Infancia

La imagen de ese conejo esponjoso, rodeado de verdor, con el que adorné mi último «post» me estuvo acompañando a lo largo de todo el sábado.  Se le ve feliz, como alguien comentó en este espacio, porque sabe que está donde tiene que estar. No se plantea si hay lugares mejores o peores; acepta lo que la Providencia le ha regalado y simplemente es. No tengo especial predilección por los conejos y ni siquiera me planteo la posibilidad de adquirir uno, pero de algún modo este simpático animalito me ha retrotraído a mi infancia, a aquellos años de hadas cubiertas de flores y gasas, de ratones danzarines, de princesas encantadas por brujas malévolas, de armarios con toboganes secretos que conducían a la Conchinchina.  Así vivía yo y como mi infancia resultó ser infeliz me refugié en la fantasía un poquito más que el resto, de suerte que me pasaba el día inventándome historias que luego escenificaba. Como a todas las niñas, me gustaba vestirme de princesa. Me ponía los pendientes, collares y pulseras de mi madre, me envolvía con una toquilla de bebé, supongo que la de mi hermano pequeño, que me llegaba hasta los pies, y en los brazos me colocaba medias blancas, a modo de guantes largos. Allí, en un rincón, sin moverme demasiado, interpretaba aquellas «películas» en las que hallaba consuelo y cuyos guiones ya pergeñaba de niña. Entonces, escribía sin saberlo. No recuerdo que la adolescencia fuera más dura que la infancia o tal vez sí; puede que suprimiera los recuerdos para no sufrir. Pasé a la juventud y los sueños infantiles dieron paso a otros. Fueron, en principio, razonables; sin embargo, poco a poco, conforme la vida me fue apaleando, al tiempo que el corazón se fue blindando para repeler el dolor,  se convirtieron en puro desatino. Borré las asperezas de mi niñez y me embarqué en un viaje aterrador que tenía todos los visos de terminar mal, muy mal, pero que milagrosamente acabó enderezándose. Ahora, en la madurez, he vuelto a ser la niña que era y estoy viviendo la infancia que nunca tuve, ésa  que no me dejaron vivir. Aun llena de cicatrices y de carencias, albergo más sueños que nunca y lo mejor: ya no me parecen quimeras inalcanzables, sino realidades pendientes de materializarse. Todo cuanto temí desear ha irrumpido en mi vida con tal fuerza que me ha trastocado de arriba abajo. He vuelto a ser esa pequeña testaruda de ojos grandes que fantaseaba a todas horas, y cada día soy más y más niña. Ya estoy maquinando una aventura con alfombra mágica o, mejor, con una cama voladora, como aquélla en la que Angela Lansbury viajaba con tres chiquillos sorteando mil y un peligros; siempre quise surcar los cielos y recostarme sobre una nube. Creo que haré escala en Menorca, visitaré a C. y si se anima, podrá venirse conmigo a Creta, a Chipre o a la Capadocia.  Contemplaremos mares, océanos, bosques, cumbres nevadas y campos de coloreados de flores. Ni tendremos frío ni necesitaremos equipaje: todo cuanto precisemos saldrá, al igual que la cama, de un bolso como el de Mary Poppins, porque yo no gasto chistera.

Anuncios

11 comentarios to “Infancia”

  1. FRAN Says:

    Hola, amia.
    Un post muy hermoso. Dicen que la infancia es el paraíso perdido, pero para mucha gente fue más parecido al infierno. Yo tuve una infancia feliz aunque entiendo que para muchas personas fuera una mala etapa de sus vidas. Me encanta tu blog.
    Un beso

  2. FRAN Says:

    Disculpa, quise escribir ‘amiga’. Cosas de escribir rápido en el teclado, ya sabes. Lo dicho y hasta pronto. Gracias por visitarme

  3. lambertus cegatus Says:

    BONITO POST, ES BUENO RECORDAR LA INFANCIA Y VOLVER A ELLA COMO EN SUEÑOS, QUE PARECEN REALIDAD, EL VIDEO BONITO Y LAS NIÑAS SON EL CLARO EJEMPLO DE ESA INFANCIA QUE AÑORAS

  4. flor de mayo Says:

    Menorca te espera, con cama voladora o con un airbus de vueling…

    Que bueno viajar así; algo de brujas tenemos, será cuestión de practicar el supercalifragilisticoespialidoso!

  5. A.B. Says:

    Hola, gracias por pasar por mi blog y por tus comentarios, igualmente he tenido oportunidad de leer algunos de tus Posts y me he pasado un rato muy agradable, estaré atento a tus futuras publicaciones. Saludos

  6. NYC,1989 Says:

    que chuli ¡¡¡¡¡¡¡ me encantaria ir contigo. un besote

  7. Joan Figuerola Says:

    Espero que tengas un buen viaje y da saludos si ves a Fuju.

  8. zambullida Says:

    @ Fran: ¡Muchas gracias! No te preocupes por el teclado; yo me confundo constantemente y a veces escribo cada burrada… Me alegra que tuvieras una infancia feliz; te resultará más fácil hacerle frente a la vida porque tus cimientos son sólidos.

    @ Lambertus: Me alegra que te haya gustado el “post”. Dices bien: es bueno volver a la infancia y, sobre todo, conservar esa mirada de niño sobre las cosas.

    @ flor de mayo: Sí, algo de brujas tenemos, pero también de princesas. Por cierto, es más difícil escribir supercalifragilisticoespialidoso que decirlo. Lo confieso: lo he copiado de tu comentario.

    @ A.B.: Me alegra que te hayas pasado un ratito por mi casa, y si encima ha sido agradable, mejor que mejor. Gracias.

    @ NYC: Sí, muy chuli. Pues nos vamos este verano y si quieres te traes a L. contigo. Hay sitio de sobra; es una cama “king-sized”.

    @ Joan: ¿Quién es Fuju? ¿Debería conocerlo?

    @ ana: ¡Viva la ligereza!

  9. ana Says:

    Ligeros de equipaje siempre. Sobretodo si se sube a una alfombra voladora. 🙂

  10. Joan Figuerola Says:

    Disculpa Zambullida. Nada, es el dragón con forma de perro de La Historia Interminable.

    • zambullida Says:

      Nunca leí “La historia interminable”; el caso es que siempre quise hacerlo, pero lo fui postponiendo. Tal vez lo haga uno de estos días; me da rabia no conocer a Fuju.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: