabes que en ella se quema lo negativo, lo inservible , y se abre un nuevo horizonte que sin duda, será mucho mejor.

    Y todo ello, bañada por la luna y acunada por la maravillosa música de la sonta de Beethoven. Por cierto, el premio te lo has ganado tu solita merecidamente, yo simplemente he sido el mensajero. Gracias por tus palabras.

    Beso.

  10. LAMBERTIS CEGATUS Says:

    LA NOCHE DE SAN JUAN (SANT JOAN) SIEMPRE FUE BRILLANTE, MEDIO CRISTIANA MEDIO PAGANA, LO IMPORTANTE ES MOJARTE LOS PIES Y PEDIR UN DESEO, POSIBLEMENTE CUANDO TE LEVANTARAS ESE DIA ESTABAS PIDIENDO LO QUE DESPUES HICISTE, ME ALEGRO POR TI Y QUE DISFRUTARAS DEL DIA Y DE LA NOCHE, UN ABRAZO

    • zambullida Says:

      Ahora que lo dices, es posible que ese día pidiera un deseo, sin ser consciente de ello. Necesitaba algo que me sacara del marasmo en el que había caído. Lo mejor: a fecha de hoy, he logrado encontrar una respuesta a lo que me parecía casi irresoluble. Verdaderamente, los milagros existen. Un abrazo desde aquí también.

  11. ana Says:

    Lo cierto es que hay casas en que nada más entrar… se aligera el mundo. Lo que nos pesa a veces el mundo. Son casa hoguera. Y me alegra infinito saber que tú tienes una.

    Dale las gracias de mi parte a I. Aunque me desconozca.

    Un abrazo.

  12. Toño Says:

    Mi pintor favorito …el austriaco Gustav Klim

  13. Isabel Says:

    Pero qué noticia más bonita y qué relato más gozoso el de tu particular noche de San Juan. Tres días después brindo por ti. Un abrazo enorme

  14. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    Lo primero felicitarte por el Premio muy merecidamente ganado.

    La noche de San Juan es mágica, en todo el mundo donde se celebra, y veo que tu lo pasaste muy bien, como me gustó saber que sonreíste, que miraste con ilusión la bella luna, y que soñaste despierta con la música, la hermosa casa y esa agradable compañía.

    Cariños de tu siempre amiga,

    María del Carmen

    p.d. Tengo un post de la Fiesta de San Juan en la Selva que me gustaría que vieras., no se porque no salió en la lista de entradas.

  15. zambullida Says:

    @ Isabel: Gracias por el brindis y por el comentario. Besos desde mi casa-jardín.

    @ María del Carmen: El premio es de todos los que aquí participamos y no lo digo por falsa modestia; lo siento así. Ya me he pasado por tu blog y he leído con mucha atención tu “post” sobre la Fiesta de San Juan. En mi caso, lo curioso de aquel día era que ni siquiera sabía que esa noche se celebrase ninguna fiesta. Vivo un poco en mi mundo y suelo enterarme de las cosas en el último momento y, a veces, ni me entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: