Zambullida’s blog

Vuestros últimos comentarios, correos, mensajes me han emocionado y muchos de ellos me han hecho derramar lágrimas. Resulta extraño que mis neuras, mis flaquezas puedan ser de utilidad. Es tan sorprendente… Hay tanta belleza en vosotros, tanta belleza. Incluso este espacio, sin yo pretenderlo, se ha vuelto bello y os aseguro que en torno a él han surgido pequeños milagros que no dejan de asombrarme. Estoy aturdida. Tal y como escribí en “Pretensiones actuales”, este blog está tomando vida propia y encaminándose hacia direcciones insospechadas, hacia donde nunca imaginé que pudiera llegar. Sin embargo, ya no puedo manejarlo. De nuevo, las dichosas expectativas ( o quizá haya alguna razón escondida que se me escape). Sólo soy quien soy. No soy esa mujer aguerrida y valiente que vosotros habéis querido ver. Ni siquiera soy como los demás; soy, por el contrario, más débil, mucho más débil; un frágil pajarillo ,asustado y quebradizo, que a duras penas puede con el día a día y, a estas alturas, estoy ya muy resquebrajada. No, no puedo daros aliento, porque ya apenas me sostengo.  Estoy sumergida en una espiral de dolor, contracturas, insomnio, hiperactividad cognitiva, angustia.  Espero salir de aquí muy pronto, porque en este lugar en el que ahora habito se vive muy mal. Tal vez hoy, tal vez mañana.

Anuncios

14 comentarios to “Zambullida’s blog”

  1. jaimemarlow Says:

    No dejes que te agobie el blog: piensa que no es algo externo y extraño que no puedes controlar, sino algo que haces tú, que sale de tus manos, y bajo tu control absoluto.

  2. Holle Frank Says:

    El equilibrio que necesitamos para sobrevivir nos da la musica cuando no haya mas palabras.

  3. Hesiquia Says:

    Hola Amiga.
    A mi me pasaba también al empezar el blog, el estar pendiente de las estadísticas, de los correos o comentarios que me llegaban, etc. Me sirvió para encadenarme en cierta ansiedad. Luego logré comprender que el número de visitas estaba más allá de mi y que sucedería con el blog lo que con todo: Ha de ponerse lo mejor y luego soltar, dejar ir, que el resultado es cuestión de Dios.

    También empezó a preocuparme en demasía la calidad de las entradas, si alababan una, la siguiente debía ser mejor etc. Luego acepté que no todos los días son iguales, y que tenía derecho a tener entradas más mediocres y otras mejores y hasta alguna pobre en calidad. Descubrí que el blog refleja mucho de uno, por lo cual era inevitable que se reflejaran en el mis vaivenes.

    Tu blog es muy bello y ameno y sin duda se corresponde al rasgo principal de tu alma. Lo demás, se va mejorando de a poco.

    Respira suave, ya pasa, todo mejorará.

    Un abrazo en Cristo.

  4. Kairos Says:

    Saludos Zambullida. Me parece que los lectores (al menos yo pero me parece que muchos otros) sí ven una valentía que igual tú no acabas de aceptar. Has tomado muchas decisiones valientes: decidir ser escritora, acabar un ensayo, una novela, presentarla a un concurso, … Seguro que eres frágil como dices pero la fortaleza está en levantarse una y otra vez, en no conformarse en quedarse tirado.

  5. sunsi Says:

    Me gustaría tanto acertar con las palabras adecuadas para que te sintieras un poco mejor… Sé que, en estos casos, no sirven las palabras… Lo importante es estar. No sirve decir…fíjate cuánto hay de bello y de bueno… y es tuyo…y sale de tu pluma… y eres tan generosa que lo compartes. No sirve demasiado, pero te lo digo. Estás…AGOTADA. Ojalá… -mi plegaria hoy va por ti-… consigas descansar.

    Un beso lleno de cariño, Zambullida. Mañana será otro día. Quién sabe…

  6. Isabel Says:

    Querida, queridísma:
    Te he echado de menos, no te lo voy a ocultar, pero no he querido llamarte porque respeto profundamente tu libertad. El hecho de faltar a esa cita diaria a la que nos tienes acostumbrados la he sentido también como una forma de hablarnos. Has elegido una música bellísima para acompañar a esta entrada. Zambullida, no puedes saber qué hay en cada uno de nosotros cuando nos asomamos a tu blog, qué expectativas. Tú eres la que retratas tus movimientos, ahora esa espiral terrible. Piensa que si alguna entrada nos da una imagen de ti que tú consideras que no es, tal vez sea porque en ese momento necesitamos verte así. ¿Egoismo? Hablo por mí. Perdoname si alguna vez te he hecho sentir mal con mis comentarios, si mis palabras se han convertido en un torrente de presión hacia donde no quieres ir. ¿Belleza? Tú sí que irradias belleza, incluso desde el dolor. Nuestro Padre te bendiga, querida. Me uno a los comentarios anteriores, el tiempo es balsámico, mañana será otro día. Un fuerte abrazo

  7. ira Says:

    No digas que eres débil ni fragil, ni que no eres bella. A veces, en la mayoria de ellas, tomamos un concepto erroneo de nuestra propia esencia. Creemos lo que no somos, imaginamos un papel que en realidad no nos ha sido dado, en ocasiones, lo usurpamos. Por lo que he leido te puedo asegurar una cosa. Un blog es un espejo donde todos nos miramos, y si en él encontramos belleza es porque su cread@r es bell@, por dentro y por fuera, pero ni el/ella es capaz de reconocerlo. Siempre nos reflejamos en la sonrisa de quien nos acompaña, en los ojos de quien nos admira, en las palabras de quien nos consuela o nos halaga.
    Amiga, no decaigas, sigue adelante, a tu ritmo, a tu modo, a tu forma. Estoy convencida que todos los que por aqui pululamos, mudos o chillones SIEMPRE te echamos de menos.
    Un besazo!!!!!

  8. zambullida Says:

    @ Marlow: sé que soy yo quien tiene el control, pero a mi mente se le suele olvidar. En fin…

    @ Holle: equilibrio, equilibrio, ¡qué hermosa palabra! Debo recordarla más a menudo. Gracias.

    @ Hesiquia: me ayudado mucho tu comentario; me siento menos sola. En mi blog hay también muchos vaivenes. Una amiga me escribió el otro día que ella era capaz de experimentar las cuatro estaciones en un día, yo también.

    @ Kairos: me paso el día cayéndome y ¡me pego cada trompazo! A uno, claro, no le queda más remedio que levantarse y seguir adelante.

    @ sunsi: gracias por tus buenos deseos y, sobre todo, por tu oración; seguro que me ayudará.

    @ Isabel: a veces véis en mí lo que necesitáis ver, cada cual en función de su historia, lo cual no quita que también intuyáis mis anhelos y vislumbréis retazos de mi alma y que a mí, al igual que todos, también me adornen virtudes. Es un “totum revolutum”.

    @ira: gracias por participar, por tus ánimos. Escribiré a mi ritmo y a mi modo. Buen consejo.

    @ Lambertus: me alegra que te consideres un “Vosotros”. Todos somos “Vosotros”.

    @ Aragón: gracias a Dios hoy veo las cosas de otro color, aunque no haya descansado bien. Ha sido un día dulce. Gracias por estar ahí, amiga.

    @ GvA: mi angustia no me viene de plantearme grandes metas. Las mías, las del día a día, son poco ambiciosas y muy, muy pequeñas. La desazón me viene por temer no cumplir las expectativas de los demás, las dichosas expectativas. Luego, como tú mismo escribiste en “Pecado”, eso me esclaviza y me priva de la libertad. En esta lucha ando y todo lo que me está ocurriendo es bueno para que logre liberarme al fin. Tienes mucha razón cuando dices que nadie me ha pedido aquí aliento; ésa no es mi obligación. Buena observación. Gracias.

    @ PLPLE: ¡eso es! Has dado en el clavo, amigo. Gracias, muchas gracias.

    @ana: gracias por ser, por estar ahí.

  9. LAMBERTUS Says:

    TODO ES POR QUE TE APRECIAMOS, YO ME CONSIDERO UN “VOSOTROS”

  10. Aragón Says:

    “No tengo que cumplir las expectativas de nadie, ni siquiera las mías”. Esta frase la has escrito tú y eso lo dice todo. Si estás cansada, descansa, pero no nos dejes, es precioso lo que escribes. Ánimo!, seguro que hoy ya ves las cosas de otro color. Espero de corazón que sea así. Un abrazo.

  11. GvA Says:

    Acerca de las expectativas.
    Para una vida más plena es básico tener proyectos que nos ilusionen y la expectativa de un futuro mejor. No obstante, creo que conviene dimensionarlos adecuadamente y, una vez hecho esto, fraccionarlos en partes que se adecúen a nuestras posibilidades en ese momento vital. De lo contrario es mucho más fácil desilusionarse y sentirse “sumergida en una espiral de dolor, contracturas, insomnio, hiperactividad cognitiva, angustia”, ya que el proyecto o el cambio que pretendemos hacer es enorme, nos sobrepasa y, por consiguiente, nos paraliza. De esta parálisis surge un sentimiento de culpa y de inferioridad que nos lleva a pensar: “Ni siquiera soy como los demás; soy, por el contrario, más débil, mucho más débil; un frágil pajarillo ,asustado y quebradizo, que a duras penas puede con el día a día y, a estas alturas, estoy ya muy resquebrajada”.
    Además, si concentramos el esfuerzo en conseguir un bienestar o felicidad absoluta y díficil de alcanzar, corremos el riesgo de perder las pequeños momentos de felicidad diarios y fácilmente asequibles.
    Supongo que toda esta teoría ya la conoces sobradamente, pero tampoco está de más recordarla de vez en cuando ante situaciones como la que expusiste ayer.

  12. GvA Says:

    “No, no puedo daros aliento, porque ya apenas me sostengo”.
    Hace unas semanas comenté que los castigos que nos autoimponemos suelen ser los más injustos y desproporcionados que cabría esperar… Creo que también se puede aplicar a las tareas u obligaciones. Nadie te exige que nos des aliento (fundamentalmente porque ninguno de nosotros tiene esa potestad sobre ti). Ésa no es tu obligación y, por tanto, no deberías sentirte mal por no hacerlo (un día, una semana, un mes…). Más bien al contrario, deberías sentirte muy satisfecha por desearlo y llevarlo a la práctica (cuando te es posible…).

  13. PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE) Says:

    Mmm, me parece que te has confundido. Lo que gusta de tí es el conjunto de fortalezas y flaquezas, no sólo la ‘parte buena’. Ese conjunto es lo que te define como persona, no solamente la parte iluminada.

    Saludos y suerte!
    PLPLE

  14. ana Says:

    Nos gusta tu presencia de palabras silenciosas. Una veces fuerte, otras irremediablemente desvastadas. Somos todas esas caras, y todas esas otras que aún estamos por descubrir. Y queremos estar a tu lado.

    Un abrazo. Y no te preocupe el blog… ni su imagen, ni la imagen que tenemos de tí. Somos. Eso es lo que importa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: