Hoy no quiero vivir

He dormido bien, pero he amanecido mal. Tengo mareos por culpa de las cervicales, a causa de una clase de inglés que impartí ayer a una niña, y el dolor me baja por toda la espalda y aun por la pierna. Hace tiempo tenía más alumnos, pero no compensaba: la paga era exigua y casi todos los días salía de las clases con dolores y contracturas, de suerte que el poco dinero que ganaba tenía que invertirlo en el fisioterapeuta. Ayer por la noche comencé ya a sentirme mal y, para evitar males mayores, me tomé medio relajante muscular. Parece que no fue suficiente. Antes de meterme en la cama eché un vistazo al «tupper» que tengo bajo la pila de la cocina, al sacarlo para vaciarlo, se me desmontó toda la tubería y el armario, impoluto, se cubrió de terribles manchas negruzcas que no hubo forma de quitar. El caso es que se trata de un mísero trozo de plástico que, supongo, se podrá adquirir en cualquier tienda, pero no conozco las medidas  y sería, además, incapaz de instalarla. Ya me vi fregando en la bañera y recorriéndome toda la casa con los cacharros. Me dormí llorando. Hoy sigo mareada, tengo dolores y nauseas…, y, lo peor, lo veo todo negro: había comenzado un cuento que no me siento capaz de escribir y he pensado que tal vez no valga para esto, que soy, tal y como mi familia me considera, un cero a la izquierda.

Esta mañana he recibido también un e-mail de una amiga que vive en Brooklyn, que me ha hecho recordar otros tiempos. Mañana, si pudiera, me cogería un avión rumbo a NY y dejaría esta casa en las que la que los tréboles crecen en el interior de la vivienda, entre las baldosas, y en la que todos los días tengo que aspirar los trozos de pintura y cal que van desprendiéndose de las paredes; es como si así expresaran su tristeza por el abandono sufrido durante largos años.  De no ponerle remedio, acabará derrumbándose.

Esperemos que el día se haga corto y que pronto, muy pronto, salga la luna. No deseo sino que este jueves termine para volverme a meter en la cama, porque  hoy no quiero no vivir.

Anuncios

10 comentarios to “Hoy no quiero vivir”

  1. NYC,1989 Says:

    yo siempre digo que si tu cuerpo está bien, tu mente tambien, y hoy tu mente no puede hacer frente al desastre de cuerpo que te dejó la docencia. el cristal es oscuro pero mañana seguro que clarea, ademas esa casa tiene posibilidades de convertirse en un lugar de ensueño, no lo olvides, cosas mas dificiles han ocurrido y con la ayuda de Dios, que te tiene enchufe, todavia mas probable ¿quien sabe?, un beso, ponte bien¡¡¡¡¡¡¡¡

  2. zambullida Says:

    @ NYC: Tienes razón: Dios me tiene enchufe porque vivir como yo vivo es un milagro, un verdadero milagro. Gracias por los ánimos, muchas gracias. Besos desde mi destartalado hogar. Hoy soy un reflejo de esta casa.

    @ sunsi: Gracias por los ánimos y la oración. Una ligera brisilla sí que me ha llegado, pero necesito mar a raudales. Unos días en la playa no me vendrían nada mal, nada mal. Descansaré bien, seguro.

    @ Giancarlo: Sí, renacer; eso es lo que necesito: renacer.

    @ Kairos: Parece que hoy el día ha venido cargadito para todos ¡Ay, Señor! A mí la Adoración me ayuda mucho, muchísimo. Hoy me hubiera venido de perlas, pero no estaba en condiciones de conducir porque a duras penas me podía mover. Aquí hace fresquito, así que nada de aire acondicionado. Me gusta que me leas y compartir contigo y con todos mis lectores mis penas y alegrías. A ver qué ocurre mañana ¡Tachán, tachán!

    @ Lambertus: Siempre consigues arrancarme una sonrisa. Me alegra que cuentes ya con gafas para leer libros. Ojalá algún día puedas utilizarlas para leer los míos. Gracias por tus regañinas. Gracias por estar ahí.

    @ Lisset: Me has hecho reír. Desde que he leído tu comentario no puedo parar de reírme imaginando tu moho y tus ibuprofenos. Tú y yo tenemos que conocernos, me da la impresión de que lo pasaríamos muy bien. Si te pasas por aquí, traéte el aneurol y el acabel rapid, yo pongo el ibuprofeno y el myolastan. Pásate pronto antes de que se me ensucie la casa (recuerda que la limpié para el italiano). Si no duermes, siempre podrás vagar por el jardín. Por cierto, ahora me estoy tomando una cervecita, tan ricamente. Después de cenar, voy a darme un atracón de pipas o tal vez de palomitas; no sé..

    @ Emily: Seguro que hoy las cosas marchan de otra manera. Seguro. Además, a mí me gustan los días grises ¡Soy alérgica al sol! Y prefiero 20 grados de máxima que 30.

  3. sunsi Says:

    Ei, chiqui… Ya se pasa… Verás como sí. Olvídate del cuento. Mañana o pasado o el otro… ya lo retomarás. Acuérdate de que nadie es profeta en su tierra… y , a veces ni en su familia. Es algo que se da con mucha frecuencia. Qué vas a ser un cero a la izquierda…Por Dios.

    Una oración en estos instantes en los que te escribo. ¿Notas que te llega la brisa del mar? Soy yo, que estoy soplando.

    Un abrazo largo, cargado de la energía que tengo… No es mucha pero está llena de cariño. Besos, ESCRITORA. Que descanses bien esta noche. Te lo deseo de corazón. Cuídate mucho.

  4. Giancarlo Says:

    Vamos muere hoy para que renazcas mañana, se que lo haras, quitate esa piel y cambiala por otra mas ligera y a tu gusto

    Saludos

  5. Kairos Says:

    Yo hoy también he tenido un mal día. Mucho trabajo para nada, discusiones y roces sin cuento, el bochorno que comienza a apretar, no he comido, he ido al festival de música de mi hijo a las tres de la tarde y al final no he podido escuchar su audición,… mientras llegaba al despacho he pensado lo mismo que tú, que más me valdría no haberme levantado hoy. Mientras pensaba eso he pasado por delante de una iglesia. En el rosetón hay una imagen de la Virgen que desde el exterior casi no se aprecia porque está hecha para que brille en el interior. Al lado de la iglesia está la capilla de la Adoración Perpetua, así que lo he dejado todo ahí y lo he ofrecido por un asunto que consume buena parte de mi pensamiento últimamamente. Y ¿sabes qué? Ahora estoy mucho más tranquilo, será eso… o que estoy cómodamente sentado en el sillón de mi despacho con el aire acondicionado puesto leyendo el blog de Zambullida. 😉

  6. LQPONS Says:

    no me gusta que escribas esas cosas, perdona que te lo diga, pero la vida es asi, quieres que te cuente mi vida, mejor no,
    y yo sigo gracias a los que tengo pululando a mi alrededor, todos los dias no son iguales, hoy por fin he recogido en la once de requena mis gafas para poder libros y periodicos, ahora me faltan las de ver la tele y el telescopio pequeño para ver de lejos, ves zambullida y yo sigo, tu sigu escribiendo como lo haces que es lo importante y no creas que por eso soy egoista, que no lo soy pero me encanta como escribes, tua amigo lamberto

  7. Lisset Vázquez Meizoso Says:

    Ay preciosa, no me gusta que escribas estas cosas, pero te entiendo jodidamente bien.. vale, esto no quedado ni remotamente poético…sé que hay días que nos sentimos así.. pues nada, suéltalo, está bien. No se puede tener todos los días, la cabeza llena de mariposas, sonrisas y colores que no incluyan ni los grises ni el negro. es así, somos así y eso también hay que vivirlo para luego abrazar, con mucho más ánimo y agradecimientos, los días felices que están por venir. Yo también hoy quiero morir, por muchas otras razones pero creo que mejor lo aplazamos para otro día, vivimos un poco más y probamos a ver si vienen mejores días. ¿Qué te parece el plan? En mi casa, también crecer tréboles bajo techo, y tengo vida casi inteligente por todas las esquinas con un moho precioso que ha decidido pasar todo el invierno conmigo. La lejía era mi mejor amiga, hasta que ha llegado el momento que no soporto su olor. Así que me he hecho amiga del moho 🙂 Si es que al final, las amistades más raras surgen en los momentos más inesperados. Yo comparto contigo el dolor de las cervicales, vivo de aneurol, acabel rapid e ibuprofeno… ¿Cuándo abrimos un club? 🙂 Besos mil.

  8. Emily Says:

    Ánimo guapa!! todos tenemos días malos, ya verás como hoy a pesar del día gris que tenemos, te encuentras mucho mejor. Lo de los tréboles entre las baldosas, míralo por el lado positivo, un jardín natural dentro de tu casa. A mí también me ha hecho reir el comentario de Lisset, que divertida…. Un beso muy fuerte y sonríe……..

  9. Kairos Says:

    Pero ¿siguen vendiendo myolastan? Si a mí el farmaceútico me dijo hace un montón que lo habían retirado porque creaba adicción … y me miró con una cara que me sentí un drogadicto y no quise insistirle por verguenza… Ahora me recetan Sirdalup… pero no es lo mismo. 😉
    Anda que vaya panda de contracturados musculares, voy a tener que cambiar de blogs y buscarme unos de Pilates, a ver si se me pega algo por ósmosis. 🙂

    • zambullida Says:

      ¡Ja,ja,ja! El myolastan no sólo sigue vendiéndose, sino también recetándose. Es verdad que es adictivo: lleva algunos de los componentes del valium, pero tomándolo sólo cuando es necesario… Hasta la fecha, no me he enganchado. En cuanto al Pilates, al menos el de suelo (el de máquinas con un entrenador personal debe de ser fabuloso, pero el precio es prohibitivo), es un horror. Me dieron una clase gratis y aun haciendo la mitad de los ejercicios recomendados, al día siguiente tuve que ir al “fisio” a que me arreglara porque me dejó hecha unos zorros. Lo mejor es la natación; eso sí: a espalda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: