Desvencijadas

Sigo triste, pero algo menos que estos días atrás. Ayer por la tarde di por fin con la razón de mi abatimiento. Todo comenzó anteayer: había dormido bien, trabajado en mi nuevo relato y estaba contenta, porque a mí la escritura siempre me sube el ánimo; después de mi cita con el alergólogo, había quedado con una amiga para dar un paseo por su barrio. Está embarazada y le conviene caminar, y ahora que está de baja (sale de cuentas en dos semanas), tiene más tiempo, aunque continúa atendiendo las llamadas del trabajo y aun haciendo gestiones pese a que ya no pueda con el alma. Cuando íbamos llegando al final del paseo, sónó un móvil: era su marido; ese día había salido antes de la oficina: se interesó por su día y ella por el suyo. Pensó, al principio, en unirse a nosotras ( S. estaba cansada y decidimos refugiarnos en un bar), pero prefirió que charláramos de nuestras cosas mientras él disfrutaba del reposo del hogar. Después de los refrescos, volvimos caminando hacia su casa, donde yo, además, tenía el coche aparcado. La acompañé hasta el portal. Nos despedimos con dos besos y quedamos en  llamarnos la próxima semana. Me metí en el coche y, mientras ella se refugiaba en los brazos de quien la ama, yo puse rumbo a esa casa que no es mía, solitaria, fría, húmeda y de puertas carcomidas,  en la que todos los días me encuentro con fragmentos de paredes que las abundantes lluvias, el paso del tiempo y la falta de cariño han ido desprendiendo a lo largo del invierno.  A mí no me esperaba más que una cama sin hacer ( suelo arreglarla a diario, pero ese día no había tenido tiempo a cuenta de la inspiración y de la escritura), un fregadero obstruido y maloliente, al que le hace falta una cañería nueva que no sé ni dónde comprar ni cómo instalar, un tupper enmohecido que coloco bajo la pila para recoger el agua que pierde la dichosa tubería y que me obliga a estar todo el día pendiente de que el plástico no rebose y de fregar, a veces, en la bañera… Una casa muda a fuerza de vivir en el silencio y de no escuchar más que mis lágrimas.

Anuncios

11 comentarios to “Desvencijadas”

  1. Marco Castillo Says:

    La soledad no tiene por que ser causa de tristeza. El no tener a nadie en nuestra casa no significa que estamos solos. La soledad es algo que existe solamente en nuestra mente.
    Anímo

  2. Victoria´s Mum Says:

    No sé lo que he hecho a la hora de enviar mi comentario pero ha desaparecido y me ha dado error, pero bueno lo que te venía a decir es que yo ahora por ejemplo estoy disfrutando de mi paz, aquí solita en casa con el sofá para mí sola e intentando colocar mi barrigón de alguna manera que me permita echarme un sueñecito. Tan agustito mientras mi marido está de comida y risas con amigos que hace fenomenal mientras pueda porque mi cuerpo a estas alturas ya no me lo permite. Sólo pienso en cuidarme y en la reponsabilidad que me espera a la vuelta de la esquina. Hace unos meses me hubiera ido como una loca a la comida y desde hace un tiempo me da igual, no sólo mi cuerpo ha experimentado grandes cambios sino que parece que he hasta madurado….
    Me voy a preparar para bajar hasta el corte dando un paseín y de ahí cogeré un bus para recoger el coche.

    Pasa un buen finde. El lunes hablamos para ver qué día quedamos.

    Un beso

  3. NYC 1989 Says:

    querida zambullida, entiendo tu descripcion de soledad perfectamente, yo me he sentido sola entre la multitud en muchas ocasiones, estar rodeada de un monton de gente, de amigos o conocidos pasandolo aparentemente bien y sentirme TRANSPARENTE. te mando un beso

  4. Holle Frank Says:

    Hay inumerables variaciones de sentir el “paradiso perdido” Se siente tus emociones bien aunque hay una distancia de miles de kilometros.

  5. ana Says:

    Y habrá quien envidie tu soledad porque no encuentra respiro… todo tiene su lado. No envidies nunca la circunstancia de los demás, nunca, nunca se sabe nada de las circunstancias de los demás. Tendemos a idealizar la vida de los otros sin pararnos a pensar que la nuestra tiene tramos impresionantes.

    Un abrazo enorme.

  6. zambullida Says:

    @ Marco: Es diferente la perspectiva de la soledad a los veintitantos que a los cuarenta. Muy diferente. No obstante, tienes razón en lo que dices. Gracias por los ánimos.

    @ Victoria’s mum: Gracias por participar y…, ¡bienvenida a mi blog, mamá! Buen fin de semana a ti también.

    @ NYC 1989: A veces también me he sentido sola rodeada de gente.

    @ Holle: Me alegra que, pese a la distancia, haya conexión.

    @ ana: Sé que mi vida tiene también ventajas. Vivo al día, no planifico nada y no tengo que rendir cuentas a nadie. Sin embargo, estoy harta de esta vida; ya me toca otra.

    @ PLPLE: Suelo recurrir a pequeños trucos y hacer lo que tú me aconsejas, pero hay días en los que ni los trucos funcionan. Al comparar la vida de mi amiga, que no es mejor que la mía, con la que yo tengo me vine abajo. Son ya muchos años en soledad. Demasiados. Eso sí: aquí suelo llevar el jersey del revés y cuando limpio el baño me pongo unos pantalones llenos de manchas de lejía, que luego suelo olvidar quitarme. Cuando salgo de casa y voy a la ciudad, parezco otra, afortunadamente; de lo contrario, me darían limosna. Gracias por los ánimos.

    @ Brianda: Sé que aparecerá ese hombre, lo sé. Suelo sortear mi soledad bastante bien, pero, como uno es humano, a veces se viene abajo. Gracias por participar. Me alegra volver a tenerte aquí. Saludos.

    @ Novalis: Tus consejos son fantásticos. La pena es que no hay NADIE a mi alrededor que me guste, ni siquiera que me interese. Cuando él aparezca, lo sabré y no necesitaré fingir firmeza.

    @ Joaquín: No es lo mismo la soledad elegida que la no elegida; eso es cierto. El blog me ayuda, la verdad.

    @ Lambertus: Tienes mucha razón. Gracias, amigo.

  7. PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE) Says:

    Arriba ese ánimo! Todas son etapas y siempre extrañamos en la que no estamos en ese momento. Lo que hay que hacer es minimizar lo bueno que no se tiene y maximizar lo que sí se tiene.
    Por ejemplo, como bien dices, no tienes nadie que te acompañe ahora, pero por otro lado, eres libre de rendir cuentas, puedes vivir sin planificar y seguramente puedes pasearte con ruleros o en ropas harapientas sin que peligre la relación 😀

    No te preocupes que todos pasamos por eso. El que diga lo contrario, definitivamente no es humano.

    Saludos y suerte
    PLPLE

  8. Brianda Says:

    Una casa de una persona que vive sola tambien es testigo de otras cosas aparte de soledades.

    Puede ser testigo de momentos de alegría(como por ejemplo si te dan un premio) de reunión de amigos, llamadas de seres queridos, “invasiones” de familiares, momentos de agobio, celebraciones de uno consigo mismo por lo conseguido.

    La soledad es una etapa de la vida. Tan solo hay que disfrutar de las ventajas que ofrece e intentar no caer en el desánimo. Lo de encontrar a alguien, ya aparecerá por si solo mientras una no se dedique a lamentarse de su mala suerte y dedique a vivir, en soledad o acompañada

  9. Novalis Says:

    Zambullida,TODOS somos humanos y nos venimos abajo con frecuencia.Mi consejo es que des un paso más,que avances en tu situación actual ,si hay algún hombre que te gusta,aproxímate a él sin zozobras,sin dudas,con firmeza (se que esto no es facil) mas procura aparentarlo,y dar lo mejor de ti misma que es mucho y esa persona te lo agradecerá.Trata de conocer a ese hombre,sus virtudes y sus defectos y nunca nunca lo idealices,aceptalo tal cual es,de hecho nadie es perfecto.Tienes muchos puntos fuertes en tu personalidad,en lo que atañe al amor tu romanticismo y tu sensibilidad.Ofrece eso.El amor es una ofrenda.

  10. joaquinsarabia Says:

    La soledad a veces no es buena, no es lo mismo buscar la soledad que estar solo. De todos modos las técnicas avanzan y éste tú blog es un refugio contra la soledad.

  11. lambertus cegatus Says:

    TU NO PUEDES ESTAR SOLA, SEGUN DIJISTE UN DIA TE RECONCILIASTE CON NUESTRO SEÑOR, TE PARECE POCA LA COMPAÑIA QUE EL TE OFRECE PARA AYUDARTE A LO QUE TU DESEAS, YA VERAS EL DIA QUE TE LO CONCEDA, A LO MEJOR HASTA DE HARTAS DE VER TANTAS CARAS NUEVAS QUE NO DEJARAN VIVIR, TODO EN LA VIDA ES COMO TU QUIERAS VIVIRLO. SALUDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: