Orden y desorden

Hubo en tiempo en el vivía sometida a un estricto orden de suerte que todo, hasta el más nimio detalle, estaba reglamentado y planificado a conciencia. Entonces no había caos, pero apenas disfrutaba;  ni siquiera apreciaba la belleza y cuando conseguía vislumbrarla, siempre se me acababa escapando. Todo eran obligaciones, por lo general autoimpuestas, para que mi vida pareciera estar dotada de sentido, aun cuando no lo estuviera. Todo con tal de no afrontar el vacío. De ese existir trazado al detalle, casi al milímetro, he ido poco a poco despojándome, lo que me ha supuesto aprender a vivir de nuevo, porque antes nunca lo había hecho. Pero, como los términos medios no parecen casar conmigo, me he ido al extremo opuesto de modo que ahora mis días luchan, sin demasiado éxito, por salir de ese caos que impregna mi existir, muy a mi pesar, y observar dos o tres reglas básicas para  evitar verse arrastrados por un torrente de confusión. Algunas veces, como ayer, todo se embarulla tanto que acabo caminando con las manos, y las piernas, no sabiendo bien qué hacer e incapaces de mantener el equilibrio, acaban pataleando y golpeándose, las pobres, contra las paredes. Es el mundo al revés. Ahora no planifico nada o casi nada porque a duras penas logro uno o dos propósitos y no sólo por el desorden sino por esa dificultad mía para conciliar el sueño ( haga lo que haga, rece lo que rece) o para dormir ocho horas seguidas. Ayer el día se arregló a última hora, gracias a S. y sus «compinches». Llegué a casa a medianoche, recogí las toallas que tenía tendidas, llevé la basura al contenedor y contemplé un cielo tachonado de estrellas, hice una pequeña tanda de estiramientos y alguna cosilla más que ya no recuerdo. Era tarde y me dormí en seguida, pero a las cuatro y pico de la madrugada me he despertado sobresaltada y, como veía que no me venía el sueño ni tenía visos de hacerlo, pese a estar cansada, he optado por levantarme y encender el ordenador.

Por lo general, estoy contenta y pese a que la frustración logre en ocasiones desbaratarme algunas horas, consigo siempre remontar el día, haya o no dormido, y terminarlo con una sonrisa.  Sin embargo, ayer, pese a la agradable conversación con S. y su amiga británica, las fatigas y los embrollos me habían dejado un regusto amargo. Por añadidura, preveía jornadas más enrevesadas a causa, por un lado, de esos cambios hormonales que embisten a las mujeres todos los meses y, por otro, de ese nerviosismo latente, aunque en apariencia me muestre y me sienta tranquila, que ya hace unos días empezó a hacer de las suyas y me regaló una especie de alergia que me acomete cada dos o tres años, cuando mi organismo está al borde del colapso, cuando la tensiones acumuladas deciden abandonar mi subconsciente y exhibirse ante todos en forma de dermatitis en cara y cuero cabelludo y atacarme con sarpullidos y picores generalizados que nada tienen que ver con mi alergia a las gramíneas. Así que anoche, ya en la cama, eché mano de un viejo libro de oraciones que apareció la semana pasada en un cajón y cuando llegué al párrafo que decía « El Señor todopoderoso nos conceda una noche tranquila y una muerte santa», grité para mis adentros: « Señor, llévame contigo, esta misma noche».

Anuncios

11 comentarios to “Orden y desorden”

  1. Modestino Says:

    A veces tardamos tiempo en aprender a volar sueltos … te comprendo.

  2. Ernesto Says:

    Hola: te he descubierto casualmente en un comentario que has dejado en el blog del amigo Giancarlo y la curiosidad me ha acewrcado a tu espacio, y te confesaré que me ha sorprendido, gratamente por supuesto. Tienes un rincón interesante y a la vez íntimo. Me gusta tu blog; he echado un rápido vistazo y queda claro que tendré que vover más despacio para ir apreciando su contenido.

    Un saludo.

  3. NYC,1989 Says:

    Dejate de irte con Dios a ningun sitio que tu labor en la tierra no ha hecho mas que comenzar. ya tendrá El tiempo para tenerte alli arriba, los que estamos en la tierra te queremos aquí , te apreciamos y deseamos que estés cerca , con tus sarpullidos, tus estiramientos, tus nervios y tus lentejas desastrosas y sobretodo con tus POST. un besazo

  4. zambullida Says:

    @ Modestino: Cada uno tiene sus tiempos. Hay quien emprende el vuelo muy pronto, sin que las alas estén del todo formadas, y mientras las cosas van bien, planean de maravilla, pero cuando vienen mal dadas, se estrellan. Yo seré lo que los americanos llaman un “late bloomer”. Gracias por participar y…, ¡bienvenido a mi blog!

    @ Ernesto: ¡Gracias, muchas gracias! Aquí otra cosa no habrá, pero intimidades… ¡Ja,ja,ja! Ya sabes donde estoy. Pásate por aquí cuando quieras. Saludos.

    @ NYC: ¡¡Me has hecho reír!! Me he tronchado de risa leyendo tu comentario. Un millón de gracias; todo lo que dices es muy bonito. Por cierto, ayer hice de nuevo lentejas ( soy tozuda) y hasta le añadí algún ingrediente nuevo. No se me han quemado y están bien de sabor, pero la presentación deja todavía mucho que desear. Acabaré bordándolas. Me has alegrado el día. Besos.

    @ Fran: En realidad, todos sentimos lo mismo y aspiramos, por lo general, a las mismas metas. Sólo cambian los escenarios.

    @ ana: Sí, lo importante es que, pese a todo y a nosotros mismos, somos.

    @ Isabel: Gracias a ti; ya sabes que me gusta tenerte aquí. Un fuerte abrazo desde la blogosfera.

    @ Lambertus: Tú también me has hecho reír. Bien de la azotea no estoy, la verdad. De todos modos, fue sólo un pensamiento impulsivo; aquí seguiré hasta que Dios quiera.

    @ Holle: Todos tenemos malos momentos en los que creemos que ya no podemos soportar más. Sin embargo, otros días esas mismas circunstancias o incluso otras mucho peores no nos quitan la sonrisa. De todos modos, somos más fuertes de lo que creemos. Esperemos que no tengas que volver a sufrir una alergia semejante. Gracias por participar, amiga.

    @ Vicente: Me ha conmovido tu comentario; eres como un padre. Fue una suerte que Dios no escuchara mis oraciones, pero hay días en los que uno se lía y se lía… La vida es muy bella y aquí seguiré dando la tabarra con mis “posts”. Yo, cuando la alergia me pega fuerte (hoy, por ejemplo), tomo ebastel flas 10mg, es ebastina pero te lo pones bajo la lengua, sin agua ni nada, se deshace en un segundo y el efecto es inmediato. Aunque no lo creas, sigo tus consejos: no hago sino escribir y escribir. Tengo, además, un nuevo proyecto. Gracias por comentar; ya sabes que aquí eres siempre bienvenido. Procuraré ser buena y portarme bien ¡Un abrazo!

  5. FRAN Says:

    Hola, Zambullida.
    Un post muy interesante, reflexivo, íntimo. Creo que a todos nos ocurre a veces lo que tú has contado.
    Gracias por tu visita.
    Saludos

  6. ana Says:

    Zambullida… pues eso, que estoy. Estamos. Y que todos somos igual de patosos con nuestra libertad, nuestros miedos y nuestras alegrías. Pero somos. Que es lo que cuenta. Y nos hemos ido a dar de narices aquí…

    Un abrazo.

  7. Isabel Says:

    Alegrías y alergias todo entretejido en este espacio maravilloso al que vuelvo una y otra vez. Gracias mil

  8. LQPONS Says:

    PERO QUE DICE CHIQUILLA, ESTAS BIEN DE LA AZOTEA, COMO PRETENDES DEJARNOS HUERFANOS DE TUS PENSAMIENTOS, ESCRITOS ET. ¿NO TE LO CONSIENTO! UN ABRAZO FUERTE

  9. Holle Frank Says:

    Hay momentos que desafian nusetras fuerzas de soportar al extremo por un sufrimiento fisical, emocional o espirtual. Otros que nos elevan un poco de la tierra y de la gravidad. Esto es nuestra condicion humana. Recuerdo una noche hace muchos anos de una ataque de alergia que me hice sentirme al borde del infierno. Gracias a Dios recibi alivio por una amiga doctora.

  10. Vicente Roca Serra Says:

    Menos mal que “Dios” que es ese Señor al que te aclamas tiene conocimiento y muchas cosas que hacer, si no….!, a las cuatro de la mañana no son horas de hacer esas solicitudes, ni de encender el ordenador, como muy poco son horas de leer un buen libro para llamar el sueño tomando incluso una buena copa ó hasta fumándote un cigarrillo (aunque no fumes), pero leer un libro de oraciones? y en la cama, es peligrosísimo a casi todas las horas, (creo), para las alergias toma ebastina de 10 mg., y en cuanto a los torrentes de confusión quedate al margen viéndolos pasar, si tubiera más confianza escribiría de otro modo, pero ni aún en los Blogs pienses de esa forma, por que Tu lo que dabes hacer es escribir, escribir….., por correo te envio algo, ¡se buena!, un fuerte abrazo.

  11. Orden y belleza « Zambullida's Blog Says:

    […] me voy habituando; porque antes de que decidiera ser quien era vivía bajo un estricto y severo gobierno en el que todo parecía estar bajo control, o así lo creía yo en mi ingenuidad, pese a que poco o […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: