Sentir, aunque duela

Hace un par de semanas S. me decía que todos los días se prometía a sí misma no volver a pisar mi blog porque, por una razón u otra, siempre acababa  llorando. Unas veces eran los textos, otras las fotos, los vídeos y, en ocasiones, todo junto. Creo sinceramente que a S. le hace mucho bien llorar y sacar ese dolor que tiene abandonado en un rincón oculto de su corazón, al que ya casi ni entra por miedo a toparse con ella misma y con esa aflicción, que no hace sino reclamarla. Este espacio le remueve los adentros y pese a que quiera evitarse la llantina, también desea liberarse, como hago yo aquí cada vez que vuelco mis emociones y, por eso, acaba regresando.

Llevo toda la vida huyendo, fingiendo ser quien no soy y tratando de suprimir el sentir para contener el dolor; sabía que de dejarlo aflorar,  las lágrimas iban a anegarme el alma, y temía ahogarme. Seguiré llorando, seguiré riendo, pero nunca, nunca más, permititiré que nadie ni nada me impidan ni saborear mis lágrimas ni mostrar mis debilidades, de las que ahora, en vez de avergonzarme, hago gala porque son bellas, porque son humanas.

Algún día ambas seremos libres y el miedo no podrá ya coaccionarnos; sólo nos asustará un poquito.

Anuncios

16 comentarios to “Sentir, aunque duela”

  1. Novalis Says:

    Hermoso tema este de Amaral,lo llevo diciendo ya tiempo son el mejor grupo Español desde Radio Futura.
    Recuerdo una noche,una fiesta doméstica en algún lugar,sonó este tema,lo vi claro,suenan igual que Van der Graaf Generator ¡Es como el Refugees de Van der Graff espeté!,más nadie supo en verdad de que estaba hablando.
    En aquella velada había gente muy famosa,peso pesados,del panorama musical vallisoletano, y no sabían…
    Pero esa noche fui yo mismo ,sentí el vacío de la incomprensión,y aunque dolido continué sintiendo..gracias a los chicos de Amaral.

    Sentir,aunque duela,Siempre!

  2. putoheterosexual Says:

    Wow! que fuerte lo que escribiste, me encantó!. Concuerdo plenamente, sentir es lo que nos hace humanos entre otras cosas, y por más que uno no quiera es algo que viene en uno.

  3. rafa Says:

    El llorar es bueno ,el reir tanbien ,por eso nunca hay que esconderse de nada ,nunca hay que esconderse de nada .
    Si al final aprendistes ,lo celebro por ti ,buen fin de semana .

  4. LQPONS Says:

    SIGO LLORANDO Y RIENDO CON TUS POSTS, ME FORTALECEN

  5. zambullida Says:

    @ Novalis: Me alegra que aquella noche fueras tú mismo, aunque doliera un poquito. Me temo que tampoco conozco a Van der Graaf Generator; intentaré escuchar algo de ellos.

    @ puto: Como tú dices, es inevitable y, tarde o temprano, de un modo u otro, acaba saliendo el sentir.

    @rafa: Es tontería esconderse porque al final los dolores nos van a acabar encontrando, pero, sin embargo, tendemos a ello. El miedo, siempre el miedo.

    @ Lambertus: Es estupendo que este espacio te ayude a saborear tus emociones ¡Gracias!

    @ guelgar: No siempre que se llora es porque algo se ha perdido. Me quedo con estas líneas de tu comentario: “es preferible sentir aunque suframos,que tener miedo por si sufrimos y perder la oportunidad de conocer el sentimiento,la emoción,la confianza,la autoestima,la tranquilidad de haber amado…” Siempre, aunque duela, es preferible sentir.

    @ jag: Gracias por leerse mi blog de cabo a rabo. Nadie hasta ahora me había leído en el metro ¡¡Qué ilusión!! Tiene Vd. sentido del humor, me he reído mucho con su comentario. Si le sirve de consuelo, yo también tengo una montonera de papeles y libros por leer. A veces los tapo, para no verlos. Me alegra que este blog le parezca un acierto, pero, al tiempo, me gustaría también publicar, aunque preferiría que los editores me pagasen, si le soy sincera. En cuanto al comentario pendiente de moderación, tiene su explicación: cuando un usuario entra por vez primera, tengo que autorizar su comentario y he estado toda la tarde fuera de casa, luego hasta ahora no he podido hacerlo. A partir de ahora, si le apetece seguir opinando, sus comentarios dejarán de necesitar mi autorización; se publicarán de inmediato ¡Bienvenido a este espacio dedicado a la belleza de lo humano!
    Estoy contenta de tenerlo aquí. Un abrazo.

    @ sunsi: A todos, de un modo u otro, nos duele sentir, de ahí que nos parapetemos tras ilusorios mecanismos de defensa. El dolor, como tú dices, es también bello ¡Ánimo! Me alegra mucho tenerte de vuelta.

    @ jp.gonzalez: Sólo los autorizo cuando me entra un lector nuevo. A partir de ahora, al menos los suyos, irán directamente al blog. Gracias por leerme y…, ¡bienvenido a mi blog!

  6. guelgar Says:

    cuando lloras es señal que sientes que existes que estas vivo,que tus emociones te hacer decepcionarte,pero son señal de que algo que querías se a perdido.

    Pero pienso si merece la pena realmente derramar lagrimas por alguien que quisimos merece esas lagrimas ,pero si se quiso con todo el corazón ,no están desperdiciadas,si fue verdaderamente amor ,la vida mereció la pena vivirla en esos momentos, y eso no te lo quitarla nadie.

    Solo se me ocurre una cosa ,que fue bonito mientras duro,pero eso no quiere decir que el día de mañana podamos sentir con otra persona esos mismos sentimientos otros mejores, creer que podemos volver a sentir,
    poder a ser felices,poder es creer en nosotros,en querernos ,en sentir ,que sería muy bonito volver a sentir ,a emocionarnos ,a reír ,a soñar,solo hace falta dejarnos llevar por viento de la esperanza,y la brisa de la ilusión ,y llegaremos a la tierra del amor por ser y sentir,por disfrutar y vivir,por eso vive como si tu vida te perteneciera,observa,investiga,escucha ,aprende y recuerda que es preferible sentir aunque suframos,que tener miedo por si sufrimos y perder la oportunidad de conocer el sentimiento,la emoción,la confianza,la autoestima,la tranquilidad de haber amado una vez en la vida de todo corazón ,aunque no se vuelva a repetir otra vez esa vez ,te hará creer que si fuiste una vez feliz lo puedes ser otra,solo hay que creer que podremos,y dejar las puertas abiertas a la emoción.

  7. jag Says:

    Por fin Imprimí todo lo que había en el blog el 22; lo leí en el metro. Lo siento. No sé en qué consiste dejar de hacer cosas. Mi mujer dice que ése es mi problema; yo, que, si no hiciese cosas continuamente, aviados estábamos; ella, que sí, pero, además, me las busco.
    Bueno, como, sea la verdad la que fuere, no puedo parar (digo que no estoy en condiciones familiarea en las de detenerme), los escritos de los demás se me van acumulando. Siempre hay algo que urge. Forman verdaderas montañas de papel. Pongamos… veinticinco centímetros de espesor tendrá la de ahora. La encabeza un ejemplar de la revista “Criterios” de 2006, que lleva un artículo de un amigo; sigue un libro sobre “Orden ético y derecho”; otro sobre “Huellas de experiencia cristiana”; el siguiente… Voy a ver lo que no evoca las cosas importantísimas, para que se vea la variedad.
    Aquí hay uno: “Los Pincheira: una montonera realista en la Independencia Sudamericana”.
    Mejor no sigo. Esto un inventario y, total, lo único que quería es explicar por qué lo leí en el metro. Hora y media diaria da de sí.
    Y qué decir? Poquísimo: que me parece un acierto que, al final, haya optado por el blog. Los que escribimos libros queremos ver nuestros libros impresos y no terminamos de convencernos que éste ya es otro tiempo y que el blog y la informática tienen la grandísima ventaja de que uno deja las cosas al albur; las escribe y puede desentenderse.
    Claro que alimentar un blog requiere entrar en él y, al entrar, uno ve si lo “visitan” mucho o poco. Sentí, hace tiempo, al entrar en el de un viejo senador socialista, que se apartó de la política cuando comenzaron los olores fétidos y me había invitado a leer aquí sus poemas y me quedé perplejo: “Comentarios: Ninguno”.
    Es como cuando a uno, de joven, le proponen hacerle un test de inteligencia. Yo siempre lo rechacé; no quería conocerme hasta ese punto; eso es peligrosísimo; puedes llegar a descubrir la verdad…
    Cuando fraguó Internet y se impuso Google, hice un ensayo: puse los nombres de mis colegas principales y vi, de esa manera, que hay un “ranking” que no tiene que ver -del todo- con la “dinámica de grupo” que se da entre nosotros. Uno quedaba bastante bien, por otra parte. Así que, a la tercera vez, decidí no volver a hacerlo, salvo en caso de necesidad o peligro de muerte. Todas las adicciones son malas.
    Publicar libros, ¿para ganar derechos de autor? No hay que preocuparse; los editores no pagan, salvo contadas excepciones.
    Por otro lado, nuestra lengua se entiende al otro lado de un océano y allí no pueden comprar libros que editamos aquí. Así que he optado por no publicar ni uno más. Digo no tomar ni una vez más la iniciativa. En el lugar donde trabajo, que es un centro de investigación, han creado un “Repositorio” (les habrá costado hallar un nombre tan horrible…) donde los investigadores podemos ir echando nuestros detritus, por lo general en versiones provisionales. Así que, si a uno le ocurre como a mí, que es una pura versión provisional, el Repositorio es su nicho.
    Además, como es un centro del estado, no hay peligro de que me informen del número de visitantes que ti

  8. jag Says:

    Increible. He dado mal a una tecla y me sale en la pantalla todo lo que he escrito, hasta “ti”, y me pone un título que no he puesto: .”Tu comentario está pendiente de moderación”. No entiendo nada; pero, sin duda, tienen toda la razón.
    En fin, que me parece muy bien.
    Un abrazo,
    jag

  9. sunsi Says:

    Por fin un poco de calma y me siento con tranquilidad para leer tus entradas. Querida Zambullida. A S le pasa algo parecido que a esta S que comenta ahora. Sí. Ya sé que es la primera vez que te lo digo. Pero tu post ha liberado estos dedos míos que se agarrotan y sólo enseñan una punta de la enagua del alma. Con circunstancias distintas, mucho más rodada de ciudadanos que usurpan el ordenador y no puedo escribir la veces que quisiera, con muchos horarios distintos que hay que coordinar para que “mi república no deje de ser un hogar… Con todo eso, me siento muy crcana a ti, querida Zambullida. Siempre. Cada vez que te leo.

    A mí me duele sentir… También. Y me maravilla esta transparencia de tu bitácora. Porque tú tienes una bitácora. No has abandonado su significado genuino.

    No hay nada más bello que la humanidad mostrada sin aderezos. La limitación es bella, la transparencia es bella. Incluso el dolor que emana de la lucha por hacerle frente… es bello también.

    Preciosa la canción de Amaral. Es una de mis preferidas.

    Bien por ti. Avanti. Un beso, Zambullida.

  10. jp.gonzalez Says:

    Me gustan mucho sus escritos. Lo que no sabia es que, tiene vd. que autorizar la publicación de un comentario, es cierto esto último?. Gracias

  11. flori Says:

    Es cierto lo que dices, expresarse, sacar eso que uno lleva dentro, es como una catarsis.
    Si se dejan acumular las emociones, nos perdemos de nosotros mismo, y ya no lloramos, pero no es porque no podamos, sino porque terminamos dejando esa “parte” a un lado.
    A veces conozco personas que no ríen por completo, que no se expresan, es como si muy debajo esa zona olvidada, dejo de funcionar… y por su puesto de pierde una parte de uno mismo.
    Entonces como quien se sube a una montaña rusa, es mejor abrir lo sentidos y ser por completo lo que somos, que dejar ser; y perder el sabor, el color, y hasta lo bonito de la vida.

    Gracias Zambullida, por tus palabras,
    Tu post interesante, reflexivo, da para pensar.
    Un abrazo!

    • zambullida Says:

      Y no sólo se pierde una parte de uno mismo; es más fácil que le hieran a uno si es incapaz de decir “esto me hace daño” ó “esto no me gusta”.

      Gracias por pasarte, Flori.

  12. gaviotasinamor Says:

    Yo expreso mi dolor en mi blog así como tú, bueno a mi manera yo no te llego a los talones, con mis letras, pero eso si mis sentimientos los dejó ahí, aunque sé que a veces me critican
    Estupendo post.

    • zambullida Says:

      Cada uno tiene su estilo, gaviota. Lo importante es sacar las emociones fuera. A mí también me critican y algunos hasta se escandalizan. En realidad, ven reflejadas sus emociones en los textos ajenos y se asustan. Si te gustó este post, te recomiendo “Sentir“, mucho más breve.

  13. gaviotasinamor Says:

    Pues voy a verlo ahora mismo gracias, por cierto la canción de Amaral me encanta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: