Celebraciones

Anteayer felicité a un ilustre escritor, a quien tengo el gusto de conocer y al que de vez en cuando llamo y le suelto parrafadas llenas, muchas veces, de tonterías e incoherencias. Cumplió años la semana pasada, pero, como ya no leo periódicos, que son los que recuerden esta clase de acontecimientos,  no me acordé hasta el martes. Anteayer también, según entraba en casa, sonó el móvil y cuando vi el nombre de M. escrito en la pantalla de mi viejo Nokia, me puse contentísima. M., del que ya hablé en «Bryant Park», y yo somos viejos amigos. Nos conocimos por Internet y, gracias a su  generosidad, pude cruzar el Atlántico y confeccionar aquel ensayo que aquí, en mi tierra, se había atascado. Me ofreció su apartamento en Manhattan; por entonces, él trabajaba en Nueva York. Compartí con él quince intensos días; luego él se fue de vacaciones a Italia y el resto del mes lo pasé sola, escribiendo y llorando. Era y es un fanático del fútbol. Recuerdo que aquel verano se jugaba la Copa del Mundo, e Italia iba cada día aproximándose a la final. Cuando llegó el gran día, M. invitó a unos amigos mejicanos a compartir con él la velada. Compró cervezas, zumos, refrescos y colocó sobre la mesa del saloncito toda suerte de aperitivos mientras yo secaba a toda velocidad platos y vasos. En cuanto llegaron los invitados, les serví unos «jugos» a los niños y, ante el asombro de todos, me despedí y abandoné el apartamento. Llevaba diez días en NYC y estaba aún desconcertada; tenía dudas sobre aquel viaje que había surgido de un día para otro ( todavía me recuerdo tendiendo vestidos de verano a las dos de la madrugada) y necesitaba estar a solas, meditar. Era un domingo por la tarde y la ciudad estaba desierta porque todos y cada uno de los neoyorquinos estaban viendo la final entre Francia e Italia. Me recogí en un jardín de una iglesia cercana al Madison Square Garden, St. John The Baptist, en donde en otras ocasiones había hallado consuelo y allí, sentada en un banco de piedra, di con la clave de mis males y, lo que es mejor, logré, al menos por ese día, disipar mis dudas. Ya a la salida, empecé a oír gritos de victoria que salían de los bares y, de pronto, multitud de coches, taxistas incluidos, comenzaron a circular por las calles tocando el claxon y agitando banderas italianas. Busqué una cabina y le llamé para darle la enhorabuena ( un verdadero milagro: los teléfonos públicos de Manhattan nunca funcionan). Paseé sin rumbo fijo durante un par de horas y, cansada  ya de vagabundear, avisté una parada de metro. Los vagones iban atestados de camisetas y banderas italianas: abuelos, padres y niños se dirigían a Little Italy a celebrar la victoria. Decidí echar un vistazo al barrio para captar el ambiente: todos reían y se abrazaban; reinaba un bonito ambiente festivo. En el metro, de vuelta a casa, me topé con un grupo de franceses a los que todos abucheaban. Pobrecitos.  M., al día siguiente fue a trabajar con la camiseta de la selección italiana.

Anuncios

3 comentarios to “Celebraciones”

  1. Sole Says:

    Me ha encantado el texto. Transmites mucho. Me he visto paseando por Manhattan.

  2. zambullida Says:

    @ Sole: Muchas gracias. Según lo escribía, he palpado por unos momentos la Gran Manzana ¡Bienvenida a mi blog!

    @ M.: Tengo una memoria de elefante; puedo recordar frases y atuendos aunque hayan transcurrido muchos años. Tú fuiste la primera persona que creyó en mí y el primero que me llamó escritora. El día que lo hiciste lloré y hoy, cuando desayunábamos, has hecho un comentario sobre esta casa que me ha emocionado. Ahora mismo, según he escrito esta última línea, me están cayendo buenos lagrimones ¡Forza Inter!

  3. M. Says:

    Como te acuerdas de todos los dettales? Eres increible o a lo mejor simplemente una escritora!
    Ese mundial fue fantastico…forza Italia! Y gracias por haberlo escrito…me has emocionado
    un abrazo
    M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: