La inútil precaución

Ayer la tarde se arregló. Fui a comer a casa de mi amiga la pintora. Me había invitado a eso de la una del mediodía, pero no lo veía del todo claro. Estaba agotada y lo que más me apetecía era tumbarme en el sofá; al tiempo, temía que la tristeza acabara apoderándose de mí. Aparecí en su casa a eso de las cuatro de la tarde. La familia al completo estaba en el coqueto saloncito viendo un episodio de «House»; las ventanas entreabiertas dejaban correr una ligera brisa que de vez en cuando ondulaba las cortinas floreadas. M. ( ¡cuántas emes hay en mi vida!) me acompañó mientras comía en esa cocina suya tan blanca que ayer resplandecía. Estaba nerviosa, aunque no fuera consciente de ello, y, sobre todo, derrengada; ni tenerme en pie podía: las consecuencias de esa limpieza apresurada. Tenían una entrada de sobra para «El Barbero de Sevilla»; sin embargo, no me sentía capaz de aguantar una ópera de tres horas, por buena y divertida que fuese. Su marido y los niños salieron a dar una vuelta, mientras nosotras nos aposentamos, ella en el sofá y yo en un sillón, y charlamos con una coca-cola. A M. se le ocurrió dar un paseo por el parque, que, pese a mis reticencias iniciales, fue, junto con una infusión, lo que acabó reanimándome. Al final, pese a todo, me arreglé ( había llegado cargada de bolsas con ropa para la ópera, por si me decidía a ir). Mereció la pena. Los intérpretes se entremezclaron con los miembros de la orquesta y e incluso uno de ellos, el bajo que hacía de Basilio, estuvo sentado junto a nosotros, en la misma fila, y cuando le llegó el turno salió como un rayo, ante el asombro del  público y del hijo de mi amiga que lo tenía al lado; M. y yo le facilitamos el paso. He de confesar que me quedé prendada del director.

Anuncios

5 comentarios to “La inútil precaución”

  1. GvA Says:

    Como ya comenté en otra ocasión: ¡cuida mucho a las amistades que te regalan cosas así!…
    ¡Qué ‘envidia’ me das! Tú en la ópera, y yo nuevamente inmerso en un fin de semana sin descanso… [aunque, eso sí, mañana ‘me veré obligado’ a compensar… 😉 ]
    Saludos.

  2. ana Says:

    🙂

  3. NYC,1989 Says:

    descansa y carga las pilas, es importante estar bien fisicamente para que la cabeza trabaje correctamente y te salgan los escritos perfectos. un besazo

  4. zambullida Says:

    @ GvA: Procuro cuidar a mis amistades, me hagan o no regalos. Disfruta de esta semana que comienza y date un respiro. Saludos.

    @ ana: Me alegra que te alegres.

    @ NYC: Hoy, gracias a Dios, ya estoy en forma. De hecho, he estado trabajando en un nuevo relato. Los escritos nunca me saldrán perfectos, me temo; la imperfección es también bella. Besos.

  5. LQPONS Says:

    SUELE OCURRIR Y A VECES ES MAS POR LA INTELIGENCIA QUE POR CUESTION, ME REFIERO A LO FISICO, VALORO MAS LO INTELECTUAL DE UNA PERSONA, SEA DEL SEXO QUE SEA, CHE BONA NIT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: