Éxito y fracaso

Hoy no he amanecido llorando. Sigo triste y apenas puedo concentrarme en nada. He tratado de leer sin éxito y ni siquiera me atrevo a revisar relatos por miedo a deprimirme aún más. Ahora todos me parecen espantosos y mi escritura, lejos de gustarme, me horroriza; es como si en unas semanas me hubieran arrebatado el talento. Tenía, además, pensado presentarme a un concurso. El tiempo va echándose encima y ni surgen ideas ni ganas de buscarlas. No importa, acumulo ya muchos relatos y parece que entre los premios y yo suele haber poca química, aunque hace unas semanas volviera a presentarme a otros dos. Me quejo, pero, al final, sigo adelante y, pese a mis recelos y a mis enfados, continúo dirigiéndome a editoriales. Como estos días he andado un poco revuelta, he cometido un desliz. Escribí a unos editores para hablarles de un proyecto que había puesto en marcha hace unos meses. En el correo electrónico mencioné las bondades de otra editorial, con nombre y apellidos, que nada tenía que ver con ellos. Un desastre. Lo peor: me he enterado por éstos de mi descuido.

He abierto mi libreta mágica y me he encontrado con estas palabras de O. Wilde:

Ahora que estoy sentado aquí y miro hacia atrás, me doy cuenta de que he vivido la vida completa que necesita el artista: he tenido un gran éxito, he tenido un gran fracaso. He aprendido el gran valor de ambas cosas; ya sé que el fracaso significa más, siempre debe significar más, que el éxito ¿Por qué he de quejarme entonces?

Wilde saboreó el éxito aunque muriera en la pobreza y abandonado por todos, excepto por Dios, a quien dirigirió sus últimos alientos. Yo, en cambio, sólo he conocido el fracaso. Supongo que, al contrario que el escritor británico, que desde sus inicios se codeó con la fama, algún día paladearé el éxito tras haber amontonado un sinfín de reveses que, ciertamente, en vez de debilitarme me han robustecido y me han regalado una pizca de paciencia y de sensatez. Es cierto: todo ocurre para nuestro bien, aunque, a ratos, me entren ganas de emprenderla contra las paredes.

P.D.:  La semana pasada aporreé con rabia la puerta de la cocina. Resultado: ayer me vendaron la muñeca derecha  y me diagnosticaron una ligera tendinitis. Me lo tengo merecido, por bruta. Rectifico: la sensatez adquirida no llega siquiera a una pizca.


Anuncios

16 comentarios to “Éxito y fracaso”

  1. joaquinsarabia Says:

    Necesitamos creer en nosotros mismos aunque nadie responda aunque nadie nos mencione ni nos premie nunca debemos abandonar la fe en nosotros mismos ¡es nuestro mejor tesoro!.
    Nosotros creemos en ti. 😉 .

  2. Kairos Says:

    Bonita cita de Wilde. Me ha recordado la de Kipling:

    If you can meet with triumph and disaster
    And treat those two imposters just the same;

    Tú ya has creado tu propia definición de éxito. Y la estás llevando a cabo. Muchos ni siquiera han intuido la posibilidad de hacer tal cosa. Disfruta del camino. El que resiste, gana.

  3. Ernesto Says:

    Respira hondo, toma aire, relajate y ¡arriba!, como decían en una peli de Almodovar: “nena, tu vales mucho”, no se te olvide. Triste, bueno; pena, la justa; rabia, la imprescindible… pero ya toca pasar página. Te quiero ver alegre. La cita, genial.
    Beso de ánimo.

    PD. Tengo algo para ti en mi blog.

  4. NYC,1989 Says:

    no se si te ayudará, pero tengo muchas mas margaritas para ti. un besote

  5. María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira Says:

    ! Confía en ti, quierete a ti misma, piensa en forma positiva. los fracasos en la vida, hacen madurar para recibir con humildad y felicidad los muchos éxiiitos que vendrán. Estoy segura, de que una mujer con las grandes cualidades, valores e inteligencia que posees, tiene esperándola muchísimos premios, éitos en su carrera literaria, muchos libros por publicar que serán la delicia espiritual de quien tenga la suerte de leerlos.

    !! Animo amiga, adelante con tus proyectos, con mucha fe en Dios, que es el amigo que núnca nos deja solos!!.

    Con muchísimo cariño tu amiga que siempre estará contigo desde Perú.

    María del Carmen

  6. Claudia Ibañez Says:

    Bueno, parece que Ernesto manda algo de caballería en el momento justo! Como me ha pasado con otros Blog, siempre estuve tentada de entrar por acá, pero el tiempo (maldito escaso) se me hacía (se me hace) poco…yo siempre digo que en las malas rachas hay que agarrase fuerte y no tomar decisiones importantes…ya pasarán…como pasa todo. Te agrego al Blog roll, y veremos de pasar más seguido 😉 . Saludos y arriba el ánimo!

  7. zambullida Says:

    @ Joaquín: Lo importante, como dices, es la fe; sin ella, es imposible alcanzar meta alguna. El apoyo de los otros es también un acicate importante ¡Gracias! Por cierto, ¿cómo eres capaz de insertar en el texto esa carita con guiño? Lo máximo que he conseguido hasta ahora ha sido una sonrisa.

    @ Kairos: Sé que que resistiré porque siempre lo hago, aunque ahora no lo vea muy claro. Es curioso: en mi ensayo, aquel que concluí hace más de cuatro años, dedicaba casi un capítulo al falso éxito y al falso fracaso.

    @ Ernesto: Gracias, ahora mismo me paso por tu blog ¡Qué intriga!

    @ NYC: Claro, las flores siempre animan; pero preferiría que estuvieran abiertas. No se abren ni a tiros.

    @ María del Carmen: Gracias, amiga, me has emocionado. Un fuerte abrazo desde esta España que es también tuya.

    @ Claudia: Gracias por los ánimos. Ernesto ha tenido un bonito detalle y tú has venido al rescate como el Séptimo de Caballería. Pásatate cuando quieras, estás en tu casa.

  8. Giancarlo Says:

    No se preocupe sabes, el reconocimiento llega aunque sea temprano o tarde, lo mejor que puede hacer cada persona es vivir tranquilamente y en paz con los demas, ser recordado por los amigos y tener una existencia que sea digna del elogio, como lo hizo Augusto, cuando estuvo al final de sus dias pregunto: ¿He hecho bien mi papel en el teatro de este mundo? , sus cortesanos respondieron: Si lo has hecho muy bien, Augusto respopndio: Bien, entonces, aplaudidme ….

    Por eso deje de llorar y vuelvase a levantar, echate a andar y desenvaina una sonrisa…

    Vamos parecen que me ganaron en mandar la caballeria me tocara entonces mandare a la aerotransportada que siempre llegan en el momento oportuno e impredecible, y lo mejor es que son como angeles por que siempre caen del cielo

    Saludos

  9. joaquinsarabia Says:

    Zambullida la carita con guiño es la tecla punto y coma y el parentesis.
    Un Saludo 😉 .

  10. Ernesto Says:

    A ver, ya te he contestado a tu comentario en mi blog, pero por si acaso no lo has visto te lo diré: ES TUYO, el premio es para ti, te lo mereces de sobra, así que Enhorabuena, jeje. Un abrazo.

  11. Holle Frank Says:

    Zambuilla, acceptar sus propias condiciones de la vita es la tarea mas dificil. Si no se tiene el exito esperado con las obras suyas se tiene que dejar de hacerlas o se tiene que seguir con la obra segun su probia energia y compromiso. Perdona el tono de ensenanza, es mas algo que a mi me ha costado una toda vida de acceptar.

  12. zambullida Says:

    @ Giancarlo: Vivir en paz, ésa y no otra es mi principal meta. Gracias por recordármelo ¿De qué sirve el éxito si uno vive inmerso en la desazón? Te mando un beso transoceánico, amigo.

    @ Joaquín: 😉

    @ Ernesto: Gracias, muchas gracias. Anteayer no me creía merecedora de él, hoy sí. Un abrazo.

    @ Holle: Yo he optado por seguir. Seguiré hasta el final, querida amiga; hasta el final. Saborearemos el éxito juntas, ¿te parece? Otra cosa: no lograste el éxito que buscabas, pero , a cambio, la vida te ha regalado un montón de triunfos inesperados. Casi puedo verlos desde aquí. Piensa en ellos, Holle, piensa en ellos. Tu vida ha sido un éxito, y sigue siéndolo, y, sobre todo, está llena de belleza.

  13. ana Says:

    Yo he tenido fracasos inmensos que han conseguido de mi una mejor persona… así que… no sé muy bien a qué se puede llamar fracaso y a qué éxito.

    Lo cierto es que la medida de mí misma la he tenido al lado de los fracasos. Y la verdad, la palabra éxito… sólo me suena a operanción triunfo. Y no me dice mucho, la verdad.

    Un abrazo.

  14. Alan Rulf Says:

    Muy interesante la cita de Wilde, y eltexto en general.

    No diré que no tengo fe en los concursos, pero creo que es muy difícil triunfar gracias a ellos. Prefiero dedicar mis esfuerzos en otras direcciones, creo que me será más rentable.

    Ya sabes que las paredes no tienen la culpa, y tus muñecas, tampoco. Como consejo (que al no haberme pedido puedes tirar a la basura), no busques culpables, sino soluciones.

    Saludos.

    • zambullida Says:

      Entonces yo creía que era posible y lo sigue siendo, pero sólo para unos pocos privilegiados. Ahora, trato de buscar otros caminos. Estoy segura de que lograré el éxito como escritora, lo que no sé es cuándo.

      Los hombres sois más dados a buscar soluciones. Las mujeres actuamos de otro modo, lo cual no quita que busquemos también salida a nuestros problemas, pero de otro modo. La solución a cualquier precio puede acabar convirtiéndose en un problema aun mayor. Hay que reflexionar antes de mover ficha y postponer incluso el movimiento hasta que llegue el momento oportuno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: